ENG 🇬🇧
isurus

Cultura

Un Día en la Vida de un Equipo Profesional de E-Sports: Así es la Intimidad de la Gaming House de Isurus

Por Hernán Panessi

Un Día en la Vida de un Equipo Profesional de E-Sports: Así es la Intimidad de la Gaming House de Isurus

✍ 4 October, 2022 - 11:57


¡No te pierdas ni una noticia! Haz click aquí para suscribribirte a nuestra newsletter GRATUITA.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo. Instagram // Facebook // Twitter



 “Voy a hacer una organización”, se dijo a sí mismo, en algún momento de 2011, el entusiasta Facundo “Kala” Calabró. Fue antes de antes, cuando todavía no había nada de nada. En el mundo, recién aparecían los primeros equipos profesionales de deportes electrónicos y, todavía, la palabra “e-sports” era una entelequia que apenas asomaba.

En ese entonces, Facundo trabajaba en la municipalidad de La Plata, estudiaba ingeniería en la UNLP y estaba decidido a invertir todo su sueldo en un sueño: empezar a configurar un equipo de deportes electrónicos profesional en la República Argentina.

Así, el 11 de abril de 2011, Calabró fundó Isurus, uno de los equipos más poderosos de la movida nacional.

Contenido relacionado: Audiencias, Marcas y Celebridades: ¿Por Qué los eSports se Convirtieron en el Negocio del Futuro?

No había nada, hoy hay un montón: Isurus es un grupo que nuclea un vertical gaming, una agencia de marketing y una agencia de influencers, todo un ecosistema 360°. En redes, manejan un público joven de entre 18 y 35 años y, entre todas sus plataformas, agrupan casi 350.000 seguidores.

Dedicación extrema

Entre sus figuras más destacadas está el famoso Ignacio “Meyern” Meyer, quien fue considerado como el mejor shooter de Counter-Strike: Global Offensive del país y fue, además, una de las más grandes promesas del mundo.

isurus EQUIPO E-SPORTS ARGENTINA

Con apenas 17 años, “Meyern” rozó la gloria (viene de jugar en otros teams poderosos, estuvo viviendo en Brasil, la prensa le puso el mote de “prodigio”) y ahora, con 20 años, aspira a volver a ese nivel.

“Meyern” es, según dicen sus compañeros, la figura “a recuperar” y puede ser, mascullan por ahí, “el próximo Messi del Counter.

Entretanto, el sentido de pertenencia con Isurus también se da porque todos los pibes se desviven por jugar con Nicolás “Noktse” Dávila, el capitán del equipo. “Tiene lo bueno de la vieja escuela y lo bueno del inicio de la nueva”, cuenta Felipe Calvo, assistant manager, kinesiólogo y encargado de la salud física de los jugadores.

Hoy por hoy, Isurus Group comprime unos 100 empleados (entre psicólogos, kinesiólogos, nutricionistas, creadores de contenido, marketing y más) y, curiosamente, la gran mayoría no juega a ningún juego.

Sin embargo, el core de Isurus se distribuye entre sus representantes de Teamfight Tactics, PUBG Mobile, League of Legends, Counter-Strike: Global Offensive, simuladores de racing, póker y… ajedrez.

“En la actualidad, casi todas las partidas de ajedrez son vía Internet”, sorprende Matías Ortolan, director de comunicaciones de Isurus. A la sazón, su primer acercamiento a los e-sports ocurrió en 2011, cuando visitó la Tecnofields, un evento del palo que se hizo en Tecnópolis.

Más tarde, estudió periodismo deportivo y se armó una agencia de noticias de deportes electrónicos. Ahí, en ese ínterin, conoció a Facundo Calabró, CEO de Isurus, quien lo invitó a formar parte del team como CM. “Acá cumplí sueños”, asegura. Ortolan viajó a la ESL Pro League de Estados Unidos y a la GC Masters de Brasil, dos de los eventos tops de la disciplina.

Contenido relacionado: Todo Sobre MetaSoccer, el Videojuego de Managment Deportivo de la Era Blockchain

Isurus es el equipo más pro de todos. Por pagos en fecha, por el nivel de los sponsors, por los contratos, por todo”, se ensancha Ortolan.

Isurus es un equipo líder en la escena, con el que nos identificamos por su manera de hacer las cosas y por su gran crecimiento en América Latina”, suma Alejandra Martínez, gerenta de alianzas & loyalty de Ualá, uno de los principales patrocinadores del equipo de Calabró.

Lo mejor y lo peor

Poca luz, computadoras en red. Unos pósters de Isurus decoran las paredes. Shhh. No se puede hacer ruido: la concentración del team es total. Uno de los pibes juega con los ojos pegados a la pantalla y pone el mouse detrás del monitor. Otro, invierte el teclado y lo pone en posición vertical. En este mundo no hay lunes, martes, sábados, ni domingos. No hay feriados.

Como en El Día de la Marmota, la película en la que Bill Murray hace de un meteorólogo que se levanta siempre en el mismo día, no hay una jornada que no se parezca a otra.

Y en esta ventana de pura faena, el equipo de Isurus comenzó su actividad el 8 de agosto y estará internado dentro de la gaming house hasta el 2 de octubre.

Luego de las competencias, los pibes tendrán un mes de vacaciones. ¿Y en vacaciones qué hacen? Juegan, obvio. ¿Y usan redes sociales? Poco, la verdad. “No le dan bola”, agrega Ortolan.

¿El objetivo de tanto entrenamiento? “El más cercano es clasificar al Major de octubre, en Estocolmo, Suecia”, sostiene Calvo.

¿Qué es lo mejor de todo esto? “Viajar”, dice todo el team al unísono.

¿Y lo peor? “Estar lejos de la familia”, coinciden.

Cronogramas de élite

La vida útil de un jugador profesional de deportes electrónicos arranca desde muy temprana edad -¿14? ¿15? ¿16?- y se extiende hasta los 35, aproximadamente. Y después, ¿hay vida? “Sí, podemos seguir vinculados a este mundo, como coach o desde algún otro lado”, dice Marcos “decov9jse” Amato, uno de los jugadores clave de Isurus.

Una jornada de un equipo profesional se organiza en torno a un cronograma ajustadísimo: a las 10am desayunan, a las 11am ya están sentados en la compu y le dan hasta las 13pm, ahí almuerzan hasta las 14pm. Vuelven a las prácticas y le dan duro hasta las 17pm, cuando tienen su break. Regresan a las 18pm y continúan hasta las 20pm. En ese momento, realizan una sesión de actividad física. Cenan a las 21pm y a las 22:30pm regresan a las PCs para hacer la última pasada, que dura hasta las 00:30am.

Pero ahora es mediodía en la gaming house y el equipo comerá milanesas de pollo a la napolitana. “En Isurus se acata la alimentación. Se come lo que hay. Le prestamos atención a la comida, fundamentalmente los días de torneo. En general, los chicos tienen a disposición snacks saludables, frutos secos y siempre están tomando agua”, cuenta Calvo.

La importancia de los cibercafés

Y por ahí anda Rodrigo “Pino” Manarino, entrenador del equipo de CS: GO de Isurus. “Pino” es un veterano del Counter-Strike y, como tantos millennials tempranos, empezó a relacionarse con el “Counter” en un cibercafé. En su caso fue en Spider, en Castelar.

Contenido relacionado: Videojuegos Argentinos se Acercan al Mercado Global: Cómo Fue la Reunión entre ADVA y la Embajada de EE. UU.

Vi al Counter por primera vez en un ciber de la Costa. Unas semanas después, mi mamá me dijo: ‘Abrieron un cyber en Ramos’. Fui y, como el dueño era amigo de los pro, empecé a quedarme para verlos jugar. El sueño de ese momento era un viaje. Soñaba con ir a CPL, en Dallas”, dice. ¿CPL? Uno de los torneos pioneros del cosmos fichinero.

En el caso de Calvo, siempre jugó (en cibercafés, en su casa, en todos lados) pero largó todo cuando, en su cabeza, advirtió que ya tenía una edad en la que “se sentía grande”.

Al toque, se anotó en kinesiología y dijo: “Voy a hacer una tesis sobre deportes electrónicos”. ¿¡Cómo!? “A nadie le cerraba, pero lo hice igual”. Y remata: “Cualquier padre hubiera dicho: ‘estás tirando la plata’”.

El Counter es como el ajedrez

Los equipos de Counter-Strike constan de, aproximadamente, unos 7 profesionales: 5 jugadores, 1 coach y 1 analista, que releva fallos, puntos altos y estudia a los rivales.

Y en la gaming house que Isurus tiene en el barrio de Tigre, los jugadores profesionales del team están completamente enfocados. Hablan corto, preciso, se dan indicaciones entre sí. Se vive una especie de tensión única.

isurus EQUIPO E-SPORTS ARGENTINA

Un detalle: todos los jugadores usan unos cuchillos personalizados que cuestan entre usd 500 y usd 1000 cada uno. “El juego genera guita de la nada”, completa Calvo. ¿Los cuchillos sirven para algo? No, sólo tiene una apariencia especial.

“El Counter es muy mental. Es como un juego de ajedrez: hay que ocupar espacios”, comenta Ortolan.

La profesionalización total

En nuestro país, el furor por el Counter-Strike: Global Offensive comenzó en el año 2012. “Es un juego fácil de entender y complejo de jugar”, aclara Ortolan. “Es un juego de acción y reacción, que evoluciona muy rápido y constantemente”, completa Calvo.

Por estos días, el mundo del Counter-Strike vivió un nuevo hito: la transferencia de una figura a un nuevo club. El pase del ruso Ilya “m0NESY” Osipov fue adquirido por el equipo de capitales españoles G2 Esports en USD 600.000, toda una cifra récord para la disciplina.

Usualmente, los clubes comercian sus jugadores élite a un costo de USD 30.000. “El mercado se abrió hace dos años”, señala Ortolan.

Antes, los clubes hacían una maniobra llamada “poaching” (la traducción literal es “caza furtiva”) en la que simplemente “invitaban” a los jugadores de un club a otro. De hecho, la escena pre-contratos se manejaba así, en la pura informalidad.

Contenido relacionado: Expertos Recomiendan los Mejores Videojuegos para Jugar Estando High

En el caso de Isurus, en el 2019 oficializó al ex jugador Juan Manuel Argogliosi como su manager oficial y, ahí, dejaron atrás el “poaching” y pasaron a un sistema de contratos. “Él se encarga, entre otras cosas, de los contratos de los jugadores”, explica el director de comunicaciones.

Y, debido a su peso e impacto, cada vez es más habitual que los teams tengan sponsors de primer nivel. En el caso de Isurus, hoy están acompañados por marcas como Ualá, HyperX, AMD, Flow, Kingston, Party Poker, entre otras.

“Esta alianza con Isurus significa seguir fortaleciendo nuestra apuesta en la cultura gamer y en el universo de los e-sports, en el que estamos desde nuestros inicios y proyectamos seguir creciendo”, confiesa Martínez, de Ualá, una de las billeteras virtuales más grandes del país.

En tanto, a propósito del boom de los deportes electrónicos, Martínez, que también forma parte de un mercado innovador como el de las fintech, remata: “Queremos acompañar el crecimiento de un fenómeno cultural que está en pleno auge”.

La materia prima: players de alta calidad

Cada una hora, los jugadores de Isurus salen al patio de la gaming house. Apenas cruzan comentario y dan pitadas apuradas: su cabeza está en el CS: GO, en competir, en ser mejores.

De fondo, el verde césped, un limonero, una canchita de fútbol tenis y una pileta. Cada entrenamiento dura, aproximadamente, una hora, que es lo que tardan en “hacer” un mapa. Y, en concreto, las jornadas llegan a durar unas 10 o 12 horas de pura concentración.

isurus EQUIPO E-SPORTS ARGENTINA

¿Qué tiene que tener un buen jugador de Counter-Strike? “Ser muy aplicado, meticuloso y meterle muchas horas de trabajo. Que sea competitivo y tenga los pies sobre la tierra. Tiene que aprender a perder, a manejar la frustración. Y tiene que tener muchas ganas de aprender y de trabajar”, desgrana “Pino”.

Y continúa: “Precisamos encontrar jerarquía, experiencia y muchísima proyección. Pep Guardiola siempre dice: ‘yo no hago nada, trabajamos con jugadores de alta calidad’. Tratamos de bajar todas las indicaciones de una manera muy simple. Y si están en un bajón, buscamos pararnos en otro lugar, transmitirles tranquilidad”.

Para acompañar cuestiones de esta sensibilidad, Isurus cuenta con el apoyo profesional del psicólogo Juan Manuel Brindisi, famoso por trabajar con las Selecciones Nacionales (masculinas y femeninas) de la AFA. “Ellos tienen una contención”, Manarino dixit.

La mística en el CS: GO

Por la tarde noche, cerca de las 18 o 19 horas, el equipo de Isurus realiza unas tareas físicas. “Hacemos unos ejercicios preventivos. El tema es que si a un jugador le duele algo un día, no lo podemos reemplazar”, confiesa Calvo.

Quienes saben dicen que los argentinos son jugadores disciplinados. Los criollos pasan -sin chistar- muchísimas horas del día haciendo lo mismo: una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez. “Ser aplicado es lo que más cuesta”, devela “Pino”.

A nivel regional, el mundillo del CS: GO maneja una mística peculiar. Manarino: “Hay equipos que tuvieron una era”. Entre ellos, destacan NaVi (Ucrania), FaZe Clan (Europa), Fnatic (Suecia), Luminosity/SK Gaming (Brasil), Astralis (Dinamarca) y otros.

“Isurus fue el primer equipo 100% argentino en clasificar a una RMR, el torneo con los mejores del mundo”, se enorgullece Ortolan.

Sin embargo, todos saben que -aquí- lo normal es perder, como en cualquier deporte. “La felicidad son esos pequeños momentos de victoria”, comenta “Pino”. Y, por el ritmo de competencias, Counter-Strike: Global Offensive es un juego que da revancha enseguida.

El hito sagrado

“Es un juego de egos: yo te tengo que matar a vos”, avisa Calvo. Y, obviamente, como hay ego, hay fragilidades. “El estado mental es muy importante”, suma el assistant manager.

Sobre el cuello de los integrantes de Isurus, algunas distinciones notables como haber competido en la DreamHack Master de Dallas en 2019, en las seasons 2018 y 2019 de la ESL Pro League y en la RMR de Rumania de comienzos de 2022.

Contenido relacionado: De Pobre a Magnate Verde: Conocé Weedcraft Inc, el Videojuego de Gestión y Finanzas Cannábicas 

¿Y logros nacionales? Una banda, claro, pero el más destacado fue la Supercopa de América de 2021, celebrada durante la Argentina Game Show, uno de los eventos de e-sports más importantes del país.

“Queremos ser los mejores del mundo”, cierra Ortolan, de espíritu bilardista y con la confianza que otorga la inversión de tanta sangre, sudor y lágrimas.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Hernán Panessi, editor periodístico en El Planteo, es un periodista especializado en cultura joven. Escribe en las revistas InfoTechnology, Rolling Stone, THC y Lento. Además, en Página/12, El Planeta Urbano, El Cronista y en el periódico uruguayo La Diaria. Colaboró para Revista Ñ, Clarín, La Nación, La Cosa, Playboy, Haciendo Cine, Billboard, Los Inrockuptibles, Forbes, VICEBenzinga, High Times y Yahoo, entre otros.

Hernán escribió los libros Porno Argento! Historia del cine nacional Triple X, Periodismo pop, Una puerta que se abre y Rock en Español. Fue docente en el Centro Cultural Rojas (UBA) donde dictó talleres de periodismo. Además, es programador de la sección VHS del Festival Internacional de Cine de Valdivia, en Chile.

Conduce FAN, programa periodístico sobre cultura, sociedad y vida moderna. Por su parte, también condujo en las FM Delta 90.3 y Nacional Rock 93.7. Asimismo, fue columnista en La Once Diez y Metro 95.1.