ENG 🇬🇧
productos cáñamo marihuana no cura todo

Cannabis

La Marihuana Será una Planta Visionaria, pero No una Panacea

Por Andrew DeAngelo

La Marihuana Será una Planta Visionaria, pero No una Panacea

✍ 2 noviembre, 2021 - 13:56

Un escritor al que respeto me hizo una crítica constructiva que me hizo pensar. “¿Cómo es posible”, me preguntó, “que pueda abogar por el cannabis para cambiar a la gente, cuando lxs insurrectos del 6 de enero estaban fumando porro en el Capitolio? ¿Dónde estaba mi preciada panacea conocida como la planta de cannabis para salvar el día entonces?”.

Su visión hizo un enorme agujero en gran parte de mis escritos y mi defensa recientes. Sentí que el pánico se apoderaba de mí. Es el tipo de pánico que se siente cuando se sospecha que algo está mal o incompleto. Después de reflexionar un poco, pensé en sentarme y tratar de dar sentido al enigma.

Contenido relacionado: Marihuana: ¿la Madre de la Innovación?

La primera idea que me vino a la cabeza fue que el porro que estaban fumando no era bueno o que no habían fumado lo suficiente. O quizás necesitaban una planta visionaria más potente que el cannabis. Mi ego me dijo que la marihuana no podía ser la culpable. La planta no tuvo suficiente tiempo para hacer su magia de adentro hacia afuera. He tenido unas 35.000 sesiones de cannabis en mi vida y esa gente simplemente no lo hizo. Ya entrarán en razón con el tiempo.

El segundo pensamiento que me vino a la mente fue que el primer pensamiento podría ser ingenuo. La gente mala que hace cosas malas también fuma porro. Hay que reconocer esta verdad para intentar tender puentes entre la gente del cannabis y lxs demás. El cannabis puede causar daños cuando los humanos interactúan con él de forma negativa. Hay gigantescos cultivos ilegales de los cárteles en los bosques de California que contaminan ríos y arroyos. Hay criminales violentos en el comercio de porro.

Y, sí, un grupo de tontxs que irrumpieron en el Capitolio a principios de este año tenían los porros al aire mientras intentaban robar las elecciones. Tuvieron más que suerte de no recibir un disparo en el corazón, como puede decir cualquier estadounidense negro o marrón. Veremos si alguno de ellos es acusado de posesión de cannabis además de todo lo demás, dadas las leyes federales en contra. Nuestra comunidad ciertamente se habría enfrentado a tales cargos, suponiendo que hubiéramos sobrevivido a la bala.

La verdad es que las plantas no pueden hacer su magia en la gente a menos que la gente quiera que se haga magia en ellas. Y esas mismas plantas pueden hacer algo de magia oscura en las personas que lo deseen. Se llaman plantas visionarias por una razón y si tu visión es malvada, bueno, la planta estará ahí para eso también. Me gusta pensar que estas plantas son más inteligentes que las personas porque hoy en día hay más gente consumiendo cannabis que nunca.

En general, mi experiencia me dice que la mayoría de estas interacciones han dado lugar a una persona más amable. Sé que la planta de cannabis ha llegado a un lugar muy diferente dentro de la gente que cuando yo crecía en los ’70 y ’80. La planta está dentro de más mentes y cuerpos que nunca antes a pesar de un esfuerzo billonario para detenerla que continúa hasta hoy. Hay algo que está sucediendo aquí y lo que es puede no estar exactamente claro. Como todo en la vida norteamericana, es complicado.

Contenido relacionado: EEUU: ¿Fue un Error Estratégico Despenalizar la Marihuana?

Al final, la lucha por los derechos y la libertad del cannabis es una partida de ajedrez de varios niveles. Uno de esos niveles implica la defensa y la trascendencia a la sociedad principal. Otro nivel está en las calles, y nuestra comunidad está dispuesta a resistir cuando se trata de eso. El ámbito de la política pública ha sido otro campo de batalla y seguirá siendo un lugar donde la gente del cannabis debe mostrarse fuerte. Esta es la única manera de sacar a nuestrxs pioneros y guerreros de la cárcel y de que vuelvan a trabajar en el sector.

A veces la gente mala hará cosas malas en nombre del porro, y nuestra comunidad tendrá que responder de buena manera. Otras veces podremos celebrar actos heroicos de triunfo mientras la legalización se extiende por todo el mundo. Y habrá momentos de amarga derrota en los que tendremos grandes heridas que curar y grandes lecciones que aprender. Podemos contar con todos estos resultados y más, ya que éste ha sido nuestro camino durante muchas generaciones.

La marihuana no es una panacea, pero no he encontrado otro tema por el que abogar con mayor impacto en la gente y las comunidades. La única panacea en la vida es nuestra dependencia de los demás, y el amor y la esperanza que inspiran a la humanidad a seguir adelante a pesar de la oscuridad que nos rodea. Un buen porro que se pase entre nosotrxs puede ayudar a iluminar la tierra mientras recorremos el largo camino a casa. Ese mismo porro puede servir para planear todo tipo de cosas a las que no suscribo. Todxs tenemos que estar bien abiertos a ese hecho y comprender que incluso las plantas visionarias se complican con la locura de los seres humanos.

Este artículo es de uno de nuestrxs contribuyentes externxs. No representa la opinión de El Planteo y no ha sido editado.

Vía Forbes, traducido por El Planteo.

Foto por Elsa Olofsson vía Unsplash

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Andrew DeAngelo

ACERCA DEL AUTOR

Andrew DeAngelo, Cannabis Industry Consultant and Strategic Advisor, Co-founder of Harborside & Last Prisoner Project, Founder of Andrew DeAngelo Consulting

Andrew DeAngelo is a visionary leader with a proven track record of enacting systemic social change and developing best practices in cannabis. Andrew lends his vast cannabis business and political expertise as a consultant for hire to the global cannabis community at large, including several strategic partnerships with the world’s leading cannabis-centric service firms. Over two decades as an activist, Andrew worked on a variety of voter initiatives which legalized medical and adult use cannabis in San Francisco, Washington D.C, and the State of California. As a co-founder and advisor to Harborside, Andrew has pioneered legal cannabis business processes and provided groundbreaking political engagement and thought leadership to the cannabis community — leading the design and development of gold-standard cannabis retail by innovating many “firsts” for the industry. This includes: introducing CBD medicines to heal severely epileptic children, implementing the first lab-testing program in the history of cannabis dispensing, creating child-resistant packaging for edibles, standardizing inventory tracking, initiating senior outreach, and successfully preventing the federal government from seizing Harborside in forfeiture actions against the company in 2012. Andrew began his political career as an activist while studying for his MFA in acting at the American Conservatory Theatre in San Francisco. He has starred in several films and runs an entertainment production company, DeAngelo Brothers Productions (DAB), with his brother Steve. Andrew is co-founder and Chairperson of the Board for the non-profit Last Prisoner Project (LPP) and a founding Board of Directors member of the California Cannabis Industry Association (CCIA) where he served from 2013 to 2020. https://www.andrewdeangelo.com

También puede interesarte

illinois ventas cannabis
Lil' Kim marihuana
exxon
Steve Van Zandt cannabis