Trauma Sexual

ABC

Usar Psicodélicos para Sanar el Trauma Sexual

✍ 6 mayo, 2020 - 16:10

vía Sophie Saint Thomas.

Usar Psicodélicos para Sanar el Trauma Sexual

✍ 6 mayo, 2020 - 16:10

Los psicodélicos son herramientas prometedoras para ayudar a lxs sobrevivientes a procesar sus experiencias y recuperarse del síndrome de estrés post-traumático.

Lxs psiquiatras me diagnosticaron de tantas maneras distintas luego de que fui agredida sexualmente que ya ni las recuerdo todas. ¿Qué me pasaba? Las sugerencias incluían desorden de ansiedad, insomnio, ADD, desorden de pánico y depresión. Resultó ser que tenía síndrome de estrés post-traumático, o PTSD, que es un monstruo traicionero de muchos brazos que se manifiesta de múltiples formas, desde flashbacks hasta insomnio y depresión. Hoy sé que lo que realmente me hubiera gustado es que alguien me diga “Te violaron, y eso es horrible, y la vida va a ser un poco más difícil ahora, pero eres fuerte y vas a estar bien”.

Si bien tomé antidepresivos y fui a terapia, mi primer registro de una sanación verdadera fue a través del cannabis. Hizo que los flashbacks horribles no se interpusieran más en mi vida sexual. Pero mientras que el cannabis puede actualmente ser la medicina más popular en la comunidad psicodélica, ciertamente no es la única que ayuda a sobrevivientes de agresión sexual a sanar sus traumas.

Contenido relacionado: Microdosis de Cannabis: Qué Son y Para Qué Sirven

“Creo que los psicodélicos pueden ser utilizados como herramientas para ayudar a que la gente acceda a una mayor entereza y seguridad a la hora de re-procesar su trauma y, como diría la terapeuta sexual y de integración psicodélica Dee Dee Goldpaugh, a tener la experiencia de un ‘reformulación compasiva’ de nosotrxs mismxs en la historia,” dice la activista Leia Friedman, anfitriona de The Psychedologist: Consciousness Positive Radio. “Probablemente el MDMA sea la medicina más usada para sanar el trauma sexual, (pero) he escuchado de distintas fuentes que otros psicodélicos como el ayahuasca, la psilocibina, la ketamina, el LSD, y los cactus que contienen mescalina también han sido útiles.”

Años después de mi agresión, cuando volvió a aparecer la depresión (un síntoma secundario del PTSD), comencé una terapia de ketamina intravenosa, que ha probado ser útil tanto contra el PTSD como para la depresión con resistencia al tratamiento. Funcionó mejor que cualquier cosa que había probado nunca. Por supuesto, no todos los tratamientos sirven para todas las personas.

Para aquellxs como Alexandra Evers, 30, la psilocibina fue crucial. La diseñadora oriunda de Detroit estaba en una relación emocional, física, sexual, y económicamente abusiva hacía seis años. En contra de los deseos de su abusador y a escondidas, consumió hongos con su mejor amiga. “Fue una experiencia transformadora para mí, y creo que hoy estaría muerta si no lo hubiese hecho”, cuenta Evers sobre ese primer viaje. “Fui capaz de salir de mí misma. Vi mi vida desde un punto de vista totalmente diferente, que mis inhibiciones y mi negación no me habían permitido ver.” Más tarde, sola en su departamento, Evers tuvo una epifanía: “De repente me invadió la certeza de que él me iba a matar. Fue un momento brillante de perfecta claridad que nunca había experimentado antes y que no volví a tener. Supe que él me iba a matar si no agarraba mis cosas y me iba. Así que me fui.”

La experiencia de Evers demuestra el poder único que tienen los psicodélicos de disparar epifanías. “Los psicodélicos como los hongos ayudan a acceder a un cambio en la auto-consciencia,” dice Michelle Janikian, autora de Your Psilocybin Mushroom Companion: An Informative, Easy-to-Use Guide to Understanding Magic Mushrooms. Evers sobrevivió a la relación abusiva en la que se encontraba, pero su partida no fue amena: “dos meses más tarde mi abusador se pegó un tiro en la cabeza con una escopeta en ese departamento,” dice. “Sé que si yo hubiera estado ahí, me hubiera matado también. Estoy absolutamente segura.” Hoy, Evers sigue usando psilocibina por su cuenta, con gente de confianza que la guía para trabajar su trauma.

Contenido relacionado: Hongos y Otros Psicodélicos ¿Lo Próximo en Salud Mental?

Quizás es una reacción defensiva a una vejación tan cruel, quizás es porque lxs sobrevivientes que cuentan lo que les pasó suelen ser llamadxs mentirosxs, pero es más que normal culparse a unx mismx por un abuso o agresión sexual. Los psicodélicos, sin embargo, pueden ayudar a tratar el PTSD causado por abusos sexuales ya que ayudan a lx sobreviviente a dar un paso fuera de sus mentes traumadas y mirarse a sí mismxs con compasión y empatía. La ketamina funciona tras bambalinas, regenerando la estructura y anatomía, estimulando el crecimiento sináptico y dendrítico que fue dañado durante el trauma infantil. Unx experimenta alivio unas diez horas tras la infusión intravenosa (en mi experiencia, el efecto disociativo es un efecto secundario de lo más placentero). Otras medicinas psicodélicas tratan el trauma a través del viaje en sí.

“Usar tanto el psicodélico psilocibina como el empatógeno MDMA puede crear espacios psíquicos dentro de los individuos para obtener una percepción más profunda de unx mismx”, dice la doctora, psicóloga y sexóloga Denise Reyne. “El MDMA puede ayudar a alguien a recordar una agresión sexual sin los síntomas post-traumáticos como paralizarse, huir o pelear. El MDMA también puede permitirle a lx sobreviviente tener empatía por la versión de sí mismx que experimentó la agresión, aliviando parte del auto-juicio que a veces la acompaña.”

Ciertas investigaciones demuestran que el PTSD genera cambios en el hipocampo, la amígdala y la corteza prefrontal media, lo cual conlleva alteraciones en la memoria. Los psicodélicos pueden ayudar a lxs sobrevivientes a ver su experiencia de la misma manera que veríamos una agresión que le pasó a nuestrx mejor amigx: con compasión en vez de culpa.

Contenido relacionado: ¿La Marihuana Afecta la Memoria? Estudio Holandés Sugiere Que Sí

Por supuesto hay un notorio y deplorable elefante en la habitación: la mayoría de los psicodélicos son ilegales. Mientras esto no impide que lxs sobrevivientes los obtengan, sí que dificulta hacerlo en el marco de una terapia. “La integración es muy importante. Esto se puede hacer con unx terapeuta que entienda el potencial sanador de las medicinas vegetales y los empatógenos”, dice Renye.

La integración, como sugiere el nombre, consiste en integrar la sabiduría aprendida de una experiencia psicodélica a la vida cotidiana. Es maravilloso poder sentirse profundamente compasivx con unx mismx en un viaje, pero en términos terapéuticos, eso no modifica demasiado si ese sentimiento no es retenido o si ese aprendizaje no se mantiene. “Si una integración apropiada no se hace con conciencia, es sólo un viaje, y el aspecto profundo del mismo se pierde”, dice Renye. “Es un recorrido, de sentirse rotx a experimentarse a unx mismx como algo entero”. Agrega que la integración apropiada puede ser realizada con un terapeuta a solas, o en un ambiente grupal.

La integración es un proceso continuo que puede incluir meditación, movimiento consciente del cuerpo, caminatas contemplativas en la naturaleza y sanación con sonidos, según Renye. También recomienda mantener un diario tras el viaje, ya que puede ser fácil olvidarse de las transformaciones ocurridas.

Contenido relacionado: MindMed Descubre ‘Botón de Apagado’ Para Los Malos Viajes de LSD

En Estados Unidos, ciudades como Oakland y Denver están despenalizando la psilocibina, y lxs investigadorxs están llevando a cabo pruebas con MDMA, ketamina y otros para tratar el PTSD. El futuro se ve esperanzador pero nosotrxs, sobrevivientes de agresión sexual, tenemos un largo camino por delante. Por ahora, si eres unx sobreviviente que está considerando los psicodélicos, recuerda cuán importantes son el ambiente y la integración. “No aconsejo el uso recreativo de psicodélicos para el fin de sanar el trauma sexual,” declara Renye. “Tampoco aconsejo tener este tipo de experiencia sin la guía de alguien de confianza y entrenado para ese fin. Si el contexto y el ambiente no son tomados en cuenta, existe el potencial de que ocurra un nivel más profundo de trauma.”

Por lo menos, es una buena idea tener unx amigx de confianza a tu lado para hacer de “niñerx”. “Antes del viaje, háblale sobre maneras de pedir apoyo, como contacto físico, ya sea una mano para tomar o un hombro para apoyarte”, dice Leia Friedman. “También es importante determinar cómo detener ese contacto físico, tanto de manera verbal como no verbal, y ambas personas deben estar de acuerdo en que no habrá contacto sexual durante la sesión”. Algunxs profesionales contraindican el uso de psicodélicos para el trauma sin la ayuda de unx terapeuta entrenadx, porque existe el riesgo de abrir heridas antiguas.

Personalmente, no puedo enfatizar lo suficiente en el alivio que sentí al encontrar la ketamina. Fue como si hubiera estado nadando en aguas turbulentas (y así actuaba) y de repente pudiera pararme tranquilamente sobre tierra firme. “¿Cómo demonios no supe antes que existía esta opción?” pensaba una y otra vez. Seguí viendo a mi terapeuta y tomando mis antidepresivos, pero la medicina psicodélica me brindó un cambio integral. Si eres unx sobreviviente y estás leyendo esta historia, hasta que encuentres tu medicina, déjame recordarte: No es tu culpa.

Sophie Saint Thomas es la editora de participación comunitaria de DoubleBlind. Su trabajo ha sido publicado en GQ, Playboy, VICE, Cosmopolitan, Forbes, Allure, Glamour, Marie Claire, High Times, Nylon, Refinery29, Complex, Harper’s Bazaar, PRIDE Magazine, SELF, y más.

Vía DoubleBlind, traducido por El Planteo. Foto vía DoubleBlind.

DoubleBlind Magazine Logo

ACERCA DEL AUTOR

DoubleBlind Magazine (Revista DobleCiego) es un socio de contenido de El Planteo.

También puede interesarte

Tesla Gigafábrica Berlín
indiva advisors
CBD Epilepsia
https://elplanteo.com/sitepanel/wp-content/uploads/2020/10/CCC-October-Ad-728x90-1.png