ENG 🇬🇧
askgrowers periodistas cannabis ucrania guerra

Cannabis

De Periodistas Cannábicos a Refugiados de Guerra: Seguimos en Contacto con Askgrowers en Ucrania

De Periodistas Cannábicos a Refugiados de Guerra: Seguimos en Contacto con Askgrowers en Ucrania

✍ 20 March, 2022 - 15:05


¡No te pierdas ni una noticia! Haz click aquí para suscribribirte a nuestra newsletter GRATUITA.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo. Instagram // Facebook // Twitter



Por Jackie Bryant.

El día en que Rusia invadió oficialmente Ucrania, recibí un correo electrónico de Lana Braslavskaia, que gestiona el marketing y las relaciones públicas de AskGrowers. Este sitio web de cannabis con sede en Kiev se centra en información y reseñas sobre cultivos de cannabis, marcas y dispensarios. Quería saber si me gustaría entrevistarla sobre su trabajo y sobre cómo es actualmente operar un sitio web de cannabis en una ciudad sitiada por Rusia. Le dije que sí y nos escribimos por correo electrónico. Al día siguiente publiqué esa conversación en Forbes.

Para ver la primera parte de la conversación, entra a este artículo.

La semana pasada le envié un correo electrónico para preguntarle cómo le iba, y si podría compartir más información sobre lo que está sucediendo en Ucrania. Ayer me respondió con un relato francamente impactante y desgarrador de las últimas semanas. Braslavskaia finalmente pudo salir de Ucrania y ahora está instalada de forma segura en otro lugar de Europa, por lo que pudo responderme.

A continuación, el correo electrónico de Braslavskaia, enviado el 10 de marzo

Perdón por contestar tan tarde. He superado un camino difícil y dediqué todo mi tiempo al trabajo voluntario urgente. Quiero agradecerte el apoyo informativo que nos proporcionas. Esto ayuda a mucha gente a saber lo que realmente ocurre en Ucrania.

Hoy, 10 de marzo, se cumplen 15 días de guerra.

Contenido relacionado: Guerra en Ucrania: Periodistas Cannábicos Locales Relatan sus Vivencias

Te diré honestamente, Jackie, que me parece que la guerra lleva al menos seis meses. El volumen de noticias, esperanzas, lágrimas, actividades para ayudar a amigxs, a desconocidxs y a las Fuerzas Armadas de Ucrania es simplemente enorme. Antes pensaba que las redes sociales y todo el ruido informativo eran un súper problema para toda la sociedad civilizada. Pero ahora recuerdo felizmente los días en los que no podía dejar de mirar publicaciones estúpidas en Instagram. Al fin y al cabo, entonces podía solucionarlo limitando el funcionamiento de la aplicación o simplemente con la fuerza de voluntad. Pero ahora es imposible dejar de vivir en el teléfono, porque hay vidas que dependen de él.

Toda la población de Ucrania está experimentando absolutamente lo mismo que ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial. Se trata de una guerra de conquista que, por desgracia, se ha repetido en nuestra tierra. La única diferencia es que, con la ayuda de la más fuerte maquinaria de propaganda, Putin está tratando de fingir que esto no es una guerra de conquista, en una operación especial de desarme y “desnazificación”. Esto es una mentira absoluta. Y en cuanto a la “desnazificación”: esto es una tontería increíble, tenemos un presidente, Volodymyr Zelensky, judío de habla rusa, cuyos familiares murieron durante el Holocausto, y su abuelo fue galardonado con una medalla al valor.

En estos momentos estoy en Europa Occidental desde hace 3 días. Mi padre se quedó en Kiev, se alistó en la defensa territorial de la ciudad. Tiene 52 años. En Kiev se oyen explosiones a diario. En los suburbios de la capital se están llevando a cabo acciones activas, por lo que lxs habitantes de Kiev intentan ayudar en la defensa y la vida de Kiev en la medida de lo posible.

Los sectores desprotegidos de la población intentan abandonar Kiev e ir a las regiones occidentales de Ucrania o a Europa Occidental. Lxs niños y ancianos y las mujeres que los cuidan no pueden ayudar en la defensa y posterior contraofensiva, por lo que pueden convertirse en bocas extra en una ciudad donde conseguir comida ya es difícil. Lo lógico sería abandonar la ciudad y dar a nuestros defensores más comida y espacio para trabajar. También quiero señalar que quedan muchas mujeres, las que tienen experiencia de combate, trabajadoras médicas, así como trabajadoras de servicios esenciales.

Contenido relacionado: Vientos de Guerra: el Desastre Ambiental que Podría Estallar en Chernobyl

No quedan cosas normales para lxs residentes de las zonas donde hay hostilidades. Para las zonas donde todavía hay calma, casi lo mismo. Ya que, o bien aceptan un enorme flujo de refugiadxs, u obtienen la ayuda humanitaria, o están en permanente temor por sus seres queridos que viven en las zonas calientes.

Por ejemplo, lxs padres de mi amigo cercano no han sido contactados desde hace 6 días: están en Mariupol, el punto más caliente en este momento. No sabe si están vivxs. La ciudad es una catástrofe humanitaria. Lxs niños están muriendo de deshidratación.

Mi novio está en el frente ahora mismo. Sirve en una unidad tal que tiene prohibido decir exactamente dónde está ahora. Cada dos días escribe que está bien. Naturalmente, no vivo mientras espero su próximo mensaje. No escuché su voz durante casi 10 días. Al mismo tiempo, le respeto y me siento muy orgullosa de él, porque si no fuera por personas tan valientes, ya no tendríamos nuestra patria, y yo no tendría a dónde volver.

Mi colega y su marido siguen en el territorio ocupado cerca de Chernobyl. Casi no hay comunicación con ellxs, una vez cada pocos días logra comunicarse por teléfono y decir que están bien. No hay electricidad. Están en el pueblo con su abuela y hay suministros de alimentos, viven sólo con la ayuda de esto.

Pude salir en el autobús de evacuación organizado por mi empresa [Askgrowers]. El camino hasta la frontera me llevó 2 días y 2 noches.

Contenido relacionado: Crypto: Así se Han Usado los USD 100 M Donados a Ucrania en Criptomonedas

También quiero destacar la ayuda real de nuestros vecinos, Polonia, Eslovaquia, Rumania, etc. Sus voluntarixs hacen un trabajo increíble: comida caliente, agua, ropa, reasentamiento, transporte, asistencia médica y psicológica… Todo esto se proporciona de forma gratuita.

Todo esto ayuda mucho, pero el dolor por lo que está pasando no puede desaparecer. Hablé con mucha gente por el camino, y ni una sola persona quiere ser refugiada. Nadie quiere aprovecharse de la situación para sus propios fines egoístas. Realmente queremos volver a casa y dejar el país sólo para vacaciones/trabajo/formación.

Vía Cannabitch, traducido por El Planteo.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

El Planteo

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

Cannabis y Finanzas - Imagen por Ilona Szentivanyi. Todos los derechos reservados a El Planteo y Benzinga. gráfico viridian
ruth bader ginsburg
acru
trump
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]