Marihuana

Cannabis

Cannabis y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Cannabis y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

✍ 28 mayo, 2020 - 13:35

Por Paul Moreno, de Cooperativa de Producción Agrícola ANANDA.

Para el año 2050, el 80% de las personas de América Latina y Caribe vivirán en ciudades (ONU, 2018). La forma actual de producción y consumo es insostenible, el sistema «producir, consumir y desechar» debe ser reemplazado por sistemas responsables dentro de un programa mayor de economía circular. La urbanización de América Latina y Caribe pone en peligro al campesino agricultor que usa el agua para su subsistencia. Quienes vivimos en las ciudades tomamos el agua que se necesita para producir comida. Para lavar autos. Para procesar comida en fábricas. Para enviar los desechos humanos a ríos que luego riegan el campo que produce nuestra comida. La cantidad de gente viviendo en ciudades presiona a los municipios a proveer de servicios básicos a sus habitantes, incluyendo agua, y la disposición final de desechos, tanto domiciliarios como municipales.

El agua que usa la ciudad viene de los páramos, del campo, de la montaña.

Y los botaderos de basura de la ciudad, también están en los páramos, en el campo, en la montaña.

Cannabis flowers - Flores de cannabis

La falta de agua a futuro provocará conflictos graves que no se solucionarán a favor del campesino agricultor. Los programas que involucran a comunidades para que «cuiden los páramos» no compensan de manera eficiente ni suficiente a los comuneros. Las grandes empresas florícolas, agropecuarias e industriales ocupan el agua, muchas veces de manera ilegal, pasando por encima del derecho primario de las comunidades al uso ancestral de su fuente de líquido vital. Los trámites y las exigencias de requisitos para la adjudicación del uso de una fuente son interminables, requieren mucho dinero, abogados, estudios técnicos… recursos que muchas veces las comunidades no poseen.

Es necesario entonces crear comunas, juntas parroquiales, cantones y territorios que generen los recursos necesarios para proteger su agua, tierra, suelo y aire. Comunidades sostenibles que produzcan su propia comida, su propia medicina y su propia energía.

¿Cómo puede la marihuana contribuir al desarrollo sostenible?

En diciembre de 2019, en Ecuador entraron en vigencia modificaciones a varias leyes que regulan el Cannabis medicinal y el cáñamo industrial. La regulación «excluye de las sustancias catalogadas sujetas a fiscalización al cannabis no psicoactivo o cáñamo, entendido como la planta de cannabis y cualquier parte de dicha planta, cuyo contenido de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) es inferior a 1% en peso seco». La autoridad agraria nacional, a la fecha, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, debe emitir los reglamentos y requisitos como ente regulador.

Contenido relacionado: 50+ Formas de Sumarte a la Movida del Compost

La emergencia actual por el COVID19 nos muestra lo importante de estas comunidades sostenibles. Además, la baja de los precios de petróleo, la devaluación de las monedas de los países vecinos y la amenaza del hongo fusarium para el banano de exportación, producirán una gran afectación social y ésta es una oportunidad para transformar la economía de úsese y tírese por una economía circular.

Dadas sus características y lo extenso de su uso y cultivo en todo el mundo, para una diversidad de aplicaciones, la planta de Cannabis se relaciona directamente con al menos 64 de las 169 metas y con 15 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible. La orientación sostenible del Cannabis y de las políticas relacionadas responde a 75 de las 104 recomendaciones de la reunión de Asamblea General de Naciones Unidas de 2016 (UNGASS 2016), que menciona «los esfuerzos para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y para solucionar efectivamente el problema mundial de drogas son complementarios y se refuerzan mutuamente». Los Objetivos de Desarrollo Sostenible ofrecen una plataforma invaluable para reformar las políticas públicas(1). Es necesario que se coloque el bienestar común en el centro de los esfuerzos de todos los actores del desarrollo local.

Contenido relacionado: Cambiando el Packaging: Los Bioplásticos de Cáñamo Entran en Juego

Los usos (psicoactivos y no psicoactivos) de la planta de Cannabis, han acompañado a la humanidad desde hace siglos: como alimento, fibra textil, papel, materiales de construcción de producción local y más recientemente, la planta de Cannabis ha demostrado ser eficiente para limpiar suelos contaminados, contribuyendo así a mejorar el agua y los océanos. La cantidad de biomasa que produce la planta es una fuente energía prometedora y una fuente renovable de plásticos reciclables de origen vegetal.

Pequeñas comunidades sostenibles, que produzcan su propio alimento, energía y medicina, son el futuro de la humanidad. Y el Cannabis es el medio.

Riobamba, 25 de Marzo de 2020.

Referencias:

(1) Riboulet-Zemouli K, Anderfuhren-Biget S, Díaz Velásquez M and Krawitz M (2019), “Cannabis & Sustainable Development: Paving the way for the next decade in Cannabis and hemp policies.” FAAAT think & do tank, Vienna, March 2019. Licence: CC BY-NC-SA 3.0 IGO. Disponible en inglés solamente en: https://faaat.net/publications/9791097087340

Este artículo fue producido por un colaborador externo a El Planteo y no ha sido editado, por lo cual no necesariamente representa las opiniones de El Planteo.

El Planteo

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

marihuana rendimiento laboral
Trump Racista
Acciones Cannabis
ATAI DMT