Emily Eizen

Arte

Emily Eizen: Hermoso Arte Cannábico y Queer para Alegrarte la Cuarentena

Por Javier Hasse

Emily Eizen: Hermoso Arte Cannábico y Queer para Alegrarte la Cuarentena

✍ 26 abril, 2020 - 12:50

En momentos como éste, la gente necesita de cosas para disfrutar. Cosas para ver en internet que no sean noticias sobre el coronavirus.

Mientras que el cannabis está siendo considerado esencial en muchos estados de EEUU, el arte también está siendo considerado esencial por millones de personas. Necesitamos diversión y placer para aplacar nuestra ansiedad. Aunque la marihuana también ayuda.

Por eso me encantaría compartirles el trabajo de una maravillosa fotógrafa y artista multimedia de cannabis.

Contenido relacionado: Cannabis y Creatividad: Potencia Tu Proceso Con Marihuana

‘I: Zen’

Les presento a Emily Eizen, una artista de multimedia queer que trabaja en varios medios: pintura, escultura, fotografía, modelaje y performance. Sus trabajos inspirados en la década del ‘60 con tintes psicodélicos buscan evidenciar la “belleza, libertad y diversidad” que Emily considera esenciales para crear un mundo más igualitario.

Cuestiones como género, sexualidad y lo no convencional cobran vida en las obras de Emily. ¿Pero de dónde vienen?

Emily Eizen

Oriunda de California del Sur, Emily sabía qué era la marihuana desde una edad relativamente temprana.

La primera vez que le presentaron al cannabis fue en octavo grado, pero no mostró mucho interés hasta salida de la secundaria. Este es definitivamente un abordaje inteligente para lxs adolescentes de hoy, opina. Lxs chicxs necesitan saber qué es el cannabis, y entender que existe un momento para consumirlo de manera responsable, disfrutando sus beneficios en su totalidad.

En la secundaria, a Emily le interesaba más la política que el porro. Según ella, todo se trataba de su “club feminista… y protestar contra el código de vestimenta del colegio”.

Su pasión por la política se mantuvo viva en su época universitaria, mientras se cursaba la carrera de Ciencias Políticas en la Universidad George Washington.

“Estaba muy involucrada con la organización LGBTQAI+ del campus, y hasta tuve la oportunidad de conocer al (entonces) presidente Obama, a Bernie Sanders, y a Hillary Clinton”, confesó. “Me rateé de clases para protestar contra una manifestación de ultraderecha en la que hablaba Trump y me hice viral en Snapchat y Twitter”.

Pero algo “gigante” le faltaba a su alma, continuó. Había perdido de vista algo que había sido una parte crucial de su vida en su adolescencia: el arte, la creación.

Contenido relacionado: Iglesia Internacional del Cannabis: Una Visita Virtual

Porro al rescate

La falta de actividad creativa tenía a Emily sumida en la depresión, y perdida en lo que ella define como “el pantano político de la cultura universitaria de (Washington) D.C.”.

Emily Eizen

Fue entonces cuando la marihuana se convirtió en su mejor amiga.

“Fumaba en mi cuarto y el cannabis me devolvía toda la creatividad y pasión por el arte”, dijo. “Poco después, dejé la carrera y me mudé a Los Ángeles. Ahí empecé a trabajar en todo tipo de dispensarios como budtender”.

De allí en adelante, Emily trabajó en negocios de cannabis medicinal y de uso recreativo, desde los legítimos hasta los (llamémosles) más cuestionables.

Pero el cannabis sería más que un método para escapar de la depresión, y más que un simple trabajo de 9 a 5.

Al trabajar en uno de estos dispensarios como budtender, Emily se dio cuenta de que el Instagram y el sitio web de la tienda… eran pésimos. No estaban curados, no tenían coherencia estética ni intención.

Sólo estaban ahí.

Ahí fue cuando Emily se dio cuenta de que su creatividad podía encontrar un hogar en el mundo del cannabis.

“La mayoría de las marcas todavía no se concentraban en contar una historia a través de fotos de estilo de vida o recursos editoriales”, recordaba Emily. Mi jefa, Gina, que resulta ser otra mujer queer fuerte en la industria del cannabis, me ascendió a Administradora de Redes Sociales y Directora Creativa. Me esforzaba todos los días en la tienda, iba a eventos, creaba contactos, me encontraba con representantes de marcas de todos los rincones de la industria del cannabis…”

“Fui capaz de hacer tantas conexiones auténticas… siempre voy a estar agradecida por esa oportunidad.”

Este trabajo hizo que Emily se adentrara en el rubro de la fotografía cannábica. También comenzó a modelar para varios dispensarios y marcas de cannabis.

Contenido relacionado: Hablamos con la Futbolista Megan Rapinoe sobre Cannabis y Feminismo

Para adelante

Hoy, Emily puede vivir como creativa freelance a tiempo completo. Sus clientes son tanto de la industria del cannabis como de afuera de ella. Modela, pinta, construye instalaciones… Y son increíbles. También produce y crea las sesiones de fotos más alocadas.

Emily advierte que como en cualquier otro rubro, el estilo de vida de lx artista no es fácil ni tiene garantías.

“Tienes que realmente, realmente quererlo. Hay que hacer sacrificios y tomar riesgos. A pesar de lo que algunxs pueden pensar, no es siempre del todo estable”.

Pero Emily no hace todo esto por ella misma, o por su ego. Quiere que su presencia, su participación en la comunidad y la industria del cannabis signifiquen algo “para lxs incontables que (también) merecen ser escuchadxs, vistxs y representadxs en esta nueva industria”.

“Quiero utilizar la posición que tengo como creativa para resaltar y contratar a la gente que ha sido el pilar de este movimiento mucho antes de la legalización. Quiero llevar al primer plano una ola nueva de cultura de cannabis que sea inclusiva, creativa y a menudo femme. Tenemos que mantener el espíritu de la libertad, el amor y la justicia en la industria del cannabis, que está siendo usurpada por gente a la que sólo le interesan las ganancias”.

Ahora, ¿esto es arte cannábico? ¿O arte imbuido en cannabis? ¿Hay una diferencia?

Emily Eizen

Emily es una vocal usuaria de cannabis además de ser artista.

“Estas cosas no siempre tienen por qué ir juntas. Soy artista desde hace mucho más tiempo del que me gusta el cannabis. Sólo usé el arte como atajo para crearme una carrera en la industria. Lxs artistas han estado usando cannabis por cientos, quizás miles de años. Yo estoy trayendo esa energía creativa del mundo del arte al mundo del cannabis legal”.

Contenido relacionado: Estudios sobre Psicodélicos: ¿Dónde Está la Gente Queer?

‘Here and queer’

No hay manera de escapar a esta pregunta: ¿es la industria del cannabis tan abierta y acogedora como unx esperaría cuando se trata de género y sexualidad?

Nos encanta vernos como progresistas. ¿Pero lo somos?

Emily Eizen

Para Emily “avanzamos mucho gracias a los esfuerzos de Dennis Peron e incontables otrxs”.

Sin embargo, suele notar cómo la industria del cannabis, en su totalidad, se ha desconectado de su historia LGBTQ+.

“Mientras que el cannabis se vuelve más corporativo y menos local, siento que es mi responsabilidad como mujer libre con privilegios continuar el legado de lxs valientes pionerxs que me precedieron, que pelearon por lxs pacientes de cannabis durante la crisis de VIH/SIDA. Al crear imágenes hermosas que cuentan una historia, al hablar sobre la equidad social y al mostrarme como mujer queer en este rubro, tengo la oportunidad de crear un impacto duradero en la cultura del cannabis”, dijo.

Contenido relacionado: El Mes de la Mujer Durante la Pandemia de Coronavirus

El proyecto de sus sueños

Antes de terminar nuestra conversación, tenía que hacerle mi pregunta favorita para  lxs artistas. Si tuvieras un presupuesto ilimitado para realizar un superproyecto creativo para impulsar a la legalización de la marihuana: ¿qué harías?

“Tengo planes en el tintero, pero mi evento soñado sería uno donde las marcas de cannabis pudieran conocer creativxs y emprendedorxs increíbles y talentosxs que quieran meterse en la industria del cannabis. Lxs artistas podrían tener instalaciones y obras a la venta, con las ganancias a beneficencia de organizaciones comprometidas con la equidad social y a arreglar todo el mal que hizo la Guerra contra las Drogas en EEUU. ¡Servicios de expurgación gratis, DJs, música, comida, y arte!” 

Así que, por si te estás preguntando. Esta es una oportunidad.

Si quieres meterte en el arte cannábico, sin embargo, no hay un mapa, según Emily.

“Sé creativx contigo mismx y encuentra tu nicho. Como industria joven, hay oportunidades para que sea distinta, que sea equitativa y ética. Esto significa que necesitamos gente a la cual le importe más la cultura que la avaricia. Tenemos que aparecer no sólo por nosotrxs mismxs, sino por la gente que ha perdido su libertad por esto”.

“¡La gente queer de cualquier lado es responsable por la gente queer de todos lados!”

Sigan a Emily en Instagram, no se van a arrepentir.

Foto principal: Jon Haloossim.

Vía Forbes, traducido por El Planteo.

Javier Hasse

ACERCA DEL AUTOR

Javier, el co-fundador y CEO de El Planteo, es un escritor especializado en cannabis, cáñamo, CBD y psicodélicos. Actualmente se desempeña también como Director Ejecutivo en Benzinga Cannabis, una empresa de medios y eventos en los Estados Unidos, enfocada en cannabis, cáñamo, y psicodélicos manejando un equipo de más de 35 personas.

Su libro “Start Your Own Cannabis Business,” publicado en mercados angloparlantes por Entrepreneur Media, llegó al primer puesto de “Best Seller” en Amazon.

Como reportero premiado, ha publicado más de 4,900 artículos en medios masivos incluyendo Forbes, CNBC, Playboy, CNN, MSN, UOL, Entrepreneur Magazine, Yahoo Finance, MarketWatch, Houston Chronicle, The Street, Nasdaq, Yahoo, Morningstar, Benzinga, MERRY JANE, High Times, Leafly, DOPE Magazine, etc.

Javier también rankea en numerosas tablas Billboard por su participación en discos con RZA e Inspectah Deck de Wu-Tang Clan, Twista, Lil Windex, Riff Raff, Cyhi The Prynce, Yung Bleu, DJ Whoo Kid, Jonathan Hay, y otros.

También puede interesarte

Kardashian CBD
Noticias de Cannabis
Acciones de Cannabis - Imagen por Ilona Szentivanyi. Todos los derechos reservados a El Planteo y Benzinga.
Avicanna