ENG 🇬🇧
después de la tormenta

Cultura

Lo Difícil que es Dejar de Hablar de Argentina: Conversamos con el Equipo de Después de la Tormenta, de Futurock

Por Lola Sasturain

Lo Difícil que es Dejar de Hablar de Argentina: Conversamos con el Equipo de Después de la Tormenta, de Futurock

✍ 24 November, 2022 - 12:05


¡No te pierdas ni una noticia! Haz click aquí para suscribribirte a nuestra newsletter GRATUITA.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo. Instagram // Facebook // Twitter



Después de la tormenta es el programa diario que sale de 18 a 20 por Futurock. Lo llevan adelante Matías Castañeda, María del Mar Ramón y Matías Rosujovsky. 

En estructura, Después de la Tormenta es un clásico programa de la tarde: hay entrevistas, música, diálogo con los oyentes, se tocan temas de actualidad y noticias. Ya llevan poco más de un año de aire y su enfoque es la opinión personal -basada en información- y el humor. 

“Tratamos de ser originales a la hora de hablar de política y de economía. Yo entiendo que ese es uno de los diferenciales”, cuenta Matías Castañeda.

Contenido relacionado: Radiografía de Gelatina: Humor Político, Stream Multiplataforma y Peronismo Digital

El programa trata de aportar una agenda que, si bien es actual, tal vez no es prioritaria en otros programas de tinte más informativo o estrictamente político. 

“Entretenimiento, revista, nerdeada. Nos encanta hacer entrevistas a especialistas en cosas muy específicas, traer personalidades y entrevistarlas en plan más pop, que va de la mano con la hora”, dice Rosu, quién empezó con un pie en la producción y luego evolucionó a parte del elenco estable. 

La tragicomedia argentina de la tarde

El programa de variedades, que mezcla entretenimiento con información y música, es un formato viejo y conocido. El horario les permite ser más laxos con la cuestión informativa: “Es un tono muy relajado, hablamos de actualidad pero no estamos informando, estamos acompañando”, describe Ramón. 

Esa también fue una decisión editorial tomada por el trío. Castañeda amplía: “Si hacés ese mecanismo muchas veces te operan, terminás diciendo lo que le conviene a este o al otro. A veces es mejor contar una opinión sobre los procesos, nomás. No estar sobreinformado. Mirar un poquito de afuera, desde el lugar de uno. A veces se corre atrás de la información y se pierde la perspectiva sobre por qué pasan las cosas. Si una persona que escucha nuestro programa dice ‘ah, esto no lo había pensado así’, con eso me alcanza y me sobra”.

La actualidad política argentina, identifican, es tan absurda que no amerita una cobertura solemne. Les sería imposible y no les interesa. 

“Conforme el país se pone más delirante, nosotros también”, asegura María del Mar Ramón. 

Contenido relacionado: En Defensa del Porro y la Procastinación: Charlamos con Santi Maratea y Sofi Carmona

Al empezar, les tres le tenían mucho recelo a la sección de noticias; no solamente no les divertía, sino que sentían que la gente estaba sobresaturada de información. Pero resulta que el intercambio con los oyentes arrojó lo contrario: la disfrutaban muchísimo. 

El horario es bendición y también desafío. Futurock tiene una audiencia muy fiel y muy comprometida, develan, y el formato diario tiene el desafío de mantener ahí a un oyente que tal vez está escuchando la radio hace muchas horas. Ofrecerle algo nuevo y que no se aburra; sin repetir y sin soplar.

En una radio de fuerte impronta política y que no escapa a la solemnidad en sus contenidos, Después de la Tormenta trae una vibra descontracturada y entretenida: aunque les tres amen hablar de política y se lo tomen muy en serio.

Hasta el momento están orgullosxs del relato sobre la política y la economía del país que lograron en este año y pico de programa. Aunque eviten caer en la data dura o jugar a los analistas políticos:  “Cuando nos tiramos a la pileta terminamos teniendo razón”, se ríe Castañeda.

De eso sí se habla

El equipo fue armado por la producción de Futurock y fue un acierto. Anteriormente, ninguno de les 3 habían trabajado juntes. “Nosotros nos vimos solo una vez antes de salir al aire”, recuerda María del Mar. 

Hoy se ven todos los días y no les molesta: “Es de los mejorcitos momentos del día”, dice Rosu.

después de la tormenta

En su composición, Rosu es productor, Castañeda es periodista de formación y María del Mar, que es colombiana, viene de la antropología. Ramón ya había hecho otro programa por la misma radio, 1990, junto a Galia Moldavsky. 

“Naturalmente la mesa nos sale limpia”, cuenta Matías Castañeda. Esto quiere decir que no se pisan y se escuchan. 

“Se apelaba a que nosotros fuéramos buenos conversadores”, dice la conductora. “Ese es el centro del programa. Evidentemente no nos pisamos porque nos interesa lo que dice el otro”, se ríe, y es cierto. 

“Yo creo que para hacer un programa todos los días y que funcione hay que llevarse verdaderamente bien. Tengo la certeza de que sino sería una tortura. A nosotres nos pone contentos vernos. Es súper bonito”. 

Escucharse, escuchar e interesarse son palabras claves. “Mirá lo baja que está la vara que una vez una persona entrevistada nos elogió porque la estábamos escuchando y mirando mientras hablaba y le hacíamos preguntas según lo que nos contaba”, recuerdan atónitos.

Compartiendo dos horas al aire todos los días hábiles, quedarse sin saber de qué hablar no es algo que suela pasarles. Sí hay temas que ya están agotados y aunque haya cosas nuevas para decir, no lo hacen: “Desde cosas de política hasta Wanda Nara. Ya no hablamos más de Wanda Nara”, ríe María del Mar. “Ya no le creemos”, completan entre los 3. 

Contenido relacionado: Romi Scalora, la Guionista que Forjó una Carrera en los Medios Cubriendo el Wanda Gate: “No Me Tomo en Serio Nada de lo que Cuento”

“Tema ‘cannabis’, a favor”, dice Rosu. “Mega a favor”, agrega Ramón. 

Por su aire pasaron varios entrevistados alusivos: Fero Soriano, Gastón Santo -a quién llaman “El campeón”-, el ganador de la copa cannábica mundial. “A veces nos deja regalos y es literalmente el mejor porro del mundo”, bromea la periodista. 

“No hacemos el programa fumados en general, pero porque nos pega distinto a todes”, sigue. Y Rosu se ríe: “Depende de en qué momento de mi vida esté. Por ahí, en el momento más demandante, unas sequitas. Igual, lo ideal es no”.

Línea directa

Como en la radio tradicional, Después de la Tormenta acompaña a sus oyentes al final del día laboral y recibe llamados a diario. Castañeda dice que es un privilegio tener mucha audiencia y estar en una radio que tiene, de por sí, un público no sólo grande sino fiel. 

Dice Rosu: “Creo que es una radio, y este programa no es la excepción, hecha por gente apasionada y para gente muy apasionada”.

“Es un oyente muy informado que siempre sabe más que nosotros”, suma Castañeda. “No les vas a dar un dato que no sepas”, sigue Rosu.

Y cuenta una anécdota: recientemente estaba haciendo sus móviles en la calle y se le acercó una oyente educadora de perros; una mujer muy formada y muy apasionada de su escuela y su método de educación canina. A partir de ese móvil cayeron dos oyentes más: una abogada especializada en casos de mujeres gestantes y el productor de una muestra en la Biblioteca Nacional. 

“Oyentes random que justo estaban por Recoleta y se acercaron al móvil”, se sorprende. “Toda gente muy apasionada en lo suyo. Y la radio tiene esa tónica también. Los oyentes te lo hacen notar: hablás de un volcán que entró en erupción en algún lado y te escriben tres geólogos. No sólo va por el lado academicista: hay gente interesada y curiosa”.

“El mensaje de oyentes es lo más viejo del mundo, pero ahí se completa algo”, sigue Rosu. Todo cobra sentido, se cierra el círculo.

De Colombia con amor

“María del Mar es nuestro diferencial” dice Rosu. “Tratamos de aportar una mirada diferente sobre la noticia y ella la tiene intrínseca, que ve todo lo que pasa en el país desde la óptica migrante y tiene esa capacidad de asombro que te saca de la caja, del diálogo y la enunciación que se da diariamente entre argentinos en una radio”.

De ella es una de las secciones insignia del programa, “Argentines Out of Context”, donde elige como tópico algún detalle de la “argentinidad” que puede tener que ver con el lenguaje, las costumbres, la gestión de las emociones o un infinito etcétera, y lo desentraña desde su óptica insider pero hasta cierto punto

Contenido relacionado: Colombia de Petro ¿Más Feminista? Los Ministerios de Salud, Medio Ambiente y Agricultura Serán Liderados por Mujeres

“He aprendido sobre mi argentinidad y con una mirada antropológica certificada”, dice Rosu. “Terapia país”, completa Castañeda. 

María del Mar Ramón vive en Argentina hace 10 años. ¿Cómo es hablar de actualidad siendo extranjera en un país tan pasional y tan defensivo como éste? 

La antropóloga parte de la base de que se siente infinitamente agradecida por tener esa chance, y que cree tenerla porque su amor por este suelo es indudable. 

“Es muy lindo y muy copado. Tiene grados de complejidad”, asegura. “Se basa en el gran amor y cariño que siento por la Argentina pero también me burlo mucho de la argentinidad y tengo la sensación de que la gente no me odia por eso”.

Cuando fue convocada tenía en claro dos roles que no quería ocupar: no quería hablar en calidad de corresponsal internacional sino en calidad de ciudadana, y no quería cumplir con la cuota feminista del programa. “Yo no voy a estar con dos varones para corregirles”, sentencia. “El programa tiene que ser trasversalmente feminista, con perspectiva de género como la tiene toda la radio”.

“Me gusta tanto, siento tanta pasión y amor por la política argentina que me es muy sencillo, y también muy halagador poder opinar en calidad de ciudadana. Es un gesto que yo agradezco profundamente. Me hace sentir súper honrada y genuinamente bienvenida”, se emociona. 

Pero esto también tiene su lado melancólico: van pasando los meses, la actualidad colombiana da mucho para hablar, y a María del Mar le pica a veces la crisis de identidad. Lamenta no hablar más de su país y no participar activamente de su vida política: “Por suerte, en el programa hablamos mucho de América Latina”, dice. 

“Me gusta salir un poco de Argentina sin dejar de hacer la observación de lo difícil que es dejar de hablar de Argentina”.

“Pero fuera de toda reflexión… ¡Me parece que les encanta que se hable de ustedes!”, concluye entre risas.

Fotos de cortesía

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

marihuana madres nueva york
apple chevron metaverso gasolina meta
jaze 403
wos reproducciones