equidad social marihuana

Cannabis

Cannabis y Equidad Social: Riesgos y Oportunidades

Cannabis y Equidad Social: Riesgos y Oportunidades

✍ 30 julio, 2020 - 08:00

La industria del cannabis está repleta de discusiones sobre un término que ha ganado prominencia recientemente, aunque debería haber sido una parte más grande de nuestra conciencia desde hace décadas. Ese término es “equidad social“.

Contenido relacionado: Cannabis y Justicia Racial, Lo que Necesitas Saber Hoy

En Estados Unidos, la equidad social es muy prominente en California e Illinois: este último se convirtió en el onceavo estado en legalizar la marihuana recreativa en el 2020. El programa de Uso Adulto de marihuana de Illinois dio un paso más al enfocarse en la equidad social, asegurándose de que los recursos se asignaran para preparar el camino para lxs nuevos participantes en el mercado.

¿Qué es la equidad social?

El concepto primario de equidad social (en relación a la ley) es permitir que quienes han sido arrestadxs anteriormente por delitos relacionados con la marihuana, o que viven en barrios desproporcionadamente afectados por la guerra contra las drogas, participen más fácilmente en la industria del cannabis.

“Analíticamente hablando, este tipo de áreas también tienden a ser áreas donde residen demográficas minoritarias. Pero cualquiera, blancx, negrx, marrón, veteranx, LGBTQIA+, etc., podría residir en un área desproporcionadamente impactada”, según Shawnee Williams, una reclutadora de empleos de cannabis que se enfoca en empoderar a las personas de tales comunidades.

El término “equidad social” no debe confundirse con los términos “diversidad” e “igualdad”, que están más dirigidos a aumentar la variedad y la igualdad de derechos y oportunidades. También existe un debate sobre quiénes reúnen los requisitos para la equidad social o cómo es la verdadera equidad social.

Contenido relacionado: Marihuana y Movimiento LGBTQAI+: ¿Es la Comunidad Cannábica Realmente Inclusiva?

Sin embargo, a través de la propiedad, el empleo, las expurgaciones, la reinversión local y otras mediciones cuantificables, se pueden identificar los vacíos y las oportunidades existentes dentro de los programas de equidad social.

Esto es importante para que podamos determinar la forma más efectiva de implementar iniciativas realistas, manejar las expectativas y medir cómo el empoderamiento económico puede beneficiar a las comunidades afectadas.

No hay un sistema perfecto en la sociedad

La equidad social viene con su buena parte de problemas.

En gran medida, las minorías se han visto afectadas de manera adversa y desproporcionada por la llamada “guerra contra las drogas“. Como resultado, lxs afectadxs por los prejuicios de las fuerzas del orden viven una existencia llena de tensión, resentimiento y desconfianza.

Sin duda, llevará tiempo reconstruir la confianza en esas comunidades, y es comprensible. Además, se necesitará educación para ayudar a adoptar una mentalidad de aceptación hacia la industria del cannabis.

Contenido relacionado: Las Barreras a la Diversidad en la Industria de la Marihuana

Dado que los esfuerzos en pro de la equidad social están todavía en sus comienzos, a muchxs les preocupa que quienes van a ser empoderadxs obtengan menos beneficios, que sigan siendo vulnerables y se sientan desconectadxs u olvidadxs. Este sentimiento es evidente en las conversaciones entre los miembros de la Comunidad del Cannabis Medicinal.

Además de que se pasa por alto a lxs marginadxs, hay otras preocupaciones en materia de equidad social a las que se enfrenta la industria de la marihuana.

Desafíos de equidad social en la industria de la marihuana

El objetivo general de la equidad social es simple: Crear un camino para las empresas y los individuos que anteriormente estaban en desventaja debido a su raza, género o estatus socioeconómico. Sin embargo, la reglamentación y la aplicación de ese objetivo es más compleja por el creciente número de obstáculos que enfrenta la industria del cannabis. En la actual recesión del sector, existen algunos de los retos para la equidad social.

1. Ningún estado de los Estados Unidos ha aplicado con éxito una iniciativa de equidad social

Pocos estados se refieren a la legalización y la reforma de la justicia penal en la misma conversación. Esto lleva a políticas separadas que no reconocen el daño causado por la prohibición de la marihuana.

Si bien Colorado, Massachusetts, Oregon y California han hecho progresos en la promulgación de legislación sobre equidad social, también han sido criticados por el público, que se pregunta si se está haciendo lo suficiente para cumplir con el objetivo y el espíritu de equidad social.

Contenido relacionado: Afroamericanxs de Illinois Unen Fuerzas para Solicitar Licencias de Cannabis

Los daños económicos y sociales resultantes de la guerra contra las drogas todavía tienen que ser reparados. Con tanto por hacer, ¿cuáles son las cuestiones más urgentes? ¿Qué preocupaciones deben abordarse primero y cómo evaluamos colectivamente el éxito?

En Illinois, gran parte de la legislación sobre la marihuana se centra en programas de equidad social. Como resultado, hay una gran presión sobre lxs legisladores para que lo hagan bien.

2. Obtener una licencia en la industria del cannabis es sólo la mitad de la batalla

Las personas de comunidades desproporcionadamente afectadas carecen de acceso a los recursos necesarios. No sólo para obtener una licencia, sino también para tener éxito en el lanzamiento y funcionamiento de un negocio. Además, dirigir un negocio requiere más que capital y oportunidad. Requiere una sólida perspicacia empresarial que muchxs en las zonas socioeconómicas más bajas no poseen, dada la falta de recursos educativos.

Cuando se combinan todos los diferentes elementos de la situación, es difícil garantizar la propiedad a largo plazo en una industria altamente competitiva. Como en cualquier negocio, tener éxito requiere financiación, bienes raíces y relaciones, tres cosas que no están fácilmente disponibles para lxs desposeídxs.

Contenido relacionado: Change Finance Lanza Iniciativa de Accionistas para la Equidad Salarial Racial y de Género

Todxs, especialmente aquellxs que califican bajo programas de equidad social, aún deben reunir capital adicional en algún momento para sobrevivir en la industria. Basándose en la actual trayectoria del mercado, reunir capital podría ser difícil.

Con las escasas fuentes de inversión disponibles, lxs propietarixs de empresas de equidad social podrían experimentar, en el mejor de los casos, una dilución de la propiedad y, en el peor, una compra o reclamación si no pueden mantenerse al día con los préstamos, los impuestos, la ejecución y las contribuciones de capital adicionales necesarias para la empresa.

3. Las minorías siguen enfrentando niveles significativos de discriminación

Incluso después de empezar sus negocios. Los prejuicios hacia lxs dueñxs de negocios pertenecientes a minorías, particularmente en la industria del cannabis, han llevado al temor de redadas, cuentas bancarias congeladas y cargos criminales.

También han estado plagadxs de estigmas y un prejuicio inconsciente (o descaradamente consciente). En mayor medida aún, lxs defensores expresan la necesidad de revisar todo el modelo de equidad social. La premisa es cómo las comunidades desfavorecidas se benefician realmente de tener unos pocos negocios de cannabis con licencia disponibles en la zona. Al hacerlo, muchas comunidades siguen siendo pobres.

Contenido relacionado: Prejuicio Racial en los Arrestos por Marihuana: Hablan los Raperos Berner, Twista y Chris Webby

Las personas con antecedentes penales se sienten particularmente desalentadas. Al tratar de encontrar un empleo remunerado, a menudo no saben por dónde empezar, dónde encontrar apoyo o cómo costear el difícil proceso de borrar sus antecedentes. Esta frustración impide que miles de personas calificadas participen en la industria del cannabis. La guerra contra las drogas ha roto claramente el espíritu de muchxs. Y ahora se espera que se pongan al día, y que compitan en un entorno en el que las chances de tener éxito no están a su favor.

Romper el ciclo para asegurarse de que todxs tengan una oportunidad

Hace casi 10 años, tomé la decisión de ayudar a la gente a mejorar su vida a través del cannabis, después de ver los constantes problemas con los estigmas de la sociedad y la falta de equidad en la industria. Mientras consultaba mi red, hablé con los Estudiantes por una Política de Drogas Sensata.

Amy Hildebrand, presidente de la Junta de Directores, declaró: “Hay que preguntarse cómo llegamos aquí y cómo llegó la industria. Generaciones de activistas lucharon para que llegáramos aquí, mientras que muchxs de lxs nuestrxs, compañerxs consumidores de cannabis, se consumían en las cárceles“.

Contenido relacionado: Índice Mide Compromiso Social con la Diversidad de Empresas de Cannabis

Añadió: “Ya sea con fines medicinales o recreativos o en algún punto intermedio, para muchxs de nosotrxs, incluida yo, comenzar a experimentar con el cannabis nos lleva por un camino de sanación -a nosotrxs mismxs y a nuestras comunidades. Es inmensamente importante que no perdamos esa conexión”.

Afortunadamente, los problemas que aquejan a la industria del cannabis pueden resolverse.

Cómo convertir los problemas de equidad social en oportunidades

Aunque el futuro puede parecer opaco para quienes recién entran al mercado, hay esperanza. Todavía existen numerosas oportunidades que crearán soluciones para superar los actuales obstáculos de la industria del cannabis:

1. Promover el activismo, la concientización y la educación

La educación sobre el cannabis sigue siendo una prioridad máxima entre consumidores, emprendedores, profesionales médicxs y los funcionarixs electxs. Hasta que podamos hacer que la gente entienda la historia de la prohibición de la marihuana y sus consecuencias dañinas, las políticas de equidad social seguirán siendo un obstáculo.

Contenido relacionado: 63 Cosas que la Gente Blanca Puede Hacer por la Justicia Racial

La gente debe seguir aprendiendo a involucrarse en el activismo y la difusión comunitaria, para aprender a concientizar, construir relaciones y participar en asuntos de política y legislación. También se les debe alentar a que se familiaricen con el funcionamiento del proceso político. Cada vez se necesitan más recursos para superar estas barreras, y no sólo en la industria del cannabis.

2. Centrarse en los beneficios medicinales y tener en cuenta a lxs pacientes

Durante bastante tiempo, la industria del cannabis se ha construido sobre las espaldas de lxs pacientes medicinales. Ellxs ayudaron a cambiar las legislaciones a través de sus poderosas e impactantes historias y experiencias.

Lxs pacientes de cannabis son el primer grupo desfavorecido de personas que luchan por la oportunidad de obtener acceso legal. Han sido una fuerza motriz para cambiar la conversación, la percepción y las leyes en torno al cannabis. A través de su pasión y activismo, todxs hemos sido capaces de propulsar un movimiento que ahora trae la oportunidad de una industria multimillonaria. Sin lxs pacientes liderando el camino, no hubiera existido una industria legalizada de marihuana en primer lugar.

Contenido relacionado: Legalización de la Marihuana en EEUU: la Historia del Movimiento y las Personas Tras Él

Si queremos que la gente de las comunidades desfavorecidas acepte la idea de la equidad social, no podemos dar la espalda a las personas que fueron priorizadas justo antes que ellxs. Si se apoya a lxs pacientes medicinales en su esfuerzo por obtener medicamentos seguros, fiables y asequibles, es probable que ellxs, a su vez, apoyen las iniciativas de equidad social.

3. Crear más programas de expurgación y desarrollo laboral, orientados a la comunidad

En un informe reciente se subrayó la importancia de las expurgaciones para ayudar a revertir los daños de la guerra contra las drogas. En él se señalaba que, para muchxs, hasta la eliminación “automática” de los antecedentes penales podía ser complicada. Por ende, es necesario elaborar soluciones para proporcionar más apoyo de seguimiento.

Encontrar un empleo en la industria de la marihuana requiere capacitación. Ésta puede facilitarse mediante programas de desarrollo laboral que procuren dotar a las personas de las aptitudes necesarias para la industria. Los programas deben ayudarlxs a obtener empleo mediante garantías de contratación local. Además, deben proporcionarles apoyo adicional para ascender laboralmente mediante programas de capacitación de gestión. La promoción de una mentalidad de crecimiento y autodesarrollo también creará vías accesibles para una carrera en la industria del cannabis.

Contenido relacionado: Conversación sobre Igualdad Racial e Inversiones: Un ETF que las Reconcilia

En lo que respecta a otros programas que pueden explorarse, el desarrollo de iniciativas de educación infantil también es esencial para combatir décadas de programación D.A.R.E., que inculcaron el miedo en las comunidades de bajos ingresos.

4. Responsabilizar a las organizaciones por la equidad social

A fin de posicionar eficazmente a las personas para que tengan éxito en las comunidades afectadas de manera desproporcionada por la guerra contra las drogas, los programas futuros deben centrarse en proporcionar beneficios económicos significativos e inmediatos. Aunque hay muchas incubadoras, aceleradores y modelos de apoyo de equidad social que se están construyendo para ayudar, los programas por sí solos no darán los resultados deseados.

Los miembros de las comunidades deben aprovechar la oportunidad de inclusión, preguntando activamente sobre las ofertas de los programas, proporcionando devoluciones detalladas para mejorarlos, y creando una lista de organizaciones comprometidas (o tal vez no comprometidas) con la equidad social.

Destacar los esfuerzos actuales haría que las organizaciones se responsabilizaran y permitiría a la industria fomentar iniciativas mejoradas, similares al programa Incubadora de Oakland. El mismo facilita la búsqueda de socixs y, según se informa, ha empezado a mostrar resultados modestos.

Contenido relacionado: La Familia Tosh: Desgarrada por la Injusticia, Unida por el Amor y el Cannabis

También hay otros programas de incubadora de empresas que conceden la propiedad total, incluyendo la equidad, como se ha visto con organizaciones como la marca Good Tree.

Más allá del programa, el objetivo debe ser minimizar las barreras para la concesión de licencias, y el éxito, en la industria del cannabis.

5. Expansión de los modelos de incubadora

La mayoría de los programas actuales de equidad social ofrecen una opción de incubadora en la que se dispone de capacitación, recursos y conocimientos técnicos a cambio de un porcentaje de equidad. Muchos también proporcionan capital inicial en forma de subvenciones y préstamos a lxs graduadxs de esos programas.

Algunas formas de ampliar los esfuerzos de equidad social serían proporcionar a tales solicitantes el acceso a conexiones bancarias establecidas, y un portal para conectarse con inversores predominantemente de minorías, más alineadxs con los valores.

La capacitación en algunos temas adicionales también podría incluir cómo:

  • Mantener la propiedad
  • Generar ingresos
  • Aprovechar costos de inventario y poder adquisitivo mediante economías de escala
  • Tener un flujo de caja positivo
  • Defenderse de las prácticas depredadoras que despojan de control o beneficios futuros

Contenido relacionado: Utilizar MDMA como Terapia para el Trauma Racial

El apoyo a la equidad social puede extenderse a las oportunidades de negocios no relacionadas con la planta, por el lado auxiliar. Aparte del cultivo y la venta de cannabis, hay más de 100 formas adicionales de entrar en la industria. Los trabajos manuales son muy necesarios en la industria de la cannabis, ya que ésta trabaja para construir, operar y mantener instalaciones y equipos multimillonarios. El paisajismo, la construcción, la climatización, la electricidad, la fontanería, los tejados, etc. son servicios necesarios que podrían resultar lucrativos sin los intensos costos de capital asociados a los negocios estrechamente relacionados con la planta.

También están floreciendo oportunidades de trabajo de oficina, entre la necesidad de servicios creativos, administrativos, jurídicos, contables, de gestión de proyectos, e incluso la invención de nuevos productos o servicios en conjunto. Cualquiera que pueda crear un producto que ayude a las personas con artritis a abrir fácilmente los envases de cannabis, por ejemplo, podría encontrarse llenando uno de los muchos vacíos que existen hoy en día en la industria de la marihuana.

El camino hacia la equidad social

Si bien el concepto de equidad social está diseñado para nivelar el campo de juego de lxs desfavorecidxs por la guerra contra las drogas, el proceso será largo, arduo y aparentemente imposible. Pocxs tendrán la fuerza de voluntad para realizar el trabajo riguroso y asumir los altos riesgos necesarios para tener éxito en la industria del cannabis, pero aquellxs con tenacidad que se nieguen a ser excluidxs de la industria serán lxs que cosechen las florecientes oportunidades que están por venir.

Contenido relacionado: El Capitalismo Consciente es una Coartada y una Disculpa por Nuestro Paradigma Existente

¿Cuáles son algunas otras ideas impulsadas por la comunidad que pueden traer a la equidad social y la reinversión a las comunidades directamente afectadas por la prohibición de la marihuana?

Vía The Medical Cannabis Community, traducido por El Planteo.

Foto: NeONBRAND.

También puede interesarte

biaggi
café cbd
enteógeno
Nueva York
https://elplanteo.com/sitepanel/wp-content/uploads/2020/10/CCC-October-Ad-728x90-1.png