ENG 🇬🇧
cannabis colombia

Cannabis

Del Dot-Com, Bitcoin y Cannabis Medicinal en Colombia

Del Dot-Com, Bitcoin y Cannabis Medicinal en Colombia

✍ 10 diciembre, 2020 - 08:14

Por Santiago Restrepo, Director Operativo de Green North – Cannabis Business Consultants.

La industria de cannabis medicinal en Colombia lleva en desarrollo poco más de 4 años, con la expedición de la ley 1787 (Ley Galán). En este tiempo hemos podido ver todas las etapas clásicas del desarrollo de una industria con potencial de transformación económica.

Contenido relacionado: ¿Qué Futuro Tiene el Mercado de Cannabis en Colombia?

Desde las tribulaciones de los primeros aventurados en obtener licencias, aquellas empresas pioneras y punta de lanza que creyeron en la oportunidad única que presentaba  el cannabis medicinal y su legalización en Colombia, pasando por la incertidumbre regulatoria y reforma de decretos reglamentarios, incluyendo el entusiasmo desbordado y promesas de rápidos y amplios retornos de las inversiones.

Promesas cosechadas por aquellos que, moviéndose de manera rápida, arriesgada y decisiva, lograron beneficiarse de la etapa especulativa del desarrollo de la industria. Una etapa donde se presentaron ventas de empresas por cifras multimillonarias, y la atracción de inversiones importantes para el desarrollo de la industria. Posteriormente, quienes apostamos a esta planta como una opción de desarrollo económico a futuro pudimos apreciar cómo la realidad empresarial se asentaba, se destilaban los actores en la industria, y cómo al final quedaron quienes están haciendo apuestas serias a mediano y largo plazo sobre el mercado del cannabis medicinal local y global.

El fenómeno de las burbujas

Estas etapas no son únicas en la industria del cannabis medicinal. Hemos podido ver estas mismas etapas de desarrollo en otras industrias multimillonarias. Sólo para resaltar algunas el boom del “dot-com” en 1999,  la construcción en 2005 en Estados unidos, en 2008 fue el petróleo, en 2011 el oro, el 2013 la bolsa de valores, en 2014 y 2015 el dólar americano, en 2017 el Bitcoin y otros cripto-activos.

Con el tiempo, estos fenómenos fueron reconocidos como burbujas especulativas; y después de la promesa de hacer millonarios de un día para otro (la cual fue una realidad para algunos) llegaron la incertidumbre y el pánico. Lo traumático de esto es que dejaron a inversionistas y emprendedores con un aire de escepticismo y reserva.

Contenido relacionado: Colombia: Soluciones a los Obstáculos de la Comercialización del Cannabis Medicinal

Sin embargo, lo interesante es que ninguna de estas industrias/activos desaparecieron. Por el contrario, una vez que la especulación bajó, empezamos a apreciar su verdadero potencial, y vino un periodo de desarrollo, consolidación, crecimiento y estabilidad.

Sería difícil argumentar que el fenómeno de dominios (dot-com) fue simplemente una burbuja. Empresas como Amazon llegaron a perder el 90% de su valor durante esta crisis, pero no fueron los únicos que parecían irse a pique. eBay, Priceline, Shutterfly, y Coupons.com fueron también fuertemente afectadas. Mirando en retrospectiva, quienes redoblaron sus apuestas en estas empresas durante esta época de “pánico” son hoy los beneficiarios de grandes ganancias y una consolidación de capitales extraordinarios.

Sobre Bitcoin

“Nunca se ha construido nada importante sin una exuberancia irracional”.

– Fred Wilson

El Bitcoin y demás cripto-activos son otro caso que merece análisis. De hecho, se considera la burbuja más volátil de la historia reciente. Lo que era una innovación y divertimento de programadores y conocedores de tecnología llegó a experimentar una subida en valor extraordinaria en  el periodo  2013-2017, donde llegó a su máximo histórico de $19,783 USD por Bitcoin. Un crecimiento de 2800% para luego perder el 80% de su valor para diciembre de 2018, donde un Bitcoin valía $3,500 USD.

Contenido relacionado: Bitcoin: ¿Qué, Cómo y Para Qué?

Sin embargo, aquellos de nosotros que invertimos en este activo por un análisis fundamental nos quedamos entendiendo el potencial todavía inexplorado de esta tecnología y las tendencias globales que lo alimentaban. El tiempo lentamente nos dio un aire razón, y Bitcoin recuperó su valor y durante el reciente agitamiento global y la pandemia de COVID-19; mostró periodos de inusual estabilidad desde mayo 2020 oscilando entre los $ 9,000 y $ 11,000 USD; y recientemente experimentó otro crecimiento importante en los últimos días, acercándose a su máximo histórico nuevamente, cosa que muchos analistas decían, con escepticismo, no volvería a pasar.

El futuro del cannabis

La historia se repite con fascinante consistencia. Es por esto que, para hablarles del cannabis medicinal, estoy analizando fenómenos financieros similares en otras industrias. Esto nos muestra un potencial futuro para la industria de cannabis en Colombia y el mundo. Existen diferencias fundamentales y que son incomparables entre los activos/industrias mencionadas y el cannabis. Pero algunas de estas diferencias son razón para creer aún más en un futuro brillante para nuestra industria.

La planta de cannabis tiene un valor inherente, tangible e incuestionable, tanto como fármaco y coadyuvante terapéutico, así como una alternativa al consumo recreacional de alcohol. Y estamos apenas rozando la punta del iceberg. El desarrollo en investigación, la aplicabilidad y combinación de cannabinoides con otros productos y su potencial beneficioso tanto para el consumo humano y animal (tanto nutricional como medicinal), producción de biocombustible, desarrollo de bioplásticos, producción de fibra, está apenas comenzando. Con más de 100 cannabinoides identificados en la planta y un conocimiento limitado de apenas unos 15, podemos asegurar que estamos frente a una de las plantas con mayor potencial económico de la historia reciente, sólo equiparable en su potencial farmacéutico a “nuevos” compuestos orgánicos como la psilocibina, que rápidamente viene siguiendo los pasos del cannabis.

Contenido relacionado: Cómo el Coronavirus Afecta a las Compañías de Cannabis en Colombia

Existen infinidad de razones para creer en el cannabis, y también para creer en Colombia como un líder mundial en la industria. Si bien ahora un aire de incertidumbre asfixia el panorama para muchos, quienes estudian juiciosamente la historia de estos fenómenos entienden las señales de lo que está por venir. Lo que era una industria de “first mover advantage”, pasó a ser una estrategia de desarrollo de investigación, enfoque en calidad y manejo de flujo de caja.

El futuro de la industria del cannabis en Colombia

Nadie sabe exactamente cuándo van a venir los millonarios réditos de la industria para los empresarios colombianos. Existen infinidad de variables que podrían acelerar o ralentizar esto. “Black Swan events”, eventos imprevisibles y catastróficos como la pandemia de COVID-19 son impredecibles. Pero la potencial legalización del cannabis para uso adulto/recreacional, así como la posibilidad de exportar flor seca, son algunos de los eventos que están en marcha y que podrían acelerar exponencialmente la industria. Es por esto que el cannabis medicinal dejó de ser un “pique” para convertirse en una potencial maratón, donde la conservación de energía y capital se vuelven fundamentales. Donde aquellos que entraron “tarde” pueden convertirse en grandes ganadores, validando nuevamente la fábula de Esopo de la tortuga y la liebre.

Contenido relacionado: Las Cuatro Grandes Compañías de Cannabis en Colombia

El futuro es imposible de predecir, y por esto como especie estamos fascinados con oráculos y horóscopos. Sin embargo, en el estudio juicioso del pasado existen las claves para entender el futuro. Las oportunidades de esta industria en Colombia son en mi opinión aún mayores que antes. La compra de empresas licenciadas aterriza a precios más asequibles oscilando entre los USD 250.000 y USD 500.000. Oportunidades de inversión en empresas más desarrolladas también, con tiquetes menores de las valoraciones astronómicas de hace un par de años. Un panorama competitivo más reducido, con menos jugadores en la mesa, una ruta crítica cada vez más clara, mejores oportunidades de bancarización y algunas opciones de financiación por parte de entidades bancarias y eventos legislativos con enorme potencial para el crecimiento.

Conclusión

Muchos amigos me miraban con escepticismo (y algunos aún lo hacen) cuando les decía que cada vez que baja el precio del Bitcoin, compro más. Muchos de ellos después de meses de silencio, en días como hoy, llaman con curiosidad para refrescarse en “¿qué es eso del cripto?”, “¿cuánto vale?” y “¿cómo puedo comprarlo?”. Esto es lo que sin duda pasará nuevamente con el cannabis. Una vez todo se empiece a consolidar y a crecer, aquellos que se salieron con dudas de esta industria, regresarán preguntando si es muy tarde entrar nuevamente. Y la respuesta es que no será muy tarde, pero sí mucho más costoso y con mucha brecha por recortar.

El cannabis no es una moda pasajera, no es una burbuja más, y Colombia sigue siendo uno de los territorios más prometedores para el desarrollo de esta industria.

 “Sé temeroso cuando los demás sean avariciosos y sé avaricioso cuando los demás sean temerosos”.

– Warren Buffet

Contenido relacionado: Colombia Hunde el Proyecto de Ley a Favor del Cannabis de Uso Recreativo

Este artículo fue producido por uno de nuestros colaboradores externos y no ha sido editado.

Foto por Kobby Mendez vía Unsplash

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

El Planteo

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

cresco labs
ley cáñamo industrial cannabis medicinal argentina
aoc psicodélicos
qué es un blunt