ENG 🇬🇧

Cultura

Julio Leiva, de Caja Negra: ‘Éste es el Momento de la Revolución de las Habitaciones’

Por Hernán Panessi

Julio Leiva, de Caja Negra: 'Éste es el Momento de la Revolución de las Habitaciones'

✍ 25 enero, 2021 - 12:02

“Es muy loco esto”, se sorprende Julio Leiva, periodista, conductor de radio, director editorial de Filo News y responsable de Caja Negra, el ciclo de entrevistas que tendió puentes generacionales y se consolidó como uno de los productos de YouTube más interesantes del 2020.

Por caso, Caja Negra tomó relevancia pública debido a la frescura del formato, a la noción que asume Leiva de “entrevistador invisible” y, fundamentalmente, gracias a la versatilidad de sus invitados, que oscilan entre streamers top y políticos de primer nivel.

Contenido relacionado: Damián Kuc: Historias Innecesarias, Adolescencia Fumona y Persecuciones Policiales

Después de un largo recorrido en los medios de comunicación, Leiva encontró en Caja Negra el proyecto que terminó certificando todo su camino. 

Un camino ungido por el verbo “hacer”.

Hacer, hacer y hacer.

¿Cuál es tu primer recuerdo relacionado con el periodismo?

—Mi recuerdo es estar sentado en el mostrador de la despensa de mi viejo leyendo el Diario Crónica. O estar viendo a Tato Bores en la tele. Durante los ’80 miré muchísima televisión.

Leiva con Hernán Coronel

Aquella aproximación temprana al periodismo despertó en Julio el don de la curiosidad, de la observación, de la pregunta y una fervorosa devoción por los datos.

Quería trabajar en radio, soñaba con compartir su tiempo junto a los grandes personajes de los medios de comunicación.

Que no pare nunca más

“La primera vez que entré a un estudio de radio fue en Éter. Me tomó una prueba Eduardo Aliverti y me dijo que me dedicara a otra cosa. Fue como un chiste que también escondía algo de verdad. Me quiso decir que si me quería dedicar a esto me tenía que poner en serio”, recuerda.

Julio estudió Periodismo en el Círculo de Periodistas y formó parte de la primera camada de estudiantes de Producción Integral en Éter.

Con ganas de comerse el mundo, se presentaba todos los días en Radio Nacional para demostrar que realmente podía y quería hacerlo. Logró que le pagaran los viáticos y, desde ahí, no paró más.

Contenido relacionado: Hablamos con Luli Trujillo, la Periodista que Revoluciona la Televisión Argentina

A la sazón, su primer trabajo profesional fue con Lalo Mir, una de esas leyendas que siempre admiró. Se trataba de una pasantía que le habían otorgado en Éter.

La pasantía duraba un mes. Se quedó seis años.

“Éramos varios pibes los que fuimos a la pasantía y Lalo nos dijo que el que se quedara tenía que romperle la cabeza. Laburaba 16 horas por día para quedarme. Fui renovando la pasantía mes a mes durante un año. Esa fue mi universidad. Tenía 21”, recuerda.

Para destacarse, Julio recorría las calles y hacía un informe diario. Como no había archivos disponibles que pudieran facilitarle las cosas ni Internet era una herramienta de consumo popular, Julio grababa archivos sonoros con su computadora. Luego los editaba y salían al aire.

Más tarde, escribió pedacitos ínfimos de guiones, después algunas líneas con trazos más gruesos y luego hojas enteras.

“Soñaba con laburar con esa gente. Lalo era el único tipo al que no entendía lo que hacía al aire. Lo escuchaba y pensaba: ‘¿qué mierda está haciendo?’”.

A fuerza de goles, fue ganándose la confianza de Lalo, quien para ese entonces ya era uno de los grandes nombres de la radio argentina. ¿La primera bomba periodística que metió? Pudo sacar a un tipo que estaba dentro de las Torres Gemelas durante aquel inolvidable 11 de septiembre de 2001.

Y nunca más paró.

julio leiva caja negra noelia custodio

Leiva con Noelia Custodio

Desde hace 16 años que conduce Cheque en Blanco, programa que pasó por radios como Rock & Pop, Mega, Vorterix y Futurock. Hizo escuela periodística en Radio Mitre, se consolidó en Vorterix junto a Mario Pergolini y, desde hace un tiempo, maneja los hilos de Filo News.

Me representa esa idea de Forrest Gump, que está al costado de los acontecimientos pero siempre en el lugar específico”.

Internet es el nuevo continente

En paralelo, filmó el documental Piedra que Late (2013), que narra las vicisitudes del show del Indio Solari del 3 de diciembre de 2011 y cuyo destino fue, deliberadamente, Internet.

Contenido relacionado: ‘El Quinto Escalón’: La Serie de YouTube Ideal para tu Cuarentena

A la sazón, Internet empezaba a convertirse en un destino posible para sus ideas. “Era una película ideal para el BAFICI, pero no me parecía popular. No era el camino que nosotros buscábamos. Además, lo que hacíamos con Mario tenía mucha correlación en la web”, explica.

Enseguida, su nuevo proyecto, La máquina de escribir voces conjugaba el espíritu internetero y aprovechaba el espacio físico de Vorterix y la difusión de la radio. Por ahí, en ese programa de entrevistas mano a mano, desfilaron personajes como Ricardo Darín, Flor de la V, Ricardo Mollo, Alejandro Dolina y muchos más.

Por su parte, Mario Pergolini y sus socios confiaron en la mirada de Julio para encarar Filo News, un proyecto periodístico nativo 100% digital. “Con todo el equipo teníamos charlas para tratar de entender las distintas plataformas y los distintos protagonistas. Queríamos redireccionar todo hacia Internet”, comenta.

Y aquel sentimiento fue el germen de Caja Negra: entender el mundo digital y respetar a los creadores de contenido.

Porque a mí generación no le importa tu opinión

Por la naturaleza del programa, Julio Leiva se convirtió en una especie de periodista emblema para las nuevas generaciones. Fue el responsable de notas antológicas a personajes populares de las nuevas camadas como Bizarrap, Acru, Trueno, Coscu, Ángela Torres, Lali y más.

Leiva con Trueno

Tus contenidos te acercaron a una audiencia muy pero muy joven. A tus 42 años y con mucha experiencia encima, ¿te sentís joven o te sentís viejo?

—Es el dilema de los treintañeros y de los cuarentañeros. Ahora mismo se está poniendo en discusión. Y uno de esos temas es la gerontofobia. Hasta los pibes de 20 años se sienten viejos. Tienen eso de “pegarla a los 22” y que “si no la pegaste, fuiste”. Todo esto está generando un caos de ansiedad y pánico que me parece muy fuerte. Y veo a mucha gente llorando por lo que ya no es. Mucha gente grande se siente desconcertada. Y los pibes no se sienten respetados por los grandes. Yo no tengo nostalgia. Quiero vivir lo que tengo. Ponele, Los Redondos la pegaron a sus 35 años. Desde mi lugar, no me voy a restringir por el tema de la edad.

Contenido relacionado: Ésta es la Historia de Big Cruz 420, el Streamer Cannábico que Amaina sus Dolencias con Faso

¿Cómo ves a este cambio generacional?

—Esta generación está en la disyuntiva de revolucionar la música argentina o convertirse el Club del Clan. Logró traspasar fronteras, generar millones de seguidores y aprovechar un negocio gigante. En términos objetivos, esta generación cumplió. Ahí hay otro problema que es el tema de vencer al paso del tiempo y convertirse en un clásico. Veremos qué es lo que pasa.

¿Ves puntos en común con la generación anterior?

—Toda esta nueva generación tiene puntos en común con la anterior. Básicamente porque son hijos del rock. En sus casas sonaba rock. Entienden su propio rock y lo adaptan a lo que a ellos le gusta. Mirá la historia del Parque Rivadavia, de la búsqueda de fanzines a El Quinto Escalón. No es que nos son mundos ajenos, pero hubo como una separación. Sin embargo, no vas a escuchar rockeros que le peguen al trap, por ejemplo, como sí había una generación de tangueros que le pegaban al rock.

Leiva con Dtoke

Entretanto, lejos de asumir una actitud cómoda, Julio se interesó en escuchar, parar la oreja y aprender qué tienen para decir las generaciones venideras.

¿Y qué le ofreciste vos a las nuevas generaciones?

—Respeto, y eso es un montón. No hablarle a la gente como “en mi época tal cosa” o “antes tal otra”. No quiero esa de “nosotros te vamos a enseñar”. Al revés: yo quiero aprender, que me cuenten. Eso es lo fundamental. Sentarse a mirarlos. Por Caja Negra me llegan elogios de los entrevistados que me dicen “qué bueno, trataste de entenderme”. Eso lo valoran mucho. Lo que está pasando es que el programa se volvió un puente generacional: pibes chiquitos que ven los videos con sus padres.

Todo está guardado en la memoria

En su búsqueda personal, Caja Negra empezó a darle voces a youtubers, gamers, streamers y personalidades que habitan y pululan por Internet. “Desde antes de arrancar que me pasaba eso de cansarme de entrevistar siempre a los mismos. Siempre las mismas historias contadas de la misma forma. Acá quiero ver al Spinetta o al Luca Prodan de esta generación. Ver lo que está pasando ahora y entenderlo”, sostiene.

Contenido relacionado: Wos Habla de Sus Comienzos en el Rap y la Evolución de la Cultura Hip Hop

Asimismo, su crecimiento fue gradual. Twitter Argentina comenzó a generar un run run cada vez que un entrevistado llamaba la atención. Como aquella vez en la que la celebridad gastronómica Paulina Cocina confesó que “Paulina” no era su verdadero nombre. Con ese contenido, se convirtieron por primera vez en trending topic.

caja negra julio leiva paulina cocina

Leiva con Paulina Cocina

“Fue muy loco porque ella me dijo que era el mejor espacio para decirlo. Eso me dio la pauta de que el lugar se estaba legitimando”, desliza.

El mismo sentimiento se materializó cuando Bizarrap, otro de los reyes de YouTube, mascarón de proa de la renovación musical 2.0 y productor de los mayores éxitos de la música contemporánea argentina, le dijo que visitaría Caja Negra en el momento indicado.

Así las cosas, Caja Negra se convirtió en un artefacto testimonial. En el cofre perfecto para mandar al espacio y que, en el futuro, sirva para comprender la ebullición de estos años de la mano de sus protagonistas.

¿Cómo te recibió el público de las nuevas generaciones?

—Con mucho respeto, con muy buena onda desde siempre. Y te das cuenta en los comentarios. Me escriben cosas como “por fin alguien entrevistó a mi héroe y se lo tomó enserio”. También hay mucha gente que estudia periodismo y que me dice que encontró algo parecido a lo que quería hacer. Muchos vieron esa unión del medio tradicional y de lo digital y pensaron como “ah, se puede hacer esto acá”. Algunos me dicen que quieren estudiar periodismo porque vieron Caja Negra y yo trato de convencerlos de que no lo hagan [risas].

Julio Leiva con Bizarrap Caja Negra

Leiva con Bizarrap

La revolución de las habitaciones

Cada episodio de Caja Negra lleva un buen tiempo de preparación, producción y ejecución. Digamos, una semana por episodio: tres para investigar al personaje, una jornada de grabación y otros tres días para editar la entrevista. “Tiene mucho laburo y se nota”, apura.

Y sigue: “Lo que me carcome es la idea de no tener un dato y perdérmelo en la entrevista. Como entrevistador, trato de ir con la mochila llena de todos los datos posibles”.

Contenido relacionado: Entrevista Exclusiva a Duki: ‘Me Regalan Porro para Vérmelo Fumar’

¿Quién es el personaje entrevistado en Caja Negra que más te sorprendió?

Acru me parece un pibe que está súper bien plantado en su búsqueda artística. Tiene un universo muy amplio para jugar. Está en una carrera que, más que una carrera, es una maratón: algo a largo plazo. También me sorprendió la mirada de la industria que tiene Bizarrap, que entiende el juego. Me sorprende eso de tener 21 años y tener todas las fichas que a nosotros nos cayeron después de los 30.

¿Qué descubriste entrevistando a todos estos personajes?

—Todo el fuego que hay acá, más allá de si te quema o no te quema. Hay un montón de gente haciendo cosas buenas. Hay un concepto que fui descubriendo con Caja Negra: es el momento de la revolución de las habitaciones. Como nosotros veníamos del garaje, de la banda, de la esquina, de juntarse. Esta es la época de las habitaciones. Biza hace todo desde su habitación, también los gamers, streamers y músicos. Esa cosa que nace en solitario y después se junta con otros es interesante como cambio de paradigma. Biza dice que, a pesar de todos los ofrecimientos, se queda haciendo cosas en su cuarto para demostrar que otros pibes pueden hacer y lograr lo mismo que él.

Leiva con ACRU

Para esta temporada, Leiva sueña con entrevistar a referentes jóvenes como Duki y Wos, músicos como el Indio Solari o leyendas deportivas como Juan Román Riquelme. “Quiero que vengan los número uno de cada disciplina. Ojalá podamos tenerlos. Son muy difíciles, pero hacemos el intento por todos”.

¿Qué es lo que más te gusta de Caja Negra?

—Me gustan las ideas pretenciosas. Dios está en los detalles. Desde el minuto cero quisimos hacerlo como para que quede un buen registro de los personajes. En mi historia, hice miles de fracasos. Pero hice cosas porque me gustó hacerlas. Me divierte, me intriga, me saca las ganas. El día que no pasa eso, empezás a mirar para otro lado. Es genuino. Eso lo tomé del día que hicimos Piedra que Late y el Indio dijo: “Me encanta porque es genuino”. Ahí identifiqué ese valor. No la podés caretear. No te sale. Lo interesante de eso es que encontramos algo. Llegamos a un montón de gente, a las nuevas generaciones.

Cannabis: en la búsqueda de la búsqueda

Como periodista omnívoro, Julio Leiva tiene un profundo interés periodístico por el cannabis. Y amén de su relación personal con la marihuana recreativa, siempre puso el ojo en el mundo de las drogas. “Una de las industrias más fuertes de las últimas décadas”, advierte.

Contenido relacionado: Entrevista a Alfredo Pascual, el Uruguayo Reconocido por su Periodismo Cannábico a Nivel Mundial

De su boca: “Lo fui analizando en términos sociales. Me interesó saber qué es lo que pasa en un mundo con drogas legales. Desde Nixon hasta acá, sabemos que la pelea contra las drogas falló. La cantidad de muertos que hay por el narcotráfico o por su lucha es tremenda”.

Para contrastarla, pone el ejemplo de países como Uruguay y Canadá, cuyos resultados son prometedores y que, en breve, permitirá comparar los escenarios y ver qué se construye a futuro.

“Con más data, el cannabis recreativo se va a pode regular”.

¿Y el medicinal?

—Por suerte, ahora en Argentina se va a poder ayudar a mucha gente. Era una deuda pendiente de la democracia argentina. Poner en leyes lo que pasa en la sociedad. Pero todavía sigue faltando, porque la sociedad siempre está delante de las leyes. Todavía no está en la ley que a vos te pueda parar la policía teniendo un porro en el bolsillo. Si eso pasa, puede ser usado en tu contra y no debería pasar más. Esa libertad individual debería legislarse para que nadie ande preocupado por eso.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Hernán Panessi

ACERCA DEL AUTOR

Hernán Panessi, editor periodístico en El Planteo, es un periodista especializado en cultura joven. Escribe en las revistas InfoTechnology, THC y Lento. Además, en Página/12, El Planeta Urbano, El Cronista y en el periódico uruguayo La Diaria. Colaboró para Revista Ñ, Clarín, La Nación, La Cosa, Playboy, Haciendo Cine, Billboard, Los Inrockuptibles, Forbes, VICEBenzinga, High Times y Yahoo, entre otros.

Hernán escribió los libros Porno Argento! Historia del cine nacional Triple X, Periodismo pop, Una puerta que se abre, e Historia del Rock en Español. Fue docente en el Centro Cultural Rojas (UBA) donde dictó talleres de periodismo. Además, es programador de la sección VHS del Festival Internacional de Cine de Valdivia, en Chile.

En radio, conduce FAN, por led.fm, programa periodístico de emisión semanal sobre cultura, sociedad y vida moderna. Por su parte, también condujo en las FM Delta 90.3 y Nacional Rock 93.7. Asimismo, fue columnista en La Once Diez y Metro 95.1.

También puede interesarte

mclaren tezos nft
por qué la marihuana debería ser legal
cannabis argentina chubut
¿Quieres agregar un acceso directo a El Planteo a la pantalla de tu dispositivo móvil?    Agrégalo ahora No, gracias