the circle

Inteligencia Artificial

Un Reality Show Incluyó una Inteligencia Artificial entre sus Participantes… Y Nadie Pudo Descubrirla

Por Natalia Kesselman

Un Reality Show Incluyó una Inteligencia Artificial entre sus Participantes… Y Nadie Pudo Descubrirla

✍ 2 May, 2024 - 17:11


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter


Entre los reality shows más innovadores (y también alienantes) de los últimos tiempos, “The Circle” de Netflix destaca por explorar audazmente los límites de la tecnología y la interacción social.

A diferencia de Gran Hermano, con su modalidad presencial, en este reality los participantes están aislados en apartamentos individuales y solo pueden comunicarse entre sí a través de una plataforma digital especial llamada “The Circle”, diseñada exclusivamente para el show. Los concursantes pueden optar por presentarse tal como son o crear un personaje completamente diferente (catfish) – ojo: puede ser un señor de 60 haciéndose pasar por una chica de 20… O viceversa- buscando ganar popularidad entre los demás. El objetivo es ser considerado el más popular y auténtico por los demás participantes, quienes periódicamente se califican entre sí. El juego culmina con la elección del ganador, quien recibe un premio en efectivo.

Desde sus inicios, “The Circle” se ha posicionado como un espejo de la cultura de las redes sociales, un lugar donde la autenticidad y la representación virtual se entrecruzan y difuminan. “El programa no solo busca entretener, sino también reflexionar sobre nuestra relación con la tecnología y cómo esta modifica nuestras formas de comunicarnos”, explica Niall O’Driscoll, vicepresidente senior de desarrollo en Studio Lambert.

The Circle ya rompía barreras, pero la última entrega de este experimento televisivo ha decidido cruzar una nueva frontera: incorporar un participante que no es humano. Max, un chatbot de inteligencia artificial, se ha unido al juego, generando tanto fascinación como inquietud entre espectadores y competidores.

La creación de Max: Así ‘nació’ el chatbot de inteligencia artificial que cambió el juego del reality show The Circle

La integración de un chatbot en “The Circle” no fue una decisión tomada a la ligera. El equipo del programa dedicó meses a perfeccionar la capacidad del bot para mantener conversaciones realistas y estratégicas, indispensables para navegar en el competitivo ambiente del show. “No buscábamos crear una distopía al estilo de ‘Black Mirror’. Queríamos que la inclusión de la IA se sintiera natural, que aportara humor y emoción”, añade O’Driscoll.

Contenido relacionado: Polémica por el Uso de Inteligencia Artificial: ¿Qué Dicen los Ilustradores y Artistas Acerca de las Creaciones Hechas con IA?

Max fue configurado con una serie de directrices claras: debía crear un perfil convincente y buscar ser popular, pero sin la intención explícita de ganar el juego. Esto lo diferenciaba de los catfish tradicionales, pues Max operaba bajo la premisa de participar genuinamente como un jugador más.

Entrenamiento y pruebas

Antes de su debut, Max fue sometido a rigurosas pruebas para asegurar que su interacción fuese adecuada. “Lo entrevisté como a cualquier otro participante”, dice O’Driscoll. “Le pregunté sobre su familia, su educación, sus experiencias en redes sociales… Queríamos que pudiera hablar de temas que resonaran con los demás jugadores”.

Susan House, showrunner y productora ejecutiva de las temporadas 6 y 7, comenta sobre las pruebas preliminares: “Realizamos una versión de práctica de ‘The Circle’ con otros participantes temporales para ver cómo respondía Max. Nos sorprendió lo realista que era su manera de hablar, aunque tuvimos que ajustar algunos aspectos de su lenguaje que sonaban demasiado formales para su personaje”.

Uno de los grandes retos fue mantener la esencia del juego sin que Max se percibiera como una amenaza o un elemento disruptivo demasiado radical. “Nos aseguramos de que las plataformas que usábamos tuvieran límites y directrices bien establecidos”, indica O’Driscoll. A pesar de los temores iniciales, Max demostró tener mejores instintos que muchos de los participantes humanos, especialmente en su negativa a formar alianzas exclusivas que pudieran percibirse como discriminatorias.

La humanización de Max

Contrario a lo que podría esperarse de una IA, Max fue diseñado para evitar conflictos y fomentar un ambiente positivo. “Siempre se mantuvo en la línea de lo que un jugador regular diría”, comenta House. De hecho, su perfil en el juego fue ajustado para que usara un lenguaje que resonara con la generación Z, intentando así superar las barreras de su naturaleza artificial. Entre sus muchos trucos, Max eligió usar una imagen junto a un perro como foto de perfil, explicando que la gente confía más en las personas que aman a los animales. Spoiler alert: la estrategia funcionó a la perfección y no fue descubierto por los participantes humanos.

Más contenido de El Planteo:

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Natalia es Editora Ejecutiva, redactora, y parte del Alma Mater de El Planteo.

Tiene un título de Diseño de Indumentaria de la UBA, una carrera en joyería contemporánea, y es fabricante de cuchillos de lujo.