Extracciones de Cannabis

Cannabis

Extracciones de Cannabis: Empecemos por lo Básico

Extracciones de Cannabis: Empecemos por lo Básico

✍ 30 junio, 2020 - 16:54

Por Ignacio R. Hernández, Ing. Qco.

Las personas cercanas a la cultura cannábica de seguro habrán sentido el zumbido en sus oídos de palabras como rosin, hash, extractos, aceites y otros. ¿Por qué hay tantos? y ¿En qué difieren?

Los concentrados de cannabis están ganando mucha popularidad en los últimos años, sin más, el tan nombrado aceite de cannabis. Estos extractos aumentan significativamente la biodisponibilidad de los cannabinoides, contienen sólo las partes más beneficiosas de la planta, son excelentes para cocinar y vapear, y son perfectas para pacientes que necesitan una dosificación fácil y precisa.

Contenido relacionado: THC, CBD Y Más Compuestos en la Marihuana: Qué Son los Cannabinoides

Cuando hablamos de extracción, a lo que nos referimos es a la técnica empleada para separar uno o varios productos orgánicos de sus fuentes naturales. En nuestro caso, lo que buscamos es separar los cannabinoides, terpenos y flavonoides de los otros compuestos de menor interés que conforman el material vegetal.

Se practican varios métodos distintos de extracción, y lamentamos decirte que no existe un ganador. Tal como se afirma que existe una cepa ideal para cada persona, también podemos decir lo mismo sobre los extractos, ya que son variados en sus formas, consistencias y composición química (es decir, THC, CBD, terpenos). El método de extracción que se utilice influye mucho en esas variaciones, así como en la calidad y la genética del material vegetal.

Pero para hacerlo simple, vamos a clasificar los extractos en dos grandes familias: los provenientes de técnicas de extracciones sin solventes, por un lado, y aquellos para los que sí se usa un solvente como vehículo extractor, por otro.

Extracción sin solvente

En la extracción sin solvente se aplican técnicas mecánicas como presión, agitación, temperatura y filtración para concentrar los compuestos de interés del material vegetal. Las herramientas necesarias para realizar extracciones sin solventes -como el hash y el rosin- son relativamente accesibles y seguras de usar en el hogar. Por lo tanto, estas técnicas son las más utilizadas por lxs autocultivadores y clubes de cultivo. Además, están ganando mucha popularidad ya que ofrecen extractos limpios de muy buena calidad, con un buen perfil de aroma y sin correr ningún riesgo de queden trazas de compuestos indeseados.

Productos sin solvente:

Bubble hash (también conocido como hash de agua): se produce remojando y agitando las flores en agua con hielo. En el frío los tricomas se vuelven frágiles, se rompen y se filtran a través de mallas de distintas micras para atrapar y separar del resto del material vegetal.

Contenido relacionado: Néctar: el Extractor de Aceite de Cannabis Automático Hecho en Argentina

Kief: Es una de las formas más antiguas y sabrosas de concentrado de cannabis. Se extrae con agitación de la flor contra una fina malla para recoger los tricomas.

Rosin: Es una de las formas más nuevas y seguras, elaborada mediante la aplicación de presión y calor, muy importantes para mantener la consistencia, ya que las diferentes temperaturas y presiones producen resultados muy variables, obteniéndose una “cera”, cuya correcta traducción al español es colofonia. Este extracto está siendo utilizado cada vez más, gracias al perfeccionamiento de la técnica. Hoy en día es posible obtener una amplia gama de productos finales, tales como hash rosin, Jam Rosin, Live Rosin, y hasta a la obtención de cristales de THC-A.

Extracción con Solvente

Los métodos con solventes son comúnmente utilizados en la industria porque permiten crear grandes volúmenes de extracto. Generalmente se utilizan solventes extractores como butano, propano, CO2 o etanol, entre otros, con el fin de separar los compuestos de interés. El agua también es técnicamente un solvente, pero los compuestos de interés del cannabis son insolubles en medios acuosos (sí se utiliza como líquido de arrastre, por ejemplo, en la técnica de bubble hash).

Contenido relacionado: Básicos del Cannabis: Encontrando tu Dosis y tu Método de Consumo

Las operaciones comerciales de extracción utilizan sistemas de circuito cerrado para garantizar un riesgo mínimo de explosión o exposición química. Las variaciones en los extractos a base de solventes pueden atribuirse al solvente utilizado, así como a los métodos de purga utilizados post extracción. Al utilizar un solvente para la extracción, éste debe ser retirado a continuación, un proceso que es conocido como purga. Durante el proceso de purga, los solventes químicos restantes se evaporan del extracto. Dado que los solventes afectan el aspecto, la textura y el olor de un producto, es posible obtener una amplia gama de extractos diferentes.

Productos con Solvente

Wax/cera (también conocido por sus siglas en inglés como BHO/PHO): este producto, fabricado con solventes de hidrocarburos alifáticos livianos, es el más común en los países en los que está permitido su uso general. Se fabrica haciendo pasar butano/propano a través del material vegetal para quitarle cannabinoides y terpenos. La solución resultante se debe purgar en un horno de vacío. Hay muchas empresas que realizan extracciones con mezcla de distintos hidrocarburos y así obtienen distintos perfiles de cannabinoides y terpenos.

Extractos con etanol: se produce remojando brevemente las flores en alcohol puro a baja temperatura para extraer los cannabinoides y los terpenos. Este es el método más utilizado para la obtención de los llamados aceites medicinales caseros, debido a su sencillez y su fácil disolución y dosificación.

Contenido relacionado: El Sistema Endocannabinoide: Por Qué el Cannabis Afecta Nuestro Cuerpo

Extractos con CO2: Es el más seguro de usar entre todas las variables de solvente, ya que genera un extracto sin ningún residuo, debido a su gran volatilidad. Por esto mismo es el más utilizado dentro de la industria farmacéutica.

La extracción con solventes se ha constituido en la fuente de productos más potentes del mercado al permitir la elaboración de cannabinoides puros (compuestos únicamente por THC o CBD). Al utilizar estos métodos, lxs productores pueden aislar cannabinoides y perfiles precisos de la planta y obtener así productos de alta calidad farmacéutica que benefician a muchxs pacientes en la actualidad.

Sin embargo, existen aspectos negativos en la utilización de solventes. Particularmente, los posibles residuos en los productos (butano y propano en especial), y el potencial de accidentes que pueden desencadenar. Ambos riesgos pueden minimizarse utilizando los correspondientes equipos y medidas de seguridad.

Actualmente los productos fabricados a base de solventes son los más fáciles de encontrar y, es por eso que su uso es el más generalizado. Pese a ello, muchas personas están optando por utilizar productos elaborados sin solventes por varias razones, principalmente porque son percibidos como una opción más saludable debido a la falta de productos químicos utilizados durante la extracción. Lo mismo se está observando en el mercado internacional, con el crecimiento del cultivo de cannabis orgánico en el mercado de las flores, como respuesta a la búsqueda de productos de extracción de primera calidad que permitan experimentar la verdadera esencia de la planta y sus concentrados.

Contenido relacionado: Guía para los Concentrados de Cannabis y su Extracción

El proceso de extracción sin solvente dificulta la producción en grandes cantidades, por lo que los productos elaborados a través de estos métodos se están perfeccionando de tal manera, que podrían ser considerados como “productos gourmet” dentro del mercado de los extractos y concentrados de cannabis. La extracción sin solventes se está transformando en una especie de “arte”, que permanentemente genera innovaciones técnicas y productos novedosos.

La evolución del mercado de concentrados de cannabis y sus métodos de extracción nos llenará de sorpresas en los próximos años. Por ahora, nuestra mejor sugerencia es seguir tus preferencias personales teniendo en cuenta factores como el sabor, los aromas y texturas, las concentraciones finales del producto y la finalidad con la cual será utilizado.

Sigue a Apucam en Facebook.

Foto principal: CDC. Fotos en texto: Flowertown.

Este artículo fue producido por un colaborador externo a El Planteo y no ha sido editado, por lo cual no necesariamente representa las opiniones de El Planteo.

El Planteo

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

Imágen via South Park Studios
Ketamina
Brocoli
Isiah Thomas