ENG 🇬🇧
marihuana dolor

Cannabis

¿Puede la Marihuana Curar el Dolor Crónico?

Por The Green Fund

¿Puede la Marihuana Curar el Dolor Crónico?

✍ 16 febrero, 2021 - 10:10

Más de 100 millones de estadounidenses sufren actualmente de dolor crónico, lo que lleva a muchas personas a consumir opiáceos adictivos y potencialmente mortales. Por ende, muchxs pacientes están buscando otros tratamientos para sus afecciones.

Contenido relacionado: Marihuana Vs. Opiáceos: Un Estudio sobre Pacientes con Dolor

El dolor crónico se define como cualquier dolor que dure más de tres meses, potencialmente como resultado de otros síntomas como la artritis, la diabetes o una lesión deportiva.

Se calcula que 1.500 millones de personas padecen dolor crónico alrededor de todo el mundo. Esta cifra supera a la de todxs lxs que padecen cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes, por lo que el dolor crónico es una de las mayores cargas sanitarias del mundo.

Aproximadamente unx de cada tres estadounidenses y unx de cada cinco australianxs padecen dolor crónico.

Aparte del dolor en sí, hay muchas externalidades negativas que afectan a lxs que sufren dolor crónico, como la depresión, los trastornos del sueño y la fatiga. Además, lxs enfermos de dolor crónico suelen tener que gastar más en atención sanitaria y pasar menos tiempo en el trabajo, lo que supone una presión financiera que se suma a sus problemas.

Repercusiones en la economía

El dolor crónico no sólo afecta a un gran número de personas, sino que también tiene enormes repercusiones en la economía. Sólo en Australia, se calcula que el dolor crónico cuesta USD 66.100 millones al año, cifra que podría ascender a unos USD 215.600 millones en 2050.

El dolor crónico es más frecuente a medida que se envejece, lo que no es un buen panorama si se tiene en cuenta que la mayor parte del mundo tiene una población que envejece. La gente vive más tiempo y tiene menos hijxs, lo que significa que dentro de unas décadas podríamos ver un enorme aumento de las cifras de dolor crónico.

Aunque el dolor en sí mismo es sólo una parte del problema. Lxs enfermxs de dolor crónico a menudo se ven incapaces de dejar de tomar su medicación para el dolor -a menudo opiáceos-, que puede ser altamente adictiva y potencialmente mortal.

La epidemia de opiáceos

En sus intentos por aliviar el dolor crónico, muchxs se encuentran dependiendo de los opioides, que a menudo pueden volverse adictivos y en muchos casos pueden ser fatales.

En la década de 1990, en Estados Unidos, lxs profesionales médicxs empezaron a recetar cada vez más opiáceos para una lista creciente de problemas de salud. Las prescripciones de analgésicos opiáceos se dispararon de USD 76 millones a USD 207 millones entre 1991 y 2013.

Contenido relacionado: Cómo el Tratamiento con Ibogaína Podría Acabar con la Adicción a los Opiáceos

Coincidiendo con este aumento de las prescripciones de opiáceos, se produjeron muertes ocasionadas por el uso indebido de opiáceos, que acabaron provocando 47.600 muertes en 2017. Es decir, más de 130 muertes al día.

Ese mismo año, 1,7 millones de estadounidenses declararon sufrir problemas de abuso de sustancias relacionados con los opiáceos recetados. Hubo 58 prescripciones de opiáceos por cada 100 estadounidenses en 2017, con tasas más altas en las ciudades con mayor desempleo.

Y cuando se combinan el envejecimiento de la población, la crisis del dolor crónico y la epidemia de opiáceos, se pueden empezar a ver algunos impactos reales en la economía.

Algunos estudios sobre el tema

Un estudio de la Escuela de Economía ha descubierto que el aumento de la proporción de población anciana en Asia reducirá significativamente el crecimiento económico debido a la disminución de la participación laboral en la región. Además, el envejecimiento de la población provocará probablemente un aumento de la demanda de asistencia sanitaria, con menos contribuyentes en activo para soportar este aumento.

Pero no son sólo lxs ancianxs los que padecen dolor crónico. Otro grupo que con frecuencia declara tener dolor crónico es, como es lógico, el de lxs deportistas.

Los deportes son exigentes físicamente y a menudo conducen a lesiones, ya sea una lesión grave o lesiones menores repetitivas, y ambas pueden pasar factura al cuerpo con el tiempo. Para unx atleta, una lesión puede significar tener que dejar de practicar su deporte durante semanas o meses, algo por lo que nadie quiere pasar.

Por ello, puede ser más fácil para lxs deportistas simplemente tomar una pastilla y adormecer el dolor. Por esta razón, las adicciones a los opiáceos pueden afectar de forma desproporcionada a lxs deportistas más que a sus homólogxs no deportistas.

Según un estudio publicado en línea en la revista Drug and Alcohol Dependence, el 7% de lxs antiguxs jugadores de la NFL consumen fármacos opiáceos para el dolor. Esto supone una tasa 3 veces superior a la de la población general.

Marihuana para el dolor crónico

Evidentemente, el dolor crónico es un problema grave y en crecimiento, con muchas ramificaciones sociales. Mientras las sociedades tengan poblaciones envejecidas y atletas, seguirá habiendo dolor crónico. Y, tal como están las cosas, mientras haya dolor crónico, el uso indebido de opiáceos tampoco estará lejos.

Entonces, ¿dónde encaja el cannabis?

Contenido relacionado: Rebobinar Para Avanzar: Futbolista Costarricense Rodney Wallace Comparte su Historia con el Cannabis

Bueno, cada vez más atletas están apoyando el CBD y la marihuana como una forma de tratar sus lesiones deportivas, y de reducir la inflamación y el dolor.

Desde el luchador profesional de la UFC Nate Diaz hasta el patinador profesional Matt Miller, muchxs atletas están empezando a sacar sus propias líneas de productos de CBD, diseñados para reducir la inflamación y el dolor sin necesidad de medicamentos adictivos.

“Digamos que tienes un hombro dolorido, o cualquier parte de tu cuerpo, te frotas una crema con CBD y en diez minutos hay una disminución sustancial del dolor”, dice Matt Miller, patinador profesional y fundador de MillerHealer.

Avances en la investigación clínica

A medida que se acumulan estos datos anecdóticos, la investigación clínica también está empezando a informar de resultados similares. Por ejemplo, en un estudio en el que participaron 2.897 pacientes de cannabis medicinal, lxs pacientes informaron de forma abrumadora que el cannabis proporcionaba un alivio igual al de sus otros medicamentos, pero sin los efectos secundarios no deseados.

Otro estudio en el que participaron 274 personas descubrió que, al consumir marihuana, la sensación del dolor disminuía junto con la de la discapacidad social y emocional. Y no sólo eso, sino que el consumo de opioides durante el seguimiento disminuyó en un 44%.

Y quizás lo más interesante es que esto no fue algo puntual. Se ha comprobado sistemáticamente que en los estados donde la marihuana es legal, las prescripciones de opiáceos disminuyen.

Debido a los efectos analgésicos de la marihuana, muchxs se preguntan ahora si puede utilizarse como sustituto de los opiáceos, y si puede ayudar a aliviar tanto el dolor crónico como la actual epidemia de opiáceos.

Estudios que confirman las sospechas

Otros estudios tempranos han confirmado estas sospechas. Un estudio publicado en el American Journal of Psychiatry and Neuroscience que encontró que “Después de 6 meses, 156 pacientes (26%) habían dejado de tomar opioides”. “Otros 329 pacientes (55%) habían reducido su consumo de opioides en una media del 30%. Ciento catorce pacientes (19%) no aumentaron ni disminuyeron su consumo de opioides”.

Adie Wilson-Poe, neurocientífico y asesor de Weedmaps, declaró que “cuando lxs pacientes tienen acceso al cannabis, rellenan menos recetas de opiáceos, consumen menos, sufren menos sobredosis y siguen vivxs”.

Contenido relacionado: La Marihuana Podría Ayudar a Tratar Adicciones a las Drogas y el Alcohol

Los comentarios de Wilson-Poe están en relación con un documental creado por la empresa de cannabis auxiliar WeedMaps, que exploró este potencial del cannabis para ayudar a aliviar a la gente de los medicamentos más duros.

“Ninguna otra política, intervención clínica, ley o terapia farmacéutica tiene el tipo de impacto que tiene el cannabis cuando se trata del consumo de opiáceos”, dice Adie Wilson-Poe.

Medlab Clinical (ASX: MDC), por ejemplo, está desarrollando una serie de medicamentos derivados del cannabis, uno de los cuales es NanaBis, diseñado para servir como alternativa a los opioides para quienes sufren de dolor crónico por cáncer.

NanaBis ya está siendo recetado por lxs médicxs para el dolor crónico del cáncer, y varixs médicxs han dicho a Medlab que el medicamento está disminuyendo con éxito la dependencia de lxs pacientes de los opioides para el tratamiento del dolor.

Puedes leer más sobre MedLab y sus medicamentos de cannabis en nuestro reciente informe aquí.

Conclusión

Aunque los estudios sobre el cannabis se encuentran en sus primeras etapas, parece que se acumulan las pruebas de que el cannabis puede ayudar a reducir diferentes tipos de dolor y aliviar a las personas de los opioides.

¿Y lo mejor de todo? La Organización Mundial de la Salud considera que los cannabinoides como el CBD “no presentan efectos que indiquen un potencial de abuso o dependencia”. Hasta la fecha, no hay pruebas de problemas relacionados con la salud pública asociados al uso de CBD puro”.

Contenido relacionado: La Marihuana como Herramienta Contra la Adicción

¿Podría el cannabis ser realmente la próxima droga que nos salve del dolor? Sólo el tiempo lo dirá.

Vía The Green Fund, traducido por El Planteo.

Foto por Ave Calvar vía Unsplash

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

The Green Fund

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

criptomonedas chile
Cannabis
Perro CBD
tesla china
¿Quieres agregar un acceso directo a El Planteo a la pantalla de tu dispositivo móvil?    Agrégalo ahora No, gracias