psicodélicos sexo

Psicodélicos

Psicodélicos y Fiestas Sexuales: ¿Sí o No?

Psicodélicos y Fiestas Sexuales: ¿Sí o No?

✍ 21 noviembre, 2020 - 15:11

Por Sophie Saint Thomas.

Gracias al movimiento de positividad sexual, las fiestas sexuales ya no están confinadas a la élite de Eyes Wide Shut o al ambiente swinger. Están de moda, son menos tabú, y si no has estado en una ya, probablemente tengas un poco de curiosidad.

Contenido relacionado: ¿Cómo Es Tener Sexo bajo los Efectos de Distintos Psicodélicos?

Al mismo tiempo, el movimiento psicodélico también se ha vuelto más popular, con un aumento en las medidas de despenalización locales en todo EEUU, noticias de primera plana de la investigación federal y charlas comunes de brunch que giran en torno a la ceremonia de la ayahuasca de anoche.

Así que es sólo cuestión de tiempo antes de que la gente comience a integrar los psicodélicos a las fiestas sexuales. Pero no es tan simple como drogarse y acostarse con otrxs fiesterxs. Mientras que puede ser innegablemente divertido tener sexo estando de hongos, MD o ácido, también es un poco más complicado cuando se trata de seguridad y consentimiento. Entonces, ¿son las fiestas sexuales un buen ambiente para los psicodélicos?

Sexo y psicodélicos: la moderación es clave

Para algunxs, como la publicista newyorkina Melissa Vitale, la respuesta es sí, pero con una importante advertencia: no te drogues demasiado.

“Cada contacto era más electrizante”, dice sobre tomar hongos de psilocibina antes de una fiesta. “Estaba más mojada que de costumbre, como me suele pasar [al tomar hongos]”.

Pero aunque dice que los hongos pueden ayudarla a salir de sí misma, a conectarse con sus parejas y a mejorar la sensación física de los eventos, Vitale también es muy cuidadosa al mezclar sexo y psicodélicos.

“No estaba tripping de más”, aclara. “Como alguien que puede disfrutar de fiestas sexuales mayormente sobria, no sólo arruina el clima, sino que es totalmente deserotizante ver a alguien completamente pasadx que no reconoce lo que está haciendo. Es como intentar coquetear y follar con un zombi”.

Contenido relacionado: Cómo Sobrellevar un ‘Mal Viaje’ de Psicodélicos 

Especialmente en un ambiente cargado de sexualidad, quieres estar segurx de no ponerte en una posición comprometida.

“Nadie quiere sentir que se está aprovechando de alguien”, añade Vitale. “Así que siempre evito a cualquiera que tome muchas drogas, y nunca quiero ser esa persona que todo el mundo está evitando”.

Sin consentimiento no hay sexo

Mientras que las fiestas sexuales pueden parecer guaridas de hedonismo -y pueden serlo-, la mayoría de los eventos bien organizados son estrictos en cuanto al uso de sustancias.

La coach de relaciones Effy Blue, que imparte clases sobre etiqueta de las fiestas sexuales, dice que “más sobrio, más divertido” es uno de sus lemas. Esa misma frase se exhibe detrás de la barra en varias fiestas sexuales de Nueva York. Tal es el caso de Hacienda Villa, una de las comunidades intencionalmente sex-positive más conocidas de Brooklyn.

La energía sexual por sí sola tiene un efecto tan alterador de la mente, añade Blue, que no son necesarias otras drogas.

“En el medio de un espacio de juego sexual, incluso si no estás teniendo sexo, es intoxicante”, dice. Pero también hay otra razón para mantener un grado de sobriedad.

“La piedra angular de las fiestas sexuales es el consentimiento”, dice Blue. Ese factor se vuelve complicado con los psicodélicos.

“Sí, se mejora, pero al mismo tiempo [los psicodélicos] traen consigo una afectación”, dice. “Personalmente, no me gustaría jugar con alguien que estuviera drogadx con hongos o ácido y que no conozco. No confío en su juicio, ni en que puedan cuidarse a sí mismxs, y mucho menos a mí”.

Contenido relacionado: Consumo Responsable: la Interacción del Cannabis con Otras Sustancias

Brad Burge, director de comunicaciones estratégicas de MAPS, señala que legalmente hablando, no se puede consentir mientras se está bajo el efecto de psicodélicos. Sin embargo, la gente es gente, y el sexo y las drogas siempre han ido de la mano; así que la pregunta es cómo mantener a la gente a salvo.

“Las comunidades deben autorregularse y establecer procedimientos y educación comunitarios en torno a las prácticas de sexo seguro, el consentimiento y lo que sucede cuando los psicodélicos entran en juego”, dice.

La seguridad física y la emocional

Y eso es exactamente lo que algunxs organizadores de fiestas sexuales están haciendo. La NSFW (New Society for Wellness) es un club social de Nueva York sólo para miembros que combina sexo y cannabis. Como en la mayoría de las fiestas sexuales bien hechas, la NSFW tiene estrictas pautas para sus miembros, además de “ninfas” (también “ángeles” en otros eventos) que buscan cualquier sobreintoxicación o mal comportamiento.

La NSFW también tiene clases sobre seguridad con drogas llamadas DARE (Drugs Are Responsibly Entertaining). Y aunque el cannabis (que puede sentirse psicodélico, a veces) es parte de la cultura del club, ahí es donde el fundador Daniel Saynt pone el límite. Con la preocupación por el consentimiento, dice que prefiere que lxs fiesterxs tomen psicodélicos como ketamina o LSD en otro lugar.

“No nos facilita las cosas cuando algo sale mal”, dice.

Al igual que con otros intoxicantes como el alcohol, lxs organizadores, ángeles y bartenders limitan y controlan el consumo para asegurarse de que nadie se emborrache demasiado.

Contenido relacionado: Usar Psicodélicos para Sanar el Trauma Sexual

Además de los problemas de consentimiento, los psicodélicos a menudo tienen un bajón, al igual que las fiestas sexuales. Debido a que los psicodélicos pueden magnificar lo que ya sientes, es fácil sentir un profundo cariño por la persona o personas con las que te relacionaste después de compartir sexo emocionalmente íntimo y físicamente excitante con psicodélicos en un ambiente grupal. Sin embargo, estos sentimientos pueden no traducirse al mundo real.

“Si te estás enamorando profundamente de alguien al tomar estas sustancias, una vez que dejes de tomarlas, parte de ese cariño permanecerá, pero definitivamente no será el mismo cuando las dejes”, dice la Dra. Liz Powell, terapeuta sexual kink-friendly. “Me gusta pensar en esto como un amor temporal o un amor casual”.

A veces una herida emocional se siente más traumática que una física.

Una alternativa

Sin embargo, así como los psicodélicos y el sexo pueden causar heridas, la combinación puede ser curativa, incluso en un entorno de sexo grupal, siempre y cuando se tomen precauciones de seguridad.

En vez de llegar drogadx y ver qué pasa, lxs organizadores de fiestas sexuales sugieren que se busquen entornos alternativos para disfrutar de la combinación de sexo y psicodélicos, como por ejemplo, organizar algo con tu grupo de amigxs.

Contenido relacionado: Las Mujeres que Consumen Marihuana Tienen Mejor Vida Sexual, según Estudio

“Aconsejaría tener fiestas intencionales pero más pequeñas, que estén específicamente alineadas con el consumo de psicodélicos”, dice Blue.

En lugar de ir a una fiesta sexual con 100 personas, alquila una casa con 10 o 12 amigxs que estén dispuestos a jugar y tomar psicodélicos. Después de una comunicación estricta, se puede disfrutar de la combinación con amigxs y parejas de confianza dentro de un espacio del que eres responsable, en lugar de probarlos en un espacio de fiesta sexual con gente nueva.

“Cuando tomas hongos y ketamina con parejas en las que confías, es bastante mágico”, dice Saynt evocando una escapada psicodélica de fin de semana. “Las inhibiciones bajan y se siente espiritual”.

Además, agrega, tendrás una mejor chance de conectarte con aquellxs en cualquier pila de gente en la estés.

Foto cortesía

Vía DoubleBlind, traducido por El Planteo.

DoubleBlind Magazine Logo

ACERCA DEL AUTOR

DoubleBlind Magazine (Revista DobleCiego) es un socio de contenido de El Planteo.

También puede interesarte

Pharmacielo
estudio coronavirus
Clever Leaves