ENG 🇬🇧
en volá

Cannabis

Porros, Viajes y Buen Contenido: Conocé a En Volá, la Plataforma Cannábica Chilena

Por Hernán Panessi

Porros, Viajes y Buen Contenido: Conocé a En Volá, la Plataforma Cannábica Chilena

✍ 23 noviembre, 2020 - 11:41

https://elplanteo.com/wp-content/uploads/2021/03/BANNERS-HEMP6.png

“En Volá nació a fines de 2013 como un Tumblr y su origen es muy divertido”, avisa Simón Pablo Espinosa, el director ejecutivo y anfitrión de la popular plataforma cannábica chilena.

Y, en efecto, su origen es muy divertido.

Después de quemar un tendal de porros, a Simón y sus hermanos se les ocurrían idioteces que terminaban en un chat interno. Ideas sin sentido, chistes corrosivos, chucherías varias, reflexiones delirantes. “Deberían subir estas estupideces a Internet”, les dijo un amigo, cuando les robó su celular, se cruzó con los textos y se estalló de la risa.

Contenido relacionado: Del Hobby al Negocio: La Historia Oficial de Urban Roosters y la Freestyle Master Series

“¿Cómo le ponemos?”, tiró uno de ellos. “No sé, En Volá, cualquier bola”, respondió otro.

Hoy, tiempo después de esa bromilla germinal, cosechan unos 230.000 suscriptores en YouTube y otros 190.000 seguidores en Instagram.

en volá

El nacimiento de la comunidad

Sin una visión empresarial ni nada por el estilo, este grupo de fumones tomó una decisión colectiva: subieron sus textos reflexivos a la web y, a su vez, dejaron el Tumblr abierto para que cualquiera pudiera publicar su propia idea.

“Queríamos compartir ideas y a otras personas les ocurría lo mismo. Ahí se empezó a crear la comunidad”, recuerda.

Luego crecieron las redes sociales y todavía faltaba para el desembarco audiovisual. “Era Internet de la Edad de Piedra, solo texto. Después creamos Twitter y Facebook”, cuenta.

El primer postulado: siempre ser buena onda.

“Es lo que nos hace sentir orgullosos de la comunidad cannábica. Quisimos imprimir eso desde el principio”.

Así las cosas, livianos pero inteligentes, elocuentes en el relajo y algo cansados del estigma fumón, le metieron pila-pila y la experiencia de En Volá nunca paró de crecer.

—En tu caso, ¿sufriste el estigma del fumador de marihuana?

—Sin orgullo puedo decir que fui detenido por microtráfico en todos los países de Latinoamérica. Es una experiencia a nivel continental, de un estigma muy fuerte. Es una locura, algo impensable. Por eso, cansados de eso, creamos esta comunidad para refugiarnos a nosotros mismos. Para normalizarnos a nosotros mismos. El problema de los estigmas es que calan en la cultura y a veces vienen desde adentro.

Con la expansión de la comunidad, se les acercó una marca de pipas de silicona. “Tenemos una marca que estamos lanzando. Somos emprendedores”, les dijeron. De esta manera y por primera vez, En Volá conseguía capitalizar su cercanía con la gente.

Contenido relacionado: Investigación Desmiente los Estereotipos de Quienes Consumen Cannabis

Con ayuda de su hermano estudiante de cine, Simón grabó una reseña del producto con una vuelta de tuerca. Su espíritu de guionista (trabajó en la versión chilena de El Club de la Comedia) le imprimió una dosis humorística.

Lo recuerda Espinosa: “Grabamos un video de mierda, todo fue incomodísimo hasta que fumamos unos porros. En ese momento, nos cagamos de la risa. ‘Wou, esto funciona’, dijimos. Ahí nació todo, pero ‘¿dónde va a comprar esta weá la gente?’”.

Compraron stock, reventaron Facebook de reseñas y, después de curtirse con algunos tutoriales de YouTube, empezaron con la tienda online.

“Con el arrastre de las reseñas empezamos a tener bloqueos y censuras. Por eso saltamos a Instagram y YouTube”, revive.

Y sigue: “Los auspicios en nuestra industria son algo escasos. Si mirás hacia afuera, ¿cuál es la experiencia de los medios? Conozco la realidad económica de los medios y es triste, lamentablemente”.

en volá

En Volá en la portada de la revista Cáñamo

El secreto de su éxito

Paulatinamente, el modelo de negocios de En Volá empezó a funcionarles. Comenzaron a traer más y más marcas. A reseñar, fumar, vender y divertirse. Mitad periodistas, mitad entretenedores.

“Nos convertimos en un lugar de referencia en la innovación del consumo recreacional”, afirma Simón.

En paralelo, En Volá empezó a sumar programas, documentales y charlas de prevención de consumo adolescente. Entretanto, su universo no paraba de expandirse.

“Las marcas comenzaron a invitarnos a las expos. Ahí cambió un poco y vimos el perfil expansivo que tenía nuestro proyecto en particular”.

—¿Cuál fue el secreto de su éxito?

—Es que está todo desconectado en la industria cannábica. Nadie sabe de la otra persona. Los consumidores saben que quieren algo, pero no saben dónde conseguirlo. Las marcas tienen cosas buenas, pero no saben dónde mostrarlo. Nosotros les ofrecemos productos y servicios, además de la importación y distribución del producto. Para una marca es algo muy positivo, porque les brindamos marketing. Entran a un lugar muy protegido.

En Volá tiene un nacimiento orgánico y adquiere credibilidad y validez a través de ser reactivo y sensible a la comunidad.

En boca de Simón: “Interactuamos mucho. Vamos a muchas expos, estamos muy atentos. Lo orgánico es lo principal. Cuando la gente siente que tiene la posibilidad de incidir, te banca. Cuando les hace sentido lo que estás hablando, te prestan atención”.

Contenido relacionado: Personaje Cannábico: Conocé al Chico de los Lillos, el Growshop Ambulante

A la sazón, En Volá va a contrapelo del tratamiento habitual de los medios de comunicación.

“Construimos algo que es la percepción de veracidad. Se retroalimenta muy rápido. Por eso, es contenido recibido y aceptado con mucha validez”.

Sin embargo, a pesar de la ebullición de sus views, la naturaleza de su contenido genera que plataformas como YouTube no signifiquen un ingreso económico para el proyecto.

“El foco del contenido audiovisual nunca ha sido la monetización”, explica Simón.

Asimismo, por estos días ya están desembarcando en Spotify con contenido original (un programa de música, no podcasts).

Y adelanta: “Tenemos una buena parrilla de contenidos, con otros tres nuevos programas. De acá a navidad, aparecerán nuevos rostros, nuevas personas”.

Por fuera del contenido media, planean la expansión de su modelo y abrirán distribución en Latinoamérica.

“Es un proceso súper lento. La salida a América Latina va a estar acompañada de contenido original, con una internacionalización del modelo”, anuncia.

Y tanto ruido trajo mucho rebote y algunas historias insólitas. Como la vez que, en 2017, invitaron a Simón a dar una charla al MIT – Massachusetts Institute of Technology.

—¿Cómo fue la experiencia de tu charla en el MIT?

—Nadie entendía nada. Era una charla sobre cómo el contenido digital y los nuevos contenidos iban a ser el principal conductor de la industria del cannabis. Tenía tanta presión que no fui fumado y a todos les interesó lo que tenía para decir.

—¿Y qué dijiste?

—Que la del cannabis es una industria restrictiva, que no está unificada. Que la buena comunicación te lleva a fronteras más lejanas que las que tienes. Hemos logrado avanzar con un modelo de negocios que tiene un potencial expansivo muy potente. Ha sido súper interesante ver cómo el lado comercial de esa idea se está haciendo realidad. Las marcas van a tener que entrar a través de industrias digitales.

Contenido relacionado: 5 Documentales sobre Marihuana para Ver en Netflix

—¿Qué te hizo entender que detrás del buen contenido también había un negocio posible?

—Me di cuenta que existían empresas gigantes que no tenían presencia en mi país y nadie sabía de nada. Si fumás marihuana todos los días, ¿cómo no sabés que existe tal o cual producto? Está todo desconectado. Estamos haciendo una tracción ínfima de lo real. Hay que poder conocerlo, pero te lo tienen que mostrar. Por eso es tan importante la información, que puede transformarse en educación elocuente, eficaz y entretenida. Además, si alguien se ríe viendo un video, lo va a compartir.

Los viajes

En su canal de YouTube, programas especiales desde Estados Unidos, Uruguay, Holanda y distintas latitudes y temperaturas de la cultura cannábica global.

“El primer viaje que hicimos fue a Uruguay, cuando se legalizo la marihuana”, relata.

En términos de su línea editorial, la legalización de la producción y venta de marihuana en 2013 se había convertido en la noticia más importante del momento. “Por fin se prende un faro”, pensaron.

en volá

Simón junto a Mara Gordon de Aunt Zelda’s

—¿Cómo costearon esos primeros viajes internacionales?

—Nos estaba yendo bien en la tienda. Somos una empresa pequeña. Está todo funcionando, pero somos de presupuesto pequeño. Todo se hace bien barato. La austeridad es un principio en sí mismo, es un valor. Hay que repensar los nuevos tipos de empresas. Deberían empezar a repensar cuáles son las decisiones financieras que se están tomando con respecto a este escenario, con respecto al lujo, a lo innecesario, a la ineficiencia presupuestaria.

—Sin embargo, el producto se ve muy profesional…

—Es todo lo mucho que se puede hacer con poco. Tenemos la misma cámara hace 5 años y las luces nos las heredó un tío. Reciclamos muchísimo: los sets, todo es modular. El estudio es una oficina. Es parte de la esencia de que algo funcione: tiene que ser liviano. Es parte de cómo manejarse en un ambiente tan incierto. Mañana me cierran la cuenta de Instagram y me voy a la mierda. Tengo que poder saltar de un lado a otro sin mucho peso.

Para potenciar su llegada, algunos contenidos cuentan con invitados especiales (celebridades, actores, músicos, comediantes, Suicide Girls, etc.). ¿Por qué? Muy concreto: porque su presencia amplifica la visibilidad y la normalización del consumo de cannabis.

Contenido relacionado: Get Your Booty to the Poll: las Bailarinas Exóticas que Fomentaron el Voto Anticipado en Estados Unidos

“Sirve para mostrar que una persona famosa que respeto y sigo puede hacer algo que antes yo condenaba. Debería pensar si sigo condenándolo o no. La fama es muy elocuente. Sirve como una herramienta retórica para llevar este mensaje de normalización desde una perspectiva crítica a la regulación del gobierno ante la sustancia. Tratamos de ser inteligentes. Que seamos fáciles de ver y que nos permitamos decir cosas sobre la violencia policial, por ejemplo”, concluye Simón.

—Y a vos, Simón, ¿te gusta ser reconocido?

—No [risas].



Hernán Panessi

ACERCA DEL AUTOR

Hernán Panessi, editor periodístico en El Planteo, es un periodista especializado en cultura joven. Escribe en las revistas InfoTechnology, THC y Lento. Además, en Página/12, El Planeta Urbano, El Cronista y en el periódico uruguayo La Diaria. Colaboró para Revista Ñ, Clarín, La Nación, La Cosa, Playboy, Haciendo Cine, Billboard, Los Inrockuptibles, Forbes, VICEBenzinga, High Times y Yahoo, entre otros.

Hernán escribió los libros Porno Argento! Historia del cine nacional Triple X, Periodismo pop, Una puerta que se abre, e Historia del Rock en Español. Fue docente en el Centro Cultural Rojas (UBA) donde dictó talleres de periodismo. Además, es programador de la sección VHS del Festival Internacional de Cine de Valdivia, en Chile.

En radio, conduce FAN, por led.fm, programa periodístico de emisión semanal sobre cultura, sociedad y vida moderna. Por su parte, también condujo en las FM Delta 90.3 y Nacional Rock 93.7. Asimismo, fue columnista en La Once Diez y Metro 95.1.

También puede interesarte

Juan Tauil
Cannabis y Finanzas - Imagen por Ilona Szentivanyi. Todos los derechos reservados a El Planteo y Benzinga.
Nueva York