ENG 🇬🇧
lollapalooza día 1 argentina 2022

Cultura

Lollapalooza Argentina: Wos Improvisando, Duki Concientizando y Miley Cyrus Alzando la Bandera de la Diversidad

Por Hernán Panessi

Lollapalooza Argentina: Wos Improvisando, Duki Concientizando y Miley Cyrus Alzando la Bandera de la Diversidad

✍ 19 March, 2022 - 13:41


¡No te pierdas ni una noticia! Haz click aquí para suscribribirte a nuestra newsletter GRATUITA.

Anuncia en El Planteo, el medio cannábico más leído en el mundo de habla hispana.

Síguenos en redes sociales para más contenido exclusivo. Instagram // Facebook // Twitter



Difícil precisar cuánta gente es mucha gente pero, sí, en el día 1 del Lollapalooza 2022 hubo, en efecto, mucha gente. Shows cronometrados, éxodos en sincro: artistas y público entronizaron una danza ATP, colorida y, fundamentalmente, joven.

Y si Los Simpsons retrataron a la Generación X con la energía deadpan, la ropa como harapos y olor a la chaqueta de Otto, hoy esos elementos noventeros deberían ser reemplazados por un coro de sonrisas con mil dientes, looks pensados con un cuatrimestre de antelación y coreografiados videos de Tik Tok.

Contenido relacionado: Esteban Lamothe Cuenta la La Anécdota detrás de Ouke, con Ca7riel y Paco Amoroso

Este viernes 18 de marzo, el Hipódromo de San Isidro, en Buenos Aires, cobijó la vuelta de los eventos mega masivos después de una atragantada de dos años. Con un line up predominantemente urbano, el Lolla criollo partió con Chita, Louta y Emilia, entre otros, y tuvo en Wos a su primera gran llamarada.

Así fue el día 1 del Lollapalooza Argentina

Tarde

Con el sol en la cara, Wos brindó un show enérgico en el escenario Flow, que tuvo la visita de Acru y Ca7riel y que logró prender al público con “Okupa”, de su disco Caravana. “Nunca vi tantos iPhones por metro cuadrado”, bromea un experimentado periodista. “Soy re boomer diciendo esto, ¿no?”, sigue. Mientras tanto, entre el público se escabulle la cantante Flor Otero y Wosito tira unas rimas con “pepa y rola”.

Por ahí, le piden una foto al conductor radial Sebastián Wainraich y parte del público va retirándose al escenario contario. La sangría va notándose, pero eso no apaga al joven MC. Enseguida, a las 18:37, se huele el primer olorcito a coco. Un tendal de chicas con strass debajo de los ojos emulando a Emilia Mernes se pasea de acá para allá, de allá para acá. Una, dos, tres, miles de aspirantes pop juegan a la vidriera.

Contenido relacionado: Wos Habla de Cannabis: el Faso y el Freestyle Se Parecen

“Acá siempre son 4 y 20 y estamos de la cabeza, con simpleza”, refuerza Wosito su guiño a la cultura cannábica. Dos pibes con camisa de Keith Haring se sacan una foto. “Somos hermanos de camisa”, bromean. Wos cierra con “Púrpura” y una última estampida se desplaza hacia el escenario Samsung para encontrar un sitio privilegiado. Nadie quiere perderse al Duko.

Atardecer

Alguien hace un chiste con un cartel de “Espacio Verde” y al toque el aire se espesa un poco con más humito. Una grúa refleja en la pantalla los miles de personas que se hicieron presentes. Suena “Hello Cotto”, vuela agua, sube la excitación con el show de Duki.

Las visuales van ganando protagonismo, se escucha una versión solitaria de “Tumbando el club” y el rapero interrumpe su show varias veces para concientizar sobre las multitudes, el respeto con el prójimo y dar asistencia a desmayados. Por caso, Duki es un fan confeso del rapero norteamericano Travis Scott y, después de la avalancha de Astroworld que dejó ocho muertos, el joven argentino no debe querer ni acercarse a esa idea. Bien por Mauro bajando línea.

Contenido relacionado: Entrevista Exclusiva a Duki: ‘Me Regalan Porro para Vérmelo Fumar’

“Quiero agradecerle a los pibes de mi generación que nos bancaron. Antes los más viejos no nos entendían”, explica Duki a propósito del boom urbano que lo tiene a él como punta de lanza. Hay momento para Emilia y el público, fundamentalmente los más chiquitos, se babea al ver en carne y hueso lo que siguen por celular: una pareja de artistas jóvenes en el pico de su relación.

El show de Duki suena bien rockero, muy distinto a su versión de Spotify. Entre el público, Darío Turovelzky, vicepresidente de Viacom, se pasea contento porque, horas antes, la compañía de televisión anunció la película de Los Simuladores. “¿Viste todo lo que anunciamos?”, pregunta visiblemente orgulloso. Duki continúa con una versión interrumpida de “She Don’t Give a FO”, en las pantallas se imprime la bandera argentina y el rapero se escabulle entre su público.

La faena sigue con Alesso, Airbag, Dillom y la visita de la superestrella del rap, A.S.A.P. Rocky, que hasta mostró una remera de Boca Juniors y cerró con fuegos artificiales. “A mí no me gusta porque solo canta encima de sus pistas y ya está”, refunfuña otro periodista experimentado.

Noche

Llega la noche, llega el principal atractivo del día 1 del Lollapalooza: Miley Cyrus. El público se desespera y hasta los empleados del Lolla se hacen un lugar para acodarse en algún costadito y no perderse a la cantante pop.

Contenido relacionado: Por Qué la Ayahuasca es la Droga Favorita de Miley Cyrus

Un drone gana vuelo y los asistentes se buscan en las pantallas: imposible encontrarse en esta marea de cuerpos. Miley hace una versión de “Where is my mind?” de Pixies y no queda otra que pensar: “qué buena que es”. Una Miley engafada y engomada en cuero recorre el escenario, canta con firmeza y se toca el pelo. Ella sabe que nosotros sabemos que es una diosa.

Con movimientos milimétricos, Miley regala un show a la altura de su mito: la piba rebelde, la artista total. “Miley es una intérprete del carajo”, aporta un ex editor de una prestigiosa revista musical. La norteamericana se manda una versión única de “Bang Bang (My Baby Shot Me Down”) de Nancy Sinatra, repasa todos sus clásicos, baja data sobre “luchar por aquello que se cree justo” y cierra con “Wrecking Ball” y “Party in the U.S.A.” mientras agita una bandera del orgullo LGTBIQ+.

Así las cosas, el día 1 del Lollapalooza culminó con el DJ y productor Bizarrap y el pogo (centennial) más grande del mundo: sonó “Ji Ji Ji” de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota junto a las guitarras de Gaspar Benegas, miembro de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, la banda del Indio Solari. Hubo polémica en las redes, algunos rancios ofendidos y los pibes de las nuevas generaciones felices de poder tender puentes.

Contenido relacionado: Entrevistamos a Snow Tha Product: Bizarrap, Persistencia, Weed y el Camino al Éxito

Es que quizás ahí radique la importancia de eventos como este: si bien cada generación tiene sus símbolos, no es imperiosamente necesario divorciarse de las anteriores porque, en el fondo, en alguna u otra medida, todas huelen a la chaqueta de Otto.

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

ACERCA DEL AUTOR

Hernán Panessi, editor periodístico en El Planteo, es un periodista especializado en cultura joven. Escribe en las revistas InfoTechnology, Rolling Stone, THC y Lento. Además, en Página/12, El Planeta Urbano, El Cronista y en el periódico uruguayo La Diaria. Colaboró para Revista Ñ, Clarín, La Nación, La Cosa, Playboy, Haciendo Cine, Billboard, Los Inrockuptibles, Forbes, VICEBenzinga, High Times y Yahoo, entre otros.

Hernán escribió los libros Porno Argento! Historia del cine nacional Triple X, Periodismo pop, Una puerta que se abre y Rock en Español. Fue docente en el Centro Cultural Rojas (UBA) donde dictó talleres de periodismo. Además, es programador de la sección VHS del Festival Internacional de Cine de Valdivia, en Chile.

Conduce FAN, programa periodístico sobre cultura, sociedad y vida moderna. Por su parte, también condujo en las FM Delta 90.3 y Nacional Rock 93.7. Asimismo, fue columnista en La Once Diez y Metro 95.1.

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]