femigangsta

Cannabis

El Multifacético Mundo de Femigangsta: Rapera, Abogada e Influencer que No Cree en las Redes Sociales

Por Lola Sasturain

El Multifacético Mundo de Femigangsta: Rapera, Abogada e Influencer que No Cree en las Redes Sociales

✍ 15 noviembre, 2020 - 11:59

El de Femigangsta es un caso atípico entre las celebridades que nacieron de las redes sociales. Neuquina radicada en Buenos Aires, hija de una argentina y un austríaco y abogada en los papeles, la joven de 26 años, Agnes Simón, hizo el camino inverso de quienes hacen contenido de sus propios rostros a cambio de canjes, pautas publicitarias e invitaciones a eventos. Tenía algo para decir: siempre fue poco complaciente e inconformista. Y, diciéndolo con flow y estilo, cosechó a una audiencia cada vez más amplia y fiel.

Simón se hizo conocida con su alias Femigangsta rapeando sobre actualidad, feminismo y política en Twitter e Instagram. Siempre encarado con humor y un agudo ojo crítico.

De ahí saltó a Youtube y, desde allí, a los escenarios.

Dos años atrás lanzó “Voy”, su recordado feat. con Ofelia Fernández, la actual legisladora más joven de la historia de este país. Una canción de temática abortera y feminista, con guiños a las noticias de aquel momento. Y un video que recopila imágenes de las marchas por la legalización del aborto.

Contenido relacionado: NTC: Freestyle, Feminismo y Faso… Sin Complicaciones

La inclusión de Ofelia en el track es atípica y casi experimental: inserta, a modo de spoken word, fragmentos de un discurso suyo.

Pero según reflexiona Simón, esa canción –rompedora- aún se encontraba muy enmarcada por el personaje de las redes sociales. Su consagración como artista fue con “Pajaritos”, de 2019. Hoy, su último lanzamiento es “Canceladx”, aunque se vienen muchos más en la brevedad.

Luego de una pandemia que la tuvo completamente frenada, el final de octubre encuentra a Femigangsta sin un segundo libre. Junto a Oniria y Ferlaflame del sello NEUEN, la rapera trabajaba en el que sería su primer álbum, pero la pandemia complicó los planes.

El próximo tema que lanzará pertenecía originalmente a ese disco, que hoy viró hacia otro concepto y verá la luz en 2021. La canción, entonces, será publicada como single en noviembre.

Además de estar trabajando en el video de esa canción, se le suman otro con doce artistas y doce realizadores audiovisuales en el marco del CCK. Además, otro para un tema viejo y otro en colaboración con una amiga.

Contenido relacionado: Blair Blade y sus Planes: “Quiero Conseguir un Perfil de Artista Completo”

Y, en paralelo, trabaja en un programa de humor que escribió junto a otra amiga durante la cuarentena. “Hasta nos pusimos a fabricar la ropa para las fotos del programa. A veces la gente se piensa que estás al pedo por la inmediatez de grabar una story desde tu casa, pero estoy muy agradecida de estar en un montón de proyectos y muy ATR”, cuenta.

Femigangsta, una empresa familiar

Agnes construyó a pulmón su propia carrera, su estilo, su métrica y su marca personal. Y lo hizo impulsada por su curiosidad y gusto. Sus canciones se debaten entre el pop, el rap, el R&B, el trap y los toques jazzeros. La lírica incisiva pero sutil, huyendo del golpe bajo y la chabacanería, siempre está al frente.

El suyo es un proyecto 100% independiente y autogestivo. Su equipo trabaja sin parar: “Lo de ser tu propio jefe es no tener empleados nada más”, cuenta entre risas. Su manager es su socio creativo y amigo, el director de la banda es su novio y lxs integrantxs de la banda, las bailarinas, los productores, todxs son amigxs cercanxs.

Bien distinto a como se suelen manejar los personajes salidos de las redes hoy en día. “No me gustaría estar rindiéndole cuentas a alguien que no conozco”, asegura la artista, acerca de porqué no sigue el camino del mainstream. Ella puede sola: ya llegó al top 50 viral de Spotify, a los grandes festivales y a telonear artistas como Wos y Ca7riel haciendo lo que se le daba la gana.

Contenido relacionado: Flores con Lamothe: Una Charla sobre Porro, el Oficio de Galán, y la Vida Misma

Ninguna de sus canciones es especialmente radial por esa misma razón. “Quería que este tema [el que está por lanzar] tomara esa dirección y terminó siendo un tema de personas duras en Mamita Bar”, se estalla de risa.

Foto: Tati Saal

Y sigue: “Podría hacer música más pegada y tener mucho mejores números y estadísticas. Podría hacer un tema de reggaetón y, de hecho, lo disfrutaría mucho, pero no es la búsqueda. Y andá a explicarle eso a una estructura armada, que no le va a importar lo que yo siento o tengo para decir”, explica la artista.

Una influencer canceladx

Agnes sabe que hoy en día puede hacer lo que le gusta gracias a las redes sociales. Pero le molesta sentir que hay una obligación de mostrarse de determinada manera y que esas sean las reglas del juego que hay que acatar sí o sí. “Una siempre quiere mostrar lo mejorcito, lo que le conviene, lo que le va a servir para cierta cosa. Y es bastante deprimente eso”, reflexiona. Como artista, a Femigangsta le interesa utilizar su alcance en las redes para alertar sobre el peligro y la toxicidad de las mismas.

De todo esto se trata “Canceladx”, una de sus últimas canciones.

Sobre un beat deforme, la voz jazzera de Agnes predica contra eso de que “si no te mostrás, no existís”. Y el video va un paso más allá: es un muestrario de todo aquello que se suele dejar afuera de las redes sociales, si se persigue el objetivo de ser aceptada.

Por ahí: la depresión, la angustia, el desorden, lo podrido, los rollos.

Contenido relacionado: Martín Piroyansky Habla de Porro, Viajes de Ácido, el Peligro del MDMA y Adelanta su Nueva Serie

“Esta cuarentena a mí me pegó como el culo, la pasé muy mal y me pasó de sentir que si no tenía la energía para la parafernalia en redes que hay que hacer para posicionarte, perdés apoyo. No soy tonta, sé lo que funciona en redes y lo que no, y en ese momento lo que funcionaba no lo sentía ni genuino ni orgánico”, describe.

Y, a partir del título del tema, surge la pregunta: ¿Qué opina Agnes Simón sobre la llamada cultura de la cancelación? “Soy feminista pero no dejo de ser abogada”, dice. “Siento que hay protocolos a seguir para hacer lo correcto. La forma en que te tenés que enojar, la reacción que tenés que tener. Está todo muy curado”, sacude.

Esto no le parece muy honesto e inevitablemente siente que, en muchos casos, se cancela desde el miedo a ser unx mismx canceladx si no se lo hace. Esto nubla el juicio propio y, aunque a veces le digan tibia, ella necesita tener fundamentos a la hora de “cancelar” a alguien.

“Sé que son excepciones. Muchos escraches están muy fundados. Pero a veces me pregunto qué pasaría si universalizáramos esas reacciones, ante cualquier caso. Creo que a veces somos un poco irresponsables e imprudentes”. La artista dice que está en una etapa más medida a la hora de hablar sobre las acciones de otra gente y que sabe que nadie, ni hasta la feminista más feminista, resiste el archivo. Así que no cree que la cancelación sea una dinámica que pueda universalizarse.

Legalmente Rubia

El derecho la apasiona, aunque hoy ya no se imagina ejerciéndolo. Pero sí retomando los estudios. “No es muy cool decirlo, pero a mí me encantaría seguir estudiando. Lo que más me gustó de la facu es la inspiración que te genera la gente que sabe mucho”.

Contenido relacionado: Alimentación, Cannabis y Paranoia con Narda Lepes

Asegura que de ahí salieron los disparadores para varios de sus primeros videos y composiciones. Y que todo aquello que leyó y todo lo que le inspiraron lxs profesorxs sigue siendo combustible para su arte. “El arte es multidisciplinario y el derecho también”, asegura, tendiendo un puente entre sus dos profesiones.

Si se le presta atención, la visión de abogada se deja ver en el enfoque con el que trata los conflictos sociales que ilustra en sus canciones.

femigangsta

Foto: Nati Petri

Antes le avergonzaba ser “la abogada entre lxs artistxs”. Según cuenta, estando entre músiques se sentía como “la ortodoxa” y “la seria”. Y eso no la representaba para nada.

Ahora se amigó con eso y está orgullosa de su background.

¿Se considera más cantante, cantautora MC, humorista o abogada? Está aprendiendo a hacer muchas cosas y tiene muchas inquietudes diferentes. Siempre hizo muchos chistes (“Es casi patológico”), dibujó historietas y después se puso a hacer canciones en joda.

Con respecto a su profesión universitaria, le encantaría ser docente porque le encanta la comunicación y la nerdeada. Aunque, dado el camino que eligió, ya lo ve como algo difícil. “Sé que siempre voy a querer hacer música, pero también quiero explorar otras cosas. Me gusta escribir, me gusta dibujar, me encantaría dirigir”, dice. “Me encantaría no encasillarme y siento que la música abre esa puerta, me encanta el mundo de tomar decisiones, contar cosas y elegir cómo contarlas”.

Las causas verdes

Y como persona que conoce de leyes, ¿qué piensa sobre el caso del cannabis? Nuevamente, intenta atacar el asunto por varios frentes, aunque no se siente cómoda dando una opinión de abogada: “Obvio que estoy en contra de que a un pibe por portación de cara lo revisen, le encuentren un porro para consumo personal, lo caguen a palos y lo metan adentro. Siento que esto viene a suplir la ineficacia de la policía para estar en asuntos que realmente importan. Esa vigilancia en las calles es una manera de justificar su sueldo”, explica.

Contenido relacionado: Ley de Estupefacientes en Argentina, Cannabis y el Fracaso de la Lucha Contra el Narcotráfico

Pero tampoco le parece un asunto liviano: “Creo que en la militancia y el activismo por la legalización igual no hay que olvidarse de informar. No todo es para todos todo el tiempo y, si alentás eso, estás desinformando”.

Agnes Simón es fumadora esporádica. Se define como “no muy manija” y le gusta fumar recreativamente y eligiendo bien los planes. “Con gente que quiero en situaciones divertidas y cuidadas. Ya sé que para mí fumar en un recital es un mal plan, o fumar sola si estoy triste también”.

A un nivel más terapéutico, la artista cuenta que la marihuana la ha ayudado con el insomnio y también con las contracturas que sufre.

Como buena Femigangsta, si hay una causa que siempre se cargó al hombro, es la de el aborto. En este contexto en el que parece que será ley de un momento a otro pero a su vez nada se mueve y las prioridades están puestas en otro lado, la joven no sabe qué predecir.

Pero la esperanza nunca se pierde.

¿Qué hará el día que salga el aborto? “Ese día me pongo una bengala en el orto. ¿Cómo festejás esto protocolarmente? No existe”, concluye.

Foto de portada: Dolores Luna

Lola Sasturain

ACERCA DEL AUTOR

Entrevistadora y editora en El Planteo, Lola Sasturain es periodista cultural, DJ y guionista.

Puedes encontrar sus notas en Página/12, VICE y, por supuesto, en El Planteo.

También puede interesarte

Lelen Ruete
Acciones de Cannabis
dome doble hh
Buen Viaje: Aventuras Psicodélicas