ENG 🇬🇧
lucía cámpora

Cannabis

Cannabis, Aborto, Ambientalismo y Militancia según Lucía Cámpora, Joven Legisladora Porteña del Frente de Todos

Por Lola Sasturain

Cannabis, Aborto, Ambientalismo y Militancia según Lucía Cámpora, Joven Legisladora Porteña del Frente de Todos

✍ 28 diciembre, 2020 - 09:23

Lucía Cámpora tiene 30 años, es abogada, feminista y legisladora porteña por el Frente de Todos.

Ex vicepresidenta de la FUBA (Federación Universitaria de Buenos Aires), Lucía es una de las caras encargadas de traer aire fresco y perspectiva de género a nuestro poder legislativo. Conversamos con la Legisladora en el marco de la sanción de muchas leyes que desafían el viejo sentido común y que surgen de luchas libradas por los jóvenes y, específicamente, sobre su implementación en la Ciudad de Buenos Aires.

También dio precisiones sobre su recorrido político, la militancia y la importancia de legislar con perspectiva de género.

De la militancia estudiantil a la legislatura

Comenzó a militar los barrios en un anexo de acción social del centro del estudiantes del Nacional de Buenos Aires, su colegio. Luego, primero en FFyL y después en Derecho, se metió con la militancia universitaria.

Con el resurgimiento del interés en política de los jóvenes impulsado por los gobiernos de Néstor y Cristina, la militancia universitaria se convirtió en un espacio de encuentro, aunque no el único, de muchxs, y se fue volviendo en un espacio de construcción de representatividad”, reflexiona.

Contenido relacionado: Melecio 2020: del Porno a la Política

Su búsqueda como militante siempre pasó por fortalecer esos espacios de representación. En sus palabras: “Que el centro de estudiantes no sea un sello de goma”. Y encontró un espacio fértil para eso como resistencia al gobierno de Mauricio Macri.

Con el resultado de las elecciones de 2019, ese recorrido militante la llevó donde está. “En el marco de las elecciones del año pasado, el Frente de Todos fue muy receptivo e hizo lugar a esa representación. A mí me tocó llegar a la legislatura porteña, pero siempre sabiendo que es parte de un proceso colectivo”, afirma.

Será Ley

La llegada del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo al Congreso es tal vez el triunfo político más palpable y concreto del movimiento feminista que comenzó a crecer vertiginosamente desde el #NiUnaMenos de 2015.

Presentado por segunda vez en tres años, el proyecto ya obtuvo media sanción en diputados y, al momento de esta nota, se espera con gran esperanza la definición de senadores, que se efectuará el 30 de diciembre.

Si bien es un debate que se da a nivel nacional, Cámpora cuenta que el primer proyecto que trabajaron desde su bloque fue la adhesión de la Ciudad de Buenos Aires al protocolo ILE.

Contenido relacionado: Aborto en Argentina: La Legislatura Porteña Adhirió al Protocolo ILE 

El aborto no solamente la interpela como militante, sino como mujer y a nivel generacional. Y reconoce que es un triunfo de las militancias feministas y de las militantes históricas que allanaron el camino, pero también agradece la decisión política del Gobierno Nacional, sobre todo por cumplir una promesa hecha en el marco de la campaña.

“La lucha por el derecho al aborto es una conquista concreta, que es urgente, que nos merecemos y que hace muchísimos años debería estar garantizada. Y entendemos que ahora lo vamos a conseguir”.

Más allá del derecho concreto de acceder al aborto, la abogada destaca la importancia de esta lucha en términos militantes: es un punto de encuentro entre las diversas militancias feministas. Y ese es un camino que ya no se puede desandar.

“Cuando nos cruzamos a una chica que tiene el pañuelo verde en la mochila significa mucho más que saber que está de acuerdo con el derecho al aborto. Significa una consciencia de la desigualdad entre géneros en este sistema patriarcal”, explica.

En mi tradición militante, desde que estoy en el secundario, el aborto siempre había sido una lucha vinculada a la salud pública y de igualdad social. Sabíamos que las ricas abortaban y que las pobres se morían. Fue gracias al movimiento feminista que pudimos interpretar que negarnos al derecho al aborto formaba parte del sistema de opresión patriarcal. Creo que eso transformó muchísimo nuestra lucha, no solo en torno a ese reclamo particular sino por la igualdad de géneros y contra el patriarcado”.

¿Cómo va a tocar trabajar desde la Ciudad si finalmente se sanciona? Lucía es categórica: “Una vez conquistadas las leyes hay que militar para que se cumplan y encargarse de que el estado garantice ese derecho. Es como la ESI: hace más de diez años que conseguimos la ley de educación sexual integral y también hay que seguir militando para que se cumpla”.

Hacer un seguimiento es un trabajo que se efectuará más desde la militancia que desde adentro de la legislatura.

Contenido relacionado: Aborto Legal, Seguro y Gratuito: ¿Un Faro de Luz en el 2020?

En concreto: que en cuestión de políticas de salud se garantice el acceso al Misoprostol, tanto en los hospitales como en las salitas de salud.

La legisladora identifica que el trabajo más difícil, sin embargo, no está en la Ciudad. “Hay compañeras que militan y construyen en provincias que sabemos que tienen una resistencia muchísimo mayor, y en donde los gobiernos locales se manifiestan explícitamente en contra. Ellas van a tener un trabajo muy intenso”, afirma.

Ciudad Verde

El pasado noviembre se dictó una nueva reglamentación para la Ley 27.350 que regula la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados.

Sancionada originalmente en 2017, a través del decreto N° 883/2020, se amplió el acceso a la planta y sus derivados, así como se impulsó la investigación. La modificación fue promovida por el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, junto a la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti y la subsecretaria de Medicamentos e Información Estratégica, Sonia Tarragona.

“Tuvimos suerte porque el mismo día que se trataba en la legislatura porteña la adhesión de la Ciudad a la Ley Nacional de Cannabis Medicinal, el Gobierno Nacional dictó una nueva reglamentación para esa ley”, recuerda Cámpora.

Contenido relacionado: Cannabis Medicinal en Argentina: las Nuevas Reglamentaciones de Autocultivo y Venta

En su opinión, la Ley de Cannabis Medicinal que se sancionó en el Congreso durante el gobierno de Mauricio Macri tuvo una reglamentación bastante restrictiva.

Hoy, el Ministerio de Salud dictó una nueva reglamentación, que permite el autocultivo y amplía el listado de enfermedades contempladas para poder acceder al cannabis medicinal. Y eso le da esperanzas: “En ese sentido, la adhesión de la Ciudad se volvió algo todavía mejor, porque se estaba adhiriendo a una ley mejor y más abarcativa”.

Dicha ley nacional establece también que el Gobierno de la Ciudad debe apoyar e impulsar la investigación científica sobre el Cannabis Medicinal.

La Ciudad de Buenos Aires tiene un potencial científico descomunal. Las propias universidades con sede en la Ciudad, el CONICET, tienen mucho para trabajar en este sentido. Por ejemplo la Facultad de Agronomía de la UBA tiene grupos de estudio académicos específicos sobre cultivo de cannabis. Hay mucho por profundizar si el Gobierno de la Ciudad tiene la voluntad de hacerlo”, desarrolla.

Sin embargo, Lucía Cámpora considera que, al hablar de cannabis, de despenalización y de usos recreativos, se pierde de vista un asunto muy importante: el de los consumos problemáticos de otras sustancias psicoactivas en los barrios.

Contenido relacionado: Ley de Estupefacientes en Argentina: Cannabis y el Fracaso de la Lucha contra el Narcotráfico

“Trabajar con el consumo problemático de otras sustancias es realmente urgente. Es un flagelo y tiene a muchos pibes y pibas de rehén. Tiene que haber un abordaje estatal en términos de salud, no de persecución ni punitivista. Todo lo que tenga que ver con consumo problemático y políticas de reducción de daños hace falta en esta ciudad y hay herramientas para hacerlo”.

La Lucha por el Río

En 2021 vence la concesión del complejo Costa Salguero, el predio porteño de más de 40.000 metros situado sobre la costanera del Río de la Plata, hoy sede de diferentes boliches bailables y centros de exposiciones.

El año pasado, la legislatura porteña aprobó una ley que permitiría vender un gran porcentaje de esas tierras a privados para la construcción de un barrio de lujo, pero dicho proyecto desató una fuerte reacción negativa entre grupos ambientalistas, jóvenes militantes y, también, en gran parte de la ciudadanía. Desde el Frente de Todos, Cámpora es una de las legisladoras que se oponen a este proyecto.

Y explica el porqué de su postura: “Estamos ante una oportunidad única que permitiría que tengamos, como tienen muchísimas otras ciudades, un gran parque público en nuestra costanera”, dice.

Hoy se está discutiendo desde la legislatura un proyecto de rezonificación para que la normativa se modifique y ahí se puedan construir edificios, que actualmente no está permitido. El Gobierno de la Ciudad, cuenta, tiene un proyecto para construir ahí un barrio de lujo del estilo de Puerto Madero, en donde el metro cuadrado va a costar alrededor de nueve mil dólares.

Contenido relacionado: ¿Qué Hay Detrás de los Incendios del Delta?

Esto, explica Cámpora, ha despertado una reacción contundente en la comunidad. Se está realizando una audiencia pública histórica por este tema que tiene siete mil inscriptos. “Lo que está en juego es el derecho de las próximas generaciones al espacio público y nosotros entendemos que el que más tiene y el que menos tiene deberían disfrutar del río por igual y no solamente quienes puedan pagar esos departamentos. Yo creo que estamos con posibilidad de darla vuelta y sería una enorme victoria”, arriesga esperanzada.

La legisladora cree que esta reacción de la población fue posible gracias a dos fenómenos muy contemporáneos: “En los últimos años, los colectivos ambientalistas están tomando una potencia que antes no tenían y hay una demanda generacional por prestarle atención a la cuestión ambiental. Eso sumado a que, en contexto de pandemia, lxs porteñxs dimensionamos la importancia de tener espacios verdes. Aquello generó un combo que dio lugar a esta reacción”.

Legislar con Perspectiva de Género

La bio de Twitter de Lucía Cámpora reza: “Sin igualdad de género no hay justicia social”. La militante pertenece a una generación de recambio dentro del poder político donde no se espera que el feminismo sea una excepción sino una norma.

Imprimir esa perspectiva de género en cada una de las discusiones es una de sus principales tareas así como de sus compañeras. “Nuestro ideal no es que haya un Ministerio de la Mujer específico sino que todos los ministerios tengan perspectiva de género y que algún día no sea necesario. Mismo con las comisiones de género que hay en todos los plenarios militantes”.

Gran parte de las problemáticas de la Ciudad, asegura, están atravesadas por la perspectiva de género aunque no se vea claro.

¿Cuáles, por ejemplo? “Las discusiones vinculadas a la educación. Entre ellas, la falta de vacantes. Estamos hablando de alrededor de veinte mil vacantes menos en la Ciudad. Eso tiene un impacto concreto en las mujeres, que como sabemos son principalmente aquellas sobre las que recaen las tareas de cuidado. Un pibx que no consiguió vacante para la escuela significa generalmente que una madre que tiene que faltar al laburo, o hacer dos horas de viaje todos los días porque consiguió vacante en la otra punta de la ciudad”.

Otra es la discusión por el desempleo joven. Las jóvenes legisladoras del bloque tienen muy claro que las peores damnificadas del desempleo joven son las mujeres. Y cree que el Gobierno de la Ciudad es en parte responsable de perpetrar esa brecha: “En la página del Gobierno de la Ciudad, si vemos el programa Potenciate (que ofrece ofertas laborales en empresas privadas), el listado dice: ‘Búsquedas: arquitecto, desarrollador, diseñador, técnico, mucama y cajera’. Esto para una piba que entra a buscar trabajo es la foto de lo que el sistema espera de ella”.

Cámpora asegura que todo tiene que tener perspectiva de género: las discusiones económicas, el presupuesto de la ciudad, la salud. “Una de las demandas más importantes de lxs trabajadorxs de la salud es que se reconozca la carrera de enfermería como una actividad profesional, que en la ley de la ciudad no está contemplado. Y eso es en parte porque es una actividad súper feminizada”, vuelve a ejemplificar.

Consultada sobre la participación política de mujeres dentro de la legislatura, Lucía lamenta que todavía esté lejos de ser equitativa. Y afirma que si bien hay una muy buena ley de paridad de género que establece que las listas sean integradas por un 50% y 50%, en la legislatura porteña la mayor parte de las autoridades son hombres.

“Creo que en la política hay una oleada importante de militantes feministas que llegaron a ocupar lugares. Yo comparto bloque con compañeras como Ofelia Fernández o Maru Bielli y tratamos siempre, junto con las otras diputadas, de estar espalda con espalda y así tener más fuerza”, dice.

Contenido relacionado: Igualdad de Género en la Industria del Cannabis: “Se Trata de Voluntad Política y Educación Cultural”

Y acá está, para ella, el quid de la cuestión: “Creo que lo principal que venimos a hacer como militantes feministas es disputar poder. Ahí está la clave. Lo que el patriarcado nos negó es el poder. El poder de tomar decisiones y de influir en las decisiones que se toman. Tenemos que formar parte de los núcleos de poder, abrirlos y horizontalizarlos”.

¿Algún mensaje que quieras dejar a lxs jóvenes?

—Apostemos a que la política penetre en todos los ámbitos de discusión. La política es eso: no dar las discusiones solamente adentro de los partidos sino poder politizar los ámbitos de interés de cada unx. Y creo que eso la juventud lo tiene claro. Iba a decir “por suerte” pero no fue suerte, fue por decisión política y por los procesos históricos que hicieron que hoy en el 2020 haya grandes porciones de juventud que están politizadas. Los procesos conservadores buscaron que la juventud no se politice: la última dictadura cívico militar persiguió a los jóvenes militantes, la década neoliberal los despolitizó. Nosotrxs tenemos que estar atentxs a seguir cuidando y fortaleciendo el proceso de politización. Esa es nuestra herramienta para transformar la realidad.

Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

marihuana skunk
Cannabis Dolor
Cannabis Reino Unido