ENG 🇬🇧
ananda ecuador

Cannabis

Cooperativa Cannábica ANANDA: una Alternativa para el Desarrollo Local y Sustentable

Cooperativa Cannábica ANANDA: una Alternativa para el Desarrollo Local y Sustentable

✍ 5 abril, 2021 - 12:42

Emplazada en la provincia de Chimborazo, en Ecuador, la Cooperativa ANANDA se dedica a la siembra de especies vegetales de alto valor agregado medicinal e industrial como son el cannabis, el San Pedro y la ayahuasca. ¿Su objetivo? Transformar la economía de comunidades de agricultores locales, mediante desarrollos productivos cooperativos y solidarios y la aplicación de un modelo de economía circular.

Paul Moreno, hoy director de ANANDA, es doctor en química y, durante unos 14 años, presidió una ONG que ayuda a la reconstrucción de comunidades locales afectadas por desastres naturales. Su hijo, Sebastián Moreno, es gerente y Master Grower en ANANDA.

Ambos estudian los distintos aspectos del cannabis desde hace años y desde 2012 han cultivado más de 50 variedades de cannabis.

Sebastián recuerda los primeros pasos de la Cooperativa ANANDA: “En 2016 fui a Medellín, a la primera feria MedeWeed, y en 2018 fui a Uruguay, a trabajar con cannabis. En Ecuador asistimos a cursos de farmacología dictado por Mayuecuador, un grupo de formación en cannabis medicinal, y así, de a poco, nos pusimos en contacto con referentes del sector, como son Cannativa (Polita Pepper y equipo, al que le agradecemos mucho), Ángela Bacca y Paul Stanford, por mencionar solo algunos”.

Contenido relacionado: Ecuador Despenaliza el Cannabis para Fines Terapéuticos e Industriales

El caso de ANANDA resulta interesante para Latinoamérica, dado que la cooperativa busca preservar culturas y recursos naturales que hoy se encuentran en peligro.

Al mismo tiempo, propone un modelo productivo solidario, que habilita el cultivo cooperativo a pequeña escala y reivindicando el acceso a la tierra para los pueblos originarios.

Además, la cooperativa tiene una estrategia de crecimiento y desarrollo internacional que puede resultar interesante para otras comunidades de cultivadores en la región.

El poder transformador de la economía del cannabis

ANANDA busca crear una Red de Comunidades Sostenibles, que permitirá invertir en turismo vivencial educativo, “para que gente de todo el mundo pueda venir a ver cómo funcionan las comunidades y aprender sobre el cannabis medicinal, las extracciones, la bioquímica y la producción orgánica del cannabis, entre otros aspectos”.

Según Sebastián, esto generaría empleos tecnificados y mejor remunerados que “recuperarán el campo para la última generación de agricultores del país”.

Contenido relacionado: Evolución Normativa del Cannabis Medicinal en Ecuador

“El desarrollo de comunidades mediante la incorporación de valor agregado a plantas medicinales implica alcanzar visibilidad para atraer la atención pública a problemas graves y estructurales que afectan a la comunidad, como, por ejemplo: la falta de vivienda e infraestructura, la educación, la sostenibilidad energética, alimentaria y sanitaria”, detalla el cultivador y activista.

Con el cannabis, ANANDA espera desarrollar su infraestructura en los próximos 5 años, para cuando el uso adulto del cannabis sea regulado en Ecuador.

 “Pretendemos asegurar la producción compasiva y sustentable del cannabis y, a la vez, generar una transición ágil del mercado médico al recreativo”, afirma Sebastián.

Un modelo productivo basado en la Economía Circular

El modelo productivo de ANANDA está basado en mantener una economía circular y en cultivos comunitarios y cooperativos.

En este modelo, tanto ganancias como residuos generados por la industria del cannabis son recursos que se reinvierten en otros proyectos de la misma comunidad, para el desarrollo local.

Sebastián comenta al respecto: “Buscamos promover el comercio justo, generar proyectos sustentables en el tiempo y hacer un mejor uso de recursos, lo cual requiere contar con un programa de educación y aprendizaje continuo sobre la re-utilización de recursos”.

Contenido relacionado: Ecuador Despenaliza el Cultivo de Cannabis con Bajo THC

Y continúa: “Ecuador es un país productor agrícola y nuestros campesinos están preparados para el cultivo de diferentes especies similares. Al encontrarnos sobre la línea ecuatorial tenemos un plus de 12 horas de luz solar, todo el año, todos los días. Esto es esencial para producir cannabis sin incrementar costos”.

Al ser un emprendimiento de la economía popular y solidaria, la cooperativa cuenta con convenios, impuestos bajos y accesibles, lo cual le da una ventaja en producción.

Por el momento, ANANDA tiene varios convenios. Sebastián espera cerrar el ciclo de producción dentro de la provincia en alrededor de 30 hectáreas comunitarias para la producción de cáñamo industrial (para el reemplazo de plásticos de un solo uso) y semillas para alimento de especies menores que abundan en Chimborazo.

Además, ANANDA cuenta con un  Software de Trazabilidad SISA creado en conjunto con la UNACH (Universidad Nacional  de Chimborazo), dentro del grupo de investigación EDEN.

La cooperativa espera que el software mejore la recolección de datos sobre la región y el cultivo de cannabis, además de otorgar visibilidad para recaudar más fondos para sus proyectos en prevención de desastres, energías renovables, compostaje y recolección/separación residuos.

Cannabis para mejorar la calidad de vida de las comunidades

Como cooperativa, ANANDA busca generar recursos para construir una economía en la que los principales beneficiarios sean las personas que viven en los lugares donde se cultiva y donde se desarrollan los proyectos, mejorar su calidad de vida, educación y condiciones de empleo.

Contenido relacionado: Organizaciones Cannábicas en Ecuador Envían Carta a Ministros: ‘Exigimos Regulación Incluyente’

“Queremos crear equipos de técnicos locales que puedan asesorar y capacitar a sus vecinos y que esto, a su vez, sirva para agregar valor a nivel local e internacionalizar la producción de ANANDA”, cuenta Sebastián.

Con este objetivo en mente, ANANDA ofrece capacitaciones sobre cannabis y lleva adelante distintas iniciativas junto a los socios de la ASOPROGF (Asociación de Productores de Guarango y Frutales) en el cantón de Guano. Mientras que, en otro cantón, cuenta con un convenio para la producción de cáñamo industrial y talleres de construcción ecológica (puesto que estas comunidades son especialistas en la fabricación de ladrillo quemado).

“A diferencia de un modelo industrial, en el que solo se benefician ciertos accionistas, nuestros cooperativistas obtienen ganancias y son los principales accionistas, desde esa perspectiva es un modelo win-win: todos ganan”, desliza Sebastián.

Una apuesta innovadora para tener en cuenta

En cuanto a las regulaciones actuales, Sebastián considera que “este es el primer paso”.

“De forma similar como sucede en otros países, esperamos que los reguladores en Ecuador tomen como ejemplo políticas de drogas innovadoras. Como parte de la sociedad civil, en ANANDA seguiremos luchando por conquistar más derechos”.

Contenido relacionado: Cultivos Comunitarios y Desobediencia Civil: Cannabis en Paraguay según Lisette Hazeldine

Con respecto al marco regulatorio, Sebastián plantea que se debería permitir cultivar en pequeños terrenos, aunque no estén dentro de una misma propiedad, para que toda la comunidad se beneficie y no solo aquellos que tengan las hectáreas requeridas por reglamento.

A esto, agregó que “necesitamos más y mejor educación para el público en general y para el Poder Judicial. Necesitamos menos trámites y, por ejemplo, menos burocracia para la aprobación de semillas”.

Foto: cortesía de ANANDA, edición por Natalia Kesselman

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Nicolás es Licenciado en Relaciones Internacionales e investigador del Doctorado en Política Pública y Urbana de The New School en la ciudad de Nueva York. En 2014, trabajo para Naciones Unidas en Kosovo y co-fundó la Open Data Kosovo Foundation for Digital Capacity-Building. En 2015 recibió un Master en Asuntos Internacionales y en 2020 un Master en Filosofía. Actualmente se dedica a estudiar la relación entre la industria del cannabis y las políticas de desarrollo económico equitativo en el continente Americano.