ArgenCann cannabis argentina

Economía

Charlamos con el Presidente de ArgenCann, la Cámara Argentina del Cannabis

Por Lola Sasturain

Charlamos con el Presidente de ArgenCann, la Cámara Argentina del Cannabis

✍ 28 julio, 2020 - 11:46

“Hay muchas organizaciones cannábicas; lo que distingue a ArgenCann es la agenda que instala. Una agenda de desarrollo económico, de inversiones, de desarrollo regional y de generación de puestos de trabajo”, define Pablo Fazio, empresario, politólogo, emprendedor y hoy en día presidente de la Cámara Argentina del Cannabis.

Nacida como respuesta al boom de la industria del cannabis en el mundo, la Cámara se posiciona como actor del debate político en el marco de la legalización del cannabis medicinal en el país. Ocupa un espacio vacante: el de ser la voz del sector productivo de capitales privados.

Contenido relacionado: Cannabis en Argentina: Legalizar la Marihuana Podría Salvar la Economía

La organización busca abrir el debate en tanto al potencial industrial y productivo del cannabis, incorporando al sector privado. El objetivo es llegar a políticas públicas que consideren, faciliten y permitan el desarrollo de un modelo de negocios cannábico que estimule la economía nacional.

Como persona jurídica, ArgenCann existe hace menos de un año y reúne sobre todo a empresarios y desarrolladores del ámbito de la marihuana en Argentina.

La historia de ArgenCann

Todo empezó en 2017, luego de que se promulgase en el país la ley de marihuana medicinal. Desde marzo del mismo año, Fazio comenzó a andar los pasillos del Ministerio de Producción para ver, en función al nuevo marco legal y regulatorio, qué era lo que los privados podían hacer.

Sabiendo ya que la industria de productos derivados del cannabis era un boom a nivel internacional, Pablo notó que las formas en la que esta nueva legislación estaba siendo aplicada desatendían por completo ese aspecto. Con esa inquietud en mente se contactó con un conocido dentro del Ministerio de Producción, advirtiéndole la situación e incitando a que se tomasen medidas al respecto.

Sin embargo, el único ministerio a cargo del asunto del cannabis era el de Salud, por lo que era allí a donde tenían que acudir con su propuesta de negocios. Ésta, además, necesariamente tenía que pasar por ANMAT antes de siquiera ser considerada.

Contenido relacionado: Argentina: el Gobierno Permitirá el Autocultivo de Marihuana y Venta en Farmacias

Afortunadamente ANMAT siempre fue un nexo bastante aceitado entre el sector privado y los ministerios. Fue así que Fazio y su socio Sebastián (investigador, docente de posgrado UNTREF y “grower de toda la vida” con una mentalidad empresarial) se decidieron a armar una empresa y presentaron un proyecto para el Ministerio de Salud. Fueron los primeros privados que se acercaron a pedir un convenio con organismos como el INTA y el CONICET.

En aquel entonces y según la reglamentación disponible, el único lugar que podían ocupar era el de la producción para fines de investigación en lo referido al tratamiento de la epilepsia refractaria. En todo ese proceso fueron conectándose con otra gente que compartía inquietudes.

“Fuimos armando un ecosistema de gente que, con sus diferencias, estaba en la misma que nosotros: listos para ponerse a producir, pero en una situación de total parálisis porque nada prosperaba, ningún proyecto salía.”

Estas nuevas conexiones, junto con las que ya tenía Sebastián con el mundo cannábico más “puro y duro” (growshops, importadores de semillas y cultivadores independientes) decantaron en la conformación de la Cámara Argentina del Cannabis, con Pablo a la cabeza. “La mejor forma de que las cosas empiecen a suceder era volvernos nosotros mismos protagonistas”, dice el presidente de la Cámara.

Lo privado y lo político

Fazio también es parte de la Asociación Empresaria Argentina, a su vez nacida del Instituto Patria. Esta institución aboga por la inclusión latinoamericana y la reestructuración de deudas soberanas, y en la relación con el sistema financiero internacional. A través del Instituto Patria, Fazio pudo contactarse con la nueva administración estatal.

Contenido relacionado: Debates Internos en Torno a la Nueva Regulación Argentina para el Cannabis Medicinal

Con el cambio de gestión el pasado 10 de diciembre, Sabina Frederic, la nueva ministra de seguridad, habló públicamente de la despenalización del consumo de cannabis. Éste era el puntapié que hacía falta desde otro organismo estatal involucrado en el debate. Los emprendedores se contactaron con la ministra y, a través de ella, con Ana Franchi, la presidente del CONICET. Así se hicieron lugar en la Red de Cannabis para trabajar en la comisión de reglamentación.

Dentro de esa comisión, ArgenCann aportaba su agenda. En resumidas cuentas: abrir el juego al sector privado, fomentar el desarrollo de una actividad económica a partir del cannabis, y proponer un marco normativo similar al que hay en Estados Unidos, o el que hay en Francia sobre el cáñamo industrial.

Desde ese momento hasta hoy, consiguieron introducir el tema en la agenda del Ministerio de Desarrollo Productivo, haciendo del cannabis uno de los cinco ejes del desarrollo estratégico post pandemia. 

ArgenCann, de cara a la nueva reglamentación

En la nueva reglamentación, sigue siendo el Ministerio de Salud el filtro por el que pasan todos los debates. Asimismo, fue poca la mención a los privados dentro de la ecuación a la hora de discutir la reforma. Por ahora se está planteando un modelo donde no sólo la regulación, sino también la producción, estén en manos de la administración pública.

Fazio ve en esta reglamentación un avance claramente positivo, pero que sigue sin contemplar el potencial productivo y económico del cannabis legal para el país.

 “Ordenar debates”, como dice el presidente de la Cámara, es otro de los objetivos de ArgenCann. Sobre ese punto, hace hincapié: al hablar de cannabis en Argentina es prioritario delimitar un enfoque y separar debates. Las diversas problemáticas de la legalización deben ser tratadas por los diversos organismos correspondientes, y no todas las aristas del tema demandan el mismo enfoque.

Contenido relacionado: UBA Anuncia Acuerdo para Investigar el Cannabis

Por un lado, está el debate por los derechos individuales y el consumo adulto, por otro, los temas de salud, donde “muchos médicos dicen que no hay evidencia científica para extender el uso de los fitopreparados, lo cual no es cierto”, acota Fazio.

Por último, pero no menos importante, está la agenda económica. “Tenemos que tener la madurez de separar los debates. No tiene sentido hablar de bussiness development con el Ministerio de Salud; sí con el Ministerio de Desarrollo Productivo y con el Ministerio de Agricultura. Estos son nuestros interlocutores”.

El potencial productivo e innovador del cannabis excede ampliamente lo que es la planta. Las potencialidades, explica, no se encuentran sólo en la industria primaria, sino en toda la industria complementaria.

Como ejemplo de esta industria complementaria, Fazio postula a uno de los socios de ArgenCann: una empresa que está desarrollando un software de inteligencia artificial de toma de imágenes a través de cámaras multiespectrales para la detección temprana de enfermedades en las plantas. Otro ejemplo es el rubro de la cosmética con cannabinoides, el cual abre un universo de posibilidades de investigación enorme. Otra empresa quiere desarrollar bebidas deportivas con CBD, por sus propiedades antiinflamatorias… La lista sigue.

Hay mucho prejuicio sobre pensar al cannabis como motor económico, porque aún se asocia a la planta con el narcotráfico. Pero nada está más alejado de esto, menos aún en un contexto en donde sólo sus usos medicinales y de investigación están permitidos. Para el empresario, dicha confusión y desinformación son, en parte, también producto del debate político desorganizado.

Contenido relacionado: Argentina: La Mayor Parte de la Población A Favor de la Legalización

Entre la legalización de la marihuana recreativa y su uso exclusivo para tratar medicinalmente casos de epilepsia refractaria hay infinitas posibilidades. La planta de cannabis abre un abanico de usos que excede ampliamente al del estupefaciente. Por eso también sería importante modificar el tratamiento del cáñamo industrial, cuyas utilidades son múltiples, y sus cualidades estupefacientes, nulas.

Hasta que no se modifique la ley de estupefacientes, hay que aspirar a un marco normativo que permita el desarrollo de la actividad económica en todo lo que sea cáñamo industrial: con menos de 1% de THC” explica el presidente de la organización.

Asimismo, aclara que esto no quiere decir que la actividad económica deba ser libre, sino que el Estado debería ordenarla, dar licencias, y crear “un marco regulatorio que la fomente, la desarrolle y la controle. Pero que la controle permitiéndola, ¡no prohibiéndola!”.

El cannabis como boost económico post pandemia

Para ArgenCann, cada segundo perdido es dramático, por lo que es indispensable que quienes toman las decisiones cobren conciencia de las posibilidades económicas del cannabis legal.

“Es una oportunidad increíble desde la diversificación productiva, desde el desarrollo de la innovación, desde la generación de puestos de trabajo, desde trabajar la producción primaria en objetos de consumo masivo, desde los ingresos de divisas”, dice Fazio. Además, insiste en que, debido a los estragos que la pandemia está generando a nivel económico, cuando ésta acabe “Argentina no se puede dar el lujo de no mirar esta agenda”.

Contenido relacionado: El Municipio de Castelli Creó la Primera Empresa Mixta de Cannabis Medicinal

La propuesta política del emprendedor es generar condiciones que incentiven el desarrollo de la actividad privada. Ésta generaría fuentes de trabajo y valor agregado. Sin embargo, sostiene que sería un gran error que el Estado, desfinanciado como está ahora, intentase competir con los privados. “Sería un despropósito, una pérdida de tiempo y de recursos. Mi opinión es que el estado debería cobrar impuestos a los privados y que generen empleo, generen innovación, impacto regional y local”, propone.

Es sabido que los grandes inversionistas del cannabis a nivel internacional tienen el ojo puesto en Latinoamérica por sus condiciones ambientales, sus necesidades económicas y la creciente tendencia regional de legalizar el cannabis medicinal. Por eso, desde ArgenCann fomentan que no sólo debe incentivarse la producción por parte de empresas nacionales, sino también crear un clima receptivo para los capitales extranjeros. “Hay una agenda de inversiones en el mundo que está mirando a Argentina con ganas. Hacen falta políticas públicas que ordenen y abran ese juego”, explica.

Con respecto a la industria nacional ya existente, Fazio enumera cuáles podrían ser algunos de los beneficiarios inmediatos: la tan golpeada industria alimenticia, que puede incorporar el CBD en sus formulaciones, la medicina veterinaria, en caso de mascotas adultas, y sobre todo la innovación de todo tipo (productiva, científica, de investigación, en recursos humanos y en modelos de negocios).

“Tenemos la capacidad instalada, tenemos recursos humanos espectaculares, tenemos un ecosistema emprendedor que un montón de países envidian, somos un país agroindustrial, tenemos la geografía y el clima que acompañan. Tenemos una de las mejores industrias farmacéuticas del mundo y un ecosistema científico increíble en este país. Si pudiéramos desarrollar una articulación público-privada tendríamos muchísimas posibilidades”.

Contenido relacionado: Cannabis en Ciudad de Santa Fe: Buscan Regular Cultivo Público, Autocultivo, Investigación

Entonces, ¿cuál sería el escenario ideal por el que hoy lucha ArgenCann?

Su presidente es categórico: “Un marco normativo que regule la actividad del cannabis en todas sus etapas: recreativo, medicinal e industrial. Hoy en Argentina ese escenario es aún lejano porque no hay voluntad política de trabajar en la primera parte de esa agenda. De cualquier modo, es un objetivo que más temprano que tarde vamos a ver plasmado en la realidad. Siempre la sociedad va un paso adelante que su dirigencia en materia de derechos.

Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

marihuana sin fumar
kamala harris
Acciones Cannabis