cambio climático

Ecología

La Función del Asombro ante el Cambio Climático

La Función del Asombro ante el Cambio Climático

✍ 25 octubre, 2020 - 12:28

En la costa Norte de California, justo al Sur del centro de Carmel, el poeta Robinson Jeffers construyó una casa de piedra similar a un granero Tudor en 1918. Ésta protegió durante cuatro décadas mientras escribía versos narrativos épicos, explorando cómo lxs humanxs podían encontrar su propio lugar en el mundo natural.

El paraíso de Jeffers está ahora rodeado de casas que valen decenas de millones de dólares, pero una vez estuvo solo en este peñón rocoso, con el azul profundo de Carmel Bay extendiéndose hacia el norte y los verdes y marrones de Point Lobos que se adentran en el mar desde el sur. “Debemos despejar nuestra mente de nosotrxs mismxs”, escribió Jeffers desde esta ubicación. “Debemos deshumanizar un poco nuestras opiniones”.

Contenido relacionado: ¿Podrían los Psicodélicos Devolvernos a la Naturaleza?

Más recientemente, en una brillante mañana de febrero con un enorme oleaje impulsado por El Niño golpeando la costa, me dirigí a este lugar en Carmel Point con el autor y biólogo marino Wallace “J” Nichols. Las olas que rompían en las rocas parecían tener unos 10 metros de altura. Varixs mirones en la carretera sostenían sus iPhones en alto, con la esperanza de capturar el océano tan salvajemente vivo.

La mente azul

Un grupo de estudiantes de secundaria sosteniendo sus cuadernos se bajó de una camioneta y cruzó la calle hacia la marea expectante. “Estamos estudiando lapas hoy”, gritó su profesor, que parecía conocer a Nichols, cuyo libro de 2014 llamado “Blue Mind” (“Mente Azul”) se convirtió en un best-seller nacional. Su cumbre anual del mismo nombre reúne a científicxs, exploradores, artistas y atletas para investigar “nuestra comprensión de los beneficios cognitivos y emocionales de los océanos y vías fluviales saludables”. En pocas palabras, la “mente azul” es el estado ligeramente meditativo que sentimos cuando estamos cerca – o inmersos – en el agua.

Lxs científicos que utilizan lo último en imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) y electroencefalografía (EEG) están reuniendo evidencia que demuestra que la proximidad al agua, e incluso el recuerdo de memorias acuáticas, inunda el cerebro con dopamina, serotonina y oxitocina, las enzimas más felices. A su vez, disminuye los niveles de cortisol, esa enzima llena de estrés. El agua parece activar partes del cerebro asociadas con la empatía, fomentando un cambio del “yo” al “nosotrxs”. El agua, según Nichols, nos hace ser nuestro mejor yo y nos da nuestras experiencias más vívidas. “No es simplemente la matriz de la vida”, me dijo. “Hace que valga la pena vivirla”.

‘Neuroconservación’

La conexión biológica innata entre el cerebro humano y el agua es también una poderosa oportunidad para movilizar a la sociedad en torno a la protección ecológica: “neuroconservación”, la llama Nichols.

Una encuesta a gran escala publicada por las Universidades de Yale y George Mason en 2018 encontró que el 61% de lxs estadounidenses están preocupados por el calentamiento global, pero sólo el 41% piensa que les perjudicará personalmente y el 36% alguna vez discute sobre el tema.

“Si nuestra caja herramientas es el miedo, la culpa y la vergüenza, no se van a unir a nuestro club”, dijo. “Hay que tener mucha belleza, asombro, admiración, compasión y amor. Hemos dejado esa parte fuera de nuestra eco-espiritualidad durante mucho tiempo.”

Contenido relacionado: Cómo la Comunidad Psicodélica Puede Crear un Mundo Mejor

El excepcionalismo estadounidense se construyó, en parte, sobre una narrativa de pioneros escabrosos que se dirigían hacia Oeste. Nuestra industria domesticó la naturaleza. Somos una nación que conquista, en vez de comulgar con, la naturaleza.

Según la investigación del libro de Nichols, esta mentalidad no tiene en cuenta otras necesidades humanas. La bioquímica del cerebro, dice, anhela profundamente el contacto con el mundo natural. “El asombro ante los grandes cuerpos de agua te hace sentir muy pequeñx”, dijo Nichols. “Tal vez la gente anhela eso porque parece que tenemos el control de casi todo lo demás en nuestras vidas”.

Pero entonces, ¿cómo pasamos del asombro a la acción? Nichols ve esto como un desafío de la comunicación.

“Necesitamos hablar y enseñar sobre esta conexión emocional fundamental con el agua”, dijo. “No hablamos de ello como conservacionistas profesionales o biólogxs. Tampoco como educadores”.

Hablar sobre los beneficios de la naturaleza

Cuando la administración Obama estaba revisando su agenda ambiental, invitaron a Nichols a la Casa Blanca para una conversación sobre temas relacionados con el agua. “Revisé sus planes y les dije: ‘Bueno, necesitan a alguien que hable sobre los beneficios cognitivos, sociales, psíquicos y espirituales del agua limpia'”, contó. “Cada vez que dejas eso fuera, estás diciendo que no existe. Es estudiado y estudiable, documentable y cuantificable. No hay excusa”.

Contenido relacionado: Cómo el Cannabis me Ayudó a Meditar

Esxs estudiantes de Carmel Point dispersándose entre las piscinas de la marea baja para ver las lapas, esos hermosos moluscos cónicos que se adhieren a las rocas y quedan expuestos cuando la marea se precipita al mar, es probable que no vuelvan a su aula para hablar de neurociencia.

“Volverán y harán un examen sobre las lapas”, dijo Nichols con una sonrisa. “Me encantan las lapas, y me encantan las piscinas de la marea baja, y es genial que estén aprendiendo sobre eso, pero ¿qué tal si también les contamos sobre su cerebro y por qué lo que están experimentando aquí se siente tan diferente al aula, y que esto estará disponible para ellxs para siempre, siempre y cuando lo protejan?”.

Para pasar del asombro a la acción, Nichols cree que es necesario hablar de la biología marina y la neurobiología humana (oxitocina).

Deshumanizar nuestras opiniones

Mientras reflexionamos sobre la naturaleza como una herramienta poderosa para “deshumanizar un poco nuestras opiniones”, ¿existe quizás un lugar para que los psicodélicos nos ayuden a resituarnos en el mundo natural? ¿Podrían las plantas que alteran la mente desempeñar un papel en el cambio de los resultados deprimentes de la encuesta de Yale?

Daniel Pinchbeck, autor y cofundador del sitio web de mindfulness Evolver, piensa que sí. Necesitamos un uso reflexivo de los psicodélicos en un “contexto iniciático”, dice, para conseguir el dramático viraje social que precisaremos para prepararnos y responder ante el cambio climático.

“Existe un proceso de nacimiento aquí para que alcancemos el siguiente nivel como especie”, me dijo Pinchbeck por teléfono. “Ya sea que esto tome 10 años o mil, no lo sé, pero nos enfrentamos a una crisis ecológica de tan vastas proporciones que la humanidad podría reducirse a una pequeña fracción de su población actual dentro de un siglo, a menos que hagamos una rápida transición. Los psicodélicos permiten un nivel de visión que puede ser técnico, biológico o social, con aplicaciones profundas”.

Posibles acciones

Entonces, ¿cómo sería esto? ¿Richard Branson invitará a lxs jefes de estado a la Isla Necker para una “búsqueda de visión”? ¿La Fundación Gates patrocinará una ceremonia de ayahuasca en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza? Quizás tales escenarios no estén tan lejos, reflexiona Pinchbeck.

Contenido relacionado: Zuckerberg y Priscilla Chan Donan USD 500.000 A Campaña de Despenalización de Drogas

Pinchbeck encuentra prometedores dos movimientos simultáneos. Primero, el renacimiento de investigadores en universidades importantes que investigan las aplicaciones beneficiosas de los psicodélicos. Segundo, el movimiento de “neochamanes, que construyen conexiones con diferentes secciones de la élite del poder”.

Tal vez el reflejo más público de esto sea el Burning Man, pero muchas exploraciones psicodélicas están ocurriendo a puertas cerradas. También me contó de un amigo que guía a lxs curiosxs a través de sesiones de ayahuasca de 10 días. Trabaja principalmente con lxs CEOs de las nuevas empresas. “Muchxs en la comunidad tecnológica progresista son grandes exploradores”, dijo Pinchbeck. “Ya sea que hablen de ello o no”.

El poder de nuestra mente

La teoría económica del “descuento hiperbólico”, que describe nuestra tendencia a subestimar las recompensas a largo plazo, puede ser útil para desentrañar por qué somos tan lentxs para actuar en respuesta al cambio climático.

¿Esperarías a que le coloquen dos malvaviscos en la palma de la mano en algún momento en el futuro, o elegiría tener uno inmediatamente? (El psicólogo Walter Mischel realizó un experimento famoso en la Universidad de Stanford a fines de la década de 1960 y principios de la de 1970 en el que probó si lxs niñxs pequeños estaban dispuestos a renunciar a una pequeña recompensa, a veces un malvavisco, por dos más tarde)

La psicología humana industrializada parece estar programada para dar un gran valor al “ahora”. Cuando miramos a las generaciones venideras, nos entretenemos, postergamos y no invertimos lo suficiente. El psicólogo de Harvard, Dan Gilbert, dice que el cerebro humano está construido para responder a cuatro tipos de amenazas: intencionales, inmorales, inminentes e instantáneas. El cambio climático no es ninguna de ellas: “evade nuestro antiguo sistema de alarma”.

Lo que tanto Nichols como Pinchbeck sugieren – de maneras bastante diferentes pero complementarias – es eludir ese sistema de alarma por completo. Para que nos preocupemos realmente por el cambio climático, necesitamos que se active nuestra empatía, asombro y admiración.

Contenido relacionado: Hongos y Otros Psicodélicos: ¿Lo Próximo en Salud Mental?

Para Nichols, es nuestra conexión primordial con el agua la que puede iluminar la “mente azul” y devolvernos al orden natural. Para Pinchbeck, los psicodélicos son herramientas para hacer lo mismo. Tanto Pinchbeck como Nichols son entusiastas promotores de un cambio de paradigma, un cambio radical en la conciencia de la interdependencia humana con la naturaleza.

“Es simple”, dice Nichols. “Métete en el agua. Es el lugar donde sientes todas estas cosas: la mejor versión de ti mismx. Miles de años de historia y prosa humana registradas han dicho lo mismo.”

Vía DoubleBlind Mag, traducido por El Planteo 

Foto cortesía

DoubleBlind Magazine Logo

ACERCA DEL AUTOR

DoubleBlind Magazine (Revista DobleCiego) es un socio de contenido de El Planteo.

También puede interesarte

Fotos Marihuana
Elon Musk
méxico marihuana
https://elplanteo.com/sitepanel/wp-content/uploads/2020/10/CCC-October-Ad-728x90-1.png