ENG 🇬🇧
mujeres pop

Cultura

Seis Chicas del Pop Experimental Argentino para Tener en el Radar

Por Lola Sasturain

Seis Chicas del Pop Experimental Argentino para Tener en el Radar

✍ 9 abril, 2021 - 13:02

Por suerte, la figura de la popstar está cambiando. Y eso es algo que hay que agradecerle, una vez más, al under. Hoy, las chicas que componen están a años luz del cliché de la guitarra, la voz soprano y la complacencia. Al revés de lo que se pensaba del rock hace muchos años, ahora el lenguaje de la revolución, de la experimentación y de la libertad es el pop. 

En la escena independiente de Buenos Aires, cada vez hay más proyectos de mujeres solistas que no solamente cantan y escriben sino que tocan, producen, pinchan, eligen con quién quieren trabajar. Están a cargo de su propia imagen y hasta trabajan como gestoras culturales para armar movida más allá de sus propios proyectos.  Estas son algunas de las más interesantes.

Lupe

Lupe es hoy una figurita obligatoria en todo conteo de “lo mejor del 2020/2021” que haya dando vueltas por ahí, y lo es porque es una artista a medida de su tiempo. 

Lo primero que llama la atención es su manera de conjugar letras de fuerte contenido social con su dulce voz y un espíritu intimista y cálido. Lupe se llama Lucía, tiene solo 23 años, es de La Plata y compone, toca y produce todas sus canciones, de un sonido entre acústico y electrónico que tiene un pie en Homeshake y otro en James Blake. Aunque esta es solo una aproximación de quien escucha, porque Lupe no se define según las similitudes y tampoco bajo la etiqueta pop experimental.  

Contenido relacionado: ¿Qué Es el Amor? Hablamos con Ainda, la Banda Indie Pop que Trasciende las Emociones

Definiría mi ‘sonido’ como una consecuencia natural de un juego con lo sonoro, que se va a actualizando, y se nutre de diferentes fuentes y experimentos. Por eso no sé si realmente creo en las etiquetas de estilo, o de ningún tipo”, intenta definir.

Su canción “Te amo” de 2017 se convirtió en un absoluto hit indie para estos años de constante crisis, violencia e incertidumbre: la frase “Si no te cuida el estado, te cuido yo que te amo” de potencial instantáneamente icónico, funcionó para varixs como un grito (en realidad susurro) de guerra. 

Su disco de 2020, Un Número, sigue por la misma línea: canciones bucólicas de climas electrónicos minimalistas y contenido no tan bucólico, pero que abrazan y calman contra la angustia de un contexto social áspero. Ante esta afirmación, Lupe reflexiona: “Quizás esta música genera una atmósfera o una intimidad que habitar mientras suceden otras cosas más intensas… ¡En eso coincido!”

La honestidad, la verdad, son pilares en el arte de Lupe, tanto desde lo lírico como desde lo sonoro, lo que te hace mover. “Nunca me siento y digo ‘bueno, voy a escribir las letras’. Cuando me quiero dar cuenta, ya están escritas”, explica sobre su proceso que tiene mucho de espontáneo. 

Contenido relacionado: Conocé a Ollie Problemas, la Princesa Stoner con Más Calle de Los Ángeles

Su último y muy celebrado material es el EP Nuestra Forma, de un pulso mucho más raver, junto a las leyendas de la noche porteña Djs Pareja. En la fiesta encuentra otro tipo de inspiración: “Me parece muy interesante lo que sucede con la música en el contexto de una escucha donde hay baile de por medio y se forma una especie de ritual. Creo que tiene algo muy noble, personas concentradas en lo que escuchan, una especie de ‘honestidad’ con lo que vamos a escuchar. Una selección, muchas veces desde les Djs, o desde les productores, en las cuales está altamente en juego la sinceridad”.

Y sigue: “Eso es algo que valoro tanto al escuchar, como a la hora de producir. Tiene que tener un sentido; no tanto de idea, sino de autenticidad, que salga de algún lugar real. Ese tipo de sinceridad y selección la veo y escucho en DJs que me parecen increíbles como Franco D, Diamin, Djs Pareja, y podría seguir nombrando muchxs más. Por eso, y por otros motivos, haber hecho el disco con DJs Pareja fue algo muy hermoso”.

O.L.I.V.I.A

Olivia tiene 22 años y se define como cantante, productora y compositora. Cursó la diplomatura en Música Expandida y estudió Diseño Sonoro. Su música es oscura, disonante y espectral, muchas veces abstracta, pero con un corazón pop que se puede ver, borroso, detrás de muchas capas de opacidad y extrañeza.  

“Suelo decir que hago pop experimental o alternativo. Es lo suficientemente canción, está en el borde pero me gusta que tenga una estructura y mantenerme simple. Hay elementos de lo pop y trato de usar lo mínimo indispensable para construir un clima”, describe ella.

Contenido relacionado: Catnapp: un Alien de Ningún Lugar

“Los temas de mis canciones suelen ser la ciudad, la tecnología, la identidad y como todo eso entra en conflicto entre sí, o convive. Sacar afuera un dilema interno que tengo: ‘¿qué significa hoy ser humane?’ Yo me siento un bicho de ciudad artificial. Quiero tratar eso”, reflexiona la artista.

A veces, produce sus tracks en solitario y muchas otras veces junto a productorxs de la escena electrónica underground y el club experimental, como son Pablo Bursztyn, OKTE o Maja. Hoy trabaja en un álbum de colaboraciones: hay una con Mora Navarro y otra con Miranda Johansen, con quien están por estrenar un video dirigido por Regina Cei y Lola Piñero. 

“Yo soy tan fanática de Charli XCX que me inspiró con eso de hacer un disco de colaboraciones y que no sean súper predecibles”. También es fan de PC Music, Sega Bodega, FKA Twigs, Sevdaliza. En español, banca a Ela Minus y Buscabulla.

The Colorated

“Hace como un año la Colorated estaba aburrida y deprimida. Había dejado la facultad, no sabía qué pija hacer y se despertó un día, medio en un ataque maníaco, y dijo: ‘voy a escribir’, y se hizo un temita de trap que se dio cuenta que era muy fácil”, explica con humor y en tercera persona Rosa Fischerman, aka The Colorated. 

Ese mismo día lo grabó junto con el Punga, joven productor a quien un amigo le había presentado. El tema era “Canje”. “Me creía lo más canchera, escuché un tema grabado mío y dije foa”, dice. 

La alianza con Punga continúa hasta el día de hoy: por el momento, todos sus temas están producidos por Punga menos “Guiness”, que está producido por La Finesse.

Contenido relacionado: Hablamos con la Rapera Sofía Gabanna: “El Rap es una Forma de Vida, No es una Moda”

La música de La Colorada (y pocas coloradas naturales tan coloradas como ella) tal vez no sea tan experimental en el sentido tradicional de la palabra, pero sí que es distinta. Su propia interpretación del trap es pesada, corrosiva, dark, con letras oscurísimas totalmente depresivas pero nada deprimentes. Al contrario: lo suyo es nihilismo punk e ironía. Como si metiéramos a Marilyn Manson, Courtney Love y lxs chiques de la RIP Gang en una coctelera. 

“Yo fui a un colegio lleno de hardcores y siempre me divirtieron mucho los gritos y eso. Pero yo soy una loca de mierda, no es una influencia externa. Yo tengo mucha violencia y poder gritar en los escenarios me libera de todo ese enojo”. Un enojo que, identifica La Colorated, siempre es consigo misma: “A Punga la sale bien el hardcore y nos entendemos bien en esa”, afirma.

Pero está claro que el trap le queda chico, y todo el material en el que estaba trabajando hoy es, sí, mucho más experimental: “En un momento me empezó a dar cringe el trap, aunque me gusta y es re canchero y lo sigo haciendo. Pero los temas que estoy haciendo ahora son cada vez más raris”.

Rattlesnakke

Lucero Gamerro tiene 23 años y es DJ, cantante, productora y compositora. Es parte del sello de club experimental Agva Records, en cuyo último compilado Arena 002 se encuentra su último lanzamiento, “Disturbio Inusual”.

Contenido relacionado: Hablan lxs Djs: Los Géneros y Tracks Más Fumones

Rattlesnakke fue la evolución de su proyecto anterior, LW0, donde hacía música pop con toques de dancehall y cloud rap. Cantar fue la puerta de entrada, pero hoy lo que más le gusta es producir y diseñar sus propios sonidos a partir de samples

“Siento que me voy copando con diferentes géneros sobre todo en diferentes momentos”. Eso se nota al repasar un poco sus EPs y sus lanzamientos a lo largo del tiempo: desde los más recientes tracks instrumentales bailables y (muy) experimentales hasta canciones hyperpop, funk carioca deconstruido, toques de trap y hasta incluso pulso cumbiero. 

Su música, según define ella misma, se fue yendo por las vías de las diferentes músicas club latinoamericanas: “Con la constante intención de interpelar el sonido por caminos más autóctonos, y que entonces me haga sentir más representada”, explica sobre su sonido siempre ecléctico y generalmente y pensado para la pista.

“Me inspiro sobre todo en sensaciones. Me gusta prestar atención a cómo me siento cuando escucho música que me gusta e intento plasmar esa sensación en creaciones propias. Así que me inspira mi día a día. También me inspira mucho la fiesta, juntarme a pasar música con amigues. A los 16 años me empecé a interesar por el movimiento raver local, hasta que en un momento no me alcanzó solo con bailar e ir a las fiestas: así empecé a pinchar y después a producir. Es una parte muy importante de mi sonido y de mi vida”.

Además de todo, Lucero también encuentra inspiración en la weed: “A mi me inspira un montón. Sea para grabar, para producir o para pinchar, el porro es una herramienta. Me vienen muchas ideas a la cabeza cuando fumo”. 

Mimí Lagarto

Micol Maguna es de Floresta y se considera cantante, compositora, productora y también performer. Sus shows en vivo, sus vestuarios y elementos de arte, que podrían remitir a una Björk o una Fever Ray sudaca, le dan la razón. 

La dimensión visual y corpórea es una parte del proyecto casi tan importante como la música. “Siempre estoy investigando qué pasa con mi cuerpo en vivo y poniéndolo al servicio del show”, cuenta. 

Su música es compleja y bastante impredecible. Habita en todo el universo que hay entre el reggaetón y el trip hop. “Mi sonido lo definiría como fronterizo, pantanoso. Por un lado, me siento bastante pop; por otro lado, me sale naturalmente algo que tiene que ver con la música latinoamericana, con los sonidos de las urbes, hip hop, trap, reggaetón y también la música electrónica”, define. 

Lo urbano es un lenguaje potente para poder decir cosas que lleguen fácilmente. Y lo experimental es correr esos géneros más allá del sonido, de lo que se dice o no se dice, lo que se habla o no se habla en el trap. Y el reggaetón también los constituye. Entonces, me gusta jugar con eso. Romper ciertos bordecitos”.

Contenido relacionado: Con un Pie en Argentina y Otro en Estados Unidos, Lula Miranda Oficializa su Salto al Reggaeton

Últimamente dice estar indagando en lo bailable introspectivo: música electrónica que en vez de aturdir y saturar habla de emociones y busca la sutileza.

Sus influencias son tan variadas como su sonido: María Elena Walsh y Mercedes Sosa son grandes referentes. También, como música que entró por el mundo de la guitarra, destaca a María Gabriela Epumer. Hoy escucha mucha música uruguaya, le encanta el candombe. “Hay algo del Río de la Plata que lo siento bastante presente”, dice, pero también escucha mucho, en sus palabras, a artistas que están a pocos metros de distancia: desde Sara Hebe hasta sus contemporáneas O.L.I.V.I.A y Marax.

También tiene una faceta de productora de eventos, en los que a veces toca y a veces simplemente organiza: “Me gusta bastante generar situaciones culturales y sociales”. 

Lo último que lanzó fue una pieza audiovisual que abarca seis canciones, grabadas en un estudio lookeado como diferentes escenarios. El 30 de marzo salió “Sentido”, en coproducción con Billion (?) y para algún momento de este año espera lanzar un EP de remixes de De la Luz, en donde todxs lxs artistas participantes son mujeres y disidencias.

Lirio

Lirio tiene 29 años y es una artista visual, compositora y productora musical independiente de Buenos Aires. En sus canciones destaca el contrapunto generado entre una producción onírica y llena de detalles y una lírica que oscila entre el español y el inglés con rimas remiten al reggaetón y al trap.

“A mi sonido lo describo como hyperpop sentimental, porque soy muy honesta en lo que hago tanto a nivel sonido como en las letras. Intento tener una búsqueda muy personal sobre el sonido. Me encanta exagerar los recursos compositivos y hacer mil cambios en cada tema”, describe.

Y continúa: “Mis influencias son muy amplias. Escucho muchísimo reggaetón y neo perreo, soy muy fan de todo lo que hagan lxs PC Music, pero también mega fan del shoegaze y dreampop”.

Contenido relacionado: Connie Isla, la ‘Tanguera Pop’, Habla de Arte, Activismo y Cannabis

Lirio también es gestora cultural y organizadora del ciclo Hyperpop en el spot porteño de Neu, en el barrio de La Paternal. Casualmente o no tanto, ciclo por el que pasaron varias de las artistas que integran este artículo.

Lleva publicados dos singles: “Carbyne” y “Donde”, y si bien produce sus propios tracks, hoy está trabajando junto a Sky Parnes, de Agva Records. “Me resulta súper enriquecedor trabajar con otrxs productorxs”, dice.

Fotos: cortesía de prensa // Portada por Natalia Kesselman

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

Elon Musk
perú cannabis medicinal
cbda
biden cannabis