ENG 🇬🇧
programa cannabis ministerio

Cannabis

Argentina: Ministerio de Ciencia y Tecnología Presenta su Convocatoria ‘Programa de Investigación y Desarrollo en Cannabis’

Por Lola Sasturain

Argentina: Ministerio de Ciencia y Tecnología Presenta su Convocatoria 'Programa de Investigación y Desarrollo en Cannabis'

✍ 20 abril, 2022 - 16:39



Con un evento sucedido en el auditorio del Centro Cultural de la Ciencia, en el barrio porteño de Palermo, el pasado lunes 18 de abril se lanzó el Programa de Investigación y Desarrollo en Cannabis impulsado por el Estado Nacional.

El evento concentró a invitados de las más diversas áreas vinculadas al cannabis y comenzó con una puesta en común sobre el marco y la propuesta del programa, siguió con un panel de expositores y concluyó con unas palabras del Ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Daniel Filmus

Contenido relacionado: Ministerio de Salud y CONICET Avanzan en la Actualización sobre Cannabis Medicinal

También se sumaron la presidenta del CONICET, Ana Franchi, el Subsecretario de Coordinación Institucional del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, Pablo Núñez, y la Investigadora Principal del CONICET, Silvia Kochen, quien se hizo presente de manera virtual a través de la pantalla.

Al iniciar la jornada, la bióloga e investigadora Laila Toum, quién hizo las veces de moderadora, agradeció a lxs presentes tanto presencial como virtualmente: por el municipio de Pehuajó, Juan Martos y Romina Guilarducci; por el municipio de Mercedes, Fernando Zapata; por la Revista THC, Santiago Carrillo; por el Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de la Provincia de Buenos Aires, Alejandra Di Franco y Daniela Risaro; por Laboratorios Cannabis Argentina, Juan Carlos Arrate; por la empresa Green Lady, Sebastián Basaure y por el Ministerio de Salud de la Nación, Natalia Grinblat.

El programa: qué, cuánto, cómo y para quién

El Programa de Investigación y Desarrollo en Cannabis surge en el contexto de la Ley 27.350 que establece líneas de financiamiento y un marco regulatorio para la investigación médica y científica del cannabis en sus usos medicinales, terapéuticos y paliativos. El mismo cuenta en total con 250 millones de pesos para financiar propuestas en investigación y desarrollo en cannabis y cáñamo.

En palabras de Toum: “Se busca fortalecer estas temáticas dentro del circuito científico y tecnológico argentino con el fin de poder aportar soluciones a gobiernos nacionales, provinciales y locales que permitan fomentar el desarrollo en cada uno de los rincones del país. Queremos que este programa sea un instrumento que permita la construcción del conocimiento y que desde el desarrollo tecnológico podamos aportar a la construcción de mejores políticas públicas”.

La bióloga inició el acto haciendo una introducción al marco general de este programa. El programa se desenvuelve en dos modalidades, ambas de ventanilla permanente, lo cual significa que se encontrarán abiertas durante todo el año a presentaciones de proyectos. 

La primera modalidad son  los proyectos orientados, cuyos destinatarios son las instituciones del sistema científico y tecnológico representadas en el Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología (CICyT) y los organismos locales y provinciales de Ciencia y tecnología que lo requieran; y los proyectos asociativos, articulados entre el sistema científico y los gobiernos nacionales, municipales, organizaciones civiles y ONGs.

Estos proyectos deben inscribirse en los siguientes ejes temáticos: investigación y desarrollo genético y fenotípico de la planta, incluyendo la puesta en valor de lxs cultivadorxs locales en los diferentes territorios del país. El desarrollo de tecnologías asociadas a la producción de flores y biomasa y a la inserción del cáñamo en otras industrias. La producción de insumos para cultivo de cannabis y caracterización, control de calidad y trazabilidad de las semillas. La ampliación de las diferentes categorías vigentes de productos de uso en salud humana y animal para la planta de cannabis y sus derivados. El desarrollo de productos derivados del cannabis; desarrollo de formulaciones farmacéuticas innovadoras, control de calidad y trazabilidad integral de la producción. Y el estudio del sistema endocannabinoide y ensayos clínicos en pacientes con diversas patologías.

Los presupuestos asignados a cada proyecto no podrán superar los 10 millones de pesos. 

Los expositores: una mirada transversal

Lxs once expositorxs fueron Darío Andrínolo, Investigador Independiente del CONICET con lugar de trabajo en el Centro de Investigaciones del Medio Ambiente y Carla Arizio, Investigadora del Instituto de Recursos Biológicos del INTA y responsable suplente ante el Consejo Consultivo Honorario (CCH) de la Ley 27.350. 

También estuvieron Daniel Sorlino, Ingeniero Agrónomo, docente universitario, especialista en cultivos industriales e integrante de Grupo de Estudio y Trabajo de Cannabis (Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires); Valeria Salech, fundadora de la ONG Mamá Cultiva; Gabriela Calzolari, Lic. en biología, fundadora de Ciencia Sativa y becaria doctoral CONICET-ANLAP; y Marcelo Morante, coordinador del Programa Nacional de los usos medicinales del Cannabis del Ministerio de Salud de la Nación. 

Contenido relacionado: Marcelo Morante: ¿Cómo un País que Tuvo un Dolor como el de Malvinas No Va a Entender el Cannabis?

Asimismo fueron de la partida Sergio Romano, Dr. En Ciencias de la Computación y Gerente de Vinculación Tecnológica de CONICET; María Apólito, Subsecretaria de Economía del Conocimiento del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación; Lucía Cámpora, Legisladora de la Ciudad de Buenos Aires; Carolina Gailard, Diputada Nacional por la Provincia de Entre Ríos y Mara Brawer, Diputada Nacional por la Ciudad de Buenos Aires.

Cada unx habló unos minutos acerca de cuáles serían los avances y beneficios de este programa según su área de conocimiento, así como se dio lugar a reflexiones e inquietudes. 

Todes hicieron hincapié en  algunos puntos comunes: que este avance del tipo científico tiene que venir sí o sí articulado con políticas públicas transversales a diferentes sectores influyentes para la sociedad; que los sectores jóvenes y en muchos casos no académicos son aquellxs que concentran gran parte del conocimiento sobre el cannabis, y hay que integrarles en esta nueva etapa; que los beneficios del programa deben llegar a todos los rincones del país, siendo el cannabis una potencial herramienta para un país más federal; y que no puede haber financiamiento estatal para la investigación en cannabis mientras haya presxs por cultivar y por tenencia personal.

Contenido relacionado: Argentina: Presos y Presas por Plantar Reclaman Justicia

Andrínolo fue el primero en hablar: “Las universidades todavía tienen cierto retraso y cierto resquemor y eso es algo que todavía tenemos que vencer. Estamos hoy esperando una regulación del ANMAT de la segunda categoría que esperamos exprese una visión amplia, con comprensión de lo que está sucediendo en la sociedad”. 

Y continuó: No puede haber investigación científica financiada por el Estado sin libertad: libertad para los investigadores de investigar, y sin libertad de la sociedad de ejercer los usos cotidianos y vulgares que puede tener el cannabis. Y digo vulgares con un respeto enorme”. 

Valeria Salech de Mamá Cultiva se ocupó de dar reconocimiento a quiénes ya investigaban la planta desde el absoluto prohibicionismo, haciendo posible el trabajo de organizaciones como la suya y mejorando la calidad de vida de muchxs.  

“El cannabis no arranca con la Ley 27.350. Hay investigadores e investigadoras que nos vienen acompañando desde ese entonces, apoyándonos en estxs investigadorxs que pusieron en riesgo sus carreras y sus puestos de trabajo en función de acompañar a la sociedad en este reclamo. A ellos y ellas, muchas gracias. Hubo cultivadores y cultivadoras, usuarios y usuarias, que vienen sosteniendo el uso de la planta a pesar de la prohibición, y es a ellxs también a quienes debemos reconocer”. 

También pidió por “acciones reparatorias para los colectivos vulnerados por la prohibición”. 

Por su parte, Mara Brauer hizo hincapié en la importancia de fortalecer la industria del cáñamo, y aportó un dato: “La dictadura militar prohíbe el cáñamo mezclando la planta con principio psicoactivo con la que no la tiene”. 

Al enumerar sus usos, entre ellos la producción de bioplásticos, dio un ejemplo: la empresa de juguetes LEGO determinó que, para 2030, todos sus productos estarán construídos de bioplásticos derivados del cáñamo. 

Al terminar su exposición, los Veterinarios Cannábicos se pararon en sus butacas y le mostraron su bandera, a lo que la diputada agregó que impulsará una presentación de ley para usos veterinario.

Entretanto, Lucía Cámpora, legisladora porteña, hizo hincapié en la responsabilidad que le toca al sector legislativo a partir del lanzamiento de este programa, para que las leyes que atañen a la sociedad civil acompañen

Contenido relacionado: Cannabis, Aborto, Ambientalismo y Militancia según Lucía Cámpora, Joven Legisladora Porteña del Frente de Todos

“Cuando hablamos de cannabis y de la Ley de Drogas hablamos de un sentido común que queremos disputar […] Esta disputa es necesaria para que podamos avanzar en el Congreso en leyes para poder alcanzar la ampliación concreta de derechos […] Quienes tenemos la tarea de construir legislación para la ampliación de derechos necesitamos del conocimiento científico, de éstas investigaciones y herramientas, para poder dar los debates que hay que dar”.

A favor de la ciencia, el desarrollo, el federalismo y la soberanía: las palabras del Ministerio y el CONICET

En la segunda parte del evento se pronunciaron las autoridades detrás de esta medida

Pablo Núñez, el impulsor, contó acerca de los orígenes del programa y de las intenciones detrás del mismo, haciendo hincapié en la cuestión abierta y transdisciplinaria de la propuesta

“Este es un rol específico que queremos que tenga el Ministerio, de promover actividades de investigación y desarrollo en articulación muy fuerte con el Ministerio de Salud y su responsabilidad institucional en la aplicación, con el Ministerio de Desarrollo Productivo en su rol de promover que las oportunidades se transformen en oportunidades laborales, en articulación con los municipios donde también esto surge como una oportunidad de desarrollo local. Este es el nicho que creemos que tiene que ocupar este programa”.

Contenido relacionado: Argentina: Qué Dice el Informe del Ministerio de Desarrollo Productivo sobre Cannabis y Cáñamo Industrial

Y puntualiza: “Con sus dos modalidades, el programa va a promover una línea más bien básica, que permita que el sistema científico en el interior de sus laboratorios, universidades y organismos tenga una mayor promoción de estas líneas, y fundamentalmente la línea de proyectos asociativos, donde estamos buscando una articulación con actores de la sociedad civil, ONGs y otras instituciones públicas”. 

“Ese es un gran desafío donde vamos a necesitar un compromiso fuerte”. Su objetivo último, declara, es que el programa tenga fuerte anclaje y una buena inserción en los problemas reales de la sociedad”, continúa Núñez.

“Hay dos objetivos muy fuertes: la articulación y el impacto en las problemáticas centrales”. 

Sobre esta articulación y esta necesidad de apertura Kochen profundizó que “en esta red tienen espacio todxs aquellxs que conocen del tema. Y como pasa en el mundo entero, saben mucho más aquellos que están afuera de la academia”

Por esto mismo, destaca como gran logro la reciente Resolución Ministerial 781/2022, que establece el cambio de categoría a los productos medicinales derivados del cannabis que resulta en una regulación propia y específica. 

“Existe una nueva categoría que dice que son productos medicinales pero no farmacéuticos. Esto abre a que un montón de nuevos actores puedan participar”, explica la investigadora.

Ana Franchi, presidenta del CONICET, remarcó en sus palabras de cierre que “hubo una decisión política por parte del Gobierno Nacional de tomar el uso del cannabis en medicina como un derecho humano […] Pero también es una oportunidad de trabajo y para la industria”. 

Y ahí volvió a retomar sobre el infinito potencial industrial del cáñamo: “Tenemos 25000 productos de cáñamo y como es biodegradable va a ir lentamente sustituyendo al plástico. Las posibilidades son muchísimas. Es un derecho humano, es una oportunidad, son puestos de trabajo y es entrar en un nuevo tipo de acceso a la medicina”.

El evento concluyó con las palabras de Daniel Filmus, Ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación y, por lo tanto, figura principal del programa. 

El mismo fue bastante breve e hizo pie en todo aquello que se dijo anteriormente. Entre otras cosas, evocó sus contactos con la temática en tiempos como legislador, lamentando no haber podido satisfacer las demandas desde un punto de vista legislativo de las madres cannábicas que se acercaron en su momento, desde organizaciones como Mamá Cultiva y otras. 

“Se ha dado un paso y ahora es función nuestra poder implementarlo desde el Estado”, aseguró.

En esta línea, Filmus distinguió tres actores importantes que habilitaron la existencia de este programa: los movimientos sociales, el Estado y el sector científico y tecnológico. 

Llamó, precisamente, a pensar el rol del Estado e hizo un llamado a estar a la altura de las circunstancias. “Si los movimientos sociales pusieron esto en la agenda el Estado es el que tiene que llevarlo al alcance de todas y todos. Si hay un derecho no lo puede resolver el mercado, lo tiene que resolver el Estado”. 

“La ciencia es la que legitima, sin ciencia no hay legitimación sino un debate entre sentidos comunes”, siguió el Ministro. 

“Lo que dio la ciencia en cada uno de los temas que tienen que ver con la ampliación de derechos son los argumentos científicos para poder legitimar estas demandas. ¿Y para qué sirven la ciencia y tecnología? Para resolver los problemas de nuestro pueblo”. 

Y enumeró cuatro aspectos en los que considera que el programa generará crecimiento: en el científico, el productivo, en el federalismo y la integración del país hacia adentro y también en la soberanía. 

“El programa va a aportar mayor autonomía en la toma de decisiones frente a los poderes establecidos”, sentenció.

Foto cortesía del Mincyt

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

ultra-three santa salut letra
Cannabis y Finanzas - Imagen por Ilona Szentivanyi. Todos los derechos reservados a El Planteo y Benzinga. gráfico viridian