Discoteca con Distanciamiento Social

Cultura

Abre Doornroosje, la Primera Discoteca con Distanciamiento Social

Por Hernán Panessi

Abre Doornroosje, la Primera Discoteca con Distanciamiento Social

✍ 16 junio, 2020 - 11:21

Cuerpos sudados que se rozan. Música fuerte que invita al descontrol. Pasos, movimientos, saltos, humedades y caricias. Pasiones que fluyen juntas: una al lado de la otra. Con una realidad tan incierta, poco puede asegurarse acerca de la vida post-pandemia. Nadie sabe cómo será la sociedad cuando todo esto acabe, si es que alguna vez todo esto acaba. Sin embargo, algunos empiezan a divisar un más allá aggiornado. En esa lógica, abrió Doornroosje, la primera discoteca con distanciamiento social en el mundo.

Así, en Holanda, Doornroosje propone espectáculos con 30 asistentes como máximo, con sillas separadas por un metro y medio y la prohibición de levantarse durante la fiesta. De esta manera, la “nueva normalidad” se impone en los países en los que se empieza a levantar la cuarentena.

Por eso, lo que hoy es trendy, mañana puede ser un estándar.

Contenido relacionado: A Pura Cuarentena: La Mejor Fiesta Virtual, Abierta e Inclusiva de la Argentina

Mientras tanto, por haber atravesado la crisis unos meses antes que en América y otras latitudes, la curva de contagios ya se está aplanando. Y la política de “cuarentena inteligente” aplicada en los países nórdicos va relajándose.

Desde el 1 de junio, los bares y restaurantes holandeses abrieron nuevamente. A su vez, los cines, teatros y locales de música permanecen abiertos y manejan una regla estricta: 1,5 metros de distancia.

“Para eventos como el nuestro, solo se permiten 30 visitantes en una sala pero, a partir del 1 de julio, ya serán 100”, dice Koos Hornman, Gerente de Marketing de Doornroosje.

Discoteca con Distanciamiento Social

El Doornroosje, uno de los clubes más populares de la ciudad de Nijmegen, situada en la frontera con Alemania, venía programando alrededor de 500 eventos por año.

Pero llegó el coronavirus y todo cambió.

Shows reprogramados, control de daños, vueltas de tuerca para sobrevivir: “Desde marzo habíamos tenido cero eventos”, explica Koos.

Y sigue: “Dado que se nos permite tener público, ahora queremos hacer todo lo posible para reunir nuevamente a artistas y visitantes, haciéndolos felices con la música en vivo. Por supuesto, no es financieramente viable, por lo que intentamos hacer cosas con costos mínimos. También queremos probar nuevas ideas y aprender sobre la situación actual, en lugar de esperar a que esto pase”.

Contenido relacionado: El Gobierno Holandés Abre Convocatoria Para Cultivadores de Cannabis

La idea de Social D(ist)ancing partió desde la iniciativa de Jonatan Brand, Manager General de Doornroosje. En principio, pensaban hacer algo doméstico, para la escena local, los artistas y el público. “Lo que hicimos realmente impactó en la vida nocturna”, asoma Koos Hornman.

“La curiosidad que despertamos en el mundo superó muchísimo nuestras expectativas”, se sorprende.

En rigor, Social D(ist)ancing fue pensado originalmente para ofrecer un show con público de pie, bailando en su área demarcada. Sin embargo, desde Doornroosje desconocían una normativa de la ciudad: es obligatorio usar sillas en todos los eventos.

Fiesta con Distanciamiento Social

Eso no los frenó y continuaron adelante.

“De todas formas, decidimos seguir con nuestra idea. Sentarse en este entorno es (y se ve) muy extraño, por supuesto. Pero la gente disfruta estar en nuestro espacio nuevamente y aprovecha la atmósfera, con la música a todo volumen. Todas las caras demuestran felicidad después de 20 minutos de show”, comenta.

¿Cómo respondió el público a esta iniciativa? “A la gente le encantó la idea de volver a salir y de poder disfrutar la música. Además, es un concepto divertido que llamó la atención. Los tickets se vendieron bien, pero, obviamente, no fueron tantos”, reconoce el Gerente de Marketing.

La entrada a Social D(ist)ancing incluye una bebida, que los visitantes reciben cuando entran. Tienen habilitado bailar siempre y cuando se mantengan sentados. Y no está permitido el consumo de drogas.

Mientras tanto (porque hay un mientras tanto), aquí estamos, en el meollo de la más grande de las ciencias ficciones de los últimos tiempos. La humanidad sigue su cauce y las cosas continúan sucediendo. Eso sí: se vienen cambios, llegarán profundas modificaciones a lo que siempre llamamos “normalidad”.

Contenido relacionado: Marihuana y COVID-19: 3 Maneras de Compartir Cannabis sin Transmitir el Coronavirus

Pero, ¿estos cambios son para siempre? Y, ¿qué pasará después de después? ¿Así serán los shows en el futuro?

Koos Hornman dixit: “No, no lo creo. Esta fue una experiencia muy divertida y el público la celebró muchísimo. La gente disfrutó volver al boliche, pero el evento también demuestra lo inviable que es esta ‘nueva normalidad’ para la vida nocturna. Para nosotros, Social D(ist)ancing fue una propuesta de una vez. Ya estamos planeando otros eventos y recitales, dentro de lo que permiten las reglas. Y queremos aprender haciendo. Probablemente, habrá otros locos eventos de baile, pero la Social D(ist)ancing no se convertirá en nuestro formato fijo”.

El dato: los boletos de Social D(ist)ancing se venden a € 10. Y todos los ingresos percibidos están destinados para los artistas.

Boliche con Distanciamiento Social

Y otro dato más, como para tomar perspectiva del cambio que supone presenciar un show en una discoteca sentado en una silla y separado de otras personas: la próxima banda en tocar en Doornroosje es Paracetamol, un grupo de garage punk. Es decir, habrá personas que presenciarán un show de garage punk sentados y con distancia social.

A la sazón, ninguna otra discoteca ni club de Holanda emuló todavía esta modalidad. “Quizás estén juntando sillas ahora mismo”, bromea Koos.

Lógicamente, la experiencia de Doornroosje llamó la atención en todo el mundo: se advierte una salida posible.

Contenido relacionado: Higher Etiquette: el Protocolo y Ceremonial de la Marihuana

Alguna vez, el filósofo alemán Theodor Adorno dijo: “Lo que en la industria cultural se presenta como un progreso, lo perpetuamente nuevo que ofrece, sigue siendo, en todos los campos, el cambio exterior de la misma cosa”.

La pandemia sigue en pie. El coronavirus aún se erige como una amenaza. Sin embargo, ¿el público de los shows demanda, sueña y anhela volver el contacto físico? “Sí, eso es lo que las personas necesitan. Esto tiene que ser temporal, esperamos que alguna vez termine. Realmente espero que podamos volver a estar apretados en grupo, en lugar de estar pegados a nuestra propia silla”, reflexiona el referente de Doornroosje.

¿Piensan que los shows volverán a ser como eran? “Sí, hay que mantenerse positivos”.

Foto: Matthijs Mekking.

Hernán Panessi

ACERCA DEL AUTOR

Hernán Panessi, colaborador de El Planteo, es un periodista especializado en cultura joven. Escribe todos los meses en las revistas InfoTechnology, THC y Lento, de Uruguay. Además, semanalmente en Página/12, El Planeta Urbano, El Cronista y en el periódico uruguayo La Diaria. Colaboró para Revista Ñ, Clarín, La Nación, La Cosa, Playboy, Haciendo Cine, Billboard, Los Inrockuptibles, Forbes, VICE, entre otros. Publicó en medios de Chile, Colombia, España, México, Perú y Uruguay.

Escribió los libros Porno Argento! Historia del cine nacional Triple X (Ed. Cuarto Menguante), Periodismo pop (Ed. Bigote Falso), Una puerta que se abre (Ed. Noviembre) e Historia del Rock en Español (Ma Non Troppo). Fue docente en el Centro Cultural Rojas (Universidad de Buenos Aires), donde dictó talleres de periodismo. Además, es programador de la sección VHS del Festival Internacional de Cine de Valdivia, en Chile.

En radio, conduce FAN, por led.fm, programa periodístico de emisión semanal sobre cultura, sociedad y vida moderna. Por su parte, también condujo en las FM Delta 90.3 y Nacional Rock 93.7. Asimismo, fue columnista en La Once Diez y Metro 95.1.

También puede interesarte

Acciones de Cannabis - Imagen por Ilona Szentivanyi. Todos los derechos reservados a El Planteo y Benzinga.
Porro Podcast
Auxly
EEUU