Cultura

Qué Bonito es Israel: La Historia Transnacional de un Viral

Por Lola Sasturain

Qué Bonito es Israel: La Historia Transnacional de un Viral

✍ 8 septiembre, 2020 - 10:52

Muchísimas personas se saben el estribillo de “En tus Tierras Bailaré”, aquel hit viral de Internet interpretado por La Tigresa del Oriente, Delfín y Wendy Sulca que rezaba “Israel, Israel, qué bonito es Israel”. Muchísimas se saben los icónicos pasos de baile. Incluso, seguro que muchas más conozcan su letra entera. 

Lo que casi nadie sabe es que la canción fue compuesta e ideada por un argentino y coproducida entre varios países a ambos lados del Atlántico. Y, además, que se creó a partir de una necesidad planteada por la embajada de Israel en España.

Nacido en embajada

Sebastián Muller nació en Argentina pero hace 20 años que vive en Madrid, España. Allá por el 2009, Muller tenía una agencia de marketing digital junto a su socio, Darío Helman, con el que hacían de todo: innovación, contenido audiovisual, código y “cosas casi hackers”. Trabajaban relacionando esos mundos y posaban sus ojos en YouTube, en una época en la que los youtubers no existían y la plataforma no estaba monetizada.

Contenido relacionado: Podrían Prohibir TikTok: ¿Buena Noticia Para Facebook y Google?

En aquel entonces y como tantxs otros, estaba fascinado con Wendy, La Tigresa del Oriente y Delfín. “Necesito hacer algo con esto”, se dijo al ver sus primeros videos.

Los socios habían trabajado en algunos proyectos para la embajada de Israel en Madrid, y éstos les deslizaron, off the record y aún sin ser una propuesta de trabajo formal, que querían hacer una campaña que brindara un mensaje positivo y buena onda. 

Las noticias sobre Israel acá en España siempre son bélicas. Hay cuestiones políticas muy mezcladas entre lo que es Israel y el prejuicio ancestral antisemita que hay acá en Europa”, cuenta Muller sobre esa conversación. A ellos les interesó crear un producto que aportara un manto alegre y luminoso sobre el tema, algo que hiciera a la gente cantar con el corazón pensando en Israel. Como no había un presupuesto asignado, ellos se ofrecieron a tomar el proyecto “de onda”, con una condición: que los dejaran hacer lo que quisieran y tener absoluta libertad creativa.

Y vaya si lo hicieron.

Una red latinoamericana en el mundo

La creación del célebre tema y video tuvo mucho que ver con Argentina. Acudió a Nico Avruj, amigo y productor de cine en Buenos Aires, para conseguir los contactos de estos personajes que lo fascinaban. La letra y la idea fue desarrollada junto a Helman y Gastón Cleiman y la música la hizo Gaby Kerpel, de De La Guarda y Fuerza Bruta. Por su parte, el video fue dirigido por Picky Tallarico, otro argentino y célebre director de videoclips de los ‘90, desde Nueva York. Y lxs artistas se encontraban en diversos puntos de los andes sudamericanos.

Formalmente, la canción es sobre Israel pero es una producción de Perú, Ecuador, Argentina, Nueva York y Madrid.

Lxs tres artistas son personalidades de la música y la TV, bizarros pero también absolutamente folclóricos en sus países de origen: Wendy y la Tigresa desde Perú y Delfín desde Ecuador. Para trabajar con Wendy tuvieron que obtener el permiso de su madre, ya que la cantante era menor de edad en su momento. Le dijeron que querían reunirla con Delfín y la Tigresa para hacer el “We Are the World” latinoamericano y a todxs les encantó la idea.

El brillo auténtico

Si algo sabían los creadores es que querían que La Tigresa, Delfín y Wendy Sulca hicieran lo que saben hacer: que fueran ellxs mismxs.

Contenido relacionado: Entrevistamos a Albina Cabrera, Productora de Contenidos Latinoamericanos en KEXP

Muller rememora las juntadas con Picky Tallarico para planear el video: “Nos gustaba tanto lo que ya hacían ellxs que decidimos mandarles una cámara a cada unx y que ellxs hicieran lo que quisieran, tenían una libertad total”. Lo único que acordaron previamente fue que hicieran una jornada en exterior y otra en estudio con chroma. Sebastián y su socio fueron los encargados de buscar y seleccionar las imágenes que ocuparían esos chromas.

Lxs artistas se autodirigieron. Delfín tenía un contacto en la tele y se produjo él mismo un lente teleobjetivo gigante. En el momento en que hace el famoso pasito de Delfín, su camarógrafo estaba en otra montaña. Se comunicaban por radio entre ellos y así hicieron ese zoom in que no termina nunca. “Ese fue él, Delfín es un genio”, se emociona Sebastián.

Gaby Kerpel llevaba años trabajando con los sonidos electro andinos y siempre se dedicó a la exploración etnomusical. Y ni la Tigresa, ni Delfín ni Wendy necesitaron este tipo de formación, ya que son parte de su construcción como artistas, de su vida cotidiana y de su rol dentro de sus comunidades. “Gaby flasheó con Wendy”, cuenta Muller. “Ella viene de un género musical que es el huayno peruano, que cantan en otra afinación y es rítmicamente muy complejo, imposible de seguir para nosotros”.

Para no contaminar su impronta, el enfoque de trabajo sobre la canción fue similar al del video: lxs artistxs grabaron las tomas en estudios, sin ninguna referencia vocal más allá del track musical.

El éxito rotundo de “En tus Tierras Bailaré” es resultado de esta autenticidad sumada a la visión internacional de sus creadores.

El legado

Muller cuenta que, en un principio, “En tus Tierras Bailaré” no le agradó a todo el mundo. Desde la embajada les parecía horrible, poco serio y hasta contraproducente para el mensaje que querían dar. Para una audiencia latinoamericana, estos personajes pueden resultar graciosos o bizarros, pero también familiares: al ver su obra entran en juego la empatía y un código común. En cambio, en España eran como alienígenas: Acá no entendían nada sobre estos personajes, ni tampoco sobre Israel o el judaísmo en general”, explica.

Contenido relacionado: Entrevista con PAZ: Descolonizar la Música y el Cuerpo

Pero la primera vez que Sebastián lo escuchó, se dio cuenta que era mágico. “No podía dormir. En ese momento, con la agencia estábamos haciendo contenidos y estrategias de interactive con marcas muy grandes como Coca-Cola o Nike, y me acuerdo que con todo esto no tenía ni capacidad de prestarle atención a los clientes”, se divierte recordando. Y tenía razón, porque fue un hit masivo y convirtió en estrellas a lxs tres cantantes, mucho más allá de los límites de sus propios países.

Fue de los primeros grandes virales en español. Con su socio, Elman, en ese momento se dieron cuenta que estaban frente a un mundo nuevo: las nuevas estrellas del mundo digitales, sus amadorxs y odiadorxs. Ese fue un momento bisagra en su carrera y en el mundo de la comunicación digital en general.

De ahí salió la idea del Youfest, festival que organizaron entre 2010 y 2011 en el Centro Cultural Konex. El claim era “Bajan las Estrellas del ciberespacio a la tierra” y ahí juntaron a la Tigresa, Wendy y Delfín. Buscaron la creación de un universo delirante y para esto convocaron DJs del colectivo Zizek y a muchos creativos de arte de Buenos Aires (“Que para mí son los mejores del mundo”, aclara Sebastián).

La experiencia fue tan positiva que, de vuelta en España, el mismo YouTube les patrocinó un festival bajo la misma premisa. Pero con una vuelta: un espectáculo muchísimo más grande e internacional, con estrellas youtuberas del palo del humor, el absurdo y la creatividad provenientes de todo el mundo. Se estaba gestando un nuevo universo, globalizado, divertido y sin límites.

Sebastián hoy está familiarizadísimo con YouTube, redes sociales, influencers, comunicación, llegada, engagement e infinidad de conceptos con los que trabaja día a día. Pero extraña un poco ese YouTube de 2009, que funcionaba como observatorio de antropología social. “No era todo postureo, no eran todos youtubers, no había dinero. Veíamos el mundo a través de la cámara profesional de la tele, de editores de medios gráficos, y lo potente y fascinante de Youtube era que funcionaba como una ventana para un montón de cosas que ‘supuestamente estaban mal’, pero que eran increíbles. Era un reflejo verdadero, era auténtico. Y ese espíritu se trastocó un poco”, reflexiona.

Pero Sebastián nunca abandonó el mundo YouTube: hoy está dedicado a una startup llamada The Epic School donde artistxs con mucha audiencia se dedican a enseñar lo que hacen: danza, maquillaje, sacar fotos o mezclar música, entre otros.

También está rodando una serie documental sobre inteligencia artificial con otros dos compañeros argentinos radicados en España.

¿Y lxs artistas? “La Tigresa genera magia donde va. Vive como en un mundo infantil donde todo es maravilloso y todos son buenos. Así transmite ese mensaje de paz y de positividad. Es totalmente auténtica”, describe. Hoy ella trabaja en la TV y tiene locales de estética. Wendy es una súper influencer. ¡Y Delfín se convirtió en alcalde de su pueblo!

Contenido relacionado: Influencers del Cannabis Hablan sobre Instagram y su Veto al Vapeo

Muller forjó más que una relación laboral y hoy sigue en contacto con todxs: de hecho, en su último cumpleaños, de 40, La Tigresa cayó de sorpresa a visitarlo y se sumó a la cena, entre familia y amigos íntimos: “Terminamos todos en el karaoke más bizarro de Madrid, cantando ‘Israel Israel’ con 50 japoneses”.

Fotos vía Wikimedia Commons: Delfín Quishpe vía Agencia Andes / CC BY-SA; Wendy Sulca por Juan Ignacio Iglesias / CC; Tigresa del Oriente por MusicologoVzla / CC

Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

mdma lsd
Ireland Basinger Baldwin
hongos funcionales