ENG 🇬🇧
cannaclusive

Cannabis

Cannaclusive: Equidad Social, Racismo e Industria Cannábica en EE.UU. 

Cannaclusive: Equidad Social, Racismo e Industria Cannábica en EE.UU. 

✍ 9 agosto, 2021 - 12:58

En Estados Unidos, mientras quienes abogan por la legalización del cannabis a nivel federal argumentan que los impuestos generados por la industria podrían ser reinvertidos en las comunidades criminalizadas por su relación con el cannabis, la industria avanza a todo vapor.

La reparación de estas comunidades adquiere en este país un encuadre racial y económico particular dentro de los programas de equidad social. 

La equidad social, en los EEUU, busca reparar el daño causado por años de racismo que segrega a personas de color y amplia la brecha económica entre la población blanca con un poder adquisitivo promedio mayor (y mayor riqueza acumulada a lo largo de generaciones) y el resto de la población. En particular negrxs y latinxs, con un poder adquisitivo promedio menor (con menor riqueza acumulada y un altísimo riesgo financiero).

Contenido relacionado: Equidad y Sostenibilidad en la Industria del Cannabis: ¿Qué Podemos Hacer los Consumidores?

Desde Latinoamérica, los programas de equidad social podrían leerse como una reforma del modo de producción del cannabis. Sin embargo, la equidad social en EE.UU. no persigue la reforma del sistema de producción. Más bien, usa herramientas de la propia industria para reclamar espacios de competencia para ciertas minorías raciales.

Entre las organizaciones que se dedican a esta tarea, se encuentra Cannaclusive, la cual desde una perspectiva pragmática y progresista, entiende que el cannabis es un negocio y las minorías raciales están listas para cobrar por él.

cannaclusive

Vía Cannaclusive en Flickr

Arlene Pitterson es marketer, instructora adjunta de marketing en el Fashion Institute of Technology de la ciudad de Nueva York y Directora de Asociaciones de la organización. En esta posicion, se dedica a conectar marcas de cannabis con el objetivo de educar, defender y promover la participacion de gente de color en el negocio del cannabis.

La Directora describió a la equidad social como una práctica que pretende asegurarse, no sólo que todo el mundo sea igual ante la ley para “perseguir los tres principios de lo que se supone que es EEUU, la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”, sino que, además, sea reparadora de las desigualdades históricas creadas por una historia de racismo y discriminacion hacia las minorias raciales. 

Explica Arlene: “Nunca fuimos iguales. Las mujeres ni siquiera eran consideradas minorías, los negros ni siquiera eran considerados humanos. Así venimos desde la independencia, un momento en el que se suponía que todo el mundo debería ser igual”.

Contenido relacionado: Jay-Z Lanzará Fondo de Inversión de Cannabis Orientado a la Equidad Racial

Y hace una comparación de la carrera universitaria de dos estudiantes estadounidenses promedio, uno blanco y uno negro.

Vía Cannaclusive en Flickr

Si bien ambos pueden comenzar con un pie de igualdad ante la ley, es decir que ambos pueden ir a la escuela, en realidad, en promedio, el alumno blanco comienza con una ventaja económica sobre el resto: mejores recursos, asistencia extracurricular y capital social, es decir, contactos de negocios. Y la equidad social busca corregir esos errores, por así decirlo, a falta de un mejor término”.

Debido a que el cannabis sigue siendo ilegal a nivel federal, técnicamente, no se puede conseguir un préstamo y crear un negocio de cannabis. Entonces, mucha gente recurre a la riqueza familiar para comenzar el suyo propio. Pero Arlene cuenta que “eso no es algo que normalmente no se pueda hacer dentro de la comunidad negra, donde el patrimonio neto de las familias negras o hispanas es en promedio diez veces menor al de las familias blancas”.

En promedio las familias blancas pueden recurrir a su red social de cercanía por un préstamo, su carga de hipotecas es menor y la capacidad de enviar a sus hijos a la universidad (donde adquieren un capital social mayor) pone en ventaja al inversor blanco.

Arlene hace referencia a que muchas de las personas que están dentro de la industria del cannabis en los Estados Unidos han sido sistemáticamente criminalizadas “mientras intentaban básicamente eludir el sistema, con el fin de sobrevivir” y que ahora están accediendo a ciertos recursos que “el resto de la sociedad siempre tuvo”.

La activista se refiere al proceso de criminalización del cannabis que barrió los EEUU desde principios del siglo XX para estigmatizar a la marihuana y sus usuarios. En particular a una campaña de propaganda racista del gobierno federal, contra mexicanos y negros, en su mayoria jornaleros y estibadores, que consumian una planta que los blancos estaban empezando a disfrutar junto con “la música del diablo, que era el jazz”.

“Nadie está buscando limosnas. Estadísticamente, cuanto más cerca estás de ser blanco, más fácil es que puedas acceder a ciertas cosas. Pedimos a la sociedad que reconozca que una parte de sí tiene una ventaja sobre el resto, y que dé a los demás esa oportunidad para, al menos, poner un pie en la industria. Es literalmente un cambio de mentalidad estadounidense”, suma Arlene.

Contenido relacionado: Por Qué la Equidad Social es Tan Importante para la Industria del Cannabis

Existen numerosas iniciativas para los pequeños negocios que son propiedad de minorías raciales. Sin embargo, se debe calificar para el programa y se debe tener un plan de negocios.

Vía Cannaclusive en Flickr

“Y ahí es donde entra Cannaclusive. Entendemos que las oportunidades de negocios se presentan a través de tu red social, pero, si no formas parte de un determinado grupo de la sociedad, con recursos, no tienes esa oportunidad de formar parte de ese tipo de conversaciones, de unirte a emprendimientos. Ni siquieras tienes tiempo para esas conversaciones si trabajas y estudias, o si tienes familia a cargo. Por eso, desde Cannaclusive tratamos de igualar el terreno de juego”.

Esto es un negocio

Puedes tener el mejor producto del mundo, pero si pones tu producto en una bolsa de plástico (de esas para sandwiches), y lo etiquetas con un marcador, nadie lo va a mirar. A la gente no le importa lo bueno que sea. Y eso vale para cualquier producto. No es sólo el cannabis que está dentro de la bolsa, es su propuesta de valor”, lanza Arlene.

Cannaclusive busca educar a la gente sobre el hecho de que el cannabis es un negocio. Es decir que, para estar en la industria, se requiere algo más que voluntad. La organización aboga por formar activistas, conocedores de la legislación, “para que puedan ser parte del proceso de regulación a través de los legisladores que han votado”.

cannaclusive

Vía Cannaclusive en Flickr

Para saldar esta brecha, “Cannaclusive educa, aboga y promueve que la gente negra y morena esté dentro de la industria del cannabis, para que tenga algo más que oportunidades legales, para que tengan dinero para competir en la industria”, sostiene Arlene, en representación de la organización.

Cannaclusive recauda fondos, promueve el acceso al crédito para pequeños negocios que sean “black-owned” o “women-owned” y dona a organizaciones dedicadas a  formular programas de estudio en negocios cannabicos, marketing y branding, así también como, capacitaciones para el debido cumplimiento de las regulaciones legales y fitosanitarias de la producción de cannabis y sus derivados.

Contenido relacionado: Hablamos con Raekwon de Wu-Tang Clan: Justicia Social Mediante el Cannabis

Una de las iniciativas que Cannaclusive apoya son las llamadas aceleradoras. En conjunto con una serie de empresas de cannabis (operadores multiestatales), la organización recauda fondos para incubar proyectos, en base a objetivos de financiación, que hasta ahora fluctúan entre u$s 20.000 y u$s 100.000, y alcanzan a organizaciones como Supernova Women, que está organizando formación empresarial en Detroit, Michigan.

Entretanto, Arlene enfatiza que existen diversas sesiones de formación empresarial. Mientras que los gobiernos persiguen crear cada vez más programas de equidad y formación laboral, porque están al tanto de esta fiebre verde y porque saben del aporte de los trabajadores cannabicos a la economía.

Sin embargo, Arlene observa que, para tener una industria madura, los reguladores debentomarse en serio la semántica de lo que están regulando, porque la industria avanza rápidamente en todo el mundo. No pueden seguir pidiendo consejos al médico de la familia sobre la aparición de una nueva industria transnacional. Tenemos múltiples estudios científicos que pueden orientar el debate en una dirección progresista”.

Nueva York 420: cannabis legal de uso adulto en la Gran Manzana

En los últimos 3 años, la ciudad vio emerger una gran cantidad de tiendas de CBD, dispensarios, donde se puede comprar todo tipo de productos de cáñamo y flores secas de cannabis con alto contenido en CBD.

Y si bien el cannabis ya se puede transportar y consumir en las calles y parques de la ciudad, todavía no existen dispensarios abiertos al público que, sin receta médica, expendan flores secas o extractos con THC que entreguen efecto psicoactivo.

cannaclusive

Vía Cannaclusive en Flickr

Arlene considera que, hasta que todos los condados que componen el estado adhieran a la flamante legislación la legalización, procederá por partes.

Contenido relacionado: Seth Rogen y Evan Goldberg: Marihuana, Compromiso y Justicia Social

New York County (Manhattan), Kings County (Brooklyn), Bronx County (The Bronx) y Queens County (Queens) serán los distritos que van camino a adherirse a esta histórica reforma que autoriza a los usuarios adultos, a un consumo responsable e informado de una amplísima gama de productos de cannabis con THC, de potencial psicoactivo que podrá conseguirse en dispensarios y “bares de consumo”.

Además, la activista considera que el proceso de legalización en el estado procederá a medida que los condados vean que sus vecinos están recaudando impuestos, el crimen no aumenta y los pacientes tienen acceso a la salud.

Y recuerda que “ahora, la marihuana ya no es una hierba, es ‘cannabis’, es terapéutico y  la gente lo está usando para lidiar con su estrés”.

De acuerdo con Arlene, muchas de estas tiendas de CDB “están ahí básicamente para mantener un espacio físico en el mercado de bienes raíces, hasta que se apruebe el cannabis a nivel del condado, antes de fin de año”.

He aquí uno de los problemas que Cannaclusive observa aparejado al brote de la industria en Nueva York, ya que el propietario de un negocio promedio, de una pequeña empresa, nunca contará con el dinero “para sentarse en una propiedad durante cinco años”.

cannaclusive

Vía Cannaclusive en Flickr

Con la entrada de nuevos consumidores en el mercado y la venta de weed como moda, ¿cómo cree que las empresas locales van a competir? 

—Al igual que con el alcohol, tienes gente que va a comprar una marca importada de Europa sin importar qué y vas a tener gente que compra Titos [vodka popular made in Texas]. En ese sentido, eventualmente el mercado puede igualar posiciones. Puedes conseguir licor en una bodega o de un tipo en una licorería detrás de un vidrio antibalas, o puedes ir a la tienda de vinos de la ciudad a conseguir tu botella de lujo o a la tienda del barrio a conseguir tu botella boutique. Es el mismo producto, lo que cambia es el valor. 

¿Pensás que algunas de las empresas más populares en los EE.UU. llegarán a Brooklyn? 

—Sí, no tengo dudas. Y todos ellos están compitiendo por un espacio en el distrito. Cada uno de ellos quiere estar en Nueva York. Y Nueva York es el mayor mercado que habrá.

Contenido relacionado: La Guerra contra las Drogas y sus Orígenes Racistas

¿Cuándo creés que las grandes marcas van a aterrizar en la ciudad? 

—Cuando las leyes de Nueva York se aprueben al cien por cien. El próximo año, vas a ver una avalancha. Simplemente va a suceder, va a ser inevitable. Somos la próxima frontera verde. Todo el mundo se fue al oeste en busca de oro, ahora todo el mundo viene al este por el verde. Todo el mundo habla de Colorado, ¿no? Como si tuvieras que ir a Colorado e ir allí para conseguir lo potente. Pero todavía están luchando por la equidad social. Nueva York ha aprendido de otros lugares y nuestros legisladores negros y morenos han entendido que no puede suceder lo mismo. El dinero, de los impuestos y de las ventas, tiene que volver al Bed-Stuy, a Flatbush, a las comunidades que han sido privadas de sus derechos sistemáticamente”.

Vía Cannaclusive en Flickr

Portada vía Cannaclusive en Flickr

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Nicolás es Licenciado en Relaciones Internacionales e investigador del Doctorado en Política Pública y Urbana de The New School en la ciudad de Nueva York. En 2014, trabajo para Naciones Unidas en Kosovo y co-fundó la Open Data Kosovo Foundation for Digital Capacity-Building. En 2015 recibió un Master en Asuntos Internacionales y en 2020 un Master en Filosofía. Actualmente se dedica a estudiar la relación entre la industria del cannabis y las políticas de desarrollo económico equitativo en el continente Americano.