ENG 🇬🇧
Lara91k

Cultura

Lara91k: ‘Quiero Crecer Acá y Hacer Crecer la Música Argentina’

Por Lola Sasturain

Lara91k: 'Quiero Crecer Acá y Hacer Crecer la Música Argentina'

✍ 23 abril, 2021 - 12:33

https://elplanteo.com/wp-content/uploads/2021/03/BANNERS-HEMP6.png

“D.N.I.” de 2019 fue el primer lanzamiento oficial de Lara Artesi bajo el nombre Lara91k. Menos de dos años después, quien fuera vocalista y compositora de Coral Casino lleva varios singles como solista en su haber y está pensando en un álbum. 

Su último tema, junto a Karne Palta, se llama “Tell Her”. Lo precedió “Isla”, compuesto por su hermano Iván Artesi y producido por Percii. Y el año pasado pegó hit masivo: “Dándote”, junto a Cazzu y Chita. 

Lara habita un lugar híbrido, difícil de encasillar en el panorama musical actual. Es de las artistas femeninas con más crecimiento dentro del under devenido en mainstream y cuenta con varios años de carrera sobre sus espaldas. 

Hace música pop pero de espíritu lo-fi, trapea desde bastante antes de que se ponga de moda, pero sus letras -a veces un poco emo, como ella misma describiría- suelen hablar de sentimientos más que de zapatillas caras. También le gustan las bandas y los instrumentos.

Ella misma asegura que no se siente parte de ningún género, pero sí de una escena. Una escena alternativa que está en el medio del rock/indie y el trap. “Aunque no tenga tanto que ver nuestra música en sí, siento que comparto eso con Cato y Paco (Ca7riel y Paco Amoroso), por ejemplo”, aproxima.

Contenido relacionado: Esteban Lamothe Cuenta la Historia Detrás de Ouke, con Ca7riel y Paco Amoroso

Pero no se considera “ni a palos” una artista de trap: primero porque recién está empezando, y sabe que quiere hacer muchas cosas diferentes. De su cabeza han salido boleros, canciones emo, reggaetones. “Y no me interesan los géneros en ningún aspecto en esta vida”, sentencia.

Sol, arena y guitarras: Lara Artesi pre 91k

La historia de Lara en la música viene de larga data. En el año 2007, tocó por primera vez en El Refugio del Rock, un bar de Pinamar. Acompañada por amigos, interpretó algunos covers. La buena estrella ya se hizo presente desde esa primera fecha: “Fue mi primer show y cayó Willy Crook, fue a buscar el saxo y se puso a tocar conmigo”, rememora. “Yo era muy fan de él desde chiquita por mis viejos así que fue increíble”. 

En aquel entonces, Lara vivía en la ciudad costera; así fue durante toda su adolescencia. Su familia tenía un hotel allá y, en la crisis del 2001, fueron a instalarse con sus xadres. Vivían en la casa de atrás y en verano convivían a diario con turistas.

Lara91k

Lara con su amigo Paco, de Pinamar // Foto: Eugenia Amodio

En esa época, Lara miraba mucho Rocket Power y MTV y le gustaba mucho la onda punky californiana, así que vivir en Pinamar era un poco como un sueño. “Pasar la adolescencia en un lugar tan turístico es como estar y no estar en ningún lado. Siento que vivir en un lugar así te vuelve más soñadora, medio emo, profunda… para adentro y también para afuera. Éramos muy de inventarnos las situaciones porque en invierno no pasaba nada. Pero tenía los mejores amigos del mundo, un grupo increíble de gente piola e inspiradora, unos loquitos de la playa”, recuerda con cariño.

Luego, junto a quien era su novio, armaron una banda llamada Slow P. En sus palabras, eran “medio reggae, medio The Police, medio Sublime”. Y, después, con su amigo Clauss Hesse -de Pinamar, el mismo que la acompañó en su primer show- formaron el dúo indie Lara Clauss. Y, al año siguiente, llegó Coral Casino, luego de conocer a Roque, actual OroDembow. En ese momento, Lara ya estaba harta de la guitarra.

La era Coral Casino

El primer disco de Coral Casino fue Slytherin, una mezcla entre vaporwave, trap y R&B que en su momento fue totalmente fresco y novedoso. Y tuvo una recepción que ni ellxs se esperaban. “Fue muy lindo porque cada uno aportó mucho. Estuvimos todo el 2014 grabándolo y diciendo ‘no puedo creer lo que estamos haciendo, es increíble’. No había casi referencia de nada así acá. Fue muy genuino y orgánico nuestro cruce”.

Contenido relacionado: Hablamos con El Sidechain, Productor y Director Musical Detrás de Khea y Cazzu

Lara recuerda esos inicios con mucho amor, como una etapa en la que sabían que tenían algo grande entre manos pero que salía con total naturalidad. “Fue casi sin pensarlo. Todo ese principio fue increíble. La inocencia… los inicios de los proyectos son hermosos porque hay mucha inspiración y muy pocas fórmulas. Hay algo lindo en no entender qué carajo estás haciendo. Después, los procesos creativos se vuelven más difíciles: estás pensando en no hablar de ciertas cosas, o presionándote por siempre hacer algo nuevo, te empezás a enroscar. Me pasa siempre que hablo con amigxs artistas, la rompen y están todos re enroscados”. 

Por todo esto, y porque con Roque se adoran y tienen una química artística que trasciende, es que tampoco se siente cómoda hablando de Coral Casino en pasado: “Coral fue un viaje muy zarpado. Y a Roque lo amo. Hubo un momento en donde era claro que teníamos que cada uno flashear la nuestra, pero estamos abiertos a que sigan sucediendo cosas. Algún día amaría volver a sacar un disco de Coral. Pero yo tenía adeudado, sobre todo como mujer en la música, salir a hablar de mis cosas y en un dúo eso a veces es complicado”.

Romántica incurable

“Cada año me animo más a decir que sí produzco. Generalmente digo ‘hago unas maquetas de mierda y alguien me las arregla’ porque para mí la música siempre fue más de vomitar algo y no tanto de sentarme a trabajar los beats. Ahora estoy más exigente y más involucrada”, cuenta Lara. Pero el proceso es muy diferente para cada canción: puede hacer un beat entero y trabajarlo con alguien, o empezarlo y dárselo a algunx productorx para que lo termine, subirse a un beat hecho por unx amigue o ultimar los detalles de un beat hecho por otrx. Lo primero que produjo 100% sola fueron varios tracks de su último mixtape, subido a YouTube, que se llama Romance.

“Lo saqué como mixtape precisamente por eso: no está mezclado del todo bien. Pero es porque yo me achico”, asume con humildad. Fue un poco un experimento. “No suena como lo otro que saqué, pero qué importa, mirá lo que hace Yung Lean”, dice citando a uno de sus referentes. 

El mixtape nació porque su novia se iba a México y no iban a poder pasar juntas el 14 de febrero. “Yo soy una romántica malflashera y pensé que ese día iba a estar sola y re mal, y me propuse hacer algo especial, un mixtape con todos temas que hablen de ella”, cuenta riéndose. Muchos de los temas ya los tenía pero no pensaba lanzarlos. Lo armó en un día y su amigo y habitual colaborador en la producción Percii la ayudó a darle el toque final.

Contenido relacionado: Saramalacara: Trap, Shitposting y Nerdeadas Fumonas

Lara cree que Romance también fue una manera de mostrar su faceta no tan comercial o mainstream y está feliz de la gran recepción que tuvo entre sus oyentes. Romance tiene mucho de cloud rap y trap lo-fi, atmósferas narcóticas y baladas R&B a corazón abierto. Y es una gran muestra de la versatilidad de la artista y de lo que puede lograr cuando no responde más que a sus impulsos más personales.

Hoy, Artesi también está en proceso de sacar un álbum. Y le encanta lo que tiene entre manos, así que va a tomarse todo el tiempo que haga falta para que quede exactamente como tiene que quedar. La idea es que vea la luz en algún momento de este año: “Pero los tiempos son muy raros, sobre todo desde que existe la pandemia. Hay gente que se guardó discos enteros que ya estaban listos por un año, esperando sacarlos. Siento que ahora ya dejamos de correr al reloj”.

Momento de mucha consciencia

A Lara le gusta la marihuana, pero es cautelosa a la hora de hablar públicamente de estas cuestiones. Más aún dentro de los ambientes donde se mueve: “Tengo sentimientos encontrados. Me encanta pero conozco gente muy adicta que está todo el día re loca de porro y pastillas. Estoy en un momento de mucha consciencia”, dice. 

Así como el reggae tiene al porro y la escena electrónica al éxtasis, la droga insignia -al menos en el imaginario colectivo- del trap son los psicofármacos legales. Y es una escena de gente muy joven. Esto a Lara le da miedo. “Yo también probé de todo, pero no me parece que unxs niñxs adolescentes tengan que meter pastillas dentro de una sprite para ser trap”, se lamenta.

Contenido relacinado: Ni Drogas Ni Pose Gángster: Conocé a Guti Boy, el “Trapero Bueno”

El abuso de psicofármacos legales le parece lo más peligroso de la discusión sobre las drogas: no solamente en la escena musical urbana, sino principalmente entre los adultos mayores. “Al ser legal, incluso hay gente que jamás se drogó en su vida y terminan re anulados porque creen que eso es lo que tienen que hacer para estar bien. Y yo siempre estoy del lado de las minorías y de lxs marginadxs. Siempre voy a entender más a alguien que falla que alguien que está en pleno éxito. A mi la del éxito, la de ‘estoy acá con mis cadenas y soy un capo’, no me sirve para nada”. 

Está muy lejos de ser anti, pero vio con sus propios ojos mucho del daño que hace la banalización del discurso pro drogas. Por estas cuestiones, y tratando de ir más allá de su experiencia puramente personal, siempre intenta ser lo más responsable posible a la hora de comunicar: “Yo ahora estoy muchísimo más tranquila que antes. Y si tuviera que dar un mensaje la verdad no sé cual sería. Lo mejor me parece ser sincera: me enrosca tomar una postura”.

All girls to the front!

Lara91k es solista pero no está sola: es afortunada de compartir trabajo, fechas y procesos creativos con amigas a las que admira un montón. Junto a las chicas que trabajan bajo el amparo de Clix, si bien cada una con su estilo particular, hoy se sienten parte de algún tipo de mini escena conjunta: junto a Chita, Taichu y Catnapp desde Berlín. Las cuatro tuvieron su pequeño festival en el Hipódromo de Palermo, el pasado enero, durante la visita de Catnapp al país, para público reducido y siguiendo todos los protocolos vigentes.  

Contenido relacionado: Catnapp, un Alien de Ningún Lugar

“Es increíble. Yo vengo de años de tocar y siempre estar rodeada de chabones”, cuenta. “Cosas como compartir camarín, line up, hacer siempre feats con pibes… Ahora la escena de pibas re creció y me encanta trabajar con amigas que son full inspiración. Siento que somos como una pequeña familia y el festival del Hipódromo fue hermoso, nuestro festivalito de amigas”.

Con las chicas, se encuentra en constante feedback creativo. Próximamente, piensa sacar una colaboración con Taichu. “Nos hicimos muy amigas y nos juntamos mucho a grabar”, dice refiriéndose a la joven MC.  Y afirma vendrán muchas más colaboraciones muy lindas. “Se está armando algo re lindo acá. Ya no estoy esperando hacer colaboraciones con gente de afuera, o que me escuchen en el exterior. Quiero crecer acá y hacer crecer la música argentina”.

Foto de portada: Toto Pons



Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

Estados Unidos Cannabis
tolerancia marihuana
coronavirus cannabis