Autismo y Cannabis

Cannabis

Autismo y Cannabis: ¿La Luz al Final del Túnel?

Por Silvia Muñoz

Autismo y Cannabis: ¿La Luz al Final del Túnel?

✍ 2 abril, 2020 - 18:46

El 2 de abril es el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. Desde El Planteo, te traemos una buena serie de artículos sobre el tema.

Todavía existe mucha tela por cortar en cuanto al cannabis de por sí; cada día buscamos entender de qué otras maneras puede ser aplicado. Sin duda, la legalización ha permitido el acceso a estudios e investigaciones que brindan mayor conocimiento sobre los beneficios de esta planta.

Pero, ¿puede el cannabis beneficiar a las personas que sufren de autismo?

Hasta la fecha, el cannabis ha sido estudiado y aplicado para ciertos trastornos y enfermedades neurológicas como son la epilepsia, el parkinson, alzheimer o la esclerosis múltiple. El resultado ha sido una gran mejora en la calidad de vida de lxs pacientes y sus familias.

El autismo o DEA (Desórdenes del Espectro Autista) se define como un trastorno neurológico variable que tiende a aparecer durante la infancia o adolescencia. Algunos de los síntomas identificados son la dificultad a la interacción social, la deficiencia en la comunicación y/o comportamientos repetitivos o bastante restringidos.

Actualmente las opciones existentes para tratar este tipo de trastorno en gran medida son ineficaces o causan efectos secundarios no deseados.  Los síntomas de las personas autistas no solo impactan la vida de lxs pacientes, sino el de las personas que lxs rodean, como sus familiares o seres queridos.

Contenido relacionado: Autismo: Lo que Es, lo que No Es, y Cómo Podría Ayudar el Cannabis Medicinal

Por esta razón, muchas personas han probado el cannabis para poder mejorar la calidad de vida a sus seres queridos. Ejemplo de ello son las madres, que al ver que sus hijxs no reaccionan a los tratamientos recomendados por lxs médicxs, recurren al cannabis para traer algo de luz a sus vidas. Una de ellas, Mieko Hester-Pérez, probó 13 tratamientos tradicionales para su hijo Joey de 10 años, antes de probar con cannabis.  Mieko relata cómo dándole brownies de marihuana medicinal todos los días, Joey recuperó su apetito y disminuyó su ansiedad.

Erica Daniels  es otro caso a tener en cuenta. Esta madre defendió la administración de un aerosol de cannabinoides a su hijo de 12 años Leo, que no tiene la capacidad de comunicarse significativamente.  El cannabis mejoró la vida y bienestar de Leo sin efectos secundarios, razón por la que decidió establecer la organización Hope Grows For Autism.

Además de estos casos, muchos son los artículos y estudios que se han publicado los últimos años que apoyan esta teoría. En el 2018, se publicó un artículo israelí en donde se concluye que el cannabidiol (CBD) puede ser útil para el tratamiento del trastorno del espectro autista. En él se menciona que lxs pacientes que padecen de alguna clase autismo poseen niveles bajos de anandamida.

Contenido relacionado: Autismo y Cannabis: Estudio Demuestra la Eficacia del CBD

La anandamida, el primer endocannabinoide en ser descrito, es una molécula que  regula entre otras cosas  los patrones de sueño y  apetito. Fue descubierta por Lumir Ondřej Hanuš y el farmacéutico estadounidense William Anthony Devane en el laboratorio de Raphael Mechoulam en la Universidad de Jerusalén en 1992.

Por ende, sugieren dentro del estudio que el CBD puede ayudar con en el sueño y apetito de lxs pacientes. También pueden beneficiarse de las propiedades ansiolíticas y antipsicóticas de éste para así disminuir los episodios de autoagresión, conductas adictivas y en general a tener mejoras cognitivas.

Otro estudio del 2018 administró aceite de CBD entre un grupo de niñxs entre 8 y 15 años por 9 meses. Los resultados reportaron que el el 61% mostró “mucha mejoría” en problemas de comportamiento, el 39% redujo la ansiedad, el 47% tuvo mejoría en la comunicación, el 33% disminuyó su medicación, el 24% dejó de recibir medicación, y el 51% no presentó efectos secundarios. Hubo un 0% de efectos adversos graves y sólo un caso presentó un cuadro psicótico atribuible a que utilizaba el aceite de cannabis.

A pesar de los excelentes resultados, a nivel científico no existe suficiente evidencia que corrobore los efectos del cannabis en el autismo. Como en todo lo relacionado al cannabis, todavía hacen falta muchos más estudios. El estigma de la planta y la falta de información disponible hacen que las personas tengan miedo de probar y aprobar esta alternativa.

La legalización no solo ayudará a explorar a fondo las soluciones que la planta tiene para ofrecer con respecto al autismo, sino que también mejorará la calidad y uso de los productos para proveernos la seguridad que necesitamos.

En la foto, una joya cannabica por Caos y Fortuna.

Silvia Muñóz

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

Sexo y CBD
Cerebro CBD
Mujer Cannabis
NBA