EP Insights

¿Qué puede aprender la industria de juegos de azar de EE. UU. de la regulación del Reino Unido?

✍ 30 May, 2023 - 09:50


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter


No hay ningún modo de negar que las industrias de juego del Reino Unido y Estados Unidos están funcionando en longitudes de onda diferentes. En términos simples, los errores de la industria del Reino Unido, sus logros y sus logros, sirvieron como una referencia para el juego en América; tanto un sistema al que mirar como un cuento de advertencia. Mientras que las empresas del Reino Unido están procesando actualmente los posibles impactos del gobierno que introduce el esperado Libro Blanco de juego, sus compatriotas de la otra orilla están explorando nuevos territorios audaces de lo que el juego digital puede ofrecer a su población de más de medio billón de personas. Entonces, ¿cómo puede Estados Unidos usar el modelo de regulación de la industria del Reino Unido para tener éxito mientras evita los problemas en los que el Reino Unido ha caído? En primer lugar, el Reino Unido cuenta con un marco regulatorio bien establecido y completo para la industria de juego, que ha supervisado sitios de casino seguros y operadores durante muchos años. Sin embargo, el marco, junto con muchas de las otras protecciones y sistemas del Reino Unido, está siendo objeto de una enorme revisión, pero muchos de los principios básicos siguen siendo clave. Un marco de regulación que abarque todo sería una excelente adición a un mercado de juego de Estados Unidos que ha explotado en los últimos años; comenzando cuando la Corte Suprema revocó la Ley de Protección de Deportes Profesionales y Amateur en 2018 que permitió a los estados legalizar las apuestas deportivas. Pero la proliferación de las apuestas en todos los estados de Estados Unidos significa que un conjunto de reglas centralizadas que se aplicaría a todos es prácticamente imposible para el futuro cercano; es un salvaje oeste regulatorio por ahí y es probable que siga siendo así por un término medio. Sin embargo, un problema que no requiere un conjunto de reglas macrocosmicas sería abordar el juego problemático. Actualmente, se requiere que los operadores del Reino Unido tengan políticas sólidas de juego responsable, proporcionen programas de exclusión voluntaria, ofrezcan herramientas para establecer límites de apuestas y promuevan la concienciación sobre el juego problemático. Se espera que las medidas en estas áreas respectivas sean aún más estrictas desde el lanzamiento del Libro Blanco por parte del gobierno del Reino Unido el mes pasado, lo que parece ser el evidente malestar y preocupación de muchos operadores de la industria. No es de extrañar que el número de “jugadores regulares” de Estados Unidos haya aumentado desde la acción de la Corte Suprema, que alcanzó el 15% antes de 2018, hasta alrededor del 25% el año pasado. Además, las medidas que ya existen para protegerse contra los peligros del juego problemático en el Reino Unido ya han sido eludidas en Estados Unidos. Los apostadores estadounidenses pueden usar tarjetas de crédito para apostar en línea, mientras que los apostadores del Reino Unido no pueden y se puede hablar abiertamente de las apuestas por parte de los locutores deportivos en los estados de la Unión, una práctica prohibida en el Reino Unido. El Comité de Prácticas de Publicidad del Reino Unido también ha prohibido el patrocinio o la promoción de juegos de azar y apuestas por parte de celebridades a través de la publicidad, mientras que en la otra orilla, es común ver a estrellas de cine, teatro y fútbol promocionando empresas de juego. Una práctica de juego del Reino Unido en la que Estados Unidos se beneficiaría enormemente sería el enfoque del primero hacia la protección al consumidor. Las regulaciones del Reino Unido priorizan la protección al consumidor al garantizar prácticas de juego justas y transparentes. Estados Unidos puede aprender de este enfoque mediante la implementación de regulaciones estrictas para proteger los fondos de los jugadores, garantizar prácticas de juego justas y establecer mecanismos claros de resolución de disputas. Esto también se extiende a la protección de datos y la privacidad. El Reino Unido cuenta con leyes sólidas de protección de datos, como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR, por sus siglas en inglés), que brindan a las personas control sobre sus datos personales. La industria de juego de Estados Unidos no cuenta actualmente con una implementación que pueda proteger de manera efectiva contra los datos personales. Dicho esto, los legisladores y las empresas de juego de Estados Unidos estarán observando de cerca cómo se resuelve el Libro Blanco del Reino Unido. Como parte de

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

Tapas España
puerto madryn cannabis
sacrificadas podcast
greenrose