ENG 🇬🇧
historia cannabis empresas industria

ABC

Básicos del Cannabis: una Breve Historia de la Planta

Básicos del Cannabis: una Breve Historia de la Planta

✍ 25 diciembre, 2021 - 10:21



En los últimos 100 años, hemos vivido en una era prohibicionista del cannabis, lo que ha generado un sinnúmero de mitos y falsas concepciones sobre esta planta milenaria.

Hoy nos encontramos frente a un renacimiento del uso medicinal de la marihuana. Sin embargo, a través de los siglos hay numerosos reportes sobre las propiedades antiinflamatorias, antisépticas y anticonvulsivas, entre otros beneficios terapéuticos, de esta planta ancestral.

Contenido relacionado: Qué Sabemos Sobre la Historia Antigua de la Marihuana

Desde la medicina ayurveda y los registros en los Vedas, a los conocimientos de la medicina tradicional China, reconocer la historia del cannabis arroja luz para su comprensión y recuerda lo imperante de continuar con la investigación médica necesaria para poder mejorar la calidad de vida de miles de personas que se podrían beneficiar por el uso del cannabis.

Un poco de contexto: lo básico del cannabis

Antes de comenzar, es importante hacer una revisión general: el cannabis es una planta de tamaño medio a alto, recta, de floración anual. Es originaria de Asia Central, al parecer cerca de las montañas de Altái, donde hoy en día los países de Mongolia, Kazajistán y Siberia se encuentran con el sur de Asia, cerca del Himalaya. Es una planta dioica, es decir, que hay plantas masculinas y femeninas. Pertenece a la familia de las Cannabáceas, al género Cannabis sativa L y contiene más de 500 compuestos químicos.

Tanto la planta de cáñamo (en inglés conocida como ‘hemp’), como la planta de marihuana (cannabis), pertenecen al género Cannabis sativa L; es decir, que son plantas hermanas, pero se diferencian en tres aspectos fundamentales:

  1. Fenotipo: la forma en que vemos a la planta. El cáñamo se caracteriza por su tallo alto y flor pequeña, mientras que la marihuana, por el contrario, es de tallo corto y flor grande.
  2. Concentración de cannabinoides: el cáñamo contiene bajas concentraciones de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC). En cambio, la marihuana contiene tradicionalmente flores con altas concentraciones de THC y más recientemente se han desarrollado cultivares con altas concentraciones de cannabidiol (CBD).
  3. Usos: el cáñamo tiene variedad de usos comerciales e industriales tales como fibra, textil, papel, construcción, semillas, fuente de omega-3 y omega-6, entre otros. Por su parte, la marihuana o cannabis se ha utilizado tanto para fines médicos como de uso adulto (“recreativos”).

Contenido relacionado: Cáñamo vs. Marihuana: ¿Cuál es la Diferencia?

california cannabis

Foto por Lelen Ruete

Una historia antigua

Los primeros registros que se tienen de la  planta de cannabis datan del 1,000 al 4,000 a.C. en Asia Central, China, Japón e India. A lo largo de más de 5,000 años ha viajado por todo el mundo con diferentes finalidades, algunas de ellas para la elaboración de prendas de vestir, cuerdas, papel y para hacer aceites y alimentos.

Posteriormente, en el 1,550 a.C., en Egipto se crea el Papiro Ebers, un texto que contiene más de 700 fórmulas médicas y remedios caseros, muchos de los cuales involucran al cannabis.

Para el 700 a.C., en la India, el Atharva-Veda, un texto sagrado del hinduismo,  menciona al bhanga (cannabis), como una de las cinco plantas sagradas que alivian la ansiedad. Mientras que en el 100 a.C., en China, la farmacopea (Pen Ts’ao) documenta el primer uso del cáñamo como fuente de fibra y alimento, para fines medicinales y en algunos rituales.

Contenido relacionado: Marihuana Contra el Dolor: la Historia del Cannabis como Analgésico

Las primeras referencias del cannabis medicinal en Occidente mencionan al médico e investigador irlandés William Brooke O’Shaughnessy como su precursor en el año 1839. En su viaje por la India, aprendió el uso del cáñamo, preparó extractos de la resina y la convirtió en píldoras que las disolvió en alcohol para producir una tintura, con la que experimentó en animales. Convencido de su eficacia, comenzó a usarla en humanos para el cólera, las convulsiones infantiles e incluso el tétanos. Por su parte,  el farmacéutico milanés Carlo Erba intentó sin éxito aislar los principios activos de la planta; posteriormente en 1849 puso en marcha un laboratorio para el comercio de formulaciones galénicas de cannabis, anteriormente probado contra la migraña, náuseas y artritis. Tales preparativos tuvieron un gran éxito y lograron promover actividad empresarial del farmacéutico.

En Estados Unidos

En 1851, el cannabis se introdujo por primera vez en la tercera edición de la farmacopea de los Estados Unidos, donde se reconocían sus efectos analgésicos y de inducción del sueño. A finales del siglo XIX, el uso del cannabis disminuyó debido a diferentes factores; uno de ellos fue que, tras el desarrollo de la jeringa, se notó que el aceite del cáñamo no era soluble en agua, lo que abrió las puertas a los opioides.

En 1937, el congreso estadounidense, en contra del consejo de la Asociación Médica Americana, publica el Marijuana Tax Act, que implicaba el pago de USD 1 por cada onza (28.35 g) cuando su uso tenía fines medicinales o industriales, y USD 100 cuando era para otros fines; esta ley del impuesto sobre la marihuana hizo que fuera costosa y difícil de obtener. Más tarde, en 1941, se removió al cannabis de la farmacopea de los EEUU y en 1960, la Ley de Sustancias Controladas del Congreso le otorgó la clasificación 1 (estatus dado a una droga o sustancia con alto potencial de abuso).

Contenido relacionado: La Guerra contra las Drogas y sus Orígenes Racistas

A pesar de todas las restricciones políticas y regulatorias, en 1964 el THC fue aislado por un equipo de científicos liderado por el Profesor Raphael Mechoulam (conocido como el padre de la investigación del cannabis) y Yechiel Gaoni.  En los 90’s se describen los principales componentes del sistema edocannabinoide por diversos grupos de investigadores en Israel y EEUU.

La marihuana hoy

Poco a poco se fue reintroduciendo y aceptando nuevamente al cannabis en diversos marcos jurídicos. En 2013, Uruguay se convierte en el primer país del mundo que legaliza la marihuana (para fines medicinales y no medicinales), estableciendo un mercado legalmente regulado. A partir de este, otros países comienzan a considerar avances en marcos reguatorios, como Canadá, que se sumó a la lista en 2018. Posteriormente, más de 30 países han aprobado el uso del cannabis únicamente para fines medicinales y comercializan productos por una vía legal y segura como Colombia, Perú y Argentina, en el caso específico de Latinoamérica.

Contenido relacionado: [Video] Por Qué la Marihuana Es Ilegal

Por su parte, en EEUU el uso del cannabis continúa siendo ilegal desde el punto de vista federal, pero cada estado ha tomado decisiones independientes; tal es el caso de California, Colorado, Washington, entre otros, que han aprobado el uso del cannabis para fines medicinales y uso adulto. Mientras tanto, otros estados sólo lo permiten para fines médicos y algunos otros ni siquiera lo tienen contemplado.

El 3 de diciembre de 2020, siguiendo algunas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la Comisión de Estupefacientes de la ONU reclasificó la planta del cannabis al eliminarla de la Lista IV de la Convención Única de Estupefacientes de 1961 (espacio reservado para las sustancias más perjudiciales y sin potencial médico reconocido). Así, admitió de manera oficial sus efectos terapéuticos y abriendo aún más la posibilidad de que otros países regulen de forma diferente sus usos y aplicaciones.

El cannabis es una planta que indudablemente ha marcado a la humanidad a lo largo de su historia y en diferentes culturas. Conocer los acontecimientos y sucesos relacionados con ella nos permite retomarla con una conciencia más amplia, reconociendo la importancia de la investigación clínica para aprender más sobre su eficacia y seguridad. De esta forma, se podrá impactar de manera positiva y significativa en la vida de miles de personas a nivel mundial.

Foto por Diyahna Lewis vía Unsplash

¿Tienes ideas o comentarios? Puedes contactarnos en info@elplanteo.com

Síguenos en Instagram, Facebook y Twitter.



Todo el material compartido por ElPlanteo.com tiene fines únicamente periodísticos e informativos.

Médica anestesióloga con especialidad en medicina del dolor y cuidados paliativos, la Dra. Mafer descubrió su vocación tras la pérdida repentina y violenta de un familiar en su Cali natal, marcada por las características de la violencia vivida en Colombia en los 90´s. Así, decidió estudiar medicina (en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá) para poder ayudar a miles de personas a no sentir dolor y a tener la mejor calidad de vida ante dolencias crónicas o en su camino hacia la muerte.

Después de realizar su especialidad en anestesiología y el curso de alta especialidad en medicina del dolor y cuidados paliativos en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, completó un Fellowship clínico en anestesia para cirugía de columna y manejo intervencionista del dolor en la Universidad de McGill y el Hospital General de Montreal, en Canadá. Finalmente, realizó estudios postdoctorales de investigación en Cannabis Medicinal y Cuidados de Soporte en Cáncer en la Universidad de McGill y Santé Cannabis, clínica líder y especializada en cannabis medicinal en Canadá. Allí, tuvo la oportunidad de atender a cientos de pacientes, realizar protocolos de investigación clínica, y comprobar de primera mano los beneficios y usos que podía tener el cannabis medicinal directamente en sus pacientes. En la actualidad, es una experta en los usos, investigaciones, verdades y recomendaciones del cannabis medicinal, a la par que continúa con su práctica privada de anestesiología, manejo del dolor crónico y cuidados paliativos.

También puede interesarte

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]