ENG 🇬🇧
 

[Acciones de Cannabis – Cotizaciones en Vivo]

marihuana investigación

Cannabis

Los Muchos Obstáculos en la Investigación de la Marihuana

Los Muchos Obstáculos en la Investigación de la Marihuana

✍ 28 diciembre, 2020 - 14:15

¿Es seguro el uso del cannabis para las personas embarazadas? ¿Existe un peligro en el humo de la marihuana? ¿Choca el consumo de cannabis con otros medicamentos?

Todas estas son preguntas bastante sencillas y deberían ser fáciles de responder, pero no en la naciente y gris industria que es el cannabis legal.

Contenido relacionado: La Importancia del Lenguaje Claro y Responsable en la Investigación de la Marihuana

Hablando científicamente, sabemos más sobre los efectos de la flatulencia de la vaca en la atmósfera que de los efectos de la cannabis en el cuerpo humano.

Si la industria de la marihuana va a ser tomada en serio en el escenario internacional, hay una necesidad desesperada de más investigación por parte de científicxs y doctores respetadxs, y menos aportes anecdóticos del budtender de la esquina.

La falta de investigación clínica para demostrar los efectos terapéuticos de la marihuana ha sido causa de la poca evidencia científica.

El caso de George Hodgin

A finales del 2016, un ex SEAL de la Marina llamado George Hodgin estaba a punto de completar un título de postgrado de la Escuela de Negocios de Stanford, y estaba tratando de averiguar qué hacer cuando terminara.

Como veterano de las fuerzas armadas de EEUU, Hodgin conocía a muchxs compañerxs que sufrían los efectos del TEPT (trastorno de estrés postraumático) relacionado con el servicio.

Un compañero que ya había pasado por el habitual cóctel de pastillas prescritas escuchó que el cannabis medicinal estaba mostrando un gran potencial para síntomas como los suyos. Aún así, al pedir consejo al Departamento de Asuntos de Veteranxs local, se topó con un muro de silencio.

Hodgin resalta: “No le decían nada; no se les permitía darle ninguna orientación en absoluto. Más tarde descubrí que su silencio no era sólo porque se les había ordenado no hablar de la marihuana, sino también porque la ciencia no sabe realmente mucho sobre ella. Es casi imposible de conseguir para la investigación”.

Por qué no existen muchas investigaciones

En consecuencia, Hodgin hizo algunas investigaciones por su cuenta. Descubrió que, dado que el cannabis es una sustancia sometida a fiscalización de la Lista I a nivel federal, junto con sustancias como la heroína y el LSD, esa investigación se entorpece. Esto se debe a que éstas se clasifican como “drogas sin uso médico actualmente aceptado y con un alto potencial de abuso”.

Lo que significa que no sólo es difícil de conseguir, sino que se considera inútil, legalmente hablando.

En la lucha por transformar la imagen de la marihuana (de fumones tosiendo a medicina legítima), siempre ha faltado un ingrediente vital: información.

Hodgin también descubrió que cualquier científicx que quisiera estudiar al cannabis tiene que pasar por el gobierno federal para conseguir un suministro. Éste, a su vez, se remite a la Agencia Antidrogas (DEA), que sólo ha autorizado a una organización en los EEUU para proporcionar ese suministro.

Durante 52 años, ese proveedor ha sido una granja de 12 acres en la Universidad de Mississippi. Pero, lamentablemente para la ciencia, el mundo académico no ha sido tan exitoso para cultivar cannabis como el mercado ilícito.

Contenido relacionado: ¿Qué tan Precisos Son los Análisis de Cannabis?

En consecuencia, la calidad del cannabis disponible para la investigación ha sido históricamente tan baja que probablemente las preguntas que más se contestan utilizando esas muestras son del estilo “cómo no cultivar cannabis”.

Es casi como si el propio gobierno no quisiera que se investigara la marihuana.

Una cuestión de vida o muerte

Hodgin, como muchxs veteranxs más, ve esa investigación como algo vital.

La marihuana está demostrando ser una herramienta muy poderosa en la lucha contra el TEPT y una crisis suicida que ve a un veteranx quitarse la vida aproximadamente cada 80-90 minutos en todo EEUU.

Las cosas comenzaron a cambiar en el 2016 cuando la DEA y el Departamento de Justicia (DOJ) reconocieron que tener un proveedor monopólico por más de medio siglo era poco competitivo. Por lo tanto, se elaboraron nuevas reglas, respaldadas por niveles sin precedentes de apoyo bipartidista, para abrir el campo a lxs competidores.

Al enterarse de esto, Hodgin sabía exactamente lo que tenía que hacer.

En febrero del 2017, dirigió un equipo multidisciplinario formado por veteranxs, agentes de la ley, líderes de las ciencias de la vida y de las industrias farmacéuticas, junto con cultivadores expertxs para fundar la Compañía de Investigación Biofarmacéutica (BRC).

Contenido relacionado: Industrial, Terapéutico, Negocio y Salud: Agrónomos se Organizan para Investigar al Cannabis

Juntxs comenzaron a construir una instalación segura para cultivar cannabis de alta calidad y entregarlo de manera fiable a la comunidad de investigadores, siguiendo las directrices del gobierno.

Cultivar marihuana de alta calidad para la investigación no es fácil

Para empezar, las prioridades del cultivo para la ciencia son diametralmente opuestas a las que se encuentran en las operaciones típicas. Lxs científicxs requieren una consistencia que no se encuentra normalmente en la naturaleza para eliminar tantas variaciones de muestras como sea posible de sus resultados.

Esto significa que la instalación de BRC no es como una granja normal. Para empezar, es tan seguro como Fort Knox. Posee escáneres biométricos y protocolos de seguridad más adecuados para un laboratorio de alta seguridad que para una granja.

Los cuartos de cultivo son todos hidropónicos y están iluminados por LED con presión positiva y negativa. Además, cumplen con las normas GMP y están casi totalmente automatizados. Esto permite que el ambiente sea controlable y estandarizado.

Todo este esfuerzo se hace para cultivar de manera predecible exactamente la misma calidad de cannabis, con niveles establecidos de metabolitos activos, que tienen prioridad sobre los factores de conducción habituales de una granja comercial de cannabis.

Sorteando los obstáculos

Justo cuando el equipo de Hodgin estaba listo para abrir en el 2017, un nuevo obstáculo se vislumbraba.

Contenido relacionado: La Historia de la Marihuana en los Estados Unidos

Hodgin compartió: “Se ha informado de que el ex Fiscal General [Jeff] Sessions trató de retrasar el programa utilizando la Oficina de Asesoría Jurídica, que había encontrado una cláusula potencialmente conflictiva en la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961. Puso ese palo en la rueda. Nos comprometimos a mantenernos fieles a nuestra visión de ser pionerxs en el cumplimiento de la ley federal de cannabis en lugar de participar en actividades ilegales a nivel federal“.

Incapaz de cultivar legalmente, el equipo del BRC buscó un enfoque diferente para mantener la operación en funcionamiento.

Como el problema parecía ser principalmente con el cultivo de cannabis en el suelo de los EEUU, buscaron en el mercado de importación con el fin de obtener muestras para la investigación y el análisis.

“Nos convertimos en la primera empresa estadounidense en importar legalmente cannabis de Europa y América del Sur. Afortunadamente, después de mucho activismo y participación del Congreso, estamos entusiasmadxs de avanzar y de estar un paso más cerca de la realización de nuestro sueño y misión”, compartió Hodgin.

El futuro de la BRC y una esperanza para la ciencia

En agosto del 2019, la DEA y el Departamento de Justicia finalmente dijeron que ya era suficiente y comenzaron a hacer avanzar el programa nuevamente. En marzo del 2020, se publicaron avisos de las nuevas reglas propuestas para que se comentaran. Y recién en mayo, la DEA comenzó a leer las respuestas.

Contenido relacionado: Para la ONU, el Cannabis ya No Es una Droga Peligrosa

Se espera que en algún momento a finales de este año las reglas sean finalmente aprobadas y la BRC pueda tomar su lugar en la historia como la primera compañía estadounidense autorizada federalmente para cultivar y suministrar cannabis para la investigación científica.

Con el acceso al cannabis de alta calidad, la ciencia puede finalmente comenzar a aprender sobre los beneficios reales de esta planta históricamente controvertida.

Vía Cannabis & Tech Today, traducido por El Planteo.

Foto por Girl with red hat vía Unsplash

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Cannabis & Tech Today

ACERCA DEL AUTOR

También puede interesarte

Bitcoin pierde
acciones cannabis
panessi libro
clever leaves russell