ENG 🇬🇧
la luz mala

Argentina

¿Por Qué ‘La Luz Mala’ Es una Película para Ver Fumados en el Cine?

¿Por Qué ‘La Luz Mala’ Es una Película para Ver Fumados en el Cine?

✍ 19 diciembre, 2022 - 13:05


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter



¿Será porque es una película correntina de ovnis? O ¿porque sus personajes son muy graciosos? ¿Será, acaso, porque la historia suena bizarramente real o, tal vez, porque tiene esa mezcla de inocencia y picardía provinciana?

La película dirigida por Carlos Kbal -que fue filmada entre los Esteros del Iberá en Corrientes y los campos de meteoritos de Chaco- estará en cartel en el Cine Gaumont (Avda. Rivadavia 1635) todos los días a las 12.30 hasta el 21 de diciembre.

Contenido relacionado: ¿Cuáles son las Películas de Terror que NO Tenés que ver si Fumaste Marihuana? Hablan los Expertos

La Luz Mala tiene como protagonistas a René (Chirola Fernández) y a Walter (Jorge Román) dos delirantes de un pueblo correntino que llevan adelante -como pueden- un programa de radio donde hablan de los “misterios del universo” y, como tema recurrente, los extraterrestres.

Una noche después del programa, mientras pican un salame, René le muestra a Walter su nueva adquisición: una cámara de video y le propone -como forma de mejorar su preocupante situación económica- hacer un programa de televisión.

En ese momento, y con la cámara en mano, un objeto luminoso pasa sobre sus cabezas y aparentemente, cae cerca de allí.

la luz mala

La desesperación por grabar el momento por el que esperaron toda su vida, hace que no puedan filmar ese hecho trascendental.

Pero la vida les da una segunda oportunidad e inmediatamente empiezan a recibir innumerables mensajes de oyentes que vieron ese extraño fenómeno.

Uno de ellos es Ramiro, que afirma que el objeto era un OVNI que cayó en una laguna que está en su estancia “La luz mala”.

A estos dos aventureros se le suma Isadora (Giselle Motta), la conductora del programa de televisión “Área 51” de Buenos Aires.

Entre los tres comienzan una búsqueda que los llevará a conocer una serie de inverosímiles personajes que habitan en esa recóndita región de la Argentina con el río y los esteros como escenarios naturales.

Los actores principales son caras conocidas: uno por El Bonaerense (Román) y el otro por Granizo (Fernández, que actuó junto a Francella).

Contenido relacionado: La Realidad Distópica de ‘Mateína’: ¿Qué Pasaría si También nos Prohibieran la Yerba Mate?

“Con ellos encaramos el trabajo de que haya química en su relación, sobre todo. El resto de los actores, en su mayoría no-actores, estuvo pensado así desde un comienzo”, confiesa Carlos Kbal, el director.

Con los no-actores el trabajo fue convencerlos de que no debían actuar, sino ser ellos mismos: “Algo que suena mucho más sencillo de lo que es. Pero creo que finalmente lo conseguimos”.

No sólo en EE. UU. hay OVNIS

El director de la película, Carlos Kbal (también guionista y productor) cuenta a El Planteo que el disparador del film fue una frase que tiró su hijo durante un almuerzo familiar: “Si algo nos enseñó el cine, es que los OVNI’s solo caen en EE.UU”.

En ese entonces, Kbal venía de realizar diferentes trabajos audiovisuales por lo profundo de los esteros y “los Esteros del Iberá son tan inhóspitos como el desierto de Arizona”.

Contenido relacionado: Cannabis, Crimen y Juan Minujín: se Exhibe ‘Los Últimos Románticos’, una Comedia Negra Llena de Faso

Al día siguiente, el realizador comenzó a escribir un guion en que un OVNI caía en los Esteros.

“Por supuesto que no tenía al FBI ni al ejército rodeando la zona sino dos personajes mucho más tercermundistas, locutores de una radio comunitaria, con escasos (o nulos) recursos económicos”, detalla.

la luz mala

La construcción de los personajes que atraviesan la historia son producto del “oído atento” del director en sus viajes por la provincia de Corrientes.

“Además hay que sumarle una adolescencia en que los fenómenos paranormales y el deseo de avistamientos eran una constante en mí y en mi grupo de amigos”, asegura.

Filmar en Corrientes

En Argentina, la mayor parte de las películas que se filman, suceden y se realizan en Buenos Aires y alrededores.

Pero… ¿Cómo es hacer cine en una provincia con actores, técnicos y recursos de la región?

El tema recursos quizás sea lo más complicado. Al no haber tantas producciones hay cosas que no se consiguen y eso nos obliga a traerlas desde varios cientos de kilómetros encareciendo los costos.

También cuesta que los servicios tercerizados entren en la dinámica de un rodaje.

“Es algo en lo que desde la producción se puso mucho énfasis pues ya lo habíamos vivido en rodajes anteriores pero que en La luz mala superamos con éxito”, explica.

Contenido relacionado: Cine Argentino versus Marihuana (Parte 1)

Un párrafo aparte es para el pseudo-federalismo de Argentina en cuanto a la industria audiovisual.

“Es imposible rodar en la provincia sin tener una persona u oficina agilizando los papeles en el Instituto de Cine, en los sindicatos. Gente que nunca atravesó la General Paz (división entre Buenos Aires y la provincia) exigiendo cosas que son muy difíciles de cumplir desde acá y que encarece mucho más el área de administración”, afirma Kbal.

La comedia menos buscada

La película logra hacer reír en reiteradas oportunidades y en la sala hay momentos de carcajadas contagiosas.

¿Buscaste hacer una comedia cómo se fue dando el guión para llegar a este punto?

—No busco hacer comedia, pero el humor absurdo está siempre presente en mis historias. En mi libro Caramelos sueltos el humor está siempre presente, aunque algunas de sus historias sean más dramáticas.

La Luz Mala está compuesta de situaciones absurdas, bizarras y determinantes para la vida de sus protagonistas.

la luz mala

“Nunca buscamos el gag ni arrancar una carcajada obvia. Simplemente una historia que entretenga y te saque una sonrisa. Por suerte, la gente en la sala se ríe mucho más de lo que esperaba”, asegura el autor de la historia.

¿Y si prendemos uno antes verla?

La Luz Mala viene de ganar el premio del público en el Festival Internacional de Cine de Entre Ríos (FICER) como Mejor Película en el Festival Internacional de Cine sobre Ufología y Fenómenos Paranormales de Victoria (E.R.).

Varias personas que la vieron coinciden en que La Luz Mala es una gran película para ver fumado. Como director, ¿qué pensás al respecto?

—Jajaja, y… debe ser que el que la escribió estaba fumado. No sé, la peli es extraña pero al espectador, en general, le gustó bastante. Rescatan el tipo de humor y la originalidad. No sé si hace falta estar fumado para verla. Personalmente no creo que haga falta, eso depende del gusto del consumidor.

Contenido relacionado: Flores con Lamothe: una Charla sobre Porro, el Oficio de Galán y la Vida Misma

El director la define como “una película divertida” que “trata con respeto una temática que, por lo general es ridiculizada. Algo que a un intelectual le puede incomodar… que la vea fumado, entonces”.

Para más información hacé Click Acá.

Dirección: Carlos Kbal (@kbalcarlos)

Producción: Sebastián Toba (@chaputoba) Carlos Kbal

Más Contenido de El Planteo:

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Periodista, locutor y docente. Ha publicado en Anfibia, Orsai, Cosecha Roja, Infobae y medios extranjeros como La Vanguardia de España y la revista Lento de Uruguay. Escribe sobre cine en la revista Directores de DAC y en La Gaceta de Tucumán. Es productor del ciclo documental Elemento Vital -el único programa de Latinoamérica sobre el agua- y da clases de comunicación a artistas de los barrios de Soldati, Retiro, Barracas y Lugano de CABA.

También puede interesarte

Festival de Cine Rosario
Inversiones Cannabis COVID-19
flora growth acciones
alcohol ibogaína