los blenders banda música

Cannabis

Conocé a Los Blenders, Una de las Bandas más Chidas del Indie Mexicano

Por Lola Sasturain

Conocé a Los Blenders, Una de las Bandas más Chidas del Indie Mexicano

✍ 20 octubre, 2020 - 16:39

Con una poética de barrio, que coquetea con los amigos, la playa y el porrito, Los Blenders tienen la fórmula perfecta para enamorar a aquellxs nostálgicos de los días de gloria del indie rock argentino. Asimismo, manejan un sonido que se debate entre la psicodelia, el garaje, el punk y el surf. Los Blenders tienen canciones para poguear, para pasear en auto y para tomar cerveza en una terraza en noches de verano.

Romanticismo, simpleza, humor y mística. “Somos una banda de rock, de garaje, que ahora evolucionamos hacia un lugar un poco más pop. ¡Pues somos una banda de rock, como Maná! No, no es cierto, pero igual son chidos”, dice entre risas Osmar Espinosa, el bajista.

Contenido relacionado: Simón Dice: Hablamos con Simón Saieg sobre Música, Cine, Veganismo y Marihuana

Por su parte, el resto de los integrantes son Alejandro Archundia (voz, guitarra), José Manuel Martínez (batería) y Patricio González (guitarra).

Una banda de fumones en ascenso

Los Blenders son una de las bandas mexicanas con más proyección a nivel nacional e internacional. Oriundos de Coapa, suburbio al sur de la Ciudad de México (¿otro punto en común con nuestro querido indie psicodélico argentino?), hace como 12 años que tocan juntos y hace ocho que lo hacen profesionalmente. “De repente vimos que ya no venían solamente nuestros amigos a las tocadas y ahí dijimos ‘¡Hay que hacerlo más en serio!’”, describe Osmar.

Llegaron a Coachella, junto a nuestrxs Las Ligas Menores y El Mató. Por caso, el último festival del que participaron fue el más grande de Puebla, en el que tocaron para más de 7 mil personas.

En este contexto de constante crecimiento, la pandemia les resultó un golpe seco. Sin embargo, Los Blenders están orgullosos de su recorrido como banda sin nunca haber transado con un sello mainstream. “Llegamos donde llegamos siendo una banda independiente y eso está bien cabrón. Lo bonito de Los Blenders es que nos seguimos moviendo como nosotros queremos”, agitan.

Punk, psicodelia, pop y autoparodia

El bajista cuenta que Los Blenders siempre fueron de escuchar mucho rock viejo. Sus principales influencias son los Beach Boys y mucho del pop rock sesentista mexicano y del resto de Latinoamérica. Sobran los ejemplos: Angélica María, Alberto Vásquez, Los Teen Tops, Los Hooligans, Los Saicos, entre otros. Ese pulso oldie de melodías soleadas con mucho fuzz y arreglos flasheros son una constante en toda su carrera.

Contenido relacionado: Entrevistamos a Albina Cabrera, la Productora de Contenidos Latinoamericanos en KEXP

Su último disco, lanzado en mayo de este año, se llama Mazunte 2016 y significa un corrimiento hacia sonidos más experimentales que su predecesor, el mucho más punky “Ha Sido”, de 2018. Sin embargo, el punk siempre persiste, como bien indica el corte de difusión “Ponte Punk”, con una letra llena de nostalgia, cariño e ironía: “Ponte Punk/ Ponte a los Buzzcocks / Hasta que exploten nuestras pupilas/ Trépale más esas pinches bocinas/ Ponte Punk yPierde el control/ En tu cara veo la alegría/ Que nos provocaron esas pastillas”.

El humor y la autoparodia son sus sellos distintivos: “No Sé Surfear”, canción que les contesta irónicamente a lxs que dicen que son una banda surf, es una de sus canciones más pop. “Ya casi parece Sin Bandera. Nos escuchas y dices ‘No mames, ¿estos tocan punk?’”, ríe. Pero para ellos tocar un pop más limpio significa perfeccionarse como músicos y sonar mejor. Y esa es la senda que están tomando en este momento.

A.C.A.B.

Osmar es el único que no es de Coapa sino de Pantitlán. Su barrio (o colonia, como ellos llaman a los barrios de las afueras de Ciudad de México) aparece en la canción “Perdido en Pantitlán”, el último single de Mazunte 2016. “Siempre hablábamos de amor, de amigos, de drogas y de cosas que pasan en la vida de diaria. Y con este tema quisimos hablar un poco de la brutalidad policial. Creo que es algo que todos siempre hemos vivido y estamos viviendo ahora”, explica el bajista.

Contenido relacionado: Prejuicio Racial en los Arrestos por Marihuana: Hablan Berner, Twista y Chris Webby

Según él, Pantiplán “está bien fea” y es un punto neurálgico en el cual se encuentran 4 líneas de metro. En este caso, la canción también habla de drogas y es un retrato sutil y en un tono liviano de algo oscuro y que muchas veces termina mucho peor. Lxs argentinxs podemos sentirnos cruelmente identificados: es la historia de unos amigos que se estaban fumando un porro, son detenidos por la policía y, después de una noche de mal viaje, son abandonados sin dinero ni pertenencias.

Ahora en México está bien cabrón el movimiento feminista, es la única oposición fuerte al gobierno. Entonces ahorita los puercos (N. de redacción: así les llaman despectivamente a los policías) se pasan también con las chicas. Siempre se pasaron, pero ahora es más evidente. Y por eso quisimos también hacer una canción que hablara de esto. Que todos los policías son mierda siempre”, continúa.

Bien Marihuanos

 ¿Qué lugar tiene el porro en la vida de Los Blenders? “¡Es todo! ¡Todas nuestras canciones hablan de marihuana!”, exclama Espinosa.

Y no sólo la marihuana: Los Blenders son gente hedonista y también disfrutan de (y le cantan a los) psicodélicos. En México se consumen (y crecen) muchos hongos, y a ellos les encantan. “Son muy sanadores”, dice.

Hay una canción que sintetiza, sin demasiada metáfora, el universo de Los Blenders: “TJTQ” (Tijuana), de su álbum Chavos Bien, de 2015: “Tijuana, Tijuana, Tijuana/ Quiero estar junto a ti en Tijuana/ Tijuana, Tijuana, Tijuana/ Y que fajemos en la playa/ Tijuana, Tijuana, Tijuana/ Y fumemos mucha marihuana/ Tijuana, Tijuana, Tijuana/ Tijuana Yo te quiero”.

En los ensayos de Los Blenders siempre hay mucho porro. “En el proceso creativo somos unos marihuanos orgullosos. Pero antes de tocar en vivo, no. Ahí, si estás todo marihuano, la cagás”, cuenta.

Y para el oyente, lo mismo: según Osmar, nada mejor que Los Blenders para fumarse uno.

Contenido relacionado: Entrevista Exclusiva a Duki: “Me Regalan Porro para Vérmelo Fumar”

No obstante, hoy en día tratan de tener cuidado con ese speech, ya que los sigue gente muy joven y quieren cuidar al público cosechado. “Que un morro de quince años esté escuchando esas cosas, tal vez no está tan chido. Así que siempre va a estar ahí en las canciones, pero intentamos no estar presumiéndolo tanto”, explica el bajista.

Pero sí, fuman y mucho: “Acá nos fumamos hasta el pasto”, se ríe. “Nos gusta el porrito armado, pero también hacemos bong, dab y fumamos en pipa. Nos gusta el wax, nos gusta cocinarla… de todas formas. Todo lo que se pueda comer o fumar”.

Latinos e independientes

El pasado 10 de octubre, Los Blenders brindaron uno de los shows más atípicos y ambiciosos de su carrera: Mazunte 3016, una presentación del álbum que califica más como “experiencia musical” que como simple show.

En Mazunte 3016, Los Blenders tocaron en vivo Mazunte 2016 entero y de corrido contra un croma y proyectaron una obra cinematográfica detrás, constituida por visuales y animaciones 3D. Todo bizarro y divertido, como siempre. La experiencia fue dirigida por Santiago Gómez y Andrés Azzolina. “Pusimos una playa medio como la del Chavo del 8, medio Enrique Segoviano, su productor, que usaba esos efectos bien culeros”, describe Espinosa.

“Estuvo bien padre, lo vieron como 1.200 personas”, cuenta Osmar. “Después ves que los streamings de stand up o los vivos de influencers tienen 25 mil personas, pero bueno. 1.200 personas para una banda de rock hoy en día está muy bien”.

Pero la escena rockera independiente de México puja fuerte y Osmar está contento. No solamente por la cantidad de proyectos interesantes, sino por la apertura que está habiendo hacia el rock hispanohablante por parte de los grandes medios y festivales internacionales.

Contenido relacionado: Conocé a la Directora Detrás de los Videoclips de Nicki Nicole

Aunque vivir como músico independiente que canta en español hoy sea casi imposible, es el camino que siguen eligiendo. Y saben que son afortunados del lugar que les toca.

La música es para gente rica, es bien elitista. Ahora en pandemia, yo sí tengo que salir de mi casa a trabajar de instalador de cámaras. Que te vaya bien es 90% trabajo y un de 10% suerte. Y si no tienes ese 10% de suerte, es muy difícil. Aunque hagas algo sencillo como Los Blenders”, bromea.

“Y la suerte que tuvimos fue que la gente se identificó con nuestras canciones”.

Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

cann
vacuna coronavirus
recetas cbd