Taty Santa Ana

Entrevistas

Taty Santa Ana Hace Historia en el Freestyle: Será la Primera Mujer en Hostear Red Bull Argentina

Por Hernán Panessi

Taty Santa Ana Hace Historia en el Freestyle: Será la Primera Mujer en Hostear Red Bull Argentina

✍ 16 noviembre, 2020 - 11:53

Una fractura de cóccix puede causar dolor. Un dolor que aumenta, un dolor que impide. Taty Santa Ana tenía 15 años y soñaba con ser deportista. “Quería ser jugadora de handball”, recuerda. Iba a un colegio deportivo, hacía acrobacia aérea, practicaba natación. Taty Santa Ana tenía 15 años cuando su sueño se desvaneció: una fractura de cóccix la apartó de los deportes y de todos sus sueños.

Contenido relacionado: La Joaqui: Retorno al Rap Real, Coqueteo con Red Bull y su Relación con el Cannabis

Pero la vida da revanchas y, algunas veces, las cosas encuentran su cauce.

“Todo estaba medio predestinado”, reconoce hoy, días después de ser confirmada como la próxima anfitriona de la Red Bull: Batalla de los Gallos, la competencia de improvisación más importante del mundo.

Foto por Alejo Aguilera

Adiós deporte, hola rap

Mientras las chances de volver al deporte competitivo se desvanecían, la joven Taty aprovechó el parate para desarrollar otro aspecto de su vida: las zapadas.

Con algunos amigos, una guitarra de por medio o cualquier elemento que le haga de percusión, Taty improvisaba palabras sin marco teórico. “Era un freestyle sobre otro tipo de instrumental”, comenta.

Contenido relacionado: Saramalacara: Trap, Shitposting y Nerdeadas Fumonas

Empezó a hacerlo en trenes, a juntar sus moneditas y, cuando tuvo las suficientes, las usó para pagarse una entrada para ver a Sergio Sandoval y Clave de Barrio, en Gier. En esos momentos, empezaba a relacionarse con la cultura rapera. “Ahí curtí el mambo del show de rap”, desliza.

Corría el año 2013 y Taty se juntaba a “ranchear” con los pibes de su barrio. La Plaza Aristóbulo del Valle, en Villa del Parque, se convirtió en su primer hogar callejero y en el lugar donde comenzó oficialmente su historia con el freestyle.

“Había una compe de free. Me anoté y me fue como el orto. No sabía ni que decir. Obviamente que perdí”, dice.

Sin embargo, su prepotencia la hizo ir al frente: “Soy terca y necia. No me iba a quedar así”.

Paulatinamente, fue incursionando cada vez más aunque, como competidora, nunca ligó. “Siempre fui la cebollita”, tira.

A la sazón, esta experiencia le sirvió para formalizar esas competencias espontáneas y gestar Freestyle Villa del Parque, su primer pinito como organizadora.

Foto por Jota De

Con el correr de las fechas, Freestyle Villa del Parque empezó a crecer y a recibir a pesos pesados de la época como Baiper, Compas y Rouse. Y, más tarde, se acercó la CMK, la crew de Wolf, MKS y Nash, entre otros. “Ahí empecé a entablar una relación de confianza con los competidores”, cuenta Taty.

Contenido relacionado: Wolf: Animación Japonesa, Chicanas Familiares y Porros vía Discord

Así las cosas, Taty pasó de ser MC a organizadora y host. Y, en ese cambio de mindset, apareció una férrea noción de responsabilidad: “Era re nocturna, del mambo de la plaza. Éramos siempre grupitos de 40 guachines. Un día vino un patrullero y terminé yo, con 16 años, haciéndome cargo de un montón de menores. Siempre me hice cargo de todo”.

Dos historias que la pintan

Una por acá. A los 6 años, le organizó un cumpleaños sorpresa a su madre. Le robó los contactos de la agenda, llamó a todos. Con ayuda de su hermano y de su abuela, Taty distrajo a su mamá y digitó un plan insólito para un niño. “Desde muy chica tengo eso de que hago algo y me meto al 100%”.

Otra por allá. Taty fue víctima de bullying: que era demasiado flaca, que sus papás estaban separados, que jugaba a la pelota “como varón”. Para dar vuelta este escenario, diseñó un plan: tenía apenas 8 años cuando empezó a vender jabones y velas. Entre compras de mamás y docentes, hizo sus puchitos. Eso alertó a sus compañeras, sus victimarias. “Terminaron trabajando para mí y fue mi método de defensa”.

De fondo, Taty Santa Ana es alguien que tiene marcado a fuego el ADN de la gestión de recursos: hace movidas desde antes de antes.

Las Vegas Freestyle, la venia del under

Ni bien terminó el secundario, junto a su grupo de amigos decidió suspender la realización de Freestyle Villa del Parque. “Estábamos re desmotivados”, comenta.

En 2016, el mismísimo Fosh, padre de Las Vegas Freestyle, la primera competencia de improvisación de Capital Federal, la convocó para formar parte de sus filas. “Ese fue el siguiente paso para hacerme quien soy hoy”.

Contenido relacionado: Wos Habla de Cannabis: el Faso y el Freestyle Se Parecen

Fines de semanas curtiendo freestyle. Haciendo de esa escena, su casa.

Foto por Jota De

“Hubo aceptación de parte de todos los competidores. Ya era alguien de adentro de la movida”. Mientras tanto, en simultáneo, ayudaba en las rondas clasificatorias de El Quinto Escalón, la competencia de plazas más épica en la historia de la disciplina.

Poco a poco, a fuerza de presencia y trabajo, fue ganándose su lugar.

¿Cuál es el momento que más recordás de Las Vegas?

—Hay una fecha de 2 vs 2, la primera que hicimos. Recuerdo la batalla entre Acru y Dani contra Tego y Joaquín. De la nada, Tink se tiró un beat. Yo lo miré a Fosh con cara de “¿esto está pasando de verdad?”. Fue un batallón, y es la batalla más vista en el canal de YouTube de Las Vegas. También tuvo su peso la primera Copa Vegas, en 2016, en la que Wolf le ganó a Ezze. Fue la confirmación de que Wolf era el rey de Las Vegas.

Cultura Rap, el pase a los escenarios

Por ese entonces, Taty trabajaba captando gente para una ONG. “Mis promedios eran malísimos”, reconoce. Y, además, cursaba la carrera de Gestión Artística y Cultural en la Universidad de Tres de Febrero.

Contenido relacionado: ‘El Quinto Escalón’: La Serie de YouTube Ideal para tu Cuarentena

Por una llamada de Juancín, jurado de la FMS y organizador de Cultura Rap, se sumó a la competencia del Centro Cultural Recoleta como anfitriona. “Para fines de 2018 decidí dejar el laburo y todas las cosas que odiaba para meterme en el freestyle. Convivía Cultura Rap y Las Vegas”.

Llegó 2019 y el Torneo de Verano de Cultura Rap.

Hasta ese momento, Taty no tenía ninguna experiencia en escenario. “Le tenía mucho pánico”. Cultura Rap surgía como un espacio intermedio entre las plazas y los escenarios.

Con el tiempo, se convirtió en una plataforma de muchos MCs que hoy están arañando el mainstream. Y, también, se convirtió en un peldaño más en la carrera de Santa Ana.

“La primera fecha fue en la inauguración del Recoleta. Fue un momento bastante complejo. No quería ser host. ‘¿Puedo ser jurada?’, le pregunté a Juancín. Y ya tenían al jurado confirmado. ‘Está bien, yo lo hago’, respondí. Yo no había usado un micrófono en mi vida”.

El público le siguió los chistes, fue encontrando sus propios latiguillos y, con el pasar de las semanas, entronizó su propio estilo como anfitriona.

Foto por Alejo Aguilera

¿Y cuál es el momento que más recordás de Cultura Rap?

—La fecha del 15 de septiembre de 2019, con Acertijo, Stuart y Tiago. De jurado estaban Dtoke y Tata. Fue un día increíble. Me temblaban las gambas. Tal fue el flash que me terminó bajando la presión.

Certificado de oficio: Taty Santa Ana, anfitriona

Durante 2019, Taty y Fosh, dupla que ya venía trabajando junta en producción, decidieron armar la Triple F, la primera liga de freestyle femenino del país. “En un momento, llegaron a convivir en mí Cultura Rap, Las Vegas y Triple F, no daba más”.

Contenido relacionado: Dakillah Habla sobre Marihuana y Tira un Freestyle

¿Cuál fue el momento en que te recibiste como anfitriona?

—El 31 de marzo del 2019 me tocó ser la host de la BDM femenina. Era en un escenario enorme. Estaba re insolada. A la Municipalidad de Lomas de Zamora se le ocurrió poner la final en el escenario central. Ese día lo cerraba Karina, La Princesita. Me subí a la rampa y no veía dónde terminaba el público. Eran 25.000 personas. Yo tenía un speech armado. Cuando terminó, miré para atrás y no andaba el sonido. “Hacé tiempo”, me dijeron.

¿Entonces?

—Empecé a hacer tiempo. La gente empezó a chiflarme. “¿Quieren ver a Karina?”, pregunté. Y empecé a cantar. Ese fue el momento en el que supe que tenía que tener un grito de guerra. Se arregló el sonido, llegó la final entre Abby y Saga y, cuando le tomé el gustito, se terminó la batalla. Ahí entendí el verdadero juego que hay que tener en el escenario.

Durante 2019, se ganó su merecido lugar como anfitriona de eventos de freestyle. “Entiendo que ser presentadora me da visibilidad como productora”, advierte, mientras oscila con naturalidad entre ambos roles.

“Como host, tenés que tener un ojo en cada plato. Eso me lo dio la producción”.

Taty entra a Red Bull

Tras ser invitada a una charla sobre competencias de plazas, Santa Ana se quedó conversando con los presentes. Entre ellos, los organizadores de la Red Bull. “Colgué hablando cosas re nutritivas. Me sentí súper cómoda”.

Al tiempo, Taty recibió un mensaje de Red Bull: “¿Querés venir a la oficina? Queremos conocerte”. Allá fue Taty y ahí llegó el primer ofrecimiento oficial: “¿Te interesaría ser la presentadora del backstage de la Red Bull?”, le preguntaron.

Y ni lo dudó. “Salí con las patitas temblando. No me lo esperaba”.

Contenido relacionado: Tiago PZK: El Abrazo de la Escena, la Canción para su Madre y su Preparación para Red Bull

Foto por Jota De

¿Qué recordás de esa RBBDLG 2019?

—Fue todo demencial. Yo estaba súper ansiosa, nerviosa, contenida y feliz por lo que estaba pasando. Me tocó abrir el evento. Estés donde estés –en el Luna Park o en tu casa- veías mi cara. Estar juntos con todos los chicos fue algo increíble. Son cosas impagables y es lo que te enamora de la cultura desde un principio.

Más tarde, en medio del debate presidencial para las PASO 2019 entre Alberto Fernández y Mauricio Macri, Taty anfitrionó la Batalla Debate, entre Tata y Dozer. Aquel fue un contenido que pululó por Internet, pero también fue el asomo de algo más grande: ya estaba formando parte del imaginario de Red Bull.

Contenido relacionado: NTC: Freestyle, Feminismo y Faso… Sin Complicaciones

Pero había más. Un día, mientras ponía su brazo para flashear con un nuevo tatuaje, recibió un mensaje: “¿Cómo estás de papeles y pasaporte?” Red Bull le ofreció ser comentarista en la Final Internacional de Madrid. “No lo podía creer. Fue el momento cúlmine de mi carrera. Ahí realmente pensé: puedo vivir de esto”.

Con el parón de la pandemia, Taty gestó Semillero, un contenido digital que alumbró a las competencias relevantes de cada región del país.

En lo que va del año, no se subió a un escenario pero, aún así, en diversas oportunidades, varias personas comenzaron a hacerle una pregunta: “¿Te gustaría ser host de la Red Bull?”. Allí, empezó a pensar que –alguna vez- la tendrían en cuenta para una suplencia o, eventualmente, como una alternativa.

“Es que Misio es Dios”, sacude de una.

Próxima estación: host de la Red Bull, la competencia más importante del país

En un momento, volviendo de su ortodoncista, Taty Santa Ana recibió el llamado de Federico Stuart, uno de los máximos responsables de Red Bull: Batalla de los Gallos. “Si te interesa, vas a ser host de Red Bull”, le espetó.

¿Y qué sentiste?

—No caí. Lo hice recién unas dos semanas después, cuando me empezaron a pedir fotos para el flyer. Recién ahí dije: “Ah, es en serio”. Nunca pienso que me lo gané. Fue mucho tiempo de terapia y videollamadas con mis amigas. Me generaba mucha ansiedad.

Contenido relacionado: La Marca del Deseo: Conocé a Acertijo, el Campeón de la Red Bull Chilena

¿Qué cosa te daba ansiedad?

—Todo. El anuncio, el qué dirán. A todo el mundo le afecta lo que los demás digan de uno. Red Bull estaba haciendo un cambio radical y sabía que me iban a pegar. Mi gente me empezó a bancar, a decir que tenía que estar de pie, que me había ganado ese lugar. Quererme fue responsabilidad de la gente que me rodea. “Hay mucha gente apostando por vos”, me dijeron.

¿Sentís una responsabilidad especial por el lugar que te toca ocupar?

—Por supuesto, muchísima. Pero yo no quiero ni vengo a reemplazar al Misio. No soy El Misio. No me pidan que grite “ruido”.

¿Con qué se va a encontrar el público cuando te vea hostear?

—Ni yo sé. Me encantaría saberlo. Vengo cortando entradas, festejando batallas sola. Tengo como un mini entrenamiento. No quiero ir con un guión, es un evento de freestyle. Voy a buscar el momento para gritar “que se puuudraaa, que se puuudraaa”, que es uno de mis latiguillos. Este va ser un evento virtual y esta es una condición muy extraña. Tengo cierta naturalidad con las cámaras, así que vamos a buscar que sea lo mejor.

Foto por Alejo Aguilera

Con guiños de respeto a El Misionero, leyenda de la Red Bull y de los más grandes eventos de habla hispana, entre sus host favoritos, Taty también destaca al mexicano Serko Fu y a la española Mary Queen, dos referentes a nivel internacional. “Quiero ser la ‘hija’ de Serko y Mary hosteando”, juega. “Ellos lo hacen increíble y se mueven en un espacio donde también me muevo”, sigue.

Contenido relacionado: Entrevista a Ritter, el Joven Freestyler que Está Descosiendo el Under Argentino

Entretanto, promete colar su batería de muletillas (“úuultima” y “mi gente bella”). “Y que sea lo que tenga que ser”, cierra con los ojos brillosos.

El dato: La Red Bull: Batalla de los Gallos tuvo un antecedente interesante en la Nacional de 2018, con Tink, una de las más conocidas activistas de la movida, como co-host.

El 21 de noviembre de 2020, la chica que soñaba con ser deportista y que fue condicionada por una rotura de cóccix, entrará para siempre en la historia del freestyle: se convertirá en la primera mujer en hostear (en solitario) la Red Bull: Batalla de los Gallos Argentina tras el parón de 2008.

Foto por Jota De

Hernán Panessi

ACERCA DEL AUTOR

Hernán Panessi, editor periodístico en El Planteo, es un periodista especializado en cultura joven. Escribe en las revistas InfoTechnology, THC y Lento. Además, en Página/12, El Planeta Urbano, El Cronista y en el periódico uruguayo La Diaria. Colaboró para Revista Ñ, Clarín, La Nación, La Cosa, Playboy, Haciendo Cine, Billboard, Los Inrockuptibles, Forbes, VICEBenzinga, High Times y Yahoo, entre otros.

Hernán escribió los libros Porno Argento! Historia del cine nacional Triple X, Periodismo pop, Una puerta que se abre, e Historia del Rock en Español. Fue docente en el Centro Cultural Rojas (UBA) donde dictó talleres de periodismo. Además, es programador de la sección VHS del Festival Internacional de Cine de Valdivia, en Chile.

En radio, conduce FAN, por led.fm, programa periodístico de emisión semanal sobre cultura, sociedad y vida moderna. Por su parte, también condujo en las FM Delta 90.3 y Nacional Rock 93.7. Asimismo, fue columnista en La Once Diez y Metro 95.1.

También puede interesarte

Saqueos EEUU
cbd abstinencia marihuana