cocomiel

Cultura

‘Soy una Persona Muy Rara’: 10 Preguntas que Siempre Quisiste Hacerle a un Fanático de Cocomiel

Por Hernán Panessi

'Soy una Persona Muy Rara': 10 Preguntas que Siempre Quisiste Hacerle a un Fanático de Cocomiel

✍ 27 February, 2024 - 14:26


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter


Algún porfiado pensará que no, que no puede ser, que no debe existir en el universo ningún fanático de un dibujito tan chiquito, tan mínimo, tan exageradamente infantil y tierno que, cuando empezaba, algunos pibitos sólo querían que terminara. Debe sentirse solo Alejandro Casado, un joven español de 19 años, que se presenta en sociedad como fanático de la serie animada Cocomiel. El único fanático de Cocomiel en el mundo.

Alejandro es alguien muy discreto que evita dar detalles sobre su vida privada: no hay datos de dónde vive, de qué trabaja, qué estudia o qué otras cosas ama, además de Cocomiel. De él se conoce apenas su otra cuenta de Instagram en honor a Blinkins, un cartoon norteamericano completamente desconocido, con cierta inspiración en –sí- Cocomiel.

Contenido relacionado: Fleco y Male: La Historia Detrás de los Spots Anti-Drogas de los ‘90

Por caso, Cocomiel, su principal objeto de deseo, es un dibujo animado francobelga producido por ODEC Kid Cartoon, TF1 y Telecima que salió originalmente en 1989 y que alcanzó circulación global en 1992. La serie dirigida está por Raymond Burlet, consta de 78 episodios y fue emitida en América Latina vía el extinto canal Magic Kids, que la pasaba insistentemente entre las tandas comerciales.

Un capítulo de Dragon Ball Z, uno de Cocomiel. Un capítulo de Sailor Moon, uno de Cocomiel. Un capítulo de El Chavo del 8, uno de Cocomiel.

Cocomiel cuenta la historia de una vaquita de San Antonio que habita un estanque en Cocolandia junto a otros bichitos llamados “Cocos”. Ellos viven todo tipo de aventuras chiquitas, mínimas, exageradamente infantiles y tiernas.

Es como si lo cute se hubiese materializado en un dibujito, directamente. Como si se le hubiese puesto taaanto empeño a la ternura que se hubiese quedado corta y tendríamos que inventar otra palabra que profundice el mismo sentimiento. Eso es Cocomiel.

Enfundado de amor, Alejandro colecciona muñecos, ítems, rarities y todo tipo de objetos insólitos sobre su igual de insólito fetiche. “Normalmente dicen que no estoy bien de mi cabeza por gustarme tanto Cocomiel”, cuenta Alejandro a El Planteo.

“Dejando los dibujitos de lado, aunque no lo parezca soy muy fan del terror, de las películas de asesinatos y de todo lo relacionado con esas cosas. Soy una persona muy rara”, sigue un poco en broma, otro poco en serio.

A Alejandro le gusta dibujar, escribir historias, pasar tiempo con sus personas queridas y, fundamentalmente, le gusta Cocomiel más que ninguna otra cosa en la faz de la Tierra.

A continuación, las 10 preguntas que siempre hacerle a un fanático de Cucú, soy yo, soy Cocomiel, bichito de suerte soy yo, mi trébol mágico es muy genial, me hace la vida soñ… de Cocomiel.

¿Qué tan importante es Cocomiel en tu vida?

—Bueno, la verdad que es extremadamente importante. No es ninguna tontería para mí. Me tomo muy seriamente todo respecto a la serie y lo relacionado a ella. Incluso me enfado cuando hacen afirmaciones de Cocomiel sin saber. Diría que es de las cosas más importantes y que más presentes tengo en mi vida.

¿Recordás la primera vez que viste Cocomiel?

—Sí, fue hace mucho tiempo pero no fue en los ‘90. Yo soy de los ‘00 y en esa época Cocomiel ya se había ido. Siempre me gustó ver La Abeja Maya, un dibujo animado sobre una abeja de los ’70. Me gustó mucho el concepto de insectos antropomórficos y parlantes, pero había algo en Maya que no me convencía. Es una larga historia pero básicamente encontré una imagen de Cocomiel en Google hace años y, al verla, supe que sería mi serie favorita. Ahí empezó todo.

¿Qué es lo que más te gusta de Cocomiel?

—Me gusta todo: el concepto de los bichos, la historia, el estilo artístico, la manera de narrar, el soundtrack, no sabría decir exactamente qué es lo que más me gusta.

¿No temés que te llamen “freak” por ser tan fan de Cocomiel?

—Pues si soy sincero sonara increíble pero apenas me lo han llamado. Sí me lo dijeron alguna vez, pero normalmente dicen que no estoy bien de mi cabeza por gustarme tanto Cocomiel. Aunque recuerdo mucho a mi padre decir que la serie es completamente para frikis, je je.

Contenido relacionado: ¡Sorpresa Pop! Alf, el Extraterrestre Come Gatos, Tomaba Té de Marihuana

¿Hay algún capítulo “polémico”? ¿Es cierto eso que se dice en Internet que en algún episodio los personajes fuman el “trébol mágico”?

—Sí, pero eso de fumar planta es completamente falso. La verdad es que, más que un capítulo en particular, la serie tuvo bastantes polémicas y sobretodo en Francia, su país de creación. El mayor problema fue que en la temporada 2 incluyeron una historia de romance entres dos vaquitas de San Antonio: Babicinel (protagonista y hermana de Cocomiel) y Cocometeo (vaquita de San Antonio macho).

Al no diferenciarles muy bien sus sexos hubo algo de polémica e, incluso, vi periódicos de Francia al respecto, lo cual me parece muy estúpido ya que Babicinel es de los personajes más femeninos que dibujaron. Incluso lleva un pequeño moño rosa en un lado de su cabeza… en fin.

¿Existe una comunidad de fanáticos de Cocomiel alrededor del mundo? ¿Qué los identifica?

—La verdad no existe, no he encontrado a nadie y eso que yo estoy muy presente en redes. Si lo hay, no estará expuesto en Internet. Lo único que he visto son algunas personas de Francia o Bélgica que disfrutan de hacer pequeña colección de los muñecos, pero nada más.

Insectos antropomórficos, estanques con bichos parlanchines, tréboles mágicos, ¿pensás que había algo “psicodélico” en el mundo de Cocomiel?

—Para nada, yo he visto todos los episodios y puedo asegurar que es bastante normal y entretenido todo. Que tenga un trébol mágico es una decisión acertada por varios motivos. Principalmente porque en Europa existe un mito que dice que este insecto daba buena suerte. Además de que las vaquitas de San Antonio suelen vivir en ellos o eso es lo que he visto. Creo que es una decisión acertada que el bichito de suerte tenga un trébol de la suerte.

En América Latina, Cocomiel era emitido antes de los animes japoneses y eso generaba una especie de ansiedad (claro, los pibes querían ver Dragon Ball Z y Magic Kids la “colgaba” con Cocomiel). ¿Por qué pensás que hay gente a la que le “irrita” Cocomiel? ¿Será por eso?

—Sé todo eso del canal Magic Kids. Para empezar cabe resaltar que Cocomiel sólo es conocida en Argentina, no en toda América Latina. De hecho, el doblaje latino de Cocomiel es argentino.

La serie está muy entretenida y muy bien si la sabés emitir de manera correcta, pero las personas de ese canal parece que ni siquiera compraron todos los capítulos (que son bastantes). Se la pasaron emitiendo y repitiendo siempre los mismos.

Por eso, comprendo que eso llegara a ser molesto e incluso odioso pensando que Cocomiel es algo bastante especial y que no está hecha para gustarle a todo el mundo. Los capítulos que repitieron en Magic Kids los subí en mi canal de YouTube grabados de ahí y doy por hecho que no emitieron muchos más que esos.

¿Cuál es objetivamente el mejor episodio de las dos temporadas de Cocomiel? ¿Por qué?

—Es una pregunta muy difícil. En la temporada 2 se comenzaron a añadir unas ideas muy buenas y muy curiosas. Por ejemplo, comenzó a salir mi personaje favorito, Babicinel, que en latino posiblemente se lo conozca como Babimiel.

Ella era la hermana de Cocomiel y, además de que su diseño es de los más tiernos, fue el único de los personajes junto a Cocomiel que tenía un elemento mágico: un corazón color rosa.

Babicinel tenía una personalidad y una historia muy extensa, además que de lo que ya conté antes, que tuvo una historia romántica en Cocolandia. Se puede ver claramente en mi cuenta de Instagram que es mi personaje favorito aunque obviamente amo a todos.

Contenido relacionado: ¡Jurásico! Disney Censuró Episodio de ‘Dinosaurios’ por Referencias a Marihuana

Creo que no puedo elegir uno, aunque me quedaría con los dos capítulos titulados “Cocoflor”, donde incluían un nuevo personaje con una historia bastante triste. En la historia pasaban muchas situaciones sobre acoso escolar y odio hacia las personas, pero al final se solucionaba todo y daba un gran mensaje sobre la amistad.

En Instagram se ve que tenés de todo. ¿De cuántos ítems consta tu colección?

—Hace unos meses llegué a los 100. Y, ahora, probablemente, ya tendré unos 112. Y sí, es bastante sorprendente que se fabricaran tantas cosas de Cocomiel: lo sé, pero es maravilloso para mí.

¿Cuál es el objeto más extraño que tenés?

—Quiero aclarar que todos los objetos de Cocomiel son rarísimos de encontrar y básicamente en eBay apenas hay dos páginas con objetos de la serie. Todo lo que tengo son piezas extremadamente raras, que he tenido que investigar y mirar todos los días en sitios online de ventas de segunda mano para encontrarlas. Aún lo hago y poco a poco aparecen nuevas cosas.

Hay muchas cosas extrañas en mi colección que nadie antes vio. Aunque puedo decir unos cuantos de los más raros: las figuras de goma de Escarabus y Levallois (la abeja), el peluche de Coconegro (el bicho morado, este es rarísimo y nadie lo tiene más que yo, pero aún así recientemente logré conseguir otro igual). Por último, cualquier muñeco de Cocomiel en su empaque original es una rareza total y yo tengo 4.

Más contenido de El Planteo:

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Hernán Panessi, editor periodístico en El Planteo, es un periodista especializado en cultura joven. Escribe en las revistas InfoTechnology, Rolling Stone, THC y Lento. Además, en Página/12, El Planeta Urbano, El Cronista y en el periódico uruguayo La Diaria. Colaboró para Revista Ñ, Clarín, La Nación, La Cosa, Playboy, Haciendo Cine, Billboard, Los Inrockuptibles, Forbes, VICEBenzinga, High Times y Yahoo, entre otros.

Hernán escribió los libros Porno Argento! Historia del cine nacional Triple X, Periodismo pop, Una puerta que se abre y Rock en Español. Fue docente en el Centro Cultural Rojas (UBA) donde dictó talleres de periodismo. Además, es programador de la sección VHS del Festival Internacional de Cine de Valdivia, en Chile.

Conduce FAN, programa periodístico sobre cultura, sociedad y vida moderna. Por su parte, también condujo en las FM Delta 90.3 y Nacional Rock 93.7. Asimismo, fue columnista en La Once Diez y Metro 95.1.