Dalia Bruja Moderna

Cultura

Todas las Dalias, La Dalia: Magia, Amor, Freestyle, Porro y Cuarentena

Todas las Dalias, La Dalia: Magia, Amor, Freestyle, Porro y Cuarentena

✍ 18 junio, 2020 - 13:32

Creas en ellas o no, una cosa es innegable: si hay algo que han tenido las brujas desde tiempos inmemoriales, es mala prensa.

Mientras que lo que define a una bruja son sus poderes místicos y cualidades mágicas, lo más común es que se las asocie con la maldad, la fealdad, y con el diablo; un sesgo conceptual que podemos agradecerle a siglos acumulados de machismo y a su principal propulsora: la Iglesia Católica.

Dalia Fernández Walker es bruja y prueba viviente de que dichos estigmas no son más que folklore machirulo, pues nada tienen que ver con esta mujer las imágenes clásicas de vileza que a la brujería refieren. Por el contrario, La Dalia es una mujer sabia, poderosa, cálida, y -como podrán ver en su Instagram- tiene más onda que Axé Bahía.

https://www.instagram.com/p/BqP9IiRF3g_/

Contenido relacionado: Hablamos con Bella Thorne sobre Porro, Porno y Otros Temas Tabú

Todas estas cualidades son puestas en uso a la hora de ejercer sus muchos roles en este mundo, porque Dalia no es sólo la “Bruja Moderna” (título de su primer libro); además de dedicarse a la hechicería, esta hembra feroz es emprendedora, autora, oráculo, astróloga, productora, podcaster, madre, esposa y amiga. Y encima de todo, es re piola.

Referente del misticismo cool, es admirada no sólo en Argentina, su país natal, sino en todo el reino hispanoparlante. Con dos libros en su haber, una exitosísima tienda esotérica llamada Fe, y produciendo y emitiendo semanalmente Concha, uno de los podcasts más escuchados del país, La Dalia no tiene un as bajo la manga… tiene el mazo entero, y es de Tarot.

Tener Fe en cuarentena

Considerando que la principal actividad comercial de Dalia es Fe (tienda esotérica repleta de aromas maravillosos donde venden productos e imparten cursos), cabe la duda: ¿Cómo han transferido el oficio de la brujería al ámbito virtual?

Según nos cuenta Dalia, cuando empezó la cuarentena se quedaron “como idiotas dos semanas sin hacer nada” porque estaban procesando la data. Pero poco después, en un rapto de voluntad, la protagonista de esta historia dijo “no va más” y despertó a su aquelarre para volver al ruedo en versión 2.0.

“Yo por más que sea bruja tengo una empresa, y en ese sentido hubo que pensar todo de nuevo. Pensarlo todo diferente y armar nuevas estructuras, diseñar nuevas estrategias, adaptar un montón de cosas. Ponele que por día teníamos 10 o 15 ventas de productos online, y ahora tenemos 40. Todo lo que es embalar, notificar, preparar, distribuir… Tuvimos que repensar todo, todo, TODO el proyecto.”

No por nada es la Bruja Moderna: en vez de volar en escoba, Dalia surfea la web.

Pero su preocupación no pasa sólo por lo económico, sino por poder continuar guiando y acompañando a sus allegadxs en tiempos difíciles. Además de recomendar productos específicos para cada situación en particular, han convertido todos sus cursos al formato virtual, manteniendo los talleres al menor precio posible. Este considerable esfuerzo para llegar a sus clientes no se restringe a quienes ya estaban familiarizadxs con el esoterismo; si alguna vez ha habido un momento para que a lxs militantes del escepticismo les pique el bichito de la espiritualidad, es éste.

Contenido relacionado: Entrevista Exclusiva a Duki: ‘Me Regalan Porro para Vérmelo Fumar’

“Me parece que está habiendo un despertar de conciencia para mucha gente, como cuando uno toca un lugar de peligro, o está cercano a la muerte, porque la muerte está muy ahí… Con la enfermedad, con la salud, la gente se cuestiona cosas, y creo que estamos acompañando a muchos a atravesar el proceso. Cuando unx está tan para adentro a veces toca el lugar de la espiritualidad, y abrimos esa puerta para muchxs.”

Una Bruja con mucho style

Para la gente que no consume espiritualidad, el escepticismo suele ser moneda corriente.

No es extraño que cuando quienes toman con pinzas el esoterismo deciden acercarse a él, lo hagan con actitud de “sobre esto no se sabe nada”, o peor aún, “yo lo sé todo”, según dice La Dalia. Este tipo de postura, que ella categoriza como “muy millenial”, muchas veces lleva a que la gente realice los rituales como se le da la gana. Con esto en mente, le preguntamos cuán importante es seguir las normas, o más bien, hasta donde se pueden manipular.

Contenido relacionado: Wos Habla de Cannabis: el Faso y el Freestyle Se Parecen

“Hay cosas que tienen ciertas reglas o ciertas leyes, como que una novena no se corta, tal color representa tal cosa, hay un bien y un mal de base, no es improvisación 100%. Pero dentro de esas reglas es como el hip hop, o como el freestyle: tiene un ritmo, tiene unas palabras, tiene una forma, pero dentro de eso es infinitamente creativo, porque se puede combinar de miles de maneras. Básicamente improvisás, pero con sentido, ¿se entiende?”

Se re entiende, y esa analogía no tiene precio. Por si fuera poco, hay más:

“Admiro y no puedo creer esa gente (a la) que la palabra le va más rápido que la mente, para mi ahí tenés que estar abiertx a una conexión creativa superior. Eso es gente que está abierta al diosito de la música, hay algo que simplemente dejan que suceda, y me parece que la magia se trata de eso, de dejar que suceda y tirarle un ondín sobre eso que ya está fluyendo”.

Una cosa es segura: la próxima vez que la entrevistemos, se va a tener que tirar unas barras.

Dalia y Juana

Hablando de conectar con fuerzas superiores, no podíamos no dedicar parte de la entrevista a la amiga N°1 de El Planteo, la marihuana. Sobre este tema Dalia cuenta:

Definitivamente creo que no sería quien soy hoy si no fumara marihuana. Para mí el porro te abre una percepción -a la que seguramente podrías llegar si no fumaras- que te presenta la realidad de una manera diferente, que te dice ‘Che, esto existe’”, explica, y agrega que “para mí la marihuana es una conexión también con la magia en un punto.”

Cotenido relacionado: Cannabis, Aislamiento y Creatividad: Charlamos con Bandalos Chinos

Si bien la Dalia es bruja y fuma porro, no todas las personas en el ambiente de la espiritualidad piensan igual. La entrevistada elabora sobre los gurúes, que en muchos casos están en contra de las sustancias que alteran la percepción:

Para mí lo que les molesta no es la droga en sí, sino que vos no hagas el esfuerzo de llegar a ese estado de conciencia y que llegues a través de la droga, que es una puerta como muy corta a veces”.

Remata con una anécdota graciosa:

“Justo hoy abrí mi latita de porro para sacar el encendedor para prender una vela, y apoyé el porro arriba de la foto del gurú en el altar. Y yo tipo ‘¡Ay, perdón señor!’. Y después dije ‘éste debía fumar porro igual, era de la India’”, dice riéndose.

Y por más que haya a quienes les disguste la brujería con porro: que la hay, la hay.

Dalia nos contó que efectivamente existen muchas ramas de la brujería, entre las cuales hay un número que realiza rituales con marihuana. En dicho submundo, donde bruja y planta van mano en mano, Dalia dice: “Es como una herramienta, ¿me entendés? Como si te dijera el tarot, el porro.”

En cuanto a si ha tenido experiencias con productos de CBD, nos cuenta:

“Probé el aceite, ¡el aceite me encantó! Me pareció como que te pone en un mood muy copado para vivir, y podés como ir en una dimensión distinta de todo, que es espectacular.” Sin embargo ese amor no estaba destinado a durar: “Me empezó a dar mucho sueño”, se lamenta, “entonces lo tuve que dejar, aunque me pegaba re bien y la re flasheaba, en el sentido de ‘todo me chupa un huevo’, ¡qué placer vivir así!”. Luego clarifica: “no, no todo me chupa un huevo, nada me parece tan tremendo”. Una forma bastante acertada de ponerlo.

¿Dalia in the Sky with Diamonds?

No. Eso todavía no, pero no porque no le intrigue.

Después de hablar de porro, saltamos al tema de los psicodélicos. Si bien Dalia tiene curiosidad al respecto, la cuota de aprehensión es grande. Pero tiene un buen motivo.

Quien ha consumido estupefacientes de esta índole sabe que la experiencia puede marcarte para siempre, al mostrarte cosas que pueden tanto iluminarte el sendero como romperte la cabeza. Como bruja, Dalia conoce otros caminos a la iluminación, y eso es lo que la detiene a la hora de probar.

Contenido relacionado: Entrevista con el Director de ‘Buen Viaje: Aventuras Psicodélicas’, el Nuevo Documental de Neftlix

“Yo desde la espiritualidad tengo conciencia de lo que significa tocar lugares muy zarpados, y también tengo conciencia de lo que significa no estar listo para eso. En cambio, si vos haces el camino por vos mismo es más genuino, como que todo lo que veas… vas a estar listo para eso. Si llegás ahí con drogas por ahí ves de más, y no hace falta.”

A su vez, entiende que nunca deben consumirse psicodélicos con miedo -una postura sabia- y es por eso que concluye: “Me dan ganas, pero no me animo porque ya re flasheo y flashearia demasiado, y por ahora eso no me interesa. Por ahí más grande, o en otro momento”.

Concha en cuarentena

Así las cosas son: atendidas o no, todas las conchas del país han de quedarse de sus casas hasta nuevo aviso. Concha podcast no es la excepción.

Al igual que Fe, este proyecto que lleva adelante con sus amigas y socias Jimena Outeiro y Laura Passalacqua, ha tenido que cambiar de formato. Habrá quienes digan: “bueno, ya es virtual, ¿cuán difícil puede ser’”. Pues lo fue. En especial considerando que debieron desandar un buen trecho de camino ya pavimentado para empezar una nueva etapa: shows en vivo.

 

“El mismísimo día que íbamos a hacer el primer vivo en el Konex, para seiscientas personas, que teníamos una marca de ropa que nos había dado unos trajes como de cuero espectaculares, todo sold out y toda la gente en llamas esperando que llegue la noche… De pronto a la mañana empezaron a decir ‘se suspende todo, queda a cargo del que lo organiza si lo quiere hacer o no’ y nosotras tipo ‘Chicas, ¿QUÉ HACEMOS?’”.

Contenido relacionado: Hablemos de Menstruación Sustentable

Si bien la cuarentena obligatoria no era algo definitivo, pero sí inminente, las chicas se vieron obligadas a tomar una decisión, y así lo hicieron. Con mucho dolor, pero también con mucha conciencia social, Dalia contó: “Tuvimos que bajar nuestro propio show. ¡Fue terrible!”

Luego de un par de semanas de depresión, las podcasters volvieron a subirse al caballo con la misma idea, pero en otro formato: un vivo -independiente de Concha- desde sus propios hogares. Para sorpresa de las locutoras, el nuevo podcast fue un éxito y se convirtió en una rutina de sábado a la noche.

Sin temática, a diferencia de Concha, las chicas mantuvieron un concepto similar: hablar de lo que les pasó en la semana. Dalia describe la asunto general de esta serie de emisiones como “‘El espiral de la cuarentena’. Una descarga de energía para mantenerse cuerdos”, y agrega, “Yo creo que [lo de los sábados] es como salir para nosotras, cuando podamos salir seguro no los hagamos más”.

¡Pero no temáis, fans de concha! Luego de su éxito de los fines de semana, las chicas compraron micrófonos y un estudio virtual para poder volver al formato de grabación y producción. Gracias a esto, Concha ya está de vuelta. ¡Larga vida a Concha!

 Todas las Dalias, La Dalia

“Cada cosa que hago me construye como soy… ¡Y cada vez hago más cosas!”, dice riéndose Dalia, la bruja multifacética.

Todo en la vida tiene su lado bueno y su lado malo, y cuando el repertorio de ocupaciones es amplio, las aristas se multiplican. Por eso, le pedimos que elaborase sobre los pros y contras de sus miles de actividades:

En concha me gusta decir en voz alta y que otros me escuchen cosas que no puedo decir en ningún otro lado, en Fe me gusta pensar, crear y ser emprendedora, ver como se copa la gente, y vender no por vender sino pensar estrategias, todo eso me encanta. Cuando soy mamá juego, o soy súper vulnerable que no puedo ser en otros lugares”.

También a veces la empresa me embola y me refugio en el personaje de La Dalia, a veces el mundo me lima y me refugio en ser mamá, y a veces ser mamá me hincha las bolas, y me escapo un poco, lo dejo medio de encargado a Nico [su marido] y me pongo a escribir. Son como casitas en las que te podés ir refugiando cuando otra casita te quemo la cabeza”. 

Contenido relacionado: Hablamos Con Jason Silva, de ‘Juegos Mentales’ en NatGeo, Sobre Cannabis y Psicología

No es extraño que a la generación millenial le sorprenda ver a una persona tan poco convencional dentro del marco del matrimonio. Sin pelos en la lengua, le preguntamos: ¿Qué onda con eso?

“Puedo ser yo siempre, soy súper libre. En todo. En lo que quiero crear, en lo que quiero hacer, todo. Está buenísimo tener un compañero que te banca como sos al 100. O sea, yo no le tengo que ocultar NADA, cero, y lo mismo del otro lado”.

Tampoco les quiero vender la perfección: por supuesto que se pelean. No hay pareja que no pelee a veces, y si la hay, no debe ser sano. Sea como sea, Nico y Dalia están juntxs hace diez años, tienen una nena divina, tienen proyectos, se apoyan y acompañan mutuamente en todo, y viven en una casa que, según la bruja, en cuarentena se ha convertido en “un ashram, pero con internet”.

Podemos decir con bastante confianza que ‘los chicos están bien’.

https://www.instagram.com/p/B8jDKUOFFrX/

Natalia Kesselman

ACERCA DEL AUTOR

Natalia es Editora Ejecutiva, redactora, y parte del Alma Mater de El Planteo.

Tiene un título de Diseño de Indumentaria de la UBA, una carrera en joyería contemporánea, y es fabricante de cuchillos de lujo.

También puede interesarte

Brocoli
suministro marihuana
marihuana dosis