ENG 🇬🇧
Iván Malajovich

Cannabis

Iván Malajovich: un Entrerriano que le Puso el Cuerpo al Activismo Cannábico

Iván Malajovich: un Entrerriano que le Puso el Cuerpo al Activismo Cannábico

✍ 21 septiembre, 2021 - 12:18

Iván Malajovich ceba un mate espumoso mientras con una tijerita y guantes de látex lleva adelante el manicurado de unas flores que se dejaron oler al tocar el timbre. O tal vez era parte del aire.

Con paciencia de monje tibetano invita una seca. Para muchas personas, su nombre no refiere a nada. Pero en la provincia de Entre Ríos, su sola mención remite a un militante cannábico que puso el cuerpo y las pasó todas: hasta la cárcel.

Todo empezó con El Esqueje, un programa de radio que, una década atrás, hacía junto a un grupo de amigos en la radio de la Asociación Civil Barriletes. Esa fue la semilla.

Contenido relacionado: Revista THC: 15 Años de Activismo Cannábico, Militancia y Construcción

“Pensemos que era 2011 y en Paraná o en Santa Fe, que está acá nomás (cruzando el túnel subfluvial), no se hablaba de marihuana. Eras un narco si tenías una planta”, cuenta Iván a El Planteo como si hablara de una eternidad.

Iván Malajovich

El programa sirvió para intercambiar ideas, entrevistar a activistas como Nermi y Egon (por poner un gran ejemplo) e instalar el debate por la legalización y regulación de la planta en una provincia en la que la marihuana era un tema tabú.

“Tal vez, visto hoy no parezca nada o no haya una real dimensión porque hemos avanzado mucho por suerte, pero en aquel momento me costó la relación con mi pareja porque para los padres de ella yo era un narco”, dice Malajovich frunciendo el ceño.

La primera marcha

En el año 2012, Iván, junto a la gente que lo acompañaba en la radio y otras personas que se fueron sumando, participaron de la Marcha Mundial de la Marihuana en Rosario.

Ese día estuvieron charlando con Ignacio Canabal, de la Asociación Rosarina de Estudios Culturales (AREC) y autor del libro La Historia de la Marihuana.

“Fue un quiebre ese momento porque le dijimos: ‘nos vemos el año próximo en la Marcha’ y el loco nos dijo: ‘el año que viene ustedes no van a venir porque van a hacer su propia Marcha”.

Contenido relacionado: Jáuregui: Viaje al Corazón de la Historia del Cáñamo en Argentina

Iván y sus compañeros se quedaron helados pero súper manijas. Paraná, la capital entrerriana, la gran ciudad de la provincia que conserva costumbres de pueblo, tendría su propia Marcha Mundial de la Marihuana.

Desde ese día fueron pensando en cómo hacer la marcha, desde dónde caminar, qué decir, qué hacer si caía la policía a querer detener a alguien, quiénes iban a tocar, quiénes iban a subir al escenario a hablar y un montón de ideas y miedos que los acompañaron.

La Marcha se hizo el 4 de mayo de 2013 bajo la consigna de despenalizar el consumo. Caminamos pacíficamente hasta la Plaza de Mayo y pudimos demostrar que éramos gente tranquila que quería consumir y cultivar libremente”, recuerda Malajovich.

Ese día marcó un antes y un después en la movida cannábica paranaense. Las viejas se horrorizaban, la policía los miraba con desprecio y los narcos hacían saber que tenían nuevos enemigos.

La tiendita

Por esos días, Iván empezaba con la venta de insumos para el cultivo y el consumo del cannabis con un grow shop virtual hasta que en 2015 abrió un local con un socio en Santa Fe hasta poner el propio, un año después en Paraná.

“En el local había un espacio que lo llamábamos ‘el living del porro’: era como una mesa de café pero de marihuana donde hablábamos de cannabis, probábamos y aprendíamos uno de los otros”, cuenta Iván sobre El Esqueje Grow Shop.

Contenido relacionado: Personaje Cannábico: Conocé al Chico de los Lillos, el Growshop Ambulante

Entre esos comensales estaba Maxi Burgos, activista cannábico que padecía un cuadro de esclerosis múltiple y una parálisis en sus piernas que le impedía caminar.

“Maxi controlaba el avance de la enfermedad con el cannabis medicinal que él mismo cultivaba en su casa y con él aprendimos mucho”, dice Malajovich recordando al amigo que falleció en octubre del año pasado.

Los malos momentos

En aquellos tiempos -y hasta hace muy poco- Iván formaba parte de la Agrupación Paranaense de Agricultores Cannábicos (A.P.A.C.), un espacio fundamental en el activismo cannábico de la provincia.

Todo estaba más o menos tranquilo en Entre Ríos hasta que en junio de 2018 el entonces intendente, Sergio Varisco, fue procesado por el delito de “financiamiento de actividades de comercio de estupefacientes”.

“Como el intendente tenía una causa con el narcotráfico, Paraná quedó en la mira del gobierno nacional y la policía empezó a perseguir a los consumidores”, dice Malajovich.

Un mes después de la detención del intendente, Iván Malajovich fue procesado por “cultivo, guarda de semillas y tenencia de estupefacientes”.

“Estábamos en el grow y cayó la policía con una orden de allanamiento -relata-. En ese mismo momento, estaban allanando mi casa donde tenía las plantas y todos los elementos para el cultivo. Se llevaron todo”.

El operativo se originó a partir de una supuesta denuncia anónima por las charlas sobre cultivo que Iván daba como miembro de la APAC donde enseñaba a cultivar en la casa y a preparar aceites de cannabis.

“La mayoría de la información provenía de las redes sociales porque nosotros publicábamos sobre las charlas, talleres y lo que vendíamos en el negocio”, cuenta.

Contenido relacionado: Argentina: Presos y Presas Por Plantar Marihuana Reclaman Justicia

El mismo día que lo allanaron a Iván, también lo hicieron con Maxi Burgos. “Le rompieron la puerta de la casa a patadas y entraron violentamente. Él sufrió un ataque de nervios y después de 2 horas lo tuvieron que dejar consumir cannabis para que se calmara porque no podía hablar y estaba en crisis. Todo muy absurdo porque la policía estaba ahí mientras él tomaba su medicina, el cannabis, en sus narices”.

Iván estuvo tres días y dos noches en prisión hasta que recuperó la libertad.

En marzo de 2019, la Cámara Federal entrerriana sobreseyó a Malajovich en la causa en la que se lo acusaba de “exceso de libertad de expresión” (por los cursos para producir aceite de cannabis) pero continúa procesado por “tenencia simple de estupefacientes”.

Las herramientas de trabajo, semillas, pertenencias, dinero en efectivo, plantas (por supuesto) y mercadería del grow shop nunca le fue devuelta.

Medicinal y cooperativo

A partir de la regulación del cannabis para uso medicinal y la puesta en marcha del REPROCANN, Iván se unió a otros cultivadores paranaenses para fundar una cooperativa.

Sería la segunda de Entre Ríos y estaría centrada en la producción de aceite. “Somos 9 personas, ya presentamos los papeles al Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) y estamos esperando que se aprueben”, dice.

Iván Malajovich

En abril de este año la Cámara de Diputados de Entre Ríos dio media sanción al proyecto de ley por el cual se crea el régimen para el acceso al cannabis medicinal y a sus derivados.

Contenido relacionado: Cooperativa Cannábica ANANDA: una Alternativa para el Desarrollo Local y Sustentable

“Creo que el proyecto es de los más abarcativos y mejores a nivel nacional porque es el primero que da permiso a cooperativas, fundaciones y asociaciones a cultivar cannabis para la gente que lo necesita por cuestiones de salud”, explica el activista entrerriano.

Con el tiempo, Malajovich dice que ha ido “tomando conciencia de que la prioridad la tienen las personas que necesitan el cannabis como medicina. Primero tiene que estar asegurado el aceite y otros derivados de la planta para sanar y, después, venimos los que queremos fumar garantizando nuestros derechos y en libertad”.

Fotos por: Guillermo Ale

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Ulises Roman Rodriguez

ACERCA DEL AUTOR

Periodista, locutor y docente. Ha publicado en Anfibia, Orsai, Cosecha Roja, Infobae y medios extranjeros como La Vanguardia de España y la revista Lento de Uruguay. Escribe sobre cine en la revista Directores de DAC y en La Gaceta de Tucumán. Es productor del ciclo documental Elemento Vital -el único programa de Latinoamérica sobre el agua- y da clases de comunicación a artistas de los barrios de Soldati, Retiro, Barracas y Lugano de CABA.

También puede interesarte

cannabis elecciones eeuu
mescalina
cooperativa cannabis argentina entre ríos la entreriana
SPAC Cannabis