ENG 🇬🇧
anécdotas verano marihuana

Cannabis

Los Ladrillos de Prensado de Martín Rechimuzzi, El Autobus Mágico de Darinka González y el Matambre Bañado en Salsa de Lucas Fauno: Anécdotas Fumonas y Veraniegas

Por Hernán Panessi

Los Ladrillos de Prensado de Martín Rechimuzzi, El Autobus Mágico de Darinka González y el Matambre Bañado en Salsa de Lucas Fauno: Anécdotas Fumonas y Veraniegas

✍ 27 febrero, 2022 - 12:15



Días soleados, noches estrelladas. Por muchas razones, todas evidentes, el verano es territorio fértil para la aventura. La sensación de eternidad, el clima afiebrado, la invitación a escaparse vaya a saber dónde. Tardes de calor, amaneceres fotográficos. Y así, con la premisa de las olas, el viento, los churros y sucundún sucundún, la síntesis perfecta devuelve una imagen en la que siempre asoma un porro encendido entre los dedos.

Porque ¿qué sería del verano sin la marihuana?

Contenido relacionado: Esteban Lamothe Cuenta la La Anécdota detrás de Ouke, con Ca7riel y Paco Amoroso

En esta fina selección, un tendal de anécdotas vinculadas con la marihuana y la temporada estival. Una idea que, de hecho, ya habíamos recorrido durante 2021. Por caso, aquí están, estas son, algunas de las mejores historias de porro y verano.

‘Clueless’ de Bárbara Miranda (Cinetrola), periodista

Era un verano en el que andaba en Buenos Aires, no estaba de vacaciones. Me quedé en la casa de una amiga. Nos fumamos uno y las flores re pegaban: me dejaron en una. Nos fumamos uno y un poquito de otro.

Estábamos re locas y nos fuimos a caminar por Palermo. De la nada, nos metemos a un bar. En la televisión veo que estaban pasando Clueless, una de mis películas favoritas.

Contenido relacionado: Martín Piroyansky Habla de Porro, Viajes de Ácido, el Peligro del MDMA y Adelanta su Nueva Serie

Ahí, sentada en la barra, me puse a ver Clueless con una fascinación… Entonces, la agarro a la bartender y le empiezo a explicar la importancia de la película. Le analicé el vestuario. Me puse literalmente al lado de la pantalla explicándole al 90% del bar la importancia de Clueless en la industria de la moda. Me iba emocionando con los outfits.

“No puede ser, esto cambió la industria de la moda”, todo así. Y, bueno, quedó para la historia.

 ‘Pablo Escobar vacaciona en Valdivia’, de Darinka González, comediante

Yo me iba de vacaciones a Valdivia con una amiga. Obvio que queríamos llevar diversión. Por eso nos fuimos en bus y no en avión, para no correr riesgos. La cosa es que a mí me malviaja el bus por el exceso de velocidad y todo. Entonces fui preparada y me llevé una galletita. Una de esas galletitas.

Pero no nos pusimos de acuerdo con mi amiga, que también llevó. Nos comimos nuestros productos. En cosa de minutos estábamos re voladas. Yo me quedé durmiendo como nunca. Por primera vez estaba durmiendo un montón.

Contenido relacionado: Videos Graciosos, Tips de Cultivo y Activismo Feminista: Conocé a MuyPaola, la Influencer que la Rompe en las Redes

Despertamos al otro día, abrí la cortina y vi que la policía estaba registrando el bus de al lado. Le digo a mi amiga: “Están los ratis al lado”. La despierto y veo que se sube un rati con un amiguito: un perrito.

No hagamos contacto visual con él porque son como los músicos: bonitos por fuera pero te van a cagar la vida. El perro se paseaba. Nos mira, se vuelve y se sienta. Yo me quería morir. El rati le dice las palabras mágicas: “Busca, busca”. Y el perro se tiró encima de nuestros bolsos. “Por favor, chicas, ¿me acompañan?”, nos dijo el rati. Un gato no hace esta huevada.

Era un operativo. Nos pidieron los carnets y empezaron con las preguntas. Si teníamos más, si habíamos fumado. “Sí, antes de subir al bus”. ¡Mentira! ¡En la mochila teníamos como 20 g!

De repente, viene otro rati con otros dos bolsos. “Que no sea mi mochila, que no sea mi mochila”. Mi preocupación era que no me dejaran sin pito para las vacaciones. Por esa cantidad no podía ir presa.

La cosa es que el tipo llega con las bolsas y empezó a sacar ladrillos de marihuana, como en el noticiero. Yo veía ladrillos y ladrillos. “Mierda, esta huevada se multiplicó con la lluvia, porque yo tanta no traje”, dije. Ahí llegaron nuestros carnets, vieron que no teníamos antecedentes y nos dijeron: “Chicas, tranquilas, esto no era de su bus”.

Contenido relacionado: Damián Kuc: Historias Innecesarias, Adolescencia Fumona y Persecuciones Policiales

Ahí me hice la indignada. ¡Qué mentirosa! Ahí nos devolvieron al bus. Y nos hablábamos entre vientos con mi amiga abrazada. Pero cuando subimos al bus ya nada era lo mismo. Ya éramos las Pablo Escobar del bus. Todas las viejas hablando de nosotras.

Pero, bueno, fuimos a Valdivia. Nos fumamos todo, nos comimos todo, nos comimos a todos, la pasamos la raja.

Y cuando nos veníamos de vuelta, nos subimos al bus y nos tocó con el mismo auxiliar del bus. Cuando apenas nos ve, el tipo abre los ojos y yo le digo: “Nos fumamos todo, nos fumamos todo”.

‘Sangre de caballo’ de Ezequiel Tronconi, actor, dramaturgo y director

Hace diez años estaba ensayando una obra de teatro con un grupo de personas. Y cuando terminó el ensayó surgió la posibilidad de ir a ver una obra en un teatro cerca. Uno de los chicos planteó la posibilidad de fumar un poco de sus flores.

Usualmente, la mayoría no fumaba tanto. Este chico, que es el más protagonista de la historia, todo el tiempo decía que no le iba a pegar porque decía que tenía sangre de caballo. Entonces, fumaba y fumaba y decía que no le iba a pasar nada. Aunque él fumaba muy de vez en cuando.

Contenido relacionado: Una Charla con Señorita Bimbo: ‘Mientras Sea Ilegal, Vamos a ser Todos Narcos: Entonces, Seamos Narcomodelos’

Fuimos al teatro y nos pusimos a ver la obra. En el intervalo, una de las actrices subió por las butacas del público y se puso a cantar un tango. Y mi amigo, el que tenía sangre de caballo, se fue. Dejó la obra a la mitad. Yo pensé que estaba muy emocionado.

No manda mensajes ni nada. Al otro día, avisó que iba a faltar a los ensayos. Faltó una semana. Quedó de cama. Con el tiempo, me contó que flasheó que estaba en un reality tipo The Truman Show, que lo estaban viendo de Hollywood y por eso se largó a llorar.

‘Una vaca pop’, de Lucas Fauno, escritor, periodista y performer

Foto por Pablo Gómez Samela

En una de mis tantas vidas, me recibí de cocinero. Estaba estudiando en un instituto de gastronomía. Y junto a mi amiga Saturnina, que preparaba unos bombones de cereales, frutillas, chocolates y porro, hicimos dupla para presentar el trabajo final. ¿La materia? Cocina fría.

Lo que teníamos que hacer era algo con un matambre. Y una parte del plato era salsa blanca gelatinizada. Con Satur, empezamos a fumar mucho porro y comer muchos bombones. Y como el compa de Satur estaba muy enojado nos dejó de fondo el CD de Bjork que era todo con ruidos módem.

Con Saturnina pensamos: “Bañamos el matambre en salsa blanca gelatinizada. Y le ponemos manchas como si fuese una vaca. Pero no le pongamos manchas, pongámosle puntitos. En vez de manchas, lunares. Una vaca pop. Y le hacemos un pesebre para que ella repose ahí”.

Contenido relacionado: Lo Interesante y lo Delicioso: Qué Hay que Saber al Cocinar con Marihuana

Me fui a casa y volví al otro día. Cuando Satur abrió la heladera y sin el efecto del porro veo lo que habíamos hecho… Y yo le digo: “Ayer estaba hermoso”. Y me responde: “Porque ayer estabas drogado, puto”.

Cuando llegamos a presentar la vaca pop, nos pusieron al lado de un chabón que había hecho un molino de galletitas y, del otro, uno que había hecho un gorro de mago con galletitas. Igual, así y todo, aprobamos.

‘Ladrillos de queso’, de Martín Rechimuzzi, comediante

anécdotas verano marihuana

Yo fumo porro en verano, en invierno, en otoño, entonces se me desdibuja todo. Porque como buenas personas que somos fumando porro, por ahí te das cuenta que es verano cuando hace calor o invierno cuando hace frío.

Mi primer contacto con el porro fue un verano que nos fuimos de vacaciones con unos amigos. Era la primera vez que nosotros disponíamos de porro.

Contenido relacionado: ‘Decir que Son Todos Chorros Sale de un Lugar de Privilegio’: Martín Rechimuzzi sobre Drogas, Política y Goce

Nos íbamos de vacaciones a la Costa Atlántica y lo habíamos metido adentro de unas papas fritas, suponiendo que los perros de la policía quedarían confundidos si nos paraban en la ruta. “Seguro se confunden que son Pringles y no porro”.

Cuando llegamos, eran unos bodoques. Era prensado de última categoría. La única manera de armarlos era rayarlos como si fuese queso. Alguien se levantaba a la mañana, rayaba y armábamos 20 porros para el día. Nos pegaba porque nuestros cuerpos eran muy vírgenes, no porque el porro fuese bueno.

Siempre me quedó el recuerdo de estar rayando ladrillos de porro como si fuese queso.

‘Cabildo y Juramento’, de Tomi Noxico, conductor de radio

anécdotas verano marihuana

Era de las primeras veces que fumábamos marihuana. Teníamos como 16 años. Las primeras veces fueron muy inexpertas.

Fuimos de un amigo y empezamos a preguntar por marihuana. De preguntar por todos lados, conseguimos a unos pibes más grandes que nosotros que nos vendían.

Contenido relacionado: Recomendaciones Fumonas: los Favoritos de Tomi Noxi y Eugenia Mariluz

Fuimos a Cabildo y Juramento y les compramos tres porros armados. “Vayan, niños, no se golpeen”, nos dijeron. “Y sean felices”.

En la casa de nuestro amigo, donde también estábamos tomando alcohol, la secuencia iba aumentando. Habrá sido la segunda o tercera vez que nos pegaba el faso y nos descontrolamos completamente. Hicimos un quilombo enorme en la casa.

En un momento, salimos a la calle y sacamos la aventura al pavimento. Cuando salimos, empezamos a hacer quilombo y nos dejamos llevar por el espíritu rebelde aumentado por el efecto de la marihuana.

Nos paramos arriba de autos, bailamos en la calle. Hasta que tuve la buena idea de patear con todas mis fuerzas un tacho porque el poder de la ganja hace que a los 16 años te comportes como un Neandertal.

Contenido relacionado: Andy Chango sobre Amigos, Drogas y la Hipocresía del Mundo Cannábico: ‘A mí me Aburre Soberanamente Hablar de Porro’

Cuando volvimos a la casa, entre risitas, nos tocó la puerta un señor. “Soy la policía”. Nos escondimos en el cuarto, atendió el padre, habló con el yuta. El flaco subió a decirnos “¿chicos, qué onda?” Y antes de que pueda preguntarnos nada, estábamos con todo el grupo de amigues bajoneando con los ojos estallados. Esa fue la primera vez que nos dimos cuenta que esta mierda pega. A partir de ahí nuestro consumo fue más responsable.

Y la cara del papá de mi amigo mirándonos con decepción total no la voy a olvidar nunca en mi vida.

Fotos de cortesía.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Hernán Panessi

ACERCA DEL AUTOR

Hernán Panessi, editor periodístico en El Planteo, es un periodista especializado en cultura joven. Escribe en las revistas InfoTechnology, Rolling Stone, THC y Lento. Además, en Página/12, El Planeta Urbano, El Cronista y en el periódico uruguayo La Diaria. Colaboró para Revista Ñ, Clarín, La Nación, La Cosa, Playboy, Haciendo Cine, Billboard, Los Inrockuptibles, Forbes, VICEBenzinga, High Times y Yahoo, entre otros.

Hernán escribió los libros Porno Argento! Historia del cine nacional Triple X, Periodismo pop, Una puerta que se abre y Rock en Español. Fue docente en el Centro Cultural Rojas (UBA) donde dictó talleres de periodismo. Además, es programador de la sección VHS del Festival Internacional de Cine de Valdivia, en Chile.

Conduce FAN, programa periodístico sobre cultura, sociedad y vida moderna. Por su parte, también condujo en las FM Delta 90.3 y Nacional Rock 93.7. Asimismo, fue columnista en La Once Diez y Metro 95.1.

También puede interesarte

activismo
snoop dogg kimmel
ethereum alza
marihuana poda