hacer hachís

ABC

Cómo Hacer Hachís o Hash: Instrucciones Paso a Paso

Por The Cannigma

Cómo Hacer Hachís o Hash: Instrucciones Paso a Paso

✍ 22 noviembre, 2020 - 08:12

Hay algo inexplicable en desmenuzar un pedazo dorado o marrón de hachís, mezclarlo con alguna hierba, quemarlo dentro de un frasco o usarlo para llenar tu pipa favorita.

Contenido relacionado: Cómo Hacer tu Propio Rosin, la Famosa Resina de Cannabis

Fumar hachís puede ser una experiencia totalmente envolvente, con un subidón suave pero potente y un delicioso sabor cargado de THC. Existen buenas razones para que el hachís haya resistido tanto al paso del tiempo.

Una forma verdaderamente potente de cannabis

Moroccan hashish

Una de las principales razones por las que el hachís ha sido popular desde la antigüedad es por su alta potencia.

El hachís es un tipo de extracción hecha de tricomas glandulares, la resina que produce cannabinoides y terpenos en la planta de cannabis. Son más abundantes en las flores del cannabis, pero también pueden cosecharse de la marihuana “recortada“, es decir, de las hojas recortadas de la planta de cannabis durante el período de crecimiento y durante la cosecha.

Los tricomas del cannabis son ricos en cannabinoides como THC o CBD, así como en terpenos y flavonoides, que dan a cada cepa de cannabis su aroma y sabor, así como también muchos de sus efectos. Los niveles de THC en el hachís pueden ser particularmente altos y pueden ser consistentemente superiores al 50%, aunque esto depende de la potencia del cannabis utilizado.

También sabemos hoy que el hachís contiene terpenos únicos, probablemente creados durante el proceso de producción, convirtiéndolo en un producto sin igual.

Contenido relacionado: Básicos del Cannabis: Qué Son los Terpenos

Otro motivo por el cual el hachís es especial es que puede ser un subproducto económico del cannabis. Debido a que puede ser hecho de la corteza del cannabis o del kief que se acumula en el fondo de tu picador, es una manera perfecta de hacer que tu cosecha de cannabis sea aún más fructífera y de ayudar a que tus reservas duren más tiempo.

¿Qué puedo hacer con el hachís?

Debido a que viene en un trozo o bloque sólido -y es de alta potencia- el hachís no está hecho para ser desmenuzado entre los dedos y enrollado en un porro así como está. Con el hachís debes trabajar un poco, pero tus esfuerzos serán recompensados.

El hachís se puede fumar de varias maneras. Puede ser espolvoreado dentro de un porro o mezclado con tabaco como si fuera un cigarrillo. Si el hachís es especialmente pegajoso, flexible y no se rompe fácilmente -como en el caso de los charas– puede aplanarse y enrollarse entre los dedos hasta formar una línea larga y estrecha, que puede dejarse caer dentro de un porro.

Se puede colocar una parte de hachís encima del tazón de un bong o de una pipa para obtener una experiencia intensa, familiar para lxs innumerables fumadores de narguile que “beben” tazones de tabaco mezclado con hachís en bares y cafés en todo el Medio Oriente desde mucho antes de la era moderna.

Un método popular para fumar hachís es usar un vaso de vidrio. Todo lo que necesitas es un vaso pequeño, un clip, un sorbete y un encendedor. Dobla el clip hasta que uno de sus lados se pliegue hacia arriba mientras descansa sobre una mesa. Pon un pequeño trozo de hachís, enciéndelo y, después de que se queme durante un par de segundos, sopla y cúbrelo con el vaso. El vaso se llenará de humo, después de lo cual debes levantarlo e inhalar con un sorbete, para obtener un bocado de humo de hachís puro.

Contenido relacionado: El Mundo de los Dabs: Comprendiendo los Concentrados de Cannabis

Por supuesto, también puedes usar el hachís como comestible. Puede ser descarboxilado y mezclado con té o café o, obviamente, puede ser el ingrediente clave en los brownies de hachís – uno de los comestibles más icónicos de todos los tiempos.

Haz tu propio hachís

Una de las razones por las que el hachís ha sido tan popular durante siglos es que hacerlo en casa es fácil y no requiere ningún equipo complicado o costoso. Aquí hay tres maneras sencillas de hacer tu propio lote de “oro marrón”.

Cómo hacer hachís prensado en seco

Algo parecido a ser un buscadorx de oro, el prensado en seco es una de las formas más fáciles de hacer hachís. Con él usas los cogollos secos y los recortas de un lado a otro sobre una malla de micrones, dejando caer todos los tricomas, que pueden ser recogidos y prensados.

A homemade screen for removing trichomes from marijuana

El prensado en seco es un gran método porque puedes prensar el kief  o simplemente ponerlo en un frasco y distribuirlo sobre las articulaciones o en la parte superior de los tazones.

Instrucciones

1. Consigue una malla con un recuento de 60-200 micrones, o una caja de polen.

2. Si usas la malla, apila la pantalla de mayor número de micrones en la parte superior y comienza a frotar el cannabis de un lado a otro en la pantalla superior, trabajando los tricomas para que vayan cayendo. Debes asegurarte de no empujar con tanta fuerza. Lleva la capa de kief que ha caído bajo la siguiente malla y usa una tarjeta plástica para trabajarla a través de la siguiente malla hasta que vuelva a caer, repitiendo este paso hasta que llegues a la capa inferior.

3. Toma el kief y ponlo entre dos hojas para hornear o entre dos trozos de papel pergamino y aplicar calor, presionándolo con fuerza para formar un bloque. Hay varios métodos para aplicar calor, incluyendo el uso de una plancha para el cabello o un frasco de vidrio bien cerrado lleno de agua hirviendo, por nombrar sólo dos. También puedes poner el kief en una prensa de polen y comprimirlo en un trozo redondo de hachís.

4. Si utilizas una caja de polen, que suele ser una caja grande de madera o plástico con una malla de micrones en su interior, simplemente pon la hierba y sus recortes en su interior, cierra la caja y agítala, permitiendo que el kief caiga y se recoja en el fondo. Repita este paso hasta que tengas suficiente kief.

Cómo hacer bubble hash

También conocido como hash de agua, el bubble hash utiliza hielo, agua y bolsas de filtro para extraer los tricomas del cannabis para que puedas formar el hachís.

Contenido relacionado: Extracciones de Cannabis: Empecemos por lo Básico

Para hacer bubble hash se necesitan cogollos de cannabis y/o recortes, bolsas de filtro, dos baldes, agua fría y papel pergamino. Muchas recetas recomiendan el uso de una máquina lavadora junto con las bolsas de filtro, hielo y agua, pero nos vamos a centrar en cómo hacerlo a mano.

Marijuana in a bucket

Instrucciones

1. Toma una bolsa de filtro de 220 micrones (también conocida como “bolsa de burbujas”) y colócala dentro de un balde.

2. Coloca una capa de hielo en el fondo del balde, luego el cannabis a utilizar, seguido por otra capa de hielo, o capas alternas de cannabis y hielo, con una capa de hielo en la parte superior, y suficiente agua para que el hielo en la parte superior esté apenas cubierto y flotando.

3. Deja que la mezcla del balde se asiente durante unos 15 a 20 minutos y luego toma una cuchara de madera grande y comienza a revolverlo con un movimiento suave y circular, cambiando de dirección repetidamente. Deja que la mezcla se asiente otros 10 minutos más.

4. Forra un segundo balde con un juego de bolsas de filtro de 25 a 160 micrones, con la bolsa de 25 micrones en el fondo.

5. Toma la bolsa con la mezcla de agua y cannabis, ciérrala y deja que el líquido se filtre de la bolsa al balde.

6. Toma esa agua y viértela en el segundo balde con las múltiples bolsas de filtro, dejándola escurrir durante unos 10 minutos.

7. Levanta la primera bolsa de 160 micrones y utiliza una cuchara para raspar el hachís húmedo y colócalo en una prensa o en un pedazo de cartón para secarlo. Repite esto para cada bolsa hasta que llegues al fondo del balde.

Después de que el hachís esté seco, puedes presionarlo en bloques. Los diferentes niveles de hachís serán de diferentes grados, y bien puedes separarlos o mantenerlos juntos.

También puedes reutilizar el material vegetal de la primera ronda y repetir el proceso desde el principio para producir más hachís.

Sólo necesitas tus manos para hacer hachís

La forma más simple y tradicional de hacer hachís es usando las herramientas que tienes a mano, literalmente.

Este es el método utilizado para hacer charras, la forma oscura o negra de hachís popular en el sur de Asia, en particular en el norte de la India y en Nepal.

Contenido relacionado: La Historia de la Marihuana en los Estados Unidos

Todo lo que necesitas es una flor de cannabis recién cosechada y tus propias manos. Asegúrate de usar flores que no estén completamente maduras y que no estén secas.

Comprueba que tus manos estén limpias, coge un brote de buen tamaño y hazlo rodar suavemente de un lado a otro entre tus manos, asegurándote de no usar demasiada fuerza o ir demasiado rápido. Con el tiempo, los charas comenzarán a acumularse en las palmas de tus manos. Tómate tu tiempo, y una vez que hayas recogido una buena cantidad de charas, raspa tus manos y forma una bola.

Asegúrate de tener un buen y fuerte jabón a mano, lo necesitarás para limpiarte luego.

Vía The Cannigma, traducido por El Planteo 

Foto por Nihal Demirci 

Cannigma

ACERCA DEL AUTOR

Cannigma es su fuente de información sobre el cannabis. Todo lo que necesitas saber sobre la marihuana medicinal, las afecciones y las formas de aliviar los síntomas.

También puede interesarte

Organigram
radio colmena
Acciones de Cannabis