ENG 🇬🇧
cannabis uso adulto

Cannabis

Industria del Cannabis y Desempleo Joven: Hacia una Discusión Madura de la Regulación del Uso Adulto

Industria del Cannabis y Desempleo Joven: Hacia una Discusión Madura de la Regulación del Uso Adulto

✍ 6 octubre, 2021 - 14:20

La campaña electoral, camino a las elecciones primarias abiertas y obligatorias (PASO), dejó entrever el enfoque de la regulación del cannabis que tienen lxs candidatxs y que varían desde un enfoque punitivista, pasando por el paternalismo tutelar, hasta posturas libertarias.

Quienes se oponen o desconfían de la legalización del uso adulto del cannabis alegan que esto no representa una prioridad ante otros problemas más centrales para la Argentina, como es la  generación de empleo, especialmente, entre los jóvenes. 

Contenido relacionado: Semáforo Electoral: ¿Qué Piensan lxs Candidatos Sobre la Marihuana?

Desde una perspectiva binaria (derechos vs. empleo), es decir, ‘esto’ o ‘lo otro’, subestiman el tamaño del mercado interno de cannabis para generar puestos de trabajo formales y desestiman los aportes fiscales de esta economía, a la financiación de políticas públicas.

‘¿Qué me venís a hablar de marihuana?’

María Eugenia Vidal, precandidata a diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires, se manifestó en contra de la legalización de la marihuana durante una entrevista con Filo News.

“Estoy a favor de la libertad y de que cada uno puede decidir qué hacer. Pero hay dos realidades muy distintas: una cosa es fumarte un porro en Palermo y otra vivir en la 21-24, en Zabaleta, en la 1-11-14, rodeado de narcos que te ofrezcan. Son dos caminos completamente distintos”, opinó Vidal.

Estas situaciones pueden significar una noche con amigos, relajado o con tu pareja y la otra un futuro sin oportunidades, sin ir a la escuela o habiéndola dejado”, dijo la ex gobernadora.

En una entrevista, el precandidato Javier Milei, adelantó sus dudas al respecto de la legalización de la marihuana “¿Quién va a pagar los costos?”, preguntó por la pantalla de Telefé.

Por otro lado, el precandidato a diputado nacional por la Provincia de Buenos Aires, José Luis Espert, se pronunció “a favor del consumo libre”, pero aclaró que rechaza “el proyecto actual” de legalización de la marihuana.

Espert entiende que “la gente se está cagando de hambre” y “los chicos se quieren ir del país”, en referencia al desempleo entre aquellos que pueden aspirar a emigrar. Por lo que consideró que era desatinado hablar de la legalización del cannabis en tiempos de post-pandemia.

“¿Qué me venís a hablar de marihuana?”, dijo Espert ante la consulta de Julio Leiva.

(Des)empleo joven y pandemia en la Argentina

Un estudio del Centro de Estudios Metropolitanos, realizado por  Mariana Sosa e Ignacio Smith, afirma que, durante la pandemia, el número de trabajadores cayó en 100 mil, en particular, para las mujeres, en actividades caracterizadas por un alto nivel de informalidad (superior al 50%).

En cuanto a la recuperación del empleo en este periodo, el reporte indica que para “los jóvenes, grupo afectado en gran medida por la informalidad, el saldo permanece negativo (-3,1%)”.

Contenido relacionado: El Potencial de la Industria Cannábica para la Generación de Empleo

En entrevista exclusiva con El Planteo, Agustín Pineau, investigador del CEM en el área trabajo y producción, explica que la temprana salida de los jóvenes a un mercado laboral precario interrumpe su formación.

Una vez en el mercado laboral, los jóvenes encuentran una sobreoferta de relaciones laborales precarias, predominantemente en el sector servicios, muchas veces bajo regímenes de pasantía o similares.

Agustin cree que para revertir la deserción escolar y fortalecer el mercado laboral, las políticas públicas deben reconocer las expectativas de las nuevas generaciones. Y destacó que “al ser mano de obra intensiva, el cannabis puede ser una alternativa para la Argentina”.

El investigador señaló que, en general, las generaciones más jóvenes tienen una proximidad cultural mayor con nuevas industrias (mayor que la de un baby-boomer) y que, de legalizarse el uso adulto, pueden contribuir con soluciones innovadoras para segmentos de mercado que van desde los fitoterapéuticos hasta los alimentos nutracéuticos.

Juan Ottaviano, investigador del Centro de Estudios del Trabajo y el Desarrollo de la UNSAM, consideró que las mujeres jóvenes son las que más sufren los ciclos de contracción de la economía, la pérdida de empleo y la dificultad de insertarse laboralmente. Afirma que, si bien hubo políticas de contención del empleo que lograron preservar trabajos asalariados registrados, no sucedió lo mismo con los sectores más informales, donde los despidos son mucho más volátiles.

“Una opción es abaratar el despido, pero esto no crea empleo”, dijo Ottaviano. “Lo que crea empleo es el crecimiento de la economía con inclusión social, a través de capacitaciones para el trabajo de los jóvenes, más allá de enseñarles a hacer un currículum vitae en una feria de empleo. Hacen falta políticas de inserción laboral”, agregó.

Cannabis de uso adulto: un mercado preexistente con variedad de empleos

El potencial del sector se puede entender si se observa el tamaño de un mercado interno de uso adulto de cannabis que ya existe, la diversidad de empleos que genera y los potenciales efectos fiscales positivos para la financiación de políticas públicas.

El mercado de uso adulto representa un mercado mucho mayor que el mercado medicinal. Los datos de diversas firmas dedicadas al monitoreo de precios y de ventas como Grand View Research, Hemp Benchmarks, y Euromonitor son contundentes en este sentido.

Mientras que el mercado medicinal sumará alrededor de USD 10 mil millones en 2028, el mercado adulto crecerá a más de USD 70 mil millones.

Según un informe reciente del Sedronar, el 14,5% de la población consultada de entre 18 y 34 años consumió cannabis alguna vez durante el último año.

Contenido relacionado: Uso Recreativo, Educación Universitaria y Empleo: las Características de Consumidores de Cannabis en Argentina

Este año, ArgeCann junto a CIO comunicaciones, realizó un estudio según el cual el 60% de los encuestados admitió haber utilizado cannabis o que podría hacerlo en el futuro.

Asimismo, según la encuesta, 7 de cada 10 médicos y 8 de cada 10 farmacéuticos recibieron consultas sobre productos de cannabis. En 2019, la OEA reportó que en la Argentina entre el 1% y el 2% de la población consume cannabis y que ese consumo aumentaba a razón de 0.7% anual. Un tamaño significativo.

Diversas Posiciones

Según un informe del Ministerio de Desarrollo Productivo, la industria de cannabis canadiense habría generado alrededor de 9.200 puestos de trabajo en 2019, contra 2.600 en 2018. 60% en cultivo, cosecha, procesamiento, fabricación y administración; 20% en empaque, mercadeo, ventas y envíos; y otro 20% en aseguramiento de la calidad, investigación y desarrollo, seguridad, ingeniería y mantenimiento general.

Un reporte sobre empleos en el sector del cannabis en 2021 elaborado por Leafly y Whitney Economics afirma que, en 2020, se añadieron más de 77.000 puestos de trabajo en la industria del cannabis en EEUU, aunque sigue habiendo problemas de diversidad.

A pesar de la pandemia (o a causa de ella) “la industria del cannabis legal representó un 32% de crecimiento interanual del empleo, una cifra asombrosa en el peor año de crecimiento económico de EEUU, desde la Segunda Guerra Mundial”, explica el informe.

En Oregon, donde la cantidad de puestos de trabajo asciende a 30,000, la industria del cannabis fue elogiada por la gobernadora del Estado, al continuar aportando a la economía ingresos en concepto de impuestos, durante la pandemia de COVID-19 y ahorrando planes de desempleo.

El potencial productivo de las organizaciones de cultivadores argentinos: know-how y alcance federal

El tamaño del mercado interno de cannabis y la diversidad de empleos que genera la industria de uso adulto representa una oportunidad para las organizaciones (más de 200) que ya se encuentran cultivando cannabis en la Argentina, muchas de ellas con más de 20 años de experiencia en la producción de la planta.

Desde AUPAC (Asociación de Usuaries y Profesionales para el Abordaje del Cannabis), una organización que nuclea a profesionales de salud y cultivadores de Rosario, consideran que el mercado interno y el know-how (un ‘saber hacer’) local son el potencial del país para construir una industria del cannabis equitativa.

Contenido relacionado: EEUU: Trabajadores Dejan Restaurantes y Comercios para Entrar en el Cannabis

Sin embargo, aclaran que para que esta regulación tenga un efecto dinamizador de la economía y sea socialmente justa, debería priorizar a las unidades productivas ya instaladas en el país, las asociaciones de cultivadores, quienes poseen el know-how local y la inserción territorial que puede favorecer a una provisión federal de cannabis.

Soledad Pedrana, psicóloga y miembrx de la organización rosarina explica que el despliegue territorial de las organizaciones, a nivel federal, representa una ventaja competitiva para asegurar los derechos de lo usuarixs, llegar a ellxs con productos de cannabis que sean seguros, de calidad y a bajo costo.

Soledad cuenta que ya existen en la Argentina más de 40 organizaciones dedicadas a la producción de cannabis que sirven como verdaderas unidades de salud que generan intercambios de genéticas, conocimientos e instancias de aprendizaje local: un verdadero caldo de cultivo para la innovación regional.

Y, de hecho, en varias instancias han sido las organizaciones quienes han dotado al estado del material genético y el conocimiento necesario para producir cannabis.

Tenemos que privilegiar el conocimiento interno, ¿cuántos pibxs estuvieron laburando afuera? Tenemos gente que se fue a Uruguay. Se pueden hacer acuerdos entre privados y las organizaciones para darle lugar a nuestros jóvenes. Es ridículo no prestarle atención al potencial local”, afirma Pedrana.

Pequeñas unidades productivas en todo el país

AUPAC, junto a otras 15 organizaciones de todo el país, se encuentra trabajando en modelos de  pequeñas cooperativas, para ser presentados ante el INAES. Buscan evaluar el costo en infraestructura, gestión y capacitación de pequeñas unidades productivas de cannabis.

La idea es crear pequeños módulos replicables y escalables indoor/outdoor para las líneas de financiamiento.

Soledad imagina un escenario posible en el cual las organizaciones se incorporen como productoras al inicio de la industria en un mercado segmentado que evite prácticas predatorias.

“Hay distintos niveles de la economía para explorar. El mercado interno debe ser para las organizaciones de cultivadores”. Soledad hace referencia a la necesidad de regular el mercado interno de cannabis para que los cultivadores nacionales puedan producir y vender en la Argentina.

Mediante regulaciones provinciales de fitopreparados se pueden encontrar alternativas para producir productos de calidad en base a buenas prácticas locales por fuera de las costosas prácticas internacionales que rigen el mercado internacional”.

“El mercado interno es una salida inmediata para las organizaciones. Y el uso adulto es la potencia que tenemos. Es el verdadero mercado que nos va a dejar un buen producto a bajo costo. Es en este mercado interno donde se deben potenciar las organizaciones”, sentencia Pedrana.

Contenido relacionado: Desafíos y Oportunidades de la Economía del Cannabis que Se Viene en Argentina 

Además de lo adelantado por Soledad, pueden tomarse en cuenta aspectos estrictamente económicos de la legalización del uso adulto:

  • En primer lugar, como afirma Ottaviano, la legalización del uso adulto permitiría “formalizar una economía en la clandestinidad, que puede ser regularizada, para crear trabajo decente y el empleo formal”;
  • Encauzar un flujo de dinero informal en actividades productivas y recaudar impuestos. Un capital que no proviene de fondos de inversión y que puede dirigirse a la inversión;
  • Cobrar impuestos podrían contribuir a la formación de personal, al desarrollo de metodologías propias, la incubación de proyectos y al fortalecimiento de la educación técnica y agrotécnica;
  • Dar un acceso seguro e informado al cannabis, reduciendo así la posibilidad que las personas entren en contacto con otras sustancias, junto con los gastos en causas penales, que suman USD 40 millones al año, según reportó la organización Reset.

Quizás sea hora de hablar de marihuana.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Nicolás es Licenciado en Relaciones Internacionales e investigador del Doctorado en Política Pública y Urbana de The New School en la ciudad de Nueva York. En 2014, trabajo para Naciones Unidas en Kosovo y co-fundó la Open Data Kosovo Foundation for Digital Capacity-Building. En 2015 recibió un Master en Asuntos Internacionales y en 2020 un Master en Filosofía. Actualmente se dedica a estudiar la relación entre la industria del cannabis y las políticas de desarrollo económico equitativo en el continente Americano.

También puede interesarte

ethereum classic
china bitcoin
Isiah Thomas
Ecuador marihuana