Descarboxilar Marihuana

ABC

Cómo Descarboxilar Marihuana: Todo sobre la Activación del Cannabis

Por The Cannigma

Cómo Descarboxilar Marihuana: Todo sobre la Activación del Cannabis

✍ 17 agosto, 2020 - 18:09

Al aventurarte en el mundo del cannabis, puedes llegar a oír referencias acerca de un proceso químico llamado “descarboxilación”. Si no entiendes lo que es la descarboxilación y no sabes cómo aprovecharla, estamos aquí para ayudarte. La descarboxilación se presenta a menudo como un método para hacer más potentes los efectos psicoactivos de los comestibles de cannabis, pero en realidad va mucho más allá de una simple técnica de cocción.

Contenido relacionado: Cómo Hacer Manteca de Cannabis

¿Qué significa “descarboxilación”? Por empezar, es una reacción clave en el proceso de creación de los cannabinoides que producen algunos de los efectos más medicinales del cannabis. Al comprender cómo funciona este proceso, se pueden aprender a predecir los efectos de las diferentes cepas del cannabis y, por lo tanto, utilizarlas de forma más eficaz.

¿Tienes curiosidad por saber más sobre esta reacción química clave? Sigue leyendo para descubrir la ciencia detrás de la descarboxilación y aprende cómo descarboxilar tu propio cannabis para obtener resultados óptimos.

¿Cómo se desarrollan y transforman los cannabinoides de forma natural?

Para comprender la descarboxilación, primero hay que entender que el cannabis está lleno de sustancias químicas activas que causan sus múltiples efectos medicinales. De hecho, en la planta ya se han identificado más de 500 sustancias químicas diferentes, y más de 144 son cannabinoides, algunos presentes únicamente en las plantas de cannabis. Para comprender el proceso de descarboxilación es preciso entender, en primer lugar, cómo se forman los cannabinoides en la planta de cannabis.

Contenido relacionado: Lo Interesante y lo Delicioso: Qué Hay que Saber al Cocinar con Marihuana

Probablemente estés familiarizadx con los cannabinoides más conocidos como el THC, el CBD y el CBG, pero ¿sabías que todos estos cannabinoides comienzan su vida en otra forma? El THC, CBD y CBG se refieren a lo que comúnmente se llaman las “formas neutras” de los cannabinoides. Estos poderosos cannabinoides medicinales en general se consumen en esta forma neutra, pero en realidad empiezan en una forma ácida y se transforman a lo largo del camino.

Así funcionan las transformaciones químicas en la botánica y la biología. Las moléculas se forman a medida que la planta crece y, bajo ciertas condiciones como el calor, la luz o la oxidación, estas moléculas se transforman. Una sustancia química se transforma en otra, y luego esa nueva sustancia química se transforma en la siguiente. Este ciclo puede repetirse muchas veces dependiendo de las sustancias químicas y de las condiciones. En el caso de los cannabinoides, este ciclo de transformación comienza con un precursor ácido.

Estos precursores ácidos son versiones similares pero ligeramente diferentes de sus formas neutras más conocidas y normalmente se indican añadiendo una A al final del nombre. La forma ácida del THC es el THCA, la del CBD es el CBDA, y así sucesivamente. Las formas neutras suelen considerarse más potentes o medicinalmente activas aunque, según las necesidades del paciente, pueden encontrar algunos precursores ácidos muy útiles desde el punto de vista médico. Tanto las formas ácidas como las neutras pueden tener usos medicinales potentes pero, a medida que pasan de formas ácidas a neutras, adquieren nuevos efectos y beneficios medicinales.

Si bien estos cambios son pequeños en su estructura química, pueden ser enormes en lo que respecta a la forma en que estos cannabinoides afectan al consumidor. De cambiar los efectos medicinales a cambiar el nivel de psicoactividad, las alteraciones suelen ser bastante notables.

CBGA: La madre de todos los cannabinoides

Curiosamente, la mayoría de los precursores ácidos de la planta de cannabis también tienen su propio precursor ácido. El CBGA es el precursor del THCA, CBDA y CBCA, además del CBG. En las primeras etapas del crecimiento de la planta, el principal cannabinoide presente es el CBGA, pero a medida que la planta crece y se metaboliza, estos se transforman en los otros precursores ácidos. Por esta razón, el CBGA suele denominarse como la “Madre de Todos los Cannabinoides”, la primera parada en el viaje de transformación de todos los demás cannabinoides, capaz de producir casi cualquier cannabinoide si las condiciones son las adecuadas.

Contenido relacionado: No Hace Falta Fumar para Consumir Cannabis: Una Introducción a Métodos Alternativos

A veces la gente también se refiere como “Madre de los Cannabinoides” al conocido CBG. Otrxs reservan esa denominación para referirse únicamente al CBGA, y llaman al CBG en su forma neutral la “Princesa de la Marihuana”. Es el único cannabinoide no ácido que se forma directamente del CBGA, así que el título le sienta bien.

Transformar el THCA en THC

Para tener una mejor idea de cómo funciona este proceso, veamos un ejemplo. Tomemos el THC, por ejemplo, el cannabinoide más abundante y del que más se escucha hablar. El THC es la forma neutra, pero comienza como CBGA y luego se transforma en THCA, la forma ácida de este cannabinoide. Cuando compras cannabis en su forma de flor cruda, no tendrá mucho THC sino que encontrarás grandes cantidades de THCA, su forma ácida. En esta forma ácida, el THCA tiene algunos grandes beneficios medicinales, pero no es psicotrópico en absoluto. El THC, por otro lado, es extremadamente psicotrópico.

Para transformar el THCA en THC, debe producirse una reacción de descarboxilación. Esto puede ocurrir por calor, luz u oxidación con el tiempo, pero cualquiera sea el desencadenante, transforma el cannabinoide de una estructura química a otra – de la forma ácida a la forma neutra.

Si utilizas métodos de inhalación para consumir cannabis, como vaporizar o fumar, este proceso ocurre mientras lo calientas para producir el humo o el vapor. El calor de tu llama o elemento calefactor convertirá automáticamente el THCA en THC a medida que los cannabinoides son calentados e inhalados.

Si estás comiendo tu cannabis, por otro lado, necesitas descarboxilar tu medicina antes de consumirla. Un error común al hacer comestibles es olvidarse de tomar este importante paso. El resultado es un comestible que no proporciona los efectos psicoactivos esperados.

Normalmente se habla de descarboxilación para el THC y el THCA, pero los otros cannabinoides también tienen sus propios precursores ácidos, y sólo adoptan sus formas neutras después de que algo les haya causado una transformación. El CBD proviene del CBDA, el CBC proviene del CBCA, y el CBG comienza su vida como su precursor ácido CBGA.

Pero la historia no termina ahí. Estas formas neutras pueden continuar transformándose en lo que se llaman “artefactos” o “productos de la degradación”. Para continuar con el THC, por ejemplo, si se expusiera al calor, a la luz o a la oxidación del tiempo, continuaría transformándose y podría convertirse en CBN o Delta-8 THC, los “artefactos” del THC. Estos artefactos son también cannabinoides medicinales, pero con efectos muy diferentes.

Entender de qué forma vas a consumir tus cannabinoides es saber de antemano cómo afectarán a tu cuerpo y mente.

¿Qué es una reacción de descarboxilación?

Ahora sabemos que los cannabinoides se transforman de una forma a otra a través de la descarboxilación, pero ¿qué es exactamente una reacción de descarboxilación?

Cuando las plantas están creciendo, pasan por un proceso de fotosíntesis, donde reciben energía de la luz del sol. Una parte de este proceso se llama “carboxilación”, donde el CO2 se condensa en una molécula orgánica. Así nacen los cannabinoides ácidos. Pero estas moléculas son bastante inestables.

Contenido relacionado: Cómo Hacer tu Propio Rosin, la Famosa Resina de Cannabis

Más tarde, durante la descarboxilación, ocurre lo contrario. Cuando se expone a la luz, al calor o a la oxidación del tiempo, el átomo de carbono se separa de la molécula orgánica, cambiando su estructura a la forma neutra.

Tal vez te preguntes cómo aplicar esta información en tus experiencias diarias con el cannabis. La descarboxilación es útil para entender a tu medicina en una variedad de contextos diferentes, pero hay dos que son los más frecuentes: cuando eliges tus productos de cannabis y cuando cocinas con cannabis.

¿Por qué es importante la descarboxilación al elegir tus productos de cannabis?

Hoy en día existe una amplia variedad de productos de cannabis en el mercado, y uno de los mayores aspectos a considerar es qué cannabinoides quieres que estén presentes en tu medicación. Dependiendo de cómo sea la mezcla de cannabinoides, puedes experimentar un conjunto muy diferente de efectos.

Por ejemplo, un producto con alto contenido de THC será muy diferente a un producto con alto contenido de THCA. Por lo tanto, entender lo que hay dentro de tu cannabis es importante, y los resultados de las pruebas a menudo están disponibles para informarte acerca de qué vas a consumir.

Sin embargo, el papel de la descarboxilación puede complejizar este aspecto. Dependiendo de la forma en que planees usar tu producto, puedes terminar consumiendo diferentes tipos de cannabinoides.

Considera, por ejemplo, la diferencia entre obtener una tintura alta en THCA y un extracto de cannabis alto en THCA. En el caso de la tintura, la ingerirías directamente, por lo que la descarboxilación no se producirá. Esto significa que puedes esperar una experiencia no psicotrópica, con muchos efectos anti-inflamatorios.

En el caso de los extractos, es probable que los vaporices o fumes. Es así que, mientras calientas el extracto para consumirlo, todo ese THCA será descarboxilado y convertido en THC. Esto proporcionará un alto efecto psicotrópico y también una gama de efectos medicinales.

Estas son dos experiencias muy diferentes con los mismos ingredientes activos.

Calentar o no calentar

La regla básica es preguntarte si vas a calentar el producto para consumirlo. Si no lo calientas, los cannabinoides listados en la etiqueta serán los que finalmente consumas. El THCA se consumirá como THCA; el THC se consumirá como THC; el CBD como CBD, y así sucesivamente.

Pero, si calientas el producto para consumirlo, como al fumar o vaporizar, es probable que consumas el cannabinoide generado por el proceso de descarboxilación. El THCA originalmente presente será consumido como THC, el THC se consumirá como CBN, el CBDA se consumirá como CBD, y así sucesivamente.

En pocas palabras, si consumes productos calentados, lo ideal es tener cannabis con altos niveles del precursor del cannabinoide que desees consumir. Si no los vas a calentar, como en el caso de las tinturas y los comestibles prefabricados, es conveniente encontrar productos que contengan los cannabinoides reales que desees consumir.

Contenido relacionado: Cómo Preparar Comida Reutilizando tu Cannabis Vaporizado

Aún así, dependiendo del producto, puede que en las etiquetas sólo figuren el THC, CBD u otras formas neutras de los cannabinoides. Esto puede ser un poco confuso porque estos porcentajes de cannabinoides neutros se refieren en realidad tanto a la cantidad de la forma neutra del cannabinoide como a la de su precursor ácido.

La mayoría de los laboratorios de pruebas utilizan cromatografía líquida de alto rendimiento (HPLC) para sus pruebas. Este método no utiliza calor, por lo que las muestras no se descarboxilan. Aún así, cuando se trabaja con HPLC, normalmente los laboratorios predicen el número de cannabinoides neutros que habrá en el producto final si se descarboxila completamente. Así, por ejemplo, para encontrar la cantidad de THC potencial, los laboratorios sumarán los números de THC con los números de THCA que se han multiplicado por el factor de conversión para tener en cuenta el proceso de descarboxilación. El número total será reportado como THC aunque la mayoría de él siga siendo THCA. Si se ven resultados con sólo los neutrales listados, se debe asumir que la gran mayoría de los cannabinoides están todavía en su forma ácida.

Una nota sobre los terpenos

En el caso de los productos que se calientan, también se debe tener en cuenta el efecto que la descarboxilación tiene sobre los terpenos del cannabis. Estos químicos tienden a tener una temperatura de evaporación más baja que la de los cannabinoides. Así que si estás tratando de preservarlos, las temperaturas más bajas son mejores. Si estás vaporizando, debes tener en cuenta que las temperaturas superiores a 400°C pueden causar que los terpenos se degraden en productos químicos con propiedades cancerígenas, por lo que es mejor apuntar a temperaturas más bajas.

Cómo descarboxilar para hacer comestibles

El otro caso en que la descarboxilación aparece a menudo es cuando se fabrican productos comestibles. La descarboxilación no es un paso necesario para hacer comestibles de cannabis, pero es necesaria si se quieren obtener los efectos psicotrópicos. Como dijimos anteriormente, si se omite la descarboxilación cuando se hacen comestibles de THC, terminarán siendo comestibles con THCA, sin un fuerte subidón o el conjunto normal de efectos medicinales que proporciona el THC. Este también es el caso de otros cannabinoides neutros. Si no están descarboxilados, no proporcionarán los efectos esperados.

Para descarboxilar el cannabis para su uso con comestibles, la mayoría de la gente usa un horno para calentar el cannabis lentamente a la temperatura buscada.

Para hacer esto, primero, precalienta tu horno. Las temperaturas para esto pueden variar dependiendo del tiempo que dejes tu cannabis en el horno y el cannabinoide que esperas descarboxilar. Para cambiar el THCA a THC, una temperatura estándar es precalentar tu horno entre 105 y 120°C.

Contenido relacionado: Recetas Para Cocinar con Marihuana, Paso I: la Descarboxilación del Cannabis

A continuación, rompe tu cannabis en pequeños trozos y colócalo en una bandeja de hornear. Cuando tu horno esté completamente precalentado, pon la bandeja de cannabis en el horno y déjala hornear por 30-40 minutos.

El CBD se descarboxila a una temperatura más alta, por lo que si tu producto contiene altas cantidades de CBD, pon tu horno a 140°C y déjalo por 60-90 minutos.

Una vez que termines de hornear tus flores de cannabis, estarán listas para ser usadas en comestibles.

Vía The Cannigma, traducido por El Planteo

Foto: Avery Meeker vía Unsplash

Cannigma

ACERCA DEL AUTOR

Cannigma es su fuente de información sobre el cannabis. Todo lo que necesitas saber sobre la marihuana medicinal, las afecciones y las formas de aliviar los síntomas.

También puede interesarte

Greenlane
Gandalf Pipa