Bandalos Chinos

Cannabis

Cannabis, Aislamiento y Creatividad: Charlamos con Bandalos Chinos

Por Lola Sasturain

Cannabis, Aislamiento y Creatividad: Charlamos con Bandalos Chinos

✍ 30 abril, 2020 - 14:36

Los Bandalos Chinos tenemos un vinculo muy cotidiano con la marihuana, y cada uno tiene su enfoque y su visión sobre ella. Nosotros dos somos los representantes designados del cannabis adentro de la banda, los que aseguran el suministro” cuentan Goyo Degano y Tomás Verduga, cantante y guitarrista respectivamente de Bandalos Chinos. El sexteto, oriundo de Beccar, se completa con Matías Verduga (hermano de Tomás) en batería, Iñaki Colombo en guitarra, y Nicolás “El Lobo” Rodríguez y Salvador “Chapi” Colombo en sintetizadores.

El grupo, cuyas melodías redondas y sensibilidad pop ochentosa remiten a los grandes de la canción argentina, desde Fito Páez hasta Federico Moura y Miguel Abuelo, se ganó a fuerza de autogestión un puesto entre los imprescindibles del indie local de los últimos años. Buena parte de este triunfo se debió a su exitoso álbum Bach, de 2018, plagado de clásicos instantáneos sobre romance, nostalgia y –sí- también sobre el porrito.

Ese álbum los llevó a girar (y cosechar fans) por varios rincones de Latinoamérica y obtuvo dos nominaciones a los Grammy Latinos, y el premio Gardel a “Mejor Álbum de un Grupo Pop”.

En tiempos de Covid-19 y con el mundo entero en cuarentena casi total, dialogamos con ellos desde el confinamiento de sus casas. Reflexiones sobre la extrañeza del contexto actual, el futuro, música, anécdotas, vínculos y una relación con el cannabis de profunda conciencia.

BACH PH Leandro Frutos

Sobre los inicios

Ambos están de acuerdo: compartieron una adolescencia en Beccar en donde el cannabis no era parte del paisaje y dieron sus primeros pasos alrededor de los veinte, cosa que agradecen. Amigos desde los años de colegio y hoy rondando los 30, los Bandalos crecieron juntos en tres sentidos importantísimos: como amigos, como músicos y como fumones.

Tomás: “Fuimos los primeros del grupo en empezar a fumar. Nosotros en el colegio éramos bastante ‘naif’. Nos criamos en familias conservadoras y religiosas e íbamos a un colegio bilingüe religioso de zona norte, muy chiquito y de clase social media alta que se hizo mixto justo cuando nosotros entramos, entonces en pos de llevar varones había muchos descuentos y ese tipo de cosas (N.deR: Todos fueron al mismo colegio pero a diferentes años, menos “El Lobo”). Mi mamá laburaba ahí también así que estábamos bastante becados, no teníamos tanto que ver con eso. Y yo por lo menos descubrí el porro cuando salí del colegio, empecé a fumar en serio a los 21; hoy ya van diez años”.

Contenido relacionado: Conoce a las Monjas que Cultivan Marihuana

¿Qué ventajas encuentran en haber empezado a fumar de grandes?

Tomás: “Creo que estuvo bueno agarrarlo de grande porque uno construye la relación con otra confianza. Sobre todo porque es una sustancia psicoactiva: yo siempre digo que el porro está bien si vos estás bien. Si vos estás malo el porro está malo. Para mi estuvo bien empezar a esa edad porque tenía la cabeza ya súper construída, y con la confianza de saber un poquito mejor quién sos y que querés. Entonces fue más fácil mantener los pies sobre la tierra”.

Goyo: Creo que empezando a consumir de grandes le dimos un uso más responsable que el uso más desaforado que se le suele dar en la adolescencia”.

El enamoramiento hacia el cannabis y el despertar creativo y artístico de los Bandalos Chinos sucedieron casi en paralelo. Aquellos años fueron fundacionales tanto para la banda como para cada uno de sus individuos por separado: el florecimiento de la inspiración y una suerte de período coming of age porrero.

✍ 30 abril, 2020 - 14:36

¿Cómo fueron esos años de descubrimiento?

Goyo: “Teníamos un grupo de amigos artistas del barrio, diez años más grandes que nosotros, y con ellos empezamos a ir a obras de teatro, varietés, recitales, a conocer toda una movida under y autogestiva. Era lo único interesante que había en zona norte, esa es la realidad. Y el contacto con todo eso fue el primer contacto con la marihuana también. Ir a la vuelta a fumar antes de ir a una obra de teatro, y después entrar a ver la obra re locos y cagarnos de risa durante horas. Este grupo de gente nos abrió el juego y nos hizo entender que había un circuito, y en ese momento también era el comienzo de Bandalos Chinos y de intentar meternos como banda en ese circuito. Vino muy de la mano empezar a experimentar con la marihuana. Justo ahí empecé a leer a Castaneda también, y él hablaba de cambiar el punto de vista; el faso me generaba eso. Fumaba y por un rato tenía ideas distintas. Y después empecé a entender y a darle a veces un uso recreativo y a veces un uso más espiritual, meditativo.

También acostumbrarme a no tener faso e intentar emular esa sensación: con un amigo con el que hacíamos teatro nos sentábamos un rato a flashear intentando recrear “¿Qué sentís cuando estás fumado?”. Horas así en un sillón, tratando de llegar a ese estado, porque no teníamos churro”.

✍ 30 abril, 2020 - 14:36

La vida en tiempos de pandemia

Al momento de concretada esta entrevista (vía videollamada), Argentina llevaba 32 días de cuarentena total obligatoria. Además de la angustia, el aburrimiento, la paranoia y la incertidumbre que constituyen el estado de ánimo colectivo, el distanciamiento social prolongado por tiempo indefinido construye un contexto especialmente difícil para todo el sector del arte, la música y el entretenimiento.

Coronando su período más exitoso hasta el momento con Bach y con un disco nuevo grabado entre manos, a los Bandalos Chinos la pandemia los sorprendió en un momento crucial de su carrera, pero aún en la adversidad, el primer single será lanzado a finales de mayo.

A la hora crear este álbum (cuyo nombre aún no ha sido revelado) repitieron la fórmula que tantas satisfacciones les dio en el anterior: la producción del franco-mexicano Adán Jodorowsky en el estudio Sonic Ranch, en Texas, Estados Unidos.

Las condiciones estaban dadas para un éxito rotundo, pero a pesar de que el 2020 parecía tan prometedor, la pandemia de coronavirus los obligó (¿a quién no?) a tomarse un tiempo fuera; un momento de parar la pelota y rediseñar movimientos. Y fumar muchísimo porro, claro.

Bandalos Chinos 4 Ph Nati Petri

¿Cuál es la importancia del porro en la cuarentena? ¿Cómo y cuánto lo consumen?

Goyo: “Es crucial. Si no fuera por el porro y por tener una guitarra en mi casa creo que no la contaría. Estoy en un momento donde estoy fumando mucho, pero fue variando a lo largo de la cuarentena. Pasé por un momento de carga energética muy heavy y estuve como una semana sin fumar y sin alterar mi consciencia de ninguna manera con cosas externas; después me empecé a sentir mejor a partir de algunas cosas que hice y volví a fumar como antes, desde que me levanto hasta que me voy a dormir.

Tomás: “Yo también. Estoy haciendo una vida muy sana, comiendo muy bien y entrenando mucho. Me despierto temprano, desayuno algo, y ya terminando la última tostada vamos poniendo (con mi novia) un disquito o un tiny desk, y rolando uno. Once de la mañana ya empecé. Y así voy manteniendo uno que lo voy fumando de a secas hasta que se acaba y me armo otro“.

Goyo: “Veníamos en ese ritmo de gira y de viaje, una vida muy nómade, y de repente me encontré en mi casa todos los días encerrado y se me venían las paredes encima. En ese sentido me sirvió como ansiolítico, para bajar y entender que tocaba el encierro, el silencio y con eso el diálogo interno“.

¿Qué están planeando para esta época de encierro indeterminado, con toda la actividad cultural frenada y los shows y fiestas suspendidos?

Goyo: “Intentando ir día a día e intentando no tomar decisiones apresuradas. Sabemos que no va a haber ni fechas ni recitales por un buen tiempo, y todos los proyectos de ese tipo que teníamos para este año se estarían postergando. Salvo lo que tiene que ver con el disco nuevo: por suerte grabamos en enero en Texas, y vamos a ir sacando música, ¡la única actividad que podemos sostener! Subir canciones a plataformas, eso sigue existiendo. Y para sobrevivir durante la cuarentena estamos haciendo cosas a través de la pantalla para generar un poco de movimiento: al ser una banda autogestiva, dependemos muchísimo de nuestros shows en vivo y la suspensión de todas las actividades nos juega muy en contra económicamente”.

Contenido relacionado: Arte en Cuaretena: el Nuevo EP de Kali Uchis

¿Y cómo se llevan con los vivos por streaming? ¿Los satisface esta modalidad?

Tomás: “No me gusta el streaming, no nos representa. A mí como público incluso no me llega ni cerca de la experiencia de lo que es estar en una sala con el artista. Me parece rico cuando sirve como herramienta para contar algo sobre el momento particular, no cuando pretende ser lo mismo que una experiencia en vivo. A mí que soy un poco ‘conspiranóico’ me resulta todo un poco aterrador. Tal vez leí demasiada ciencia ficción en mi vida. Te ponés a pensar un poco en que estamos todxs encerrados, comunicándonos desde pantallas cada uno desde su celular, y es futurista y espeluznante. Una locura, la frecuencia anímica de la humanidad entera cambió”.

Goyo: “No nos representa; por empezar a hablar, nosotros somos una banda de seis integrantes, y un streaming lo puedo hacer yo solo en mi casa. Pero está todo un costado que es la gente que nos escucha: ellxs también están confinadxs en sus hogares y un streaming les hace bien, se las sube, entonces es un contacto con ellos, que son quienes vienen a nuestros shows, que escuchan nuestros temas y se comen nuestra peli. Está bueno devolverles algo y también recibir el agradecimiento de la gente, quienes también están en un momento difícil. Además de la parte económica, que está en jaque para un montón de personas (incluidos nosotros), está la parte emocional del encierro, que no es fácil. Es una manera de hacer nuestro pequeño aporte. Y coincido con Tomi, está bueno cuando es una herramienta para contar algo distinto”.

✍ 30 abril, 2020 - 14:36

El cannabis y la creatividad

 ¿Cómo se lleva el cannabis con el proceso creativo de la banda? ¿Para qué tipo de actividades les aporta fumar?

Tomás: “Hay momentos que para escribir o para ensayar me hace bien, pero a veces ando con la cabeza medio encriptada y tal vez me desconcentra muchísimo: en ese caso es mejor fumar uno para ver tres capítulos al hilo de una serie, o para ponerme a cocinar algo y relajar. Siempre depende. Cuando estamos grabando en El Rancho es tan necesario como los mates o como un café: necesitás tomarte ese momento para fumarte uno. A veces cortamos para fumar uno los seis, y terminamos charlando, o el que estaba medio tenso finalmente se abre y puede contar como se está sintiendo, si siente que algo no le está saliendo como quiere… tomarse ese ratito para fumar siempre termina descontracturando. Ahora hay muchos que no toman más mate, pero todos fuman porro (risas). Es un ritual de unión”.

Contenido relacionado: Cannabis y Creatividad: Potencia tu Proceso Creativo con Marihuana

¿Qué música les gusta escuchar cuando fuman?

Tomás: “Muy variado. Yo últimamente si estoy re loco voy casi seguro a Guli (Agustin Bucich, pop groovero porteño) o un Mac deMarco. Cuando estamos de gira siempre alguien pone Anderson Paak, o alguno de los últimos discos del Flaco Spinetta…. O si estamos en modo agitador, Viejas Locas. Te agarra Suso (stage manager de los Bandalos) en la camioneta fumando y te pone Viejas Locas y te volvés loco. Te lo cantás entero”.

Goyo: “En modo derretido, Homeshake. Y también nos gusta fumar para escuchar juntos cuando sale el disco nuevo de algunx artista que nos gusta. Cambia el foco y le encontrás otros detalles”.

¿Qué referencias al porro hay en su música? Por ejemplo en el video de Vámonos de Viaje, aparece Goyo girando un porrito…

Goyo: Ese video esta hecho todo con archivo de video de nuestros celulares durante la grabación de Bach. En una de las primeras tomas aparezco yo pasándole un porro a la cámara, además de muchas otras tomas en las que aparece porque como ya dijimos, en el estudio fumamos muchísimo.

Hay una anécdota muy graciosa y muy reciente sobre ese video. Entrando a grabar en diciembre, cruzamos a pie desde Ciudad Juárez a El Paso (frontera México – USA). Por un puente, todos con nuestras valijas, muy de peli. Cuando estoy mostrando mi pasaporte un perro policía me huele la mochila, y ahí me meten en un cuarto, me revisan y me preguntan si fumo ‘weed’. Les digo que sí, pero que no tenía nada, y ahí me preguntan quién era y que estaba haciendo ahí. Les cuento que soy de una banda y que estaba yendo a grabar y para corroborar buscan un video, y el primer video que ponen es el de Vámonos de Viaje. Ahí se empiezan a reír todos y hacer señas de que yo le estaba pasando el churro a la cámara. Ese video me vendió instantáneamente. Me retuvieron tres horas y al final me dejaron pasar“.

Tomás: “En los comentarios de youtube hay gente que se queja “¿Nadie se da cuenta de que se están drogando?” (risas).

Goyo: Y en la música hay varias referencias, sobre todo en la poesía y en el enfoque. En la canción “El verano” por ejemplo hablamos de “el humo que no pega como ayer”, refiriéndonos a esa cosa nostálgica de que no siempre te pega igual. Y “Vámonos de Viaje” empezó medio en joda y medio en serio como “hagamos una canción que hable del faso”. Pero ahí esta la magia, es una idea que se refleja de alguna manera, no necesariamente explícita en la letra”.

Tomás: “Siempre hay algún guiño. Ya el hecho de que lo que fumamos de la planta es la flor es algo medio poético. En Bach también, decimos “desayuno las flores de ayer”. Es la imagen de alguien medio fisura, de esos días que te despertás arrepentido y revolvés un cenicero para buscar una tuca. Tal vez el porro es un disparador para esas imágenes que nos resultan accesibles entre nosotros, aunque después no sea todo parte de la letra”.

Contenido relacionado: ¿Por Qué 420 Es el Número de la Marihuana?

Goyo: “También referimos al churrito de muchas otras maneras. Por ejemplo, seguimos a 420 personas en el Instagram y es una regla tácita entre nosotros: si tenemos que seguir a alguien más vemos qué podemos dejar de seguir que no nos aporte mucho, o alguna cuenta con la que hace mucho no tengamos contacto, pero el 420 se mantiene”.

¿Cómo una suerte de statement?

Goyo: “. Tiene que ver con lo que decíamos: nosotros tocamos por todos lados, viajamos y llevamos toda nuestra energía, nuestro ímpetu, vivimos como una gran familia a donde sea que vayamos. Y somos unos fumones: así que si nos queremos fumar uno en el camarín lo hacemos, no es por trasgresores, es porque somos esto. Y no estamos haciendo nada malo”.

 El cannabis y la vida de gira

Los Bandalos vuelven sobre la importancia que le dan no sólo a los efectos del cannabis sino al ritual de fumar cuando están de gira. Cuando están lejos de casa el porro sirve como catalizador de situaciones, como calmante, como vehículo de unión y como lugar de confort. Aunque obviamente, poder trasladarlo, conseguir y finalmente fumar con libertad a veces no les resulta nada fácil.

Goyo: “Obviamente sabemos que hay situaciones particulares y muchas veces nos piden que seamos más cuidadosos, sobre todo en otros países: por ejemplo en México, un país que queremos mucho, tienen una historia mucho más picante con la droga y el narcotráfico, mucha guerra, y eso hace que a la gente le pegue por un lado mucho más fuerte. Así que tratamos de ser cuidadosos y como siempre estar informados. Pero nosotros somos esto y fumamos porro en todos lados, por eso también aparece en el video: nos parece importante decirlo, lo mostramos porque estamos todo el día fumando”.

Tomás: “En la vida de gira me sirve como ansiolítico, como dice Goyo: me hace estar más relajado y muchas veces me ayuda a conectarme con mi cuerpo. Por ejemplo, si me fumo un porro y algo me duele un poco, de repente me duele mucho y le presto más atención. Así voy conectando y puedo entrar en un estado un poco más meditativo”.

¿Cómo manejan el tema de conseguir marihuana cuando viajan para tocar?

Tomás: “Lamentablemente ya nos hemos comido revisaciones en todas partes, por aire, por tierra o por donde vayamos. Situaciones horribles que uno se pregunta qué sentido tienen y dan impotencia. Entonces ya tenemos en cada lugar y cada punto del continente que frecuentamos, nuestra gente que nos ayuda a conseguirlo”.

Goyo: “Somos re idealistas y tenemos como objetivo poder viajar con churro amparados por la ley. Algún día se va a poder. En año pasado me invitaron a una reunión de desarrollo de una app para músicos y estuve charlando con el desarrollador, un pibe mexicano que estaba invirtiendo junto con otros en el negocio canábico en Canadá. Me contó que habían desarrollado para una científica de Estados Unidos un amparo que le permitiera viajar con falopa encima por todo el país porque estaba haciendo un estudio sobre eso. Y me dijo “¿vos querés un amparo para llevar marihuana? Porque te veo en todos los videos fumando” y me dijo que le pase mi contacto y que iba a llevar tiempo, pero que se podía. Y yo me imagino que algún día el me va a llamar y me va a decir “Tomá, con este papel podés viajar por todo Latinoamérica con churro”. Yo sé que algún día va a pasar”.

La importancia de la información

Contenido Relacionado: Mamá Cultiva Lanza un Curso de Cultivo de Cannabis Online

En sus diez años fumando, Goyo y Tomás pasaron de fumones ocasionales a nerds del cannabis. Los dos coinciden en algo: la relación con la sustancia no es la misma luego de conectar con la planta, y la información y la conciencia política son esenciales a la hora de construir una relación sana y fructífera con la marihuana.

Goyo:Después de mucho tiempo de usarla recreativamente y para cagarnos de risa empezamos a entender toda la otra parte: el narcotráfico, plantar y todo lo que eso significa y representa… creo que la madurez misma y los años de consumo me hicieron entender mejor qué es el faso y qué uso quiero darle yo, y también aprender (como decía Tomi) a darme cuenta cuándo estoy bien yo y el faso me potencia y cuando estoy mal y no me hace bien“.

¿Cual sería ese uso si pudieras explicarlo? ¿En qué cambió ese uso al empezar a cultivar?

Goyo: “Tengo varias maneras de verlo. Por un lado lo veo como una forma de vida: con el tiempo empecé a perder el miedo a fumar en lugares donde sé que me van a mirar raro, o hablar con mi familia de que fumo, o tener mis plantas. Llevo mi fumonez con orgullo. Y por otro lado, el estar tanto tiempo de viaje girando me hizo querer compartir con los otros la relación esa que nosotros tenemos con el porro. Es difícil de describir”.

Tomás: “Este último tiempo estuve pensando más en mi relación con la planta y con mi consumo. Un cambio radical en la vida de uno es el momento de empezar tu propio cultivo y tener un contacto más real con la planta: casi como una huerta de la que después vas a comer tomates, querés que todo esté bien. Vas aprendiendo y entendiendo eso: es una porción de tierra que te está brindando una experiencia, y que hay que honrar esa conexión. Y mi relación cambió mucho en estos diez años, dejó de ser como era al principio de “Eh me fumo un porro y estoy re loco” cuando empecé a cultivar”.

✍ 30 abril, 2020 - 14:36

¿Cómo se informan? ¿Cuáles son las voces autorizadas que más respetan en el tema?

 Goyo: “La gente de Los Cocos (@los_cocos_dtw) están siendo algo así como nuestros padrinos y consultores en el tema, sobre todo respecto al cultivo. Ellos son Miguel y Maren, una pareja de investigadores y desarrolladores canábicos. Me gusta el enfoque que tienen, centrados en el cultivo y en la planta. Me gusta que nos acerquen esa información y que nosotros también podamos ser un canal para la gente que nos sigue que consume porro. Nos gustaría que ellos puedan acceder a esta información. Ahora Miguel inauguró un podcast muy interesante que se llama PORRO” 

Contenido relacionado: “Porro” Podcast, lo Nuevo de Mauro Eyo y Los Cocos

Tomás: Ellos cultivan y están vinculados con gente que tiene relación con el cannabis en muchísimos aspectos: si mirás el Instagram ves que un día están con Goyo y al otro día con un ingeniero químico. Entonces tienen muchísima data recopilada, desde cómo vive un músico su relación con el cannabis hasta trabajos de gente del Conicet. Abren mucho el espectro del conocimiento y la información que manejamos. Por eso me parece importante que haya gente como ellos haciendo este trabajo, sobre todo para gente más chica: cuando nosotros empezamos a consumir marihuana no sabíamos nada”.

¿Cómo ven esos años de desinformación en retrospectiva?

Tomás: “Por empezar, cuando empezamos a fumar a los 18 años solo se conseguía prensado. No habíamos visto una flor en nuestra vida y casi no había información, recién empezaban revistas como la THC. Yo probé mi primera flor cuatro o cinco años después de empezar a fumar. Imaginate, si ni siquiera sabés lo que estás fumando, cómo vas a saber cuáles son tus derechos para circular con porro, o qué le hace a tu cuerpo. Hoy por hoy hay gente que sabe mucho, como Mike, y lo que hacen es casi filatrópico, porque ¿cuánta plata se puede ganar, si no sos un transa, desarrollando una sustancia que encima es ilegal? Cultiva por amor al cultivo, recopila información y la comparte.

Y eso es importantísimo, que haya medios para hablar del cannabis, tanto a nivel legal como químico, cultural o de la salud, es información que como consumidor está bueno tener, y además ese es el espíritu del faso: es compartir, tender redes”.

Foto Nati Petri.

Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

khiron
isiah thomas
Cannabis y Tecnologia
Cannabis y Finanzas - Imagen por Ilona Szentivanyi. Todos los derechos reservados a El Planteo y Benzinga.