ENG 🇬🇧
colombia cannabis cáñamo

Economía

Cannabis en Colombia: Reescribiendo la Historia (Parte II)

Cannabis en Colombia: Reescribiendo la Historia (Parte II)

✍ 9 May, 2022 - 07:02


¡No te pierdas ni una noticia! Haz click aquí para suscribribirte a nuestra newsletter GRATUITA.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo. Instagram // Facebook // Twitter



Por Robert Hoban.

En el 2016, Colombia aprobó un marco histórico que regula la producción, distribución, venta y exportación de semillas y otros derivados del cannabis. Así, se convirtió en uno de los mayores países del mundo en regular la producción y exportación de la planta. Sin embargo, este experimento requirió una adaptación y una reacción en tiempo real a las condiciones políticas y del mercado mundial del cannabis.

Contenido relacionado: Cannabis en Colombia: Reescribiendo la Historia (Parte I)

A finales de julio del 2021, el presidente colombiano Iván Duque autorizó la venta legal y la exportación mundial de flores secas de cannabis y biomasa con fines médicos. Con la firma de este decreto (Decreto 811) el gobierno colombiano liberó al país de las cadenas que le impedían dominar, si no conquistar, el mercado internacional del cannabis.

Se trata de una hazaña enorme frente a la gran competencia por la cuota de mercado internacional del cannabis. El cannabis se ha despenalizado y se ha permitido su uso médico en varias regiones de Norteamérica, África, Australia, Europa y Sudamérica. En la actualidad, más de treinta y ocho países han legalizado y regulado alguna forma de marihuana comercial o medicinal. Esto es lo que se conoce como la industria global del cannabis. Se espera que la economía mundial del cannabis alcance un valor de USD 45.000 millones en el 2025. Cada mes, parece que se produce un nuevo desarrollo de la política de cannabis en una región del mundo que nadie vio venir. Es extraordinariamente competitivo y vanguardista.

A finales del 2020, incluso las ultraconservadoras Naciones Unidas votaron a favor de reclasificar el cannabis con fines medicinales fuera de la categoría de las drogas más peligrosas del mundo. Ésta fue una decisión muy esperada y largamente demorada que podría despejar el camino para la expansión de la investigación y el uso médico de la marihuana. Esta votación eliminó el cannabis de la Lista IV de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Allí, figuraba junto a opioides peligrosos y altamente adictivos como la heroína. Asimismo, marcó una nueva era para el tratamiento comercial regulado de esta planta a nivel mundial. Dicho esto, se han sentado las bases para el cannabis comercial mundial. Pero, ¿quién emergerá como ganador?

Contenido relacionado: Cáñamo en Colombia: Todo Sobre la Nueva Ley de Uso Industrial y Científico

Colombia tiene sin duda una ventaja en esa categoría. Con su rica historia agrícola y su emergente estatura en una de las regiones de más rápido crecimiento del mundo, este país ha demostrado que no hay que crear una ley perfecta desde el principio. Por el contrario, tiene que ser adaptable, evolucionar y responder al mercado. Colombia tiene dicho mérito. De hecho, ha modificado su normativa junto con sus agencias de regulación y exportación de cannabis en varias ocasiones a lo largo de los últimos cuatro años. Así, pudo promulgar los cambios necesarios para que sus licenciatarios tengan la oportunidad de competir a nivel mundial.

A fines de febrero, Colombia publicó una nueva normativa sobre el cáñamo industrial. Esto representa una señal de la voluntad del país de aprender y adaptar una política sólida. De esta manera, ha servido de modelo para el mundo en lo que respecta a la flexibilidad necesaria para regular el cannabis, una planta que ha salido del mercado ilícito y se ha vuelto mainstream. Ahora que México está a punto de promulgar una nueva ley integral sobre cannabis, esta lección es fundamental.

Tengamos en cuenta el impacto adverso en las sociedades y economías latinoamericanas causado por décadas de políticas de drogas fallidas de Estados Unidos. Tras esto, es un placer ver a naciones como Colombia liderando el camino en la reforma del mercado de cannabis, su establecimiento, implementación y aplicación. Será el liderazgo de los países de toda la región latinoamericana el que en última instancia mostrará a los Estados Unidos cómo legalizar y regular el cannabis para el comercio internacional. Ahora, ésta es una historia que no vi venir; y esta región ha dado a la industria del cannabis una enorme credibilidad internacional.

Contenido relacionado: Colombia: Expresidente Santos, a Favor de Legalizar las Drogas y ‘Terminar con el Prohibicionismo’

Esto comienza con el tipo de liderazgo político que proporciona alguien como Juan Manuel Galán Pachón. A continuación, corresponde a los individuos de estas agencias e instituciones gubernamentales la difícil tarea de promulgar y hacer cumplir las normas relativas a la concesión de licencias comerciales, el cultivo, el procesamiento y la distribución de cannabis y sus derivados, a nivel mundial. Estas personas -especialmente las formadas en derecho- han sido esenciales en casi todas las jurisdicciones de la Tierra para crear las normas, las directrices y el marco de las nuevas industrias.

Sin embargo, el cannabis es diferente. Hay una cantidad asombrosa de estigma en torno a esta planta. Por supuesto, esto es el resultado de la historia reciente y del control restrictivo que los gobiernos han aplicado al cannabis durante décadas. Sin embargo, algunas personas, como Galán, aceptaron el reto de supervisar una industria que sigue siendo controvertida. Lo hicieron con gracia e inteligencia. La mayoría de la gente nunca apreciará el trabajo duro, la dedicación y el espíritu pionero que se empleó en el montaje, la ejecución y la aplicación del marco regulador del cannabis en Colombia. Para aquellos empresarios, estudiantes, líderes políticos y participantes de la industria que siguen este tema, es bastante claro que lo que sucedió en Colombia durante los últimos años con respecto al cannabis es una historia increíble; y una verdadera lección de agallas y determinación.

Algunas de las empresas internacionales de cannabis más consolidadas tienen su sede en Colombia. Por ende, el país se embarca en un camino en el que competirá a escala mundial con Canadá, México, Suiza, Israel, Alemania y muchos otros países europeos para acceder a los mercados médicos y de uso adulto, la investigación y el desarrollo, la innovación tecnológica y el avance general de la industria. El cielo es realmente el límite para estos participantes de la industria y para las poblaciones de usuarios y pacientes a los que sirven.

Sin embargo, nada de esto sería posible sin el establecimiento de normas y regulaciones fundamentales sólidas. Éstas deben poder ser modificadas según sea necesario, para responder a las necesidades de un mercado global de cannabis naciente en una región que es tan adecuada para el éxito de esta industria.

Contenido relacionado: Las Siete Grandes Compañías de Cannabis en Colombia

A medida que el movimiento de la industria del cannabis fluye y se expande, Galán, junto con el resto de estos pioneros, sigue propagando las sabias palabras del explorador suizo Bertrand Piccard: “El espíritu pionero no consiste tanto en idear nuevas ideas como en deshacerse de los dogmas y hábitos que nos mantienen cautivos en el pensamiento”. Ya veremos lo que les depara el mañana.

Vía Forbes, traducido por El Planteo.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

El Planteo

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

psicodélicos alcohol alcoholismo ketamina fda reino unido
ford autos eléctricos
white boy rick
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]