maría sabina

Cultura

María Sabina: Cuál Era el Talento Especial de la Chamana de los Hongos Mágicos

María Sabina: Cuál Era el Talento Especial de la Chamana de los Hongos Mágicos

✍ 1 October, 2023 - 13:32


¡No te pierdas ni una noticia! Suscríbete a nuestra newsletter GRATUITA y súmate a nuestro canal de Telegram o canal de WhatsApp.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo: Instagram // Facebook // Twitter


Por Bett Williams 

“Si sacas lo que llevas dentro, lo que saques te salvará. Si no sacas lo que llevas dentro, lo que no saques te destruirá”. – Evangelio de Tomás

Hay un póster clásico en blanco y negro de María Sabina fumando, no un porro, sino un cigarrillo. Lo sostiene de forma ceremonial, de forma secularmente masculina, entre el pulgar y el índice, con los ojos bajos, concentrada. Muchxs siguen pensando que es un porro, no tabaco sagrado. He visto la imagen en camisetas y en un bar de EEUU en Palm Springs, en un bar de Texas y por todo Oaxaca, México, reclamando espacio entre otrxs iconos como Elvis, Marilyn Monroe y Frank Sinatra. Es un icono, y por eso ha viajado lejos.

Contenido relacionado: [Video] Todo lo que Siempre Quisiste Saber sobre Psicodélicos y Nunca te Animaste a Preguntar

A menudo me he preguntado si el hecho de que R. Gordon Wasson le haya prestado especial atención a María Sabina y apareciera en su artículo de 1957 de la revista Life En busca del hongo mágico fue la única razón del estatus de casi santa que recibió, tanto en Huautla de Jiménez como en la cultura psicodélica occidental. Al fin y al cabo, no era más que una de las muchas practicantes de una tradición muy antigua. Qué extraña lotería, y típico de estadounidense, arrancar a una sola practicante de entre tantas y retratarla como si poseyera un raro genio idiosincrásico. La fetichización de María Sabina como santa mártir es un tropo problemático que la infunde el espíritu del individualismo occidental, mientras que su papel entre el pueblo mazateco se convierte en un comentario secundario.

Cuando tenía 20 años, leí la historia de su vida y las traducciones de sus cantos a los hongos en un libro titulado María Sabina, editado por Jerome Rothenberg y Alvaro Estrada. María Sabina me dejó la vara muy alta en cuanto a lo que puede hacer el lenguaje. Eran los “poemas” más hermosos que jamás había leído. Ni por más engañosamente sencillos que parezcan, son imposibles de imitar. El misterio de la resonancia de estos poemas ha planteado una de las preguntas más serias de mi vida. El lenguaje chamánico es siempre diferente del lenguaje secular, ya sea conversacional o literario. Su poder reside en esta diferenciación. Sin embargo, las palabras de María Sabina son a la vez artefactos de un chamanismo aún existente y de una grandeza literaria. El poeta mexicano Homero Aridjis la llamó “la mejor poeta visionaria de la América Latina del siglo XX“.

María Sabina fue una “genia surgida de la tierra de la poesía popular comunitaria y religioso-terapéutica de un pueblo campesino nativo de México”, dijo Henry Munn, uno de los estudiosos más elocuentes sobre el tema de la cultura mazateca en la obra María Sabina: Selecciones. La propia Sabina hablaba de cuando era niña y oía a lxs ancianos por la noche hablar y cantar de un modo distinto al diurno. Los altares se encendían y llegaban los sonidos, hermosos conjuros que evocaban otras palabras y sentimientos poderosos. Dijo que las curanderas y los curanderos aprendían sentándose a los pies de lxs ancianos y observando, y que cuando eran mayores y empezaban a practicar las ceremonias, cada unx aportaba su propia firma a la práctica.

Contenido relacionado: Quién Fue Albert Hofmann: Todo sobre el Padre del LSD

María Sabina entrega un hongo a R. Gordon Wasson antes de una ceremonia | Foto de Alan B. Richardson, entre 1954-1955 tomada en viajes con R. Fordon y Valentina P. Wasson a Huaula de Jiménez. Cortesía de Tina & R. Gordon Wasson Ethnomycological Collection Archives en Harvard University Herbaria, vía DoubleBlind

¿Qué hacía única a María Sabina?

A Munn también le pareció una pregunta importante. Teniendo en cuenta que se le ha otorgado el estatus de santa, excepto cuando se la denostaba como traidora al nacionalismo mexicano, parece importante saber si esto ocurrió porque era una curandera en un lugar extraño en un momento extraño en la encrucijada del Imperio, o si fue algo más, algo verdaderamente extraordinario.

En su ensayo La singularidad de María Sabina, Munn decía que lo que la distinguía de sus contemporáneos era una sola cosa: su musicalidad. Tenía una manera de tomar una palabra (madre, por ejemplo) y descomponerla en compases entrecortados, ma ma ma, mai. Mezclado con su tarareo y sus habilidades percusivas, este sonido tiene un poderoso efecto cuando se escucha estando bajo los efectos de los hongos, como si su voz se metiera literalmente en tu cuerpo etérico y hiciera cosas. Es una herramienta psicodélica extremadamente eficaz.

Contenido relacionado: La Increíble Vida de Timothy Leary: Experimentos Psicodélicos y Problemas Legales

En una tertulia de un club de lectura, uno de lxs participantes me preguntó por qué creía que María Sabina hacía aflorar una musicalidad inédita. “Por necesidad”, respondí. Me pareció que era verdad y que cualquier otra respuesta que yo tuviera probablemente fuera una proyección. Como que quizá ella hacía las cosas de forma diferente, porque de repente se encontraba en una encrucijada, haciendo ceremonias con blancxs por primera vez en la historia. ¿Quizá ella se estaba adaptando, evolucionando?

Antes de dejarme llevar por la imaginación, consulté a Tom Lane, autor de Sacred Mushroom Rituals: The Search for the Blood of Quetzalcoatl. Él experimentó una ceremonia con María Sabina y se ha dedicado a corregir los volúmenes de desinformación que abunda en relación a su figura. Dijo que no, que ella nunca hizo nada diferente para lxs occidentales. Su singularidad era simplemente el resultado del talento.

María Sabina se prepara para una ceremonia de setas | Foto de Alan B. Richardson, entre 1954-1955 tomada en viajes con R. Fordon y Valentina P. Wasson a Huaula de Jiménez. Cortesía de Tina & R. Gordon Wasson Ethnomycological Collection Archives en Harvard University Herbaria, vía DoubleBlind

“Digamos que Aretha Franklin/Robert Frost fueran una sola persona y una cantante y una poeta y una Chjine Cjota o una mujer de la antigua Tlamatinime en transición de lo precolombino a lo postcolombino como cantante, bailarina de la tierra, poetisa de la Tierra”, dijo Lane. Así era María Sabina. Ese era su talento.

El talento, esa virtud psicodélica de la que apenas hablamos porque también es el nuevo tabú. No se puede comprar el talento. Se considera un don divino o un accidente de la naturaleza. El talento desafía a la mímesis, la piedra angular del capitalismo tardío que depende de la proliferación y circulación de representaciones.

Contenido relacionado: Cómo Ser Cuidador de Viajes Psicodélicos

Lo que María Sabina tenía entre manos nunca se enseñará en ninguna escuela para especialistas clínicxs en psicodélicos, porque el chamanismo en sí mismo no puede enseñarse, salvo de la forma en que ya se enseña, y eso no es en la escuela. No sirve al poder pensar que algunas habilidades son simplemente innatas y no se pueden comprar.

Trabajamos activamente contra la noción de talento, presentando una plantilla en la que cualquiera puede encajar para que nadie quede fuera del mercado. Nos gusta insistir en que nuestrxs profesionales tengan una formación adecuada, lo cual es bueno porque la mayoría de la gente carece de talento, así que al menos podemos equipar a lxs demás con lo básico, para que nadie salga perjudicado. Lxs más talentosos de entre nosotrxs suelen acabar al margen de todo. La mejor música rara vez está en el escenario principal. Cornel West no consiguió la titularidad en Harvard. No puedo decir el nombre del psiconauta y químico con más talento que conozco porque opera totalmente en la clandestinidad.

Si tuviéramos los debates que deberíamos tener sobre chamanismo y psicodelia, con la gente que sabe de lo que habla, mucha gente perdería el interés debido a la complejidad. Personalmente, mi programa de clase consistiría en obras de Black Quantum Futurism, Troy Conrad Therrien, Robin Wall Kimmerer y East Forest.

En una reciente releída a The Doors of Perception de Aldous Huxley, me di cuenta de que el ensayo ancla una tradición psicodélica occidental nacida de la indagación del Modernismo. El libro sobre sus viajes con mescalina es básicamente una crítica del arte en la antigüedad y un alegato a favor de mirar las cosas como deberían mirarse: psicodélicamente. A Huxley le preocupaba sobre todo la estética. Al igual que Immanuel Kant, propuso que nuestras facultades conscientes de juicio son las que nos permiten experimentar la belleza y el misterio que se esconde tras ella.

La estética es la forma en que sabemos lo que está pasando

El talento figura en todo esto como algo muy mercurial y misterioso, y no voy a arruinarlo intentando averiguar qué es exactamente el talento. Sólo diré que ahora necesitamos más. En realidad, no. Tal vez haya tanto talento como sea necesario en un momento dado, sólo tenemos la tarea de reconocerlo.

Contenido relacionado: ¿Los Hongos Tienen su Propio Lenguaje? Este Estudio Sugiere que Sí

maria sabina

María Sabina canta con su hija Apolonia. Durante la ceremonia, Appolonia a menudo emitía sonidos de pájaros, insectos y lluvia mientras su madre cantaba | Foto de Alan B. Richardson, entre 1954-1955 tomada en viajes con R. Fordon y Valentina P. Wasson a Huaula de Jiménez. Cortesía de Tina & R. Gordon Wasson Ethnomycological Collection Archives en Harvard University Herbaria, vía DoubleBlind

La poetisa Ariana Reines, del Invisible College, una especie de escuela de misterio literario y artístico, habló en directo sobre el evento de la Bola del Times Square en Nochevieja, en Nueva York. Dijo que era un crimen vergonzoso contra lxs ciudadanos estadounidenses que están dolidos, afligidos y sufriendo en una pandemia, porque todo era una farsa fingida como si no pudiéramos sentirlo. Había policías y sus novias en cajas raras en medio de la calle. Fue un insulto. Yo también lo vi, y como todas las imágenes de nuestros espacios públicos televisados de hoy en día, era feo. Las actuaciones musicales fueron engullidas por un anuncio de gaseosas cruzado con estética de propaganda nacionalista.

Contenido relacionado: Integración Psicodélica: Cómo Encontrarle el Sentido a tu Viaje Psicodélico

Yo añoraba ver a Barbara Streisand o a un niño tocando el violín. Lxs músicos callejeros de la ciudad ofrecen un espectáculo mejor. Era Nochevieja, ¿qué sentido tiene reunirse si no es por el talento? Desde los gráficos de las noticias de la noche, pasando por las infraestructuras en ruinas de los aeropuertos, hasta todo lo relacionado con esa horrible película Hermosa venganza, nos vemos como la mierda, chicxs. La psicodelia sabe que la superficie importa, que dice toda la verdad. El talento encuentra su hogar en la estética de una situación.

Nuestra visión necesita un cambio. En los ’60, lo psicodélico eran los colores brillantes de los dibujos animados fundiéndose, en los noventa era Mondo 2000, pero lo psicodélico es mercurial y nunca cristaliza. Lo que ocurre está siempre cambiando. No veo lo psicodélico en las instalaciones fantásticas de Meow Wolf, pero sí en la cinematografía de la película Nomadland. Lo veo en la actuación de Alia Shawkat y en el vídeo de arena cinética de Britney Spears.

Acabo de escribir algo que empieza con María Sabina y termina con Britney Spears. Lo que tienen en común es que ambas son iconos que representan simbólicamente una cosa extraña que podría llamarse talento. Tom Lane me escribió hace poco para decirme, en relación con Sabina: “Además de talento, tiene que haber afinidad y aceptación DE la planta/hongo enteogénico”. Tiene que corresponderte. Tiene que elegirte. El talento es una relación”.

Estoy segura de que cualquier talento puede emplearse psicodélicamente. Piénsalo. Lo psicodélico es una ética, una filosofía y una forma de ver e interactuar con la realidad. Lo psicodélico puede aplicarse al Ayuntamiento de una ciudad, a una cátedra de lengua en la universidad, al negocio familiar, a tus zapatos, al perro y a lo que vas a hacer este verano. Lo psicodélico es un ethos en constante cambio, que siempre estamos definiendo.

Contenido relacionado: Musa Inspiradora: ¿Es Cierto que los Psicodélicos Mejoran la Creatividad?

No tengo talento para lo oracular. Me habrían echado de Delfos, acusándome de entrar sólo por las drogas. Decir lo que uno cree que es el futuro es demasiada responsabilidad. La habilidad reside en decir lo que es útil. Cada unx de nosotros sabe lo que pasa desde su posición en la geometría.

Hay que decir que el talento es importante. Hay que buscar dónde se expresa y alimentarlo. Regarlo. Darle dinero. Darle un trabajo. Como mínimo, no echarlo. El talento no siempre es conveniente. El talento es desencadenante.

Ahora mismo nos sentimos tristes colectivamente. Estamos de duelo por las pérdidas. Nuestras almas se marchitan de hambre de belleza y verdad que resuene profundamente, la mayoría de nosotrxs hemos estado allí al menos una vez, en el amor, en la naturaleza, en la ceremonia. Sabemos cuándo nos mienten. Este es el momento de dejar de fingir que no sabemos lo que está pasando y sacar a relucir nuestros talentos. No hace falta que nos volvamos adictxs al trabajo: El talento es femenino, existe en estados de inacción, pero hay que dejar que brille.

Vía DoubleBlind, traducido por El Planteo

Foto de portada creada con ayuda de una IA

Más contenido de El Planteo:

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

DoubleBlind Magazine Logo

ACERCA DEL AUTOR

DoubleBlind Magazine (Revista DobleCiego) es un socio de contenido de El Planteo.

También puede interesarte

cannabis india
Lali Moria
Acciones de Cannabis