ENG 🇬🇧
pymes cannabis

Cannabis

Cannabis Legal y Transición Productiva: PyMES Argentinas Adelantan su Visión del Mercado Potencial  

Cannabis Legal y Transición Productiva: PyMES Argentinas Adelantan su Visión del Mercado Potencial  

✍ 3 May, 2022 - 12:05


¡No te pierdas ni una noticia! Haz click aquí para suscribribirte a nuestra newsletter GRATUITA.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo. Instagram // Facebook // Twitter



El Ministro de Desarrollo Productivo de la Argentina, Matias Kulfas, describió al cannabis como “un insumo que va a revolucionar el sector industrial en Argentina”. En 2021, su cartera envió al Congreso un proyecto de Ley para regular la producción de cannabis de grado farmacéutico y de cáñamo industrial.

El proyecto busca exportar derivados terminados, aumentar salarios y la rentabilidad de las empresas en USD. Asimismo, armonizar la producción de cannabis argentino con las regulaciones internacionales “más representativas de la industria”.

Esta visión exportadora del cannabis se complementa con otra, la del mercado interno del cannabis, que puede ayudar a mejorar los ingresos de pequeñas y medianas empresas (PyMES). Empresas que, si bien todavía no exportan en cantidad, podrían hacerlo si crecen lo suficiente.

Contenido relacionado: Argentina: Ministerio de Ciencia y Tecnología Presenta su Convocatoria ‘Programa de Investigación y Desarrollo en Cannabis’

A nivel internacional resaltan algunos segmentos que empujan la demanda minorista de cannabis, como los cosméticos, los suplementos y el cannabis “recreativo” o de uso adulto.

Sin embargo, no todas las PyMES pueden participar del mercado del cannabis. La prohibición de la planta por la Ley 23.737 y la falta de una ley industrial retrasa aún más ese desarrollo.

Entonces, ¿cuáles son algunas de las PyMES argentinas que se preparan para la industria del cannabis? Y más importante aún: ¿cómo luce esta revolución productiva para estas empresas?  

Los ‘yuyos’ de Hernán: un mercado de USD 200 mil millones

Producir cosméticos y suplementos a base de extracciones vegetales de cannabis o de cáñamo es un proceso complejo que requiere de laboratorios, habilitaciones, controles de trazabilidad, acceso a distribuidores, y conocimiento especializado.

Además, al ser una planta prohibida y estigmatizada, para avanzar, la industria necesita educar mediante el marketing a una creciente cuota de consumidores que día a día deciden reemplazar productos tradicionales (ultra-procesados y transgénicos) por otros naturales.

Emplazada en la ciudad de Esperanza, en la Provincia de Santa Fe, Natufarma es una empresa argentina mediana que cumple todos estos requisitos.

Natufarma inauguró la categoría de suplementos dietarios en la Argentina, que en el mundo representa un mercado de USD 200 mil millones. La firma esperancina tiene una planta de extracción diseñada y construida en la provincia, 62 empleados, distribuidores en todo el país y más de 30 productos y submarcas en el segmento nutricosmética.

“La compañía empezó de la mano de mi papá, Hernán, en el ‘84. Él es farmacéutico y le gusta hacer medicamentos genéricos”, dice Fernando, gerente de la empresa.

Contenido relacionado: Pampa Hemp y Natufarma Desarrollarán Productos Farmacéuticos a Base de Cannabis con Fines Medicinales

“Él hizo un viaje a europa en el ‘88, estuvo en Alemania cuando los productos naturales eran furor, se trajo medicinas vegetales que hoy allá se usan para la atención primaria de la salud. Acá, le decían que eran ‘yuyitos’”, agrega Fernando que ya está pensando en una línea a base de cannabis para el consumidor nacional.

“La línea cannabis va a ser una línea nueva dentro del paraguas de Natufarma. Tenemos la infraestructura para industrializar el cannabis y creemos que nos podemos insertar. Tenemos un convenio con Pampa Hemp,” agrega Fernando.

El empresario estima que, de aprobarse la Ley de cannabis y cáñamo industrial, sus costos podrían verse reducidos, ya que hoy importa algunos de sus insumos como la Valeriana, desde Polonia.

Al mismo tiempo, adelantó que el mayor escollo para la generación de un mercado interno de cannabis, que genere demanda y actividad económica, se debe al sesgo regulatorio y al enfoque farmacéutico del ANMAT.

“El problema es la regulación para ser comercializado. En el ANMAT mantienen una idea de hacer producto medicinal con venta bajo reserva archivada que no va a generar ni por asomo el negocio que genera en el resto del mundo”.  

¿Cannabis regenerativo para uso adulto?

Sayri es una empresa cordobesa que acopia, envasa y distribuye tabaco regenerativo producido por pequeños productores y cooperativas del norte del país.

La marca no solo vende tabaco sin agroquímicos. Además, ayuda a los productores a regenerar la vida en los suelos. Busca mejorar la vida de las comunidades locales y el estado del medioambiente en una operación de negocios win-win

Si bien el cannabis de uso adulto es todavía ilegal en Argentina, la empresa observa con atención el proceso mundial de legalización del cannabis. Por escala productiva, procesos, certificaciones, modelo de marca y producto, Sayri es otra PyME argentina que, de legalizarse el uso adulto de cannabis, podría participar del mercado interno.

Contenido relacionado: Lion Rolling Circus: la Marca Argentina Independiente que Revolucionó el Mercado de Artículos para Fumadores

“Vimos que había problemas en la salud de las familias que cultivaban. La gente tiene contacto directo con los agroquímicos que dañan el suelo. Decidimos trabajar esta cuestión social y medioambiental y ver si la marca tenía viabilidad comercial”, dice Mauricio, cofundador de la marca.

Regenerar es agregar nutrientes al suelo, multiplicar microorganismos de monte nativo para sanar la red alimentaria del suelo, lo cual aumenta los rindes y reduce las plagas en un 70%”, agregó el cordobés en referencia al método de cultivo que utilizan sus proveedores.

“Hacemos algo opuesto al modelo industrial orgánico, que es cultivar en suelos vírgenes, buscamos suelos muertos y le damos vida. Y para el cannabis, hacer un producto diferenciado, va a ser clave más allá de los componentes químicos, se busca una planta que esté hecha con conciencia”, aclaró Pablo Petrof, socio de Mauricio.

Junto a Jairo Restrepo, referente en la materia, Sayri desarrolló tecnología para los productores de tabaco que normalmente dependen de los insumos que les impone la industria, que deterioran el medioambiente y les endeuda en USD.

Si bien el modelo de negocios le permite ahorrar costos en insumos químicos, reconocen que el modelo de investigación y desarrollo es costoso. Por lo cual, existen compensaciones.

Mauricio entiende que la industria del tabaco ya cuenta con bases de acopio y un sistema fiscal que le permite tributar aranceles y trazar el producto, algo “que la industria del cannabis necesita”. 

Habla de un modelo ‘simplificado’ que permitiría tratar al cannabis de uso adulto como un producto regulado, similar al tabaco, bajando los costos de producción para el mercado interno (ya que no se busca cumplir con estándares farmacéuticos de exportación), asegurando la trazabilidad del cannabis y la rentabilidad de los productores.

La empresa analiza el tabaco en el laboratorio Lanart en la provincia Jujuy, en busca de trazas e insumos químicos. “Nadie nos obliga a hacer estos análisis. En la industria [del tabaco] no se exigen, solo le piden al tabaco de exportación”, agrega Mauricio.

El modelo del tabaco

El avance de las corporaciones tabacaleras sobre el cannabis puede excluir a los pequeños y medianos productores nacionales de cannabis, concentrar el negocio y perpetuar modelos intensivos de cultivo. Dicho esto, la industria del tabaco también cuenta con un sinnúmero de pequeños productores y cooperativas que podrían beneficiarse de la legalización del uso adulto del cannabis.

Contenido relacionado: ¿Es el Cannabis el Futuro de las Grandes Tabacaleras?

Jujuy, Salta, Tucumán, Misiones, Chaco y Corrientes son provincias que ya tienen recursos humanos expertos en cultivo a escala e infraestructura de cultivo, acopio, secado, logística y distribución del tabaco, una hierba fumable.

Además, el estado ya tiene montado un sistema de fiscalización del tabaco: dependencias, leyes, reglamentos, personal especializado y sellos, que garantizan la trazabilidad del producto: del productor al acopio, y del acopio al distribuidor minorista.

“Es una cosecha al año. Trabajamos 100 toneladas de tabaco de una red de 10 productores a baja escala. En marzo los productores entregan al acopiador la cosecha que inicia de agosto a enero. Y después pasa por las estufas y es curado. El tabaco queda acopiado en naves industriales, se analiza y se pica allá en el norte y viene a Córdoba”, explica Mauricio.

“La AFIP [Administración Federal de Ingresos Públicos] controla el tabaco. Nosotros pedimos al acopio el procesamiento, llaman a AFIP de Salta, AFIP interviene el tabaco que nos envían y, cuando llega a Córdoba, presentamos la documentación y la AFIP lo des-interviene. Le decimos: ‘pedimos 1.000 kilogramos de tabaco y lo vamos a envasar en tabaqueras de 50 gramos, necesitamos 20.000 estampillas’, así nos dan las estampillas fiscales que lleva el tabaco”.

“Pensando en el cannabis, desarrollamos una línea de insumos fertilizantes, llamada Gaia, amigables con el medioambiente aptos para el usuario medicinal que busque cultivar en su casa dentro del REPROCANN”, adelantó Mauricio.

“Algo que me interesa a mí personalmente es posterior a la legalización del cannabis recreativo: poder maridar tabaco regenerativo con hashish [concentrado de cannabis]. Ese sería nuestro próximo paso si se legaliza el cannabis recreativo. Consumí esa medicina en Europa y creo que sería un maridaje que podrían ir de la mano. Nuestras variedades claras se adaptan perfectamente al hashish”, concluyó el empresario.

Contenido relacionado: ¿Y Si Sale la Ley? Pistas para Entrar en la Industria del Cannabis Medicinal e Industrial en la Argentina

Si el uso adulto del cannabis se legaliza en la Argentina para dar participación a PyMES, productores a baja escala y asociaciones de cultivadores, creando un mercado regulado de dispensarios que generen actividad económica, sin restringir los límites de THC, con un desarrollo profundo de ‘nichos’ como concentrados y prearmados, posiblemente veamos la revolución productiva de la que habla el Ministro Kulfas.

Es el mercado interno el que mueve a la economía y ayuda a las PyMES a crecer, para luego exportar. El mercado interno de cannabis de uso adulto ya existe y puede ser regulado. El problema sigue siendo asegurar una cuota de mercado para nuestros cultivadores nacionales.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Nicolás es Licenciado en Relaciones Internacionales e investigador del Doctorado en Política Pública y Urbana de The New School en la ciudad de Nueva York. En 2014, trabajo para Naciones Unidas en Kosovo y co-fundó la Open Data Kosovo Foundation for Digital Capacity-Building. En 2015 recibió un Master en Asuntos Internacionales y en 2020 un Master en Filosofía. Actualmente se dedica a estudiar la relación entre la industria del cannabis y las políticas de desarrollo económico equitativo, en Argentina, donde conduce su trabajo de campo.

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]