Jack Herer

Cáñamo

Jack Herer, el Emperador del Cáñamo

Por Goldleaf

Jack Herer, el Emperador del Cáñamo

✍ 10 junio, 2020 - 12:44

¿Qué tienen en común Jack el Destripador y Jack Skellington? Si conoces bien la cultura del cannabis, sabrás que ambas son cepas populares, y también lo son Sour Jack, Jack Herer, Jack’s Cleaner y muchas más. ¿Pero sabes de dónde vienen todos esos nombres?

Puede que simplemente asumas que llevan el nombre de un tipo llamado Jack que creó la cepa, pero es mucho más que eso. En realidad, fueron nombradas como un homenaje a uno de los íconos más importantes de la industria.

Jack Herer era conocido como un activista a favor de la causa de la marihuana y el cáñamo, y su libro, The Emperor Wears No Clothes, lanzó mil gritos de guerra para que Estados Unidos despenalice el cannabis. Como resultado, a menudo se lo conoce como el Emperador del Cáñamo; el Hemperor, si se quiere. A medida que se acerca su cumpleaños (13 de junio), nuestros pensamientos se centran en sus contribuciones a la industria.

El cáñamo, para aquellos que no están familiarizados, es una variedad de cannabis sativa cultivada para usos industriales, no psicoactivos. En otras palabras, no te colocará. Lo que te conseguirá… es una historia complicada. El cáñamo llegó por primera vez a las Américas con los Peregrinos, y la Declaración de Independencia misma de E.E.U.U. fue escrita en papel de cáñamo. Pero luego todo comenzó a cambiar en el siglo XX.

Contenido relacionado: Cambiando el Packaging: Los Bioplásticos de Cáñamo Entran en Juego

En 1937, dos años antes de que Herer naciera, los E.E.U.U. aprobaron la Ley del Impuesto sobre la Marihuana, que estableció un impuesto sobre el uso, la producción y la venta de cannabis, incluso para su uso industrial. Dos años después de su nacimiento, el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) lanzó una campaña llamada “Cáñamo para la Victoria” y presionó para que la planta volviera a ser popular. Y lo fue, sólo para ser eliminada nuevamente en 1945 cuando terminara la guerra. Este ir y venir se detuvo en 1970 cuando la Ley de Sustancias Controladas declaró el cáñamo (y la marihuana) como una droga de la Lista I de peligrosidad y, por lo tanto, efectivamente lo prohibió en los E.E.U.U.

Herer sabía que el cáñamo era un material renovable de rápido crecimiento que sólo rivalizaba con el bambú en su versatilidad, por lo que pasó su vida escribiendo el libro que influiría en la industria en los años venideros.

En The Emperor Wears No Clothes, afirma que el cáñamo podría usarse como ropa, papel y combustible, sin todas las cosas nocivas que traen los combustibles fósiles y la deforestación. También afirma que la razón por la cual el gobierno lo prohibió en primer lugar fue porque era una amenaza para industrias como Big Oil.

Herer argumenta que los combustibles fósiles podrían reemplazarse por completo mediante el cultivo de cáñamo para su biomasa (que es una forma elegante de decir que se cultivan cosas para ser utilizadas como energía). A medida que crece, elimina los contaminantes y los gases de efecto invernadero del medio ambiente. Una vez maduras y cosechadas, las personas convierten esa biomasa en lo que es esencialmente carbón y ¡listo! Un recurso ecológico y de rápida reposición.

Contenido relacionado: La Legendaria Primatóloga Jane Goodall Desarrollará Productos de Cáñamo

Su libro aún se cita hasta el día de hoy en argumentos de la multitud pro-cáñamo, e incluso hay $ 100,000 para cualquiera que pueda refutar las afirmaciones que hace. Hasta el momento, nadie ha ganado el dinero del premio, ni siquiera Big Oil.

A lo largo de su vida, Jack Herer vio cómo la lucha contra el cáñamo lo rodeaba, pero vio también los problemas que el cáñamo podía resolver, y en protesta, pasó su vida dedicado a la causa de la marihuana. Murió en abril de 2010, aún luchando la buena batalla. Sin su trabajo, no podríamos estar donde estamos hoy, y por eso, le debemos nuestra gratitud.

Creemos que si Jack Herer estuviera vivo hoy, lideraría la batalla contra la afirmación de que los opioides son un mejor tratamiento para el dolor crónico que el cannabis. 

Publicado en Goldleaf, traducido por El Planteo

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

Psyched psicodelia
banco mundial covid
miel de marihuana