ENG 🇬🇧
marihuana dolor

Cannabis

Marihuana Contra el Dolor: la Historia del Cannabis como Analgésico

Por The Green Fund

Marihuana Contra el Dolor: la Historia del Cannabis como Analgésico

✍ 26 febrero, 2021 - 08:24

https://elplanteo.com/wp-content/uploads/2021/03/BANNERS-HEMP6.png

En la era moderna, el tratamiento del dolor ha consistido en la prescripción y el consumo de opiáceos, aspirinas y otros fármacos que se combinan con el ibuprofeno. Como mucha gente sabe, estos fármacos son eficaces porque inhiben los receptores del dolor en el cerebro y bloquean las sensaciones asociadas a las lesiones y el malestar. En consecuencia, la continua prescripción de estos medicamentos ha llevado a su uso excesivo y al abuso en algunos países.

Efectivamente, estos medicamentos han sido una fuente eficaz para tratar el dolor. Pero ¿había algo antes de la aspirina?

Contenido relacionado: ¿Puede la Marihuana Curar el Dolor Crónico?

Previo a la introducción de los medicamentos y analgésicos de venta libre, existía la marihuana. Antes del año 1900, el cannabis era la principal fuente de analgésicos de la civilización occidental. Las exploraciones y estudios sobre la historia del cannabis y sus orígenes han indicado que la planta se ha utilizado durante mucho tiempo con fines medicinales.

En el norte de China, un equipo de arqueólogxs descubrió una tumba de 2.700 años de antigüedad. Dentro de ella, encontraron casi 2 libras de flor de cannabis seca. Lxs expertxs que estudiaron la materia verde descubrieron que se trataba del cannabis más antiguo del mundo. Este descubrimiento demuestra que el cannabis se utilizaba en la antigua China. Se desconocen los fines exactos, pero las opciones pueden reducirse a fines médicos o a rituales antiguos. Desde China, el cannabis emigró a la India; y finalmente llegó a la civilización occidental, incluyendo el Reino Unido y Norteamérica. El cannabis se introdujo en la medicina estadounidense y británica a principios del siglo XIX.

El Dr. William Brooke O’Shaughnessy fue el pionero de uno de los primeros ensayos con marihuana medicinal en el Reino Unido. Sus ensayos se dedicaron a tratar el reumatismo, la hidrofobia, el cólera, el tétanos y las convulsiones. Curiosamente, muchxs historiadores han descubierto que incluso a la misma reina Victoria se le recetó cannabis para tratar sus dolores menstruales. En este momento de la historia, el cannabis era ampliamente conocido por sus efectos antiinflamatorios y sedantes.

El fin del cannabis medicinal a principios del siglo XX

A principios del siglo XX, el cannabis figuraba en la Farmacopea de los Estados Unidos. De hecho, estaba catalogado para tratar aproximadamente 100 enfermedades diferentes. En esa época, se descubrió que la marihuana era un analgésico extremadamente eficaz y una fuente de alivio del dolor. Los estudios e informes de las asociaciones médicas de todo el país demostraban que la marihuana tenía sus beneficios médicos. En suma, era un método eficaz y seguro para tratar el dolor.

Contenido relacionado: Qué Sabemos Sobre la Historia Antigua de la Marihuana

A pesar de las pruebas de sus beneficios médicos, lxs prohibicionistas de la Oficina Federal de Narcóticos de los Estados Unidos argumentaron lo contrario. En 1937, Harry Anslinger, el jefe de la Oficina, argumentó que el cannabis era un narcótico peligroso. Hasta llegó a afirmar que provocaba un aumento de la delincuencia y de las enfermedades mentales.

A partir de estas sugerencias y con el apoyo del congreso, el país introdujo la Ley de Impuestos sobre la Marihuana, que instauraba un fuerte impuesto al consumo de cannabis. A partir de las implicaciones de dicha Ley, el cannabis fue prohibido y vetado a nivel federal. En 1942, el cannabis fue eliminado oficialmente de la Farmacopea de los Estados Unidos. Por otro lado, las asociaciones médicas dejaron de recetarlo a sus pacientes.

A la prohibición se sumó la invención de la aspirina. La aspirina dio origen a la industria farmacéutica moderna, y fue un catalizador para el fin del cannabis y su uso como analgésico. La aspirina proviene de la Spiraea, una especie de planta, y se encuentra compuesta por el ingrediente activo conocido como ácido salicílico. El producto químico que conocemos hoy fue desarrollado originalmente por un químico, Felix Hoffmann, en Bayer (Alemania), que lo utilizó para tratar el reumatismo de su padre. Más tarde, la empresa Bayer adaptó el producto químico en forma de polvo. Luego, empezó a dárselo a lxs médicxs para que lo recetaran a sus pacientes para tratar el dolor.

El fármaco fue un éxito absoluto entre lxs pacientes. Desde entonces, empezó a distribuirse como medicamento de venta libre. Los gobiernos de todo el mundo clasificaron el desarrollo de la aspirina como un progreso social y un logro monumental para la industria médica.

El resurgimiento de la marihuana contra el dolor

Las pruebas y los estudios sugieren que el uso del cannabis tiene aproximadamente 5.000 años de antigüedad. Lxs arqueólogxs han descubierto en Rumania cenizas con tetrahidrocannabinol (THC). A partir de este descubrimiento, se puede rastrear el uso del cannabis hasta aproximadamente el año 400 d.C. Desde entonces, el compuesto cannabinoide ha tenido sus altibajos en el mundo de la medicina.

Contenido relacionado: Marihuana Vs. Opiáceos: Un Estudio sobre Pacientes con Dolor

El cannabis se aplicó ampliamente como medicina patentada en los siglos XVIII y XIX en los Estados Unidos y el Reino Unido. Desgraciadamente, fue posteriormente prohibido y clasificado como un narcótico ilegal. En los Estados Unidos, el cannabis se incluyó en la lista de sustancias ilegales controladas.

Sin embargo, con los nuevos descubrimientos e investigaciones médicas, el cannabis ha vuelto a entrar en la medicina moderna. En particular, se ha descubierto que el CBD, un componente químico de la marihuana, es un tremendo sustituto de los analgésicos tóxicos. Hoy en día se utiliza en todo el mundo para tratar dolencias médicas, como la epilepsia, la depresión y el dolor crónico. Además, el CBD no tiene los efectos secundarios que se suelen asociar a los analgésicos con receta.

Entre los países que han legalizado la marihuana para uso medicinal se encuentran Estados Unidos, Australia, Canadá, Chile, Colombia, Lituania y Luxemburgo, por nombrar algunos. Con el aumento del uso de opiáceos y la epidemia de opiáceos en Estados Unidos, la marihuana medicinal está cobrando más importancia que nunca. Muchxs atletas han respaldado el uso de subproductos de marihuana, y han dicho preferirla a los analgésicos tradicionales. Algunas ligas deportivas profesionales, como la NFL, están empezando a flexibilizar las restricciones de las leyes sobre el cannabis.

La marihuana fue el analgésico original del mundo, y quizás en el futuro vuelva a ser la fuente número uno para el tratamiento del dolor.

Vía The Green Fund, traducido por El Planteo.



The Green Fund

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

empleos cannabis
Curaleaf
cannabis medicinal
mike tyson roy jones