ENG 🇬🇧
mateína

Argentina

¿Qué Pasaría si También nos Prohibieran la Yerba Mate?

¿Qué Pasaría si También nos Prohibieran la Yerba Mate?

✍ 19 October, 2022 - 13:11


¡No te pierdas ni una noticia! Haz click aquí para suscribribirte a nuestra newsletter GRATUITA.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo. Instagram // Facebook // Twitter



Esa es la pregunta que se hizo el uruguayo Joaquín Peñagaricano, director de la película Mateína, hace casi 15 años.

En su obra, el realizador propone un escenario distópico “en el Uruguay de 2045 en el que los personajes principales son dos vendedores ilegales, dos transas de yerba mate, porque la yerba mate está prohibida”, le cuenta Peñagaricano a El Planteo.

Contenido relacionado: Cannabis, Crimen y Juan Minujín: se Exhibe ‘Los Últimos Románticos’, una Comedia Negra Llena de Faso

Con una sonrisa pícara, el director se despacha: “Toda una pesadilla uruguaya. Imaginate: estos personajes viven en un pueblo del interior y en un momento deciden ir hacia Paraguay y entonces la película se convierte en una película de carretera”.

 

mateína película marihuana yerba mate

Uno de los ideólogos de este film, junto a Pablo Abdala Richero, está exultante en la puerta de la municipalidad de San Martín de los Andes, donde acaba de recibir el premio del Jurado +16 en el Festival Cine a la Vista que se realizó del 5 al 14 de septiembre en esa ciudad.

“Está dentro del género de comedia o de humor, eso lo decide cada uno”, dice Peñagaricano de Mateína que -en 2018- formó parte del Festival de Cine de San Sebastián en la sección “Cine en construcción”.

Generando carcajadas en el público, Mateína permite tratar el tema del absurdo de algunas prohibiciones.

Recogiendo el guante de semejante parodia, el Festival Internacional de Cine Cannábico (FICC) -que se realizará entre el 19 y el 23 de octubre en Montevideo, Uruguay- programó este largometraje en la Competencia Oficial en la sección Prohibido Prohibir para el 22 octubre, a las 20 horas, en el Castillo de Parque Rodó.

Del cine y otras yerbas

Además de director de cine, Joaquín Peñagaricano es músico. Nacido en Montevideo, hijo de exiliados, vivió hasta los cinco años de edad en Barcelona (España).

Entrada la década del 80 y ya en democracia creció en el Uruguay, mostrando siempre una fascinación especial por los viajes al campo en el departamento de Rivera y por el mar en las costas de Maldonado y Rocha.

Contenido relacionado: Hablamos con los Creadores de MalaYerba, Serie Sobre la Industria de la Marihuana Medicinal en Colombia: ‘El Cannabis Sigue Siendo Polémico’

Vinculado a la música desde siempre por su familia comenzó a componer desde temprana edad.

El 2022 no es un año más en la vida de Joaquín ya que logró editar Coplas de mar, su primer disco con composiciones propias.

“La alegría es doble porque nos costó bastante pero pudimos estrenar Mateína junto a Pablo Abdala, compañero de ruta con el que compartimos la Escuela de Cine del Uruguay y con quien codirigimos los cortos La velocidad de los ceibos (2006) y Nuestra Hospitalidad (2010)”, cuenta el realizador.

¿Con Mateína se plantearon trazar una analogía entre la yerba mate y la marihuana?

—Es lo que genera -mucho- en la gente de nuestra generación, ya que durante nuestra adolescencia en Uruguay tuvimos muchos problemas por el tema del consumo de cannabis porque había todo un narcotráfico alrededor y la película juega con eso.

En el trailer se deja ver que los personajes están escondidos y pasan unos paquetitos ínfimos de yerba. “Nosotros le decimos palanca a un poquito de porro”, explica Peñagaricano.

Con humor y absurdo, la película trata de poner en evidencia lo ridículo de prohibir una planta.

“Es arbitrario ¿no? ¿Por qué elegimos esta planta y no esta otra? Entonces nos permitimos jugar bastante con eso”.

El camino de Mateína

Desde el 10 de diciembre de 2013 el cannabis es legal en Uruguay a partir de la aprobación de la ley 19.172, que permite regular el mercado, su producción y comercialización, su tenencia y los usos tanto recreativos como medicinales, así como también las utilizaciones con fines industriales.​​

Un lustro antes de esta reglamentación, Joaquín comenzó a bocetar Mateína en el marco de un taller de guión y a partir de un disparador que proponía pensar historias que permitieran reírse y jugar con la uruguayez.

Contenido relacionado: Cine Argentino versus Marihuana (Parte 1)

“La idea de esa historia quedó archivada un par de años hasta que en el año 2010 comencé a escribir sin demasiadas certezas la primera versión”, relata.

El impulso definitivo llegó en 2012 cuando el guion resultó seleccionado en el Curso de Desarrollo de Proyectos Iberoamericanos de Madrid.

“Esa selección me permitió participar un mes y medio en España, en ese ámbito que funciona como una suerte de incubadora de proyectos con tutorías de gran nivel”, dice.

La experiencia le permitió regresar a Uruguay con una historia más realizable y concisa.

Pablo y Joaquín // Foto: Lucía Garibaldi

¿Cómo era el contexto en Uruguay respecto de la marihuana cuando comenzaste a escribir el guión de la película?

—Me gustaría aclarar que empecé con el guion mucho antes de que la marihuana fuera legal en mi país. Por ahí nos dicen: ustedes hicieron esto por lo de la marihuana cuando nosotros con lo que la relacionábamos era con lo absurdo de que estuviera prohibida en ese momento.

Cuando se legalizó “pasó eso en Uruguay: que es que no pasó nada. La gente pensaba que el país se iba a venir abajo, que los jóvenes no íbamos a hacer nada y que íbamos a fumar marihuana todo el día, pero no pasó nada de eso”, cuenta y se ríe.

La batalla contra los prejuicios y el conservadurismo, ¿no?

—En realidad, lo que pasó es que se acabó el narcotráfico que estaba vinculado a la marihuana. Ahora la marihuana es mucho mejor, la gente planta en la casa y por eso los gurises no tienen que meterse en un barrio más complicado o en cosas que nos pasaban a nosotros cuando éramos más jóvenes y pagar por algo de mucha peor calidad.

Joaquín sostiene que “ahora saben lo que fuman, a veces fuman con los padres y se acabó con eso del ‘cuco’ mucho antes de lo que yo pensaba que iba a ocurrir”.

En Uruguay se acabó con el ‘cuco’ mucho antes de lo que pensabas. ¿Dónde lo notás a eso?

—En Uruguay al día de hoy se normalizó muy rápido. Hasta mi vieja toma yerba mate con cannabis, que es como tranquilizante. Nunca me hubiera imaginado que mi madre llegara a naturalizar así la cosa.

Contenido relacionado: Las Cinco Películas Menos Fumonas en la Historia del Cine

El director se acuerda cuando su madre se enteró de que fumaba marihuana y “fue todo un drama” y “hoy por hoy los veteranos fuman, la quieren probar”.

Y agrega: “Viene gente mayor y me dice: ‘yo me quedé con ganas de probar en mi juventud y fuman ahora’”.

El realizador lamenta que no pase lo mismo con otras drogas. “Entonces, ahí sí hay narcotráfico en Uruguay. Eso es un desastre, la peor calidad del mundo y la consumimos nosotros: Latinoamérica”.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Periodista, locutor y docente. Ha publicado en Anfibia, Orsai, Cosecha Roja, Infobae y medios extranjeros como La Vanguardia de España y la revista Lento de Uruguay. Escribe sobre cine en la revista Directores de DAC y en La Gaceta de Tucumán. Es productor del ciclo documental Elemento Vital -el único programa de Latinoamérica sobre el agua- y da clases de comunicación a artistas de los barrios de Soldati, Retiro, Barracas y Lugano de CABA.

También puede interesarte

colombia coca
tesla analista
precios criptomonedas
maría maría