ENG 🇬🇧
 

[Acciones de Cannabis – Cotizaciones en Vivo]

psicodélicos salud mental

Cannabis

Psicodélicos y Cannabis: ¿Cuál Es Mejor para la Salud Mental?

Psicodélicos y Cannabis: ¿Cuál Es Mejor para la Salud Mental?

✍ 11 febrero, 2021 - 08:17

En la búsqueda por curar la epidemia de salud mental que azota al mundo, la sociedad ha empezado a recurrir a sustancias antes prohibidas y tabú. Ejemplo de esto son el cannabis y la medicina psicodélica. Hoy, la moderna pandemia de coronavirus ha puesto de manifiesto las graves deficiencias de nuestro enfoque para tratar las enfermedades mentales. Sin embargo, la búsqueda de tratamientos más eficaces por parte de la humanidad comenzó mucho antes de que el COVID-19 hiciera su desafortunado debut.

Contenido relacionado: Hongos y Otros Psicodélicos: ¿Lo Próximo en Salud Mental?

Hoy, la medicina psicodélica se está promocionando como una especie de panacea para el tratamiento de todo tipo de enfermedades mentales. Pero cabe señalar que el cannabis medicinal también fue una promesa similar. ¿Cómo se comparan ambos en su potencial para tratar las enfermedades mentales? Esta guía explorará algunas similitudes y diferencias clave entre los psicodélicos y el cannabis en cuanto a su capacidad para abordar los problemas globales de salud mental.

El cannabis medicinal ha allanado el camino para el progreso de la medicina psicodélica

Cuando se trata de los increíbles progresos de las plantas medicinales en los últimos años, es innegable que el cannabis ayudó a abrir el camino. Fue el esfuerzo dedicado y de base realizado por activistas como la NORML (Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Marihuana) lo que finalmente ayudó a sacar el cannabis de las sombras de la prohibición y llevarlo a una luz terapéutica.

Al igual que el cannabis, los efectos de la prohibición también obstaculizaron la investigación de los compuestos psicodélicos durante casi 50 años. Afortunadamente, la perseverancia y los esfuerzos dedicados de lxs activistas del cannabis acabaron sentando las bases para el avance de la ciencia y la investigación psicodélica. Desde hace años, la mayoría de lxs estadounidenses, y el mundo en general, está adoptando el cannabis tras años de prohibición. Y hoy se está produciendo el mismo cambio de actitud cultural para con los psicodélicos, como la psilocibina (el ingrediente activo de los hongos mágicos).

Contenido relacionado: Psilocibina: ¿un Tratamiento Eficaz para la Depresión Post Parto?

Sacar el cannabis de las sombras no sólo disolvió su tabú cultural, sino que también ayudó a establecer el marco regulador necesario que la medicina psicodélica está utilizando ahora. Por último, el renacimiento moderno de la ciencia y la importante investigación psicodélica también viene de la mano de lxs científicxs que finalmente pueden estudiar el cannabis en un entorno profesional y académico. Dichos avances han sido increíblemente beneficiosos tanto para el cannabis como para los psicodélicos. Sin embargo, existen algunas diferencias clave a la hora de considerarlos como posibles tratamientos para la salud mental.

La relación entre el cannabis y la salud mental es complicada

A medida que el cannabis sigue saliendo de las sombras y entrando en la sociedad general, se proclama constantemente que es una “cura para todo”; desde la depresión y la ansiedad hasta el TEPT, la adicción y otros problemas graves de salud mental. Ciertamente, el bombo de los medios de comunicación y los innumerables testimonios de pacientes que afirman los beneficios del cannabis son bastante convincentes. Pero la realidad es que muy pocos datos de ensayos clínicos respaldan estas afirmaciones. De hecho, algunos estudios se inclinan hacia la conclusión de que el consumo de cannabis puede empeorar los síntomas depresivos.

Además, la enorme complejidad de la planta de cannabis hace que sea aún más difícil determinar sus aplicaciones terapéuticas. Por ejemplo, se sabe que el THC, el principal componente psicoactivo del cannabis, induce sentimientos de paranoia y ansiedad en algunxs consumidores. Por el contrario, el CBD, otro cannabinoide importante que no es psicoactivo, ha demostrado tener efectos ansiolíticos, antipsicóticos e incluso anticonvulsivos. Estos son sólo dos de los cientos de compuestos que contiene la planta de Cannabis Sativa, además de cannabinoides, terpenoides, flavonoides y ésteres.

Contenido relacionado: Marihuana y Depresión: Qué Dice la Ciencia

El tema es que cada planta tiene su propia proporción de estos compuestos. Esto hace que la estandarización del cannabis sea muy difícil en nuestro paradigma actual de desarrollo de fármacos. A esta confusión se suma el hecho de que nuestra comprensión general del sistema endocannabinoide es muy limitada. De hecho, todavía no es un elemento básico en los planes de estudio de las facultades de medicina. Esta combinación de complejidad cuántica a nivel molecular exhibida por el cannabis, además de nuestra limitada comprensión de cómo funciona exactamente en nuestro cuerpo, es probablemente la razón por la que la terapéutica del cannabis no ha alcanzado su promesa clínica.

Es en este ámbito concreto donde la medicina psicodélica se muestra mucho más prometedora como medicina sólida para la salud mental en comparación con el cannabis.

La medicina psicodélica ha establecido su eficacia clínica en el tratamiento de las enfermedades mentales

Uno de los aspectos más prometedores de los psicodélicos es su capacidad para tratar enfermedades mentales de manera radical. A diferencia del cannabis, drogas como la psilocibina tienen una eficacia clínica documentada en el tratamiento de enfermedades mentales graves, como la depresión resistente al tratamiento, la adicción y la ansiedad al final de la vida. Otra profunda ventaja de la medicina psicodélica sobre el cannabis es su capacidad para inducir cambios positivos duraderos tras una sola experiencia.

Contenido relacionado: Nuevo Estudio: Mezclar MDMA con LSD como Tratamiento para la Salud Mental

Un estudio descubrió que una sola dosis de psilocibina se asociaba a un aumento de la conciencia plena tres meses después. Además, los ensayos clínicos pioneros que está llevando a cabo MAPS para investigar la MDMA como terapia para el TEPT han mostrado resultados notables. Es más: es probable que sea uno de los primeros medicamentos psicodélicos, junto con la psilocibina, en entrar en la sociedad general. Esto se debe a que la FDA les ha concedido el codiciado estatus de “terapia innovadora”.

La combinación de psicodélicos con psicoterapia es el futuro del tratamiento de la salud mental

Quizás una de las mayores diferencias entre la terapia psicodélica realizada en un entorno clínico o de retiro y el uso personal y libre del cannabis es el elemento de la psicoterapia. El cannabis no sólo es una planta medicinal increíblemente compleja que no comprendemos del todo, sino que lxs pacientes suelen no saber qué productos usar, cómo usarlos, con qué frecuencia dosificarlos y otros factores importantes.

Por el contrario, la terapia asistida con psicodélicos está en auge. De hecho, los programas que ofrecen formación para terapeutas psicodélicos son cada vez más comunes. El elemento de psicoterapia de la terapia asistida con psicodélicos está demostrando ser un componente increíblemente prometedor y beneficioso para esta modalidad de sanación. Este tipo de programas ya está en marcha en las clínicas de ketamina guiada, como las abiertas por Field Trip Health. A medida que más drogas psicodélicas se incorporan al conjunto de herramientas terapéuticas, la formación de lxs terapeutas sobre cómo ayudar a lxs pacientes a navegar por la experiencia es fundamental. Por tanto, ésta es una faceta única de la medicina psicodélica que no prevalece en la industria del cannabis.

La investigación neurocientífica sugiere que los psicodélicos son superiores a otras modalidades de tratamiento

El resurgimiento de la ciencia y la investigación psicodélica ha descubierto beneficios sustanciales de su poder terapéutico en el tratamiento de las enfermedades mentales. Por ejemplo, un estudio reciente y muy notable realizado por Johns Hopkins descubrió que la psilocibina puede tratar la depresión de forma cuatro veces más eficaz que los antidepresivos, como los ISRS.

Contenido relacionado: Hablamos con un Psiquiatra Experto sobre DMT y Psicodélicos

Aún más fascinante es que, a diferencia de los antidepresivos tradicionales que protegen al usuarix de las emociones negativas, la psilocibina ofrece un estilo de “terapia de exposición” para la resolución de problemas. Una cita del estudio resume bien este punto:

La psilocibina con apoyo psicológico se asoció con un aumento de las respuestas de la amígdala a los estímulos emocionales, un efecto opuesto a los hallazgos anteriores con los ISRS. Esto sugiere diferencias fundamentales en las acciones terapéuticas de estos tratamientos, ya que los ISRS mitigan las emociones negativas y la psilocibina permite a lxs pacientes enfrentarse a ellas y trabajarlas.

Del mismo modo, el cannabis tiene cierto potencial para ayudar a lxs usuarixs a “escapar” temporalmente de sus emociones negativas en lugar de enfrentarse a ellas. Esta cualidad lo convierte en un tratamiento menos eficaz que la medicina psicodélica. Mientras que el cannabis controla los síntomas y a menudo requiere una dosis diaria, los psicodélicos han demostrado tener beneficios duraderos después de una sola sesión. Un interesante artículo de New Atlas proporciona un fuerte apoyo a los beneficios duraderos de la psilocibina:

Un nuevo estudio ofrece la primera visión a largo plazo de la eficacia del tratamiento, revelando que una sola dosis de psilocibina, junto con la psicoterapia, sigue ofreciendo efectos positivos persistentes hasta cinco años después.

Reflexiones finales

En las anteriores exploraciones de psicodélicos frente a cannabis, nos fijamos en el panorama clínico de cada droga como punto central de la investigación. De hecho, se descubrió que ambas drogas tienen muchísimo potencial de investigación sin explotar, especialmente en el ámbito de la neurociencia.

Contenido relacionado: Mezclar Marihuana con Psicodélicos: lo que Necesitas Saber

El cannabis sigue siendo uno de los catalizadores de descubrimientos neurológicos más curiosos debido al sistema endocannabinoide del cerebro. Éste permite a lxs científicxs ver la cantidad de receptores cannabinoides diferentes a los que se une y cómo cambia esa actividad en diferentes condiciones. Del mismo modo, los psicodélicos captaron originalmente el interés psiquiátrico y neuronal antes de la prohibición en EEUU, y parece que están volviendo a ese estatus.

Sin embargo, la medida en que se utilizan para tratar enfermedades mentales es difícilmente comparable. Parece que ciertos síntomas de salud mental -como la ansiedad situacional y el inmenso estrés- pueden aliviarse bastante bien con cannabis. Una vez más, la comunidad científica cita a los cannabinoides, además del THC, como el CBD, como centrales en estas funciones terapéuticas. Pero cuando se trata de la etiología de la salud mental -sobrellevar la muerte de un ser querido, lidiar con un conflicto interno- los psicodélicos son mucho más efectivos como agentes terapéuticos. Tienen un estilo de sanación inherente de confrontación “de una vez por todas”. Pero, por la misma razón, pueden ser la “sacudida de la bola de nieve” tan desesperadamente necesaria cuando la gente está sumida en la depresión.

Sin embargo, debemos reconocer que los psicodélicos pueden inducir viajes aterradores a personas no preparadas o desgraciadamente provocadas, lo que no es el caso del cannabis. Ambos tienen su lugar en el mundo, y quizás juegan un papel especialmente interesante cuando se combinan… pero dejaremos esa discusión para más adelante.

Vía Microdose, traducido por El Planteo.

Foto por Jr Korpa vía Unsplash

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.


Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

También puede interesarte

marihuana desmayos
que es weed
perú cannabis medicinal
sofía gabanna i'm sexy