ENG 🇬🇧
mila jansen

Cannabis

Mila Jansen, la Reina del Hash: ‘El Mejor Hash que Fumé en mi Vida Es el que Tengo en mi Mano’

Por Lola Sasturain

Mila Jansen, la Reina del Hash: 'El Mejor Hash que Fumé en mi Vida Es el que Tengo en mi Mano'

✍ 21 September, 2022 - 12:05


¡No te pierdas ni una noticia! Haz click aquí para suscribribirte a nuestra newsletter GRATUITA.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo. Instagram // Facebook // Twitter



“Soy la reina del hash y te voy a explicar porqué. Porque inventé la primera máquina para separar mecánicamente los tricomas del resto de la marihuana”, cuenta Mila Jansen desde su casa en Amsterdam, Países Bajos. 

“Se estuvo haciendo hash de manera manual por miles de años en países como Afganistán, Irán y Pakistán. Por eso soy la reina. Porque fue la primera vez que la gente pudo hacer su propio hash sin tener que tardar horas haciéndolo”.

Contenido relacionado: Cómo Hacer Hachís o Hash: Instrucciones Paso a Paso

El producto es emblemático y se llama Pollinator. La invención del mismo la convirtió en un ícono femenino del cannabis cuando todavía la legalización no estaba ni en el horizonte, no había íconos cannábicos y muchísimo menos femeninos. Por esta razón, High Times Magazine la distinguió con el premio Lifetime Achievement Award

Pero su historia de vida es incluso mucho más interesante que su producto. Por ejemplo, se puede mencionar que Jansen nació en Inglaterra pero creció en Amsterdam, donde vive en la actualidad. En medio recorrió el mundo y con 24 años y una hija se instaló en la India por 14 años. 

mila jansen

También escribió una autobiografía, que desde su título explora la premisa con la que inaugura este artículo: Cómo me convertí en la reina del hash.  Con una vida tan intensa como interesante cabe esperar que el proceso de escribir una autobiografía no haya sido fácil. 

“No soy la escritora más disciplinada”, ríe. “Me llevó 11 años. Para escribir no tenía un método: escribía cuando la locación y el mood se sentían indicados”.

La vida de una pionera

Mila Jansen empezó a fumar hash en Amsterdam en el invierno de 1964 o 1965. Tenía 20 años y una hija pequeña. En aquel entonces, no había flores en toda la ciudad, pero en la zona portuaria podían encontrarse algunos camareros con contactos con vendedores y así ingresaba la oscura y pegajosa resina, que en general venía de medio oriente vía marítima. “Así era antes de los coffeshops”, cuenta Jansen. 

En la capital holandesa, Mila era parte del circuito de la moda de vanguardia con su estudio Kink 22. Más tarde, viró a Cleo de Merode, una casa de té drug friendly que era punto de encuentro para artistas y personajes varios de la vida bohemia holandesa. 

Algunas personas la mencionan como “la dueña del primer coffee shop de Amsterdam” pero eso no es del todo certero. Lo que sí es real es que allí la gente se juntaba a fumar y compartir hash. “No era un coffee shop porque en los coffee shops la gente paga por marihuana. Nosotros teníamos una casa de té donde venían viajeros que acababan de llegar desde el este, o algunos americanos dropouts de la Guerra de Vietnam. Se compartía o se intercambiaba, jamás se vendía y eso es una gran diferencia”, recuerda. 

Contenido relacionado: Se Estrena “Frenchy Dreams of Hashish”, Documental Sobre el Ícono 420 Frenchy Cannoli

Pero esa vida rozando la ilegalidad era complicada, y más con un bebé. Eso, junto a su espíritu eternamente aventurero, la llevaron a encarar su largo viaje por Asia donde hizo base en la India. En sus viajes por esa región, tanto en países como Pakistán y Afganistán, vio cómo se hacía el hash: cómo era el proceso, quiénes lo hacían y -muy importante para lo que vendría después- cuánto se tardaba.

Del secarropas al Pollinator

En el año 88, Mila Jansen volvió a Amsterdam y el boom de los coffee shops era una realidad. “No tenían hash, estaban llenos de flores. Yo intenté un par de veces pero en ese momento ya fumaba hash hace 20 años. Las flores nunca fueron lo mío, no me gusta el sabor ni el efecto”, cuenta, quien es famosa por ser amante de la resina pero rechazar los cogollos. 

En ese entonces, Mila ya tenía 4 hijos que criar y mantener, y se puso a cultivar y, por lo tanto, a preparar su propio hash. Le llevaba aproximadamente 20 minutos hacer el suficiente hash para un sólo porro.

La inspiración le llegó mirando el secarropas girar. Podía usar el mismo mecanismo pero, en vez de separar la ropa de la mugre (o del agua), separaba los cristales de flores y hojas. Así hizo la primera prueba: con el calor apagado, metió una parte de su cosecha ya seca dentro del secarropas y dejó que la fuerza centrífuga hiciera su trabajo.

Hoy, el Pollinator se sigue vendiendo junto con otros métodos de extracción más portátiles como pueden ser las bolsas de hielo y de hielo seco. Las primeras bolsas, cuenta, las cosió con su propia máquina de coser.

“El lavarropas se inventó para mantener tus medias limpias y en el Pollinator los cristales serían la mugre”, ríe. Pollinator, la marca, fue lanzada en 1994 con gran éxito.

“Sí, era un mundo de hombres, pero mi producto era tan diferente que en ningún momento tuve que competir con ninguno de ellos”, cuenta. “Y nunca sentí que me trataran mal por ser una mujer”. 

Contenido relacionado: ¿Por qué Hay Tantas Mujeres Presas por Drogas?

Al consultarle por sus íconos cannábicos femeninos predilectos, ella menciona a Dank Duchess, Jen Doe y la Bat Lady, todas estadounidenses. 

La Bat Lady viajaba por el mundo en los ‘80 y ‘90 llevando un mazo de madera, con el cual estaba lista para amasar un poco de hash a donde fuera que llegase. Ella sabía mucho sobre las diferentes calidades de hash. Ella viajaba donde fuera que la marihuana crezca, separaba las glándulas de resina y empezaba a amasar. ¡Qué mujer!”

Mila Jansen sigue fumando su cigarrillo de hash mezclado con tabaco a diario. El primero y el último del día son sus favoritos, “los más especiales”, dice. 

Aunque últimamente decidió bajar radicalmente su consumo de tabaco lo cual la hace tener que administrar más razonablemente: “Solo consumo 1.8 gramos de tabaco por día, el equivalente a dos cigarrillos, pero yo saco de 6 a 7 porros que me mantienen feliz durante todo el día. No escatimo en el hash, solo en el tabaco”, se ríe. 

Sin embargo, es una militante del presente y eso se traslada a su relación con el cannabis. “El mejor hash que fumé en mi vida es el que tengo en mi mano ahora mismo. Todos los otros están en el pasado o en el futuro: este es el mejor porque es del aquí y ahora”, reflexiona. 

Y sí, lo dice con un cigarro en la mano. Pero si tiene que traer a colación el más espectacular set and setting de su vida, recuerda una vez que unos monjes indios la invitaron a fumar hash en las montañas del Himalaya. 

“Querían mostrarnos sus plantas de marihuana favoritas. En el valle había plantas de seis y ocho pies de altura pero a ellos no les gustaban esas […] las plantas de la montaña habían sobrevivido al invierno y a la nieve tenían ramas muy cortas”. 

Contenido relacionado: Nada de Índica o Sativa: Según este Experto, la Marihuana Es Afgana o Ecuatorial

Sacaron cogollos de esas plantas y ahí mismo, a partir del material fresco y recién arrancado, prepararon el hash y lo fumaron. “Fue la más fantástica fumada. Bajar esa montaña fue mágico: todos los colores eran brillantes, los sonidos… fue una experiencia alucinante”. 

Sobre recorrer el mundo fumando hash, la reina del cannabis afirma: “Fumar hash juntos te hermana, pasás a ser del mismo equipo, del mismo bando. Hacés amigos”.

¿Y no le da miedo que hoy, siendo una industria millonaria, el cannabis se vuelva muy mainstream y pierda su potencial espiritual y rebelde? “Claro que me importa”, afirma. “Creo que es en tu propia mente donde creás lo que sucede. Hoy en día no es sólo los fumadores: toda la sociedad está volcándose a tomar inspiración de la naturaleza. Sí, la marihuana es un negocio, y nosotros tenemos la esperanza de que el verdadero espíritu se mantenga vivo. Creo que eso será gracias a las mujeres cultivadoras, son las que tienen más capacidad de mantener ese espíritu”.

La reina llega a Argentina

Mila Jansen llegará a Argentina el 4 de octubre. Será una de las paradas de su tour latinoamericano y arribará con libros para vender y algunos eventos cannábicos a los que atender. 

dab-a-doo mila hash

Por caso, la empresaria y escritora ya había visitado Argentina en el pasado. En su momento, un hombre llamado William la llevó a un evento cannábico en las afueras de Buenos Aires. “El lugar era buenísimo y el evento maravilloso pero todavía era muy ilegal”, recuerda.

Contenido relacionado: Dab a Doo: Mila “Hash Queen” Jansen Lleva la Copa de Extractos de Cannabis a Barcelona

En esta visita también le entusiasma asistir a la fiesta Dab a Doo que se planea realizar en el país, aunque todavía la fecha no está confirmada. “Es una competencia en la que solo compite hash y diferentes formas de hash, aunque posiblemente en la de Argentina haya también una categoría para la weed porque parece ser mucho más popular. Veremos qué pasa cuando se acerque la fecha”, arriesga.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

THCP
elon musk circunstancias misteriosas twitter conducta sexual jeffrey epstein maxwell dogecoin
Coinbase
Acciones de CannTrust (CTST) cannabis 2021
[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]